olivar superintensivo

Olivar superintensivo, alternativa al cereal en secano

Posted on

CBH Finca Amargacena, Campo de ensayo CBH, olivar superintensivo
Campo de ensayo de CBH Finca Amargacena

CBH, fundada en 1997 como distribuidora de fitosanitarios, es a día de hoy uno de los líderes en el sector olivícola. Con una amplia experiencia en el cultivo del olivo y con más de 30.000 hectáreas plantadas.

En la actualidad, los agricultores están cansados de la poca rentabilidad del cereal en sus fincas de secano y desde CBH, queremos aportar nuestro granito de arena a la mejora del sector primario, ofreciendo alternativas de cultivos y sistemas productivos cada vez más eficientes, sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, e introduciendo nuevas tecnologías agrícolas que nos permitan incrementar la rentabilidad de las explotaciones de nuestros clientes.

Tras varios años de intenso trabajo, queremos dar difusión y lanzar definitivamente el Sistema de Olivar de Alta Densidad Sostenible de Secano.

Características del Olivar de Alta Densidad Sostenible de Secano:

-Limitado geográficamente a zonas con pluviometría media superior a 400 mm/año.

-Imprescindible implantación otoñal del cultivo.

-Densidades de plantación: de 2.000 a 3.500 pies/Ha.

-Setos estrechos (75-80 cms), no muy altos (2,5 metros), con capilaridad lumínica total y alta eficiencia productiva.

-Nuevas variedades, de vigor más reducido y alta productividad.

-Setos de dimensiones reducidas, de fácil manejo y con mecanización total de aplicaciones, poda y recolección (nula dependencia de mano de obra).

-Alto potencial productivo (mayor nº de líneos o de metros cuadrados de tabique productivo por Hectárea) y alta rentabilidad.

-Necesidades menores de agua y nutrientes (árboles de vigor reducido), y menor susceptibilidad a plagas y enfermedades (mayor aireación y solarización).

-Apto tanto en agricultura convencional como ecológica.

El olivar en secano se convertirá a medio plazo en uno de los cultivos más rentables y de mayor proyección del sector primario, pero debemos asumir el reto de reconvertirlo en un cultivo eficiente, competitivo y rentable, de alta productividad y 100% mecanizable.

Miguel Leal (Canal de Orellana): “El olivar ha pasado del 8% al 17% de la superficie regada en el Canal de Orellana en poco tiempo”

Posted on

MIGUEL LEAL canal de orellana

Entrevista con
Miguel Leal
Presidente de la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana

El regadío es la columna vertebral del campo extremeño, no solo por el volumen de producción en cultivos como el tomate, maíz, arroz, fruta de hueso, tabaco o olivar, sino especialmente por la carga de trabajo que proporciona en sus zonas de influencia, ya sea en industrias de tomate, fábricas de arroz o centrales hortofrutícolas, sin contar con el sector de servicios auxiliares, fitosanitarios y abonos y empresas de maquinaria y tractores. Dentro del regadío, las comunidades de regantes son las más cercanas al agricultor. Entre ellas, por  su volumen de hectáreas de riego (60.000 has) y sus regantes (unos 8.000) destaca la de Orellana.

¿Cuáles serían los grandes  números de la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana?

Contamos con unas 60.000 hectáreas de riego, de cultivo muy importantes como el tomate para industria, maíz, arroz, fruta de hueso, olivar y almendro sobre todo, y también brócoli como segundo cultivo. Tenemos un caudal que puede llegar a los 58.000 litros de agua por segundo, lo que da idea de la magnitud del Canal y sus infraestructuras que suman 120 kilómetros de recorrido y 2.000 kilómetros de acequias.

¿Cómo ha cambiado el mapa de los cultivos en la zona que riega el Canal en los últimos años?

Loa bajos precios de cultivos como el maíz o el arroz en los últimos años es verdad que han provocado cierto cambio en los cultivos, sobre todo con la llegada del olivar superintensivo y en menor medida el almendro. El tomate se mantiene más o menos estable. Si hace tres años el olivar suponía en torno al 7,91% del total de hectáreas regadas, ahora supone ya en torno al 17%, lo que da una idea del crecimiento que está teniendo. Y hay que tener en cuenta que tanto el olivar como el almendro demandan menos aguas que el resto de cultivos.

Antiguamente las fugas de agua y el mal estado de las acequias hacían perder muchos miles de litros al año ¿Cómo ha sido la modernización de las instalaciones?

Dentro del Plan Nacional de Regadíos, y con apoyo financiero de Seiasa, la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias, se han llevado a cabo importantes inversiones, una de 22 millones y otra de 16 millones, para la renovación del 80% de las acequias que suponen en torno a 40.400 hectáreas. También se han instalado aforadores para medir el agua por segundo y compuertas inteligentes que se pueden gestionar desde el móvil. El control de las infraestructuras se puede realizar de forma telemática con las ventajas que supone tanto para los operarios como para los propios regantes. Los decretos de ayudas a la modernización por parte de la Junta también han sido importantes.

Al final, las mejores tecnológicas y en infraestructuras siguen dependiendo de que llueva y haya agua embalsada ¿Son conscientes los regantes de lo que supone el Cambio Climático?

Creo que cada vez más, y es hora de tomar medidas reales y tomárselo en serio. Tenemos riego asegurado para varios años por las infraestructuras de vasos comunicantes entre los distintos pantanos en la cuenca del Guadiana y el Zújar.

¿Hacia dónde debe ir el futuro de las Comunidades de Regantes?

Por un lado, es muy importante consolidar y acabar de modernizar los regadíos que tenemos Y que a los regantes se les facilite la transformación hacia el riego presurizado para ahorrar agua. Y en segundo lugar, lograr para el riego el reconocimiento a la importancia que tiene. Y ver que sin él no existirían las fábricas de tomate, ni las centrales hortofrutícolas ni la industria auxiliar de maquinaria.

canal de orellana

Olivar superintensivo y almendro compiten ya con tomate, maíz, arroz y fruta en el regadío

Posted on

12cultivos clave

Extremadura produce 545.000 tn de maíz, 2 millones de tn de tomate, 240.000 tn de fruta de hueso, 73.000 tn de aceite de oliva, 111.000 tn de aceituna de mesa, 151.000 tn de arroz y 30.000 tn de tabaco en rama

Extremadura atesora algo más de cuatro millones de hectáreas de superficie agraria, ganadera y forestal. De ellas, 3,8 millones de hectáreas son de secano y unas 275.000 hectáreas de regadío, el verdadero tesoro del campo regional y el que concentra más producción y genera más empleo añadido. Del total regional, algo más de dos millones de hectáreas son de pradera y pastizales. Y unas 661.000 hectáreas de superficie forestal, arbolada y de matorral.

Durante los últimos años, cuatro cultivos han dominado el regadío regional de forma más o menos estable: maíz, tomate, fruta de hueso y arroz, tras el declive del girasol. Sin embargo, el regadío comienza a cambiar su paisaje con la llegada masiva del olivar superintensivo e intensivo y también de nuevos cultivos como el almendro  en intensivo o verduras como el brócoli por ejemplo. O incluso la higuera, tanto para fresco como para seco o otros cultivos como nogal, pistacho y el más arraigado de la castaña en Villuercas y norte de Cáceres

Cambio de cultivos
Como ejemplo, en los últimos cinco años, la superficie de olivar en regadío ha crecido más de un 50%, ganando mucho terreno al maíz, superando ya las 53.000 hectáreas de cultivo. Y afianzando las producciones de aceite de oliva por encima de las 71.000 toneladas con un horizonte de las 100.000 si se consigue que toda la aceituna que se cultiva en la región se molture aquí. De esta forma, el olivar se ha convertido ya en el cultivo con más hectáreas de regadío, ya que el maíz ha caído hasta las 45.419 hectáreas en esta campaña.

El olivar para almazara supera en conjunto las 257.000 hectáreas, con serios problemas de rentabilidad en las explotaciones tradicionales a los precios actuales. Y unas 19.000 hectáreas de olivar de mesa, expectante también ante la llegada del riego a Tierra de Barros. Mientras, el viñedo supera las 81.000 hectáreas, situando a la región como la segunda productora nacional de vino, muy pendiente de la coyuntura internacional de los graneles, y con aumento de plantaciones de uva para cava.

Tomate y fruta
El tomate para industria se ha mantenido relativamente estable en las 23.000 hectáreas mientras que el arroz ha bajado hasta el entorno de las 22.200. Los frutales de hueso, contando con la cereza, se acercan a las 25.000 hectáreas entre ciruela, albaricoque, melocotón o paraguayo. Mientras, los cultivos de cereales suponen en torno a las 297.000 hectáreas, con trigo, avena y cebada entre los más destacados. Mientas, el tabaco resiste los envites de Bruselas y se mantiene en 7.700 hectáreas, al igual que el pimentón que suma 1.300 hectáreas. Sin olvidar las 2.000 hectáreas de espárragos o el melón con 1.200 hectáreas.

Las industrias de congelado instaladas en la zona y la escasez de agua en Murcia han provocado también un creciente interés por cultivo de verduras como el guisante, que suma ya más de 9.000 hectáreas, o el brócoli, del que cooperativas como la de Medellín cultivan más de 6.000 hectáreas.

Ganadería
Extremadura dispone también de una de las cabañas ganaderas más potentes del país con 850.000 cabezas de ganado bovino, 3,1 millones de ovino, 306.000 de caprino y 1,2 millones de cabeza de cerdo ibérico, con un total de más de 22.000 explotaciones ganaderas, que han pasado un 2019 muy complicado por la sequía.

Grandes fondos buscan empresas agro y fincas de riego en Extremadura

Posted on

La experiencia de inversiones como las de Foresta, Borges Agricultural, ADM Capital o Elaia animan el mercado

4 fondos inversion
Plantaciones gestionadas por el Grupo Borges

El sector agrícola y agroalimentario está en el punto de mira de grandes fondos de inversión nacional e internacionales. Y empresas de gran tamaño en busca de fincas para grandes producciones. Fondos como Magnum, ProA Capital, Abac, Miura o Cinven han cerrado o están a punto de hacerlo grandes operaciones en el sector como las de Agropulpi, Planasa, Bollo Internacional, Agroponiente, Moyca, Fruselva, Martín Navarro-Río Tinto…).

El aumento de la población a nivel mundial unido sobre todo a las prácticas de consumo más saludables han multiplicado este tipo de operaciones en busca de empresas familiares de tamaño medio que necesitan “músculo financiero” para crecer en el mercado. Y Extremadura, por su importancia posición en el sector productor agroalimentario y por su disponibilidad de tierras de regadío, no ha sido ajena a ello.

Plantaciones
Uno de los primeros fondos de inversión que apostó por el sector agrario extremeño fue Foresta Private Equity II SCR, liderado por el empresario Juan Luis Arregui (ENCE), que acaba de anunciar una nueva ampliación de 2,4 millones de euros con la presencia destacada de la mutualidad de Telefónica. Y lo hizo con plantaciones de maderas nobles en la zona del Tiétar a través de la empresa Nogales del Tiétar. En el último año y medio también ha sido muy activo en el proyecto de la empresa toledana Delaviuda Confectionery Group en contar con sus propias plantaciones de almendros, en un plan de 200 hectáreas en Tejada del Tiétar (Cáceres) para plantar 70.000 almendros con una inversión cercana a los 5 millones de euros.

Un proyecto que guarda similitudes con el de Borges Agricultural & Industrial Nuts (BAIN), empresa que cotiza en Bolsa, y que dispone del 64% de su superficie de cultivo de frutos secos en Extremadura. En total, 9 fincas con 724 hectáreas de nogal, pistachos y almendro. La empresa ha cerrado el primer semestre de su ejercicio fiscal, a 30 de noviembre de 2018, con un importe neto de la cifra de negocios de 91 millones de euros y 18.413 toneladas comercializadas de frutos secos. BAIN gestiona un total de 2.401,5 hectáreas. De ellas, 320 están situadas en California, 941,9 en el sur de Portugal y 1.139,6 en España.

Olivar superintensivo
Por ejemplo, a finales del 2017 se conocía que el Fondo Cibus, propiedad de ADM Capital, había comprado por unos 130 millones de euros, la empresa Olivos Naturales Innova a la familia Del Pino (Ferrovial) y a BBVA, que contaba con 5.000 hectáreas de olivar, de ellas 2.000 en Extremadura con más de 3,3 millones de olivos en producción, en Peraleda de Zaucejo y en Olivenza. Ya antes, la empresa Elaia, propiedad del gigante portugués del aceite de oliva, Sovena, y el fondo Atitlán –propiedad del yerno de Juan Roig (Mercadona)– contaban con su mayor plantación de olivar intensivo en territorio español en Gargáligas, así como con almazara propia en Navalvillar de Pela.

Por su parte, la mayor empresa de fruta ecológica de Extremadura, Haciendas Bio, ha ido dando entrado en los últimos años a nuevos socios inversores para afrontar su plan de expansión y su moderna central de Mérida. En 2015 dieron entrada al Grupo Agostini, en una ronda de financiación por el 20% del capital.

El interés por el sector agrario y agroalimentario ha llegado incluso al mercado de los fondos de inversión para particulares. En 2013, la gestora Gesiuris, liderada por Catalana de Occidente, lanzaba el primer fondo del sector en España denominado Panda Agriculture. En los últimos cinco años, su rentabilidad acumulada ha sido del 14,2%m y del 2,69% anual. Entre las diez empresas en las que más invierte, solo hay una con intereses en Extremadura: Barón de Ley, que dispone de empresa de jamón ibérico en Baños de Montemayor (Cáceres).

Elaia (Sovena) busca grandes fincas de riego en Extremadura para nuevas plantaciones de olivar

Posted on

olivar intensivo

Elaia, la empresa participada por el gigante portugués del aceite de oliva Sovena y el fondo Atitlán, sigue buscando fincas con derechos de riego garantizado para ampliar su producción propia de aceite de oliva.

Actualmente la empresa dispone de 15.016 hectáreas de olivar, sobre todo en seto, de las que 12.000 se encuentran en la zona de Alqueva en Portugal, sobre todo en Ferreira do Alentejo, Elvas y Avis. En España cuenta con 1.691 hectáreas, de las que 908 se encuentran en Extremadura, en las Vegas del Guadiana muy cerca de Gargáligas.

En Extremadura cuenta también en Navalvillar de Pela con su única almazara en España, además de las dos que tiene en Portugal y una en Marruecos. Contar con almazara propia en Extremadura es clave para la ampliación de sus fincas en la región, por los menores costes logísticos y también por la garantía de calidad del producto final ante su cercanía. La almazara extremeña ha logrado incluso alguna mención en las últimas campañas en alguno de los premios más reputados de España, como los del Ministerio de Agricultura.

Por el momento, la estrategia de la empresa pasa por crecer con fincas en Portugal, Extremadura y Andalucía, olvidándose de momento de Marruecos, donde cuenta con 1.300 hectáreas. La producción de sus fincas proporciona actualmente a Elaia unas 20.000 toneladas de aceites de oliva virgen extra que van a parar a Sovena. La facturación de Elaia supera los 76 millones de euros. En los últimos años ha plantado una media de 1.000 a 1.500 hectáreas de olivos.

Hay que recordar que hasta finales del 2016, Sovena era el interproveedor principal de aceites de Mercadona. En la actualidad, otras seis importantes empresas del sector son proveedores del gigante de la distribución. Sovena ha tenido que volcarse en la exportación y buscar nuevos clientes como Carrefour o Alcampo. Sovena también compra cada campaña a varias cooperativas extremeñas. El grupo cuenta con plantas de aderezo de aceitunas en Plasencia y Almendralejo.

Olivar, almendro y brócoli plantan cara al arroz y el maíz en los regadíos extremeños

Posted on

Frutos secos, verduras para exportación y congelado, y nuevas frutas como caqui, granado e higos frescos toman protagonismo

brocoli

En la sección de verduras de Mercadona, la cadena de distribución española que controla una de cuatro euros que se gastan en comida en España, tiene una gran oferta de brócoli. Es una de las verduras que más espacio ocupa en su lineal refrigerado. Al igual que ocurre en miles de fruterías de barrio españolas. Está de moda. No solo en España sino en media Europa, principalmente en Reino Unido. Y de ahí que se cultivo se haya disparado exponencialmente en los últimos años, con epicentro en Murcia. Esta región concentra en torno al 50% de la producción anual española, más de 440.000 toneladas, en unas 27.000 hectáreas de terreno.

Las Vegas del Guadiana vieron su oportunidad hace algunos años, en muchos casos como segundo cultivo, ante la escasa rentabilidad  del maíz y el arroz, y entraron con fuerza en el cultivo. Hoy en día, Extremadura es una gran potencia en la producción de brócoli con más de 5.300 hectáreas plantadas y más de 70.000 toneladas.

Brócoli
El ejemplo del brócoli muestra a las claras como el mapa de los cultivos del regadío está mudando su piel en los últimos años. Cultivos muy arraigados como el maíz y el arroz, como lo fueron por la política comunitaria el girasol en su día, están dejando paso a nuevos cultivos entre los que principalmente destacan el nuevo olivar –intensivo, superintensivo o en seto-, el almendro y el brócoli, junto a otros verduras como el pimiento. Entre todos ellos suman más de 44.000 hectáreas de cultivo, casi todas ellas en regadío en zonas de las Vegas del Guadiana y también del Valle del Tiétar y Campo Arañuelo.

En la mayoría de los casos, el boom de estos nuevos cultivos tienen un denominador común: un creciente consumo en los mercados internacionales asociados a la salud. En el caso del brócoli, con una potente campaña en redes sociales asociada a sus compuestos protectores bioactivos que podrían tener efectos protectores contra el cáncer, además de su tirón en las dietas de adelgazamiento; el aceite de oliva virgen extra y el almendro, gracias a su gran poder antioxidante.

Otros factores externos, como contar con importantes industrias de verduras congeladas como Monliz y Ulbasa en la provincia de Badajoz, y otras en fresco como GB Foods en Miajadas para sus cremas también han ayudado a crecer en el sector de verduras y hortalizas. Ya se plantan 700 hectáreas de pimientos, más de 100 de calabazas, 235 de espinacas o 200 de calabacín, 900 hectáreas de espárragos o más de 400 toneladas de maíz dulce.

Cultivos
Según los datos del último Informe sobre la Agricultura y Ganadería Extremeñas que edita la Fundación Caja Badajoz junto a la Escuelas de Ingenierías Agrarias de la UEX, el cultivo predominante en el regadío extremeño sigue siendo el maíz con unas 49.000 hectáreas de media y 607.000 toneladas, seguido del arroz con 24.500 has y 164.000 toneladas, tras perder unas 4.000 has en los últimos años. El tomate con 24.000 has y 2,1 millones de toneladas, y el tabaco con 8.500 y 28.800 tn. El nuevo olivar podría situarse ya en las 30.000 hectáreas, y el almendro en más de 8.000. Prueba de los nuevos tiempos del regadío extremeño es que importantes cooperativas han tenido que ampliar en los últimos tres años sus almazaras y capacidad de almacenamiento de aceite de oliva, así como crear secciones específicas de frutos secos.

Otros cultivos que están experimentando un crecimiento constante en los últimos años atraídos por sus buenos precios en origen son el nogal que ya suma 1.650 hectáreas, el pistacho con casi 800 hectáreas y la higuera, más para fresco que para seco en las Vegas del Guadiana. Y también otras frutas diferentes a las habituales como el caqui que suma casi 300 hectáreas y el granado con 280 hectáreas.

Todolivo espera comercializar en 2021 sus 38 nuevas variedades de olivo que están logrando mayores producciones y rendimientos grasos

Posted on

todolivo-tio

Han pasado muchos años desde que la empresa cordobesa Todolivo realizara la primera plantación comercial de olivar en seto allá por el año 1999. En todos estos años, sus ingenieros y técnicos no han dejado de innovar para perfeccionar el sistema, en estrecha colaboración con la Universidad de Córdoba y el IFAPA. Para conseguir mejores marcos de plantación y más eficientes en inversión inicial y costes, tanto en regadío como en secano; en la selección del material vegetal; la búsqueda de nuevas variedades más productivas y con perfiles organolépticos diferentes; investigando en la huella de carbono para conseguir algún día que cada botella de AOVE indica la captura de CO2 que consigue. Todo ello gracias a las investigaciones en campo desarrolladas en  220 hectáreas.

Todolivo organizó en la primera semana de diciembre una jornada de campo a su vivero de material vegetal en Pedro Abad y a alguna de sus fincas cercanas como la de La Mata para comprobar in situ los espectaculares resultados de su programa de mejora genética por cruzamiento con polinización natural con los que han realizado 9 ensayos con 38 variedades nuevas y otras 19 variedades nacionales e internacionales ya existentes.

“Hemos recolectado ya uno de los nueve ensayos –asegura Alfonso Gómez, CEO de Todolivo– y los resultados nos han demostrado que tanto la capacidad productiva, la precocidad y el rendimiento graso de estas plantas son muy superiores a las de sus padres que ya eran muy productivos y que además tenían una alta tolerancia a plagas. Incluso, comparándolos con la variedad Arbequina, estamos en 6 puntos de rendimiento por encima.  Todo ello lo hemos conseguido tras seis años de trabajo mediante polinización cruzada natural tras desestimar por el camino cerca de 2.000 variedades nuevas porque solo queríamos seleccionar las que mejoraran ostensiblemente a sus padres”.

Si los ensayos siguen demostrando la superioridad vegetal de estas plantas y los trámites de patentes, mano a mano con la Universidad de Córdoba, la comercialización de estas nuevas variedades que pueden revolucionar el sector del olivar en seto podría estar lista entre 20 y 24 meses, en torno al 2021. “También queremos probar su comportamiento en otros países como Francia, Portugal, Italia, Marruecos, Argentina o Chile”, asegura Felipe Oliva, director técnico de Todolivo. En otra de las fincas cercanas, Todolivo acaba de plantar este año 102 variedades nacionales e internacionales en secano, con 165 marcos diferentes de plantación, para ver su comportamiento.

todolivo-planton

Lo que ya ha evolucionado de forma destacada en estos últimos años son las propias plantaciones en seto que llegaron a contar con 2.000 plantas por hectárea. La experiencia en campo ha demostrado, según Todolivo, que con un número de plantas más reducido, casi la mitad, es posible conseguir una rentabilidad a medio y largo plazo superior.

“Se reduce la inversión inicial un 40% -asegura Alfonso Gómez–  y en el manejo de cultivo también entre un 20 y 30% por menores costes de agua, poda, recolección. Los marcos más amplios son una mejor solución tanto para secano como para regadío. En secano incluso con menores costes y más rendimiento graso y polifenoles. Con los nuevos marcos de plantación somos capaces de recolectar una hectárea en tres cuartos de hora o una hora. Entre uno y tres céntimos un kilo de aceituna. Aunque somos viveristas también no solo queremos vender olivos sino conseguir para el cliente la mejor solución”.

Todolivo sigue apostando por la personalización de las fincas según sus características de suelo, pendiente y clima, y también por las plantaciones multivarietales que permiten adaptar mejor la finca a cada tipo de variedad, una mejor polinización y cuaje de fruto. “Además, cualquier variedad se puede plantar en seto”, asegura Alfonso Gómez.

En campañas como la actual, el debate sobre la rentabilidad del olivar, especialmente en grandes zonas productoras tradicionales como Jaén, sigue en entredicho. Una de las mayores virtudes del olivar en seto es que por su sistema de recolección con máquina cabalgadora es que el 100% de la aceituna recolectada permite obtener virgen extra, con mejores precios en origen.

“Hay que tener en cuenta que la recolección supone el 40% de los gastos fijos de una explotación olivarera tradicional. Cuando los precios en origen caen, la rentabilidad final en este tipo de explotaciones es muy complicada. En el caso del olivar en seto, estamos hablando de precios de producción de un euro por kilo de aceite en secano y de 1,30-1,40 en regadío. Es un colchón importante aunque los precios bajen. Es importante que el olivar tradicional se plantee una reconversión gradual aprovechando las ayudas de la PAC que no siempre van a estar ahí. Y actuar con mentalidad de empresario rural y no de agricultor. Dejar a tus hijos una explotación rentable para el futuro. Si no lo hacemos en España, como líderes mundiales del sector, otros lo harán”.

Todolivo también ha realizado plantaciones en Marruecos, Portugal, Italia, Francia e incluso en Azerbayán.

Desde el punto de vista de la huella de carbono, Todolivo  quiere insistir en el carácter medio ambiental del cultivo ya que es capaz de capturar más de 4.000 kilos de CO2 por hectárea y año frente a los 300 kilos del olivar tradicional o los 2.000 del olivar tradicional intensivo, según un estudio del profesor Luis López Bellido de la Universidad de Córdoba.

Todolivo también explora de cara al futuro la posibilidad de comercializar de forma más directa sus propios AOVEs envasados en el mercado nacional e internacional, sobre todo cuando entren en el mercado las nuevas variedades mejoradas que ampliarán considerablemente la carta organoléptica de AOVEs.

Fotos: A. Martín Bernardos