tomate

Una radiografía de los grandes cultivos extremeños en el 2020

Posted on Actualizado enn

Juan Francisco Blanco, director gerente de  ACOPAEX

Tomate para industria y olivar de secano convencional concentran las mayores pérdidas mientras el maíz presenta buenas perspectivas para el 2021, año que será clave para la fruta de hueso con la apertura de nuevo de Brasil

El año 2020 será recordado por la pandemia del Covid-19 que ha afectado a todos los niveles sociales, económicos y laborales, pero también por las serias dificultades que han atravesado además varios de los principales cultivos y productos del campo regional.

Juan Francisco Blanco, director gerente de  ACOPAEX, la mayor cooperativa agraria de Extremadura por facturación y con un peso muy destacado en alguno de los principales cultivos regionales, analiza cómo ha sido el año 2020 en cada uno de ellos.

Un año muy complicado para el tomate para industria, con pérdidas para los productores, después de dejar de producir más de 440.000 toneladas de las contratadas por dificultades climatológicas y un rendimiento por hectárea mucho menor. La fruta de hueso ha mejorado algo, pero la imposibilidad de exportar ciruela -el producto estrella- a su principal mercado, Brasil, ha sido un lastre. Aunque se han perdido hectáreas por los arranques. El maíz ha dado un respiro en precios y puede crecer en el 2021 en hectáreas. Mientras el arroz ha tenido un mejor comportamiento en precios mientras que el olivar de secano ha tenido una campaña desastrosa en kilos y rendimiento, salvada por el olivar de moderno de regadío. En otros importantes cultivos como el viñedo, la actual situación de la pandemia y las ventas en el Canal Horeca están teniendo un efecto crítico para muchas bodegas, más atenuado para las ventas a granel de vinos jóvenes de campaña.

TOMATE
Campaña muy complicada por las adversas condiciones climáticas. Primero lluvias en la plantación entre marzo-abril, que originó inundaciones en muchas parcelas ya plantadas, con lo que hubo que hacer tratamientos costosos para salvarlas o replantarlas. En otras parcelas originó retrasos en la plantación con las plantas en los semilleros ya disponibles, muchas se plantaron envejecidas. Se distorsionó la programación, algunas se hicieron muy tarde.

En segundo lugar en cuanto a adversidades climatológicas, nos llegó una ola de calor extremo en junio-julio, que afectó gravemente al tomate tardío. Con lo cual, la producción por hectárea bajó considerablemente, de una media en el entorno de las 96 toneladas por hectárea de los últimos años a  76 toneladas por hectárea, un 20 % menos de producción. Esto ha supuesto  unas pérdidas considerables para nuestros agricultores, ya que hemos ingresado una media de 1.400 euros menos por hectárea. No solo no hemos obtenido beneficios, si no que hemos incurrido en unas pérdidas considerables. Las OPFH teníamos contratadas 2.198.400 toneladas y hemos entregado 1.757.400 toneladas. Por tanto hemos producido 441.000 toneladas menos, lo que nos ha supuesto unas pérdidas en este cultivo de más de 30 millones de euros.

El ambiente entre los productores es de desánimo total. Los seguros agrarios no han respondido como se esperaba, En cultivos de alto valor añadido como el tomate que se asegura prácticamente el 100% de las hectáreas,  se ha planteado incluir para las próximas campañas entre los siniestros este tipo de adversidades climatológicas como son las olas de calor, La lentitud en la toma de decisiones en los seguros agrarios es desesperante, y eso genera incertidumbre.

Para esta campaña se va a plantear a las industrias una subida importante en el precio del tomate. Es inviable económicamente cultivar tomate con los precios que se han realizado los contratos en los últimos años. El pasado año todos los agricultores perdieron dinero con el cultivo. Si no hay una subida considerable no se llegaran a las hectáreas necesarias para que la industria cumpla sus contratos. Entendemos que no habrá problemas con esta subida  toda vez que desde la industria se ha manifestado en distintas ocasiones que el precio del concentrado ha experimentado una subida importante en los mercados y hay escasez de concentrado.

FRUTA DE HUESO
La campaña de la fruta la podemos considerar algo mejor que la del año pasado, pero dentro de una profunda crisis que nos afecta desde el veto ruso y no remontamos. Se ha mejorado en precios pero con la disminución en la producción y el aumento desmesurado en los costes de mano de obra -Extremadura tiene los costes de mano de obra en campo por hora trabajada más altos de toda España- al final no hemos obtenido el resultado que preveíamos para esta campaña. Esta situación, unido a la imposibilidad de exportar ciruela a Brasil ha traído consigo una nueva campaña perdida. Hemos disminuido las hectáreas de frutales en la región, por el arranque hectáreas y su no reposición. Las perspectivas no son nada halagüeñas, pero si tenemos una campaña con una producción normal y parece ser que en la próxima campaña podremos exportar a Brasil nuestra ciruela, podremos mejorar los resultados de esta última campaña.

ARROZ
Es un cultivo que en producción no ha ido mal. Los precios en campaña han aumentado levemente. Aun no se han realizado operaciones de venta importantes, aunque la tendencia es que se mejoren los precios del año pasado.

MAÍZ
La producción ha sido menor que el año anterior por hectáreas. Con este cultivo ha pasado igual que con el tomate: no ha tenido las mejores condiciones climatológicas para la producción. Sin embargo, los precios después de campaña han mejorado ostensiblemente. En los puertos, los precios del maíz tienen unos niveles incluso superiores a los mercados de interior, situación que no ocurría hacia años. Las perspectivas son buenas. Es un cultivo a tener en cuenta para la próxima campaña de regadío.

OLIVAR
Debemos de distinguir entre olivar de secano convencional del olivar de regadío. En el olivar de secano convencional  ha sido un año desastroso en cuanto a producción. Incluso no se han recolectado muchas hectáreas de secano. Sin embargo, en el olivar de regadío ha habido una buena cosecha. Los rendimientos en aceite han disminuido considerablemente. Por tanto, en Extremadura no va a ser un año bueno de producción en contraposición con el olivar de Andalucía, que si va a tener un buen año. Los precios están algo mejor que el año pasado, y cada vez mas prima la calidad en el aceite. Un mismo Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) puede variar entre un 15%  y un 20 % en precio por la calidad que tenga. En los próximos años será un factor determinante la calidad en la elaboración del aceite.

OTROS CULTIVOS
Con respecto al cultivo del almendro, seguimos creciendo en cuanto al número de hectáreas. Hasta ahora el cultivo se ha portado bien en precios y en producción, aunque este año las perspectivas de precios no sean buenas. Los precios han disminuido un 40 % con respecto al año pasado. Pensamos que es un cultivo de futuro en regadío. Tienen mejor calidad que en secano y son variedades nuevas que evitan la almendra amarga, aspectos importantes a la hora de la comercialización.

Cómo ha cambiado el mapa de los grandes cultivos en 20 años en el agro extremeño

Posted on

El olivar gana las 40.000 has que maíz, girasol, arroz, tabaco y pimiento para pimentón pierden desde el año 2002

El paisaje agrario de la región ha ido cambiando durante las últimas décadas, atraído por la coyuntura de altos precios de un producto, por las ayudas europeas o por nuevos sistemas de cultivo. El análisis de la Encuesta de Superficies y Rendimientos Agrarios (ESYRE) elaborada por el Ministerio de Agricultura permite analizar estos cambios en los grandes cultivos de la región. Por ejemplo, el cultivo del arroz, uno de los más activos del regadío regional, contaba con 20.843 hectáreas en el año 2002, para alcanzar las 27.886 has en el año 2010. Desde entonces su caída en hectáreas ha sido constante año a año hasta las 18.328.

Maíz y girasol
Otro cultivo que ha experimentado una fuerte caída es el del maíz, que llegó a plantar 69.849 has en 2002, pasando a las 46.026 en 2010 y recuperándose hasta las 56.047 el pasado año. Otro cultivo que ha perdido actividad es el girasol, que llegó a contar con 33.690 en el año 2002 para decaer hasta las 8.052 y alcanzar las 10.451 has el pasado año. El tomate para industria, entre el año 2002 y el 2010 experimentó un  gran avance,  hasta estabilizarse por encima de las 20.000 has.

Mientras, el cultivo del tabaco sumaba 10.338 hectáreas en el año 2002 y se ha mantenido estable por encima de las 8.000 has en la última década, apuntalado por las ayudas europeas y las mejores en su calidad. Otro cultivo con fuerte caída ha sido el pimiento para pimentón, que  de los 2.319 has del año 2002 cuenta ahora con 800 has. También ha experimentado una fuerte caída el cultivo del melón y la sandía, hasta las 1.000 has. El espárrago se ha reducido a la mitad mientras el ajo crece.

Frutales
Sin tener en cuenta los arranques que se han producido en el último año, el cultivo de la fruta de hueso había experimentado un sensible aumento en los últimos años, con excepción del peral. La nectarina y melocotón, pasaron de las 5.087 has en 2002 a las 6.239 del  último año, y en ciruela de 3.267 has en 2002 a  4.210 del 2019. La cereza ha crecido en 4.000 has en las últimas dos décadas, siendo estratégica para el norte de la provincia de Cáceres. Otro cultivo al alza es el de la higuera, con gran expansión del regadío, que ya alcanza las 12.666 has, y especialmente el almendro.

Vid y olivar
El viñedo se ha dejado, ante la necesidad de arranques y reconversión, casi 10.000 has en los últimos 20 años, aunque desde el  2010 permanece estable en 86.000 has. La aceituna para verdeo ha crecido en casi 6.000 has. El cultivo que más ha crecido en extensión ha sido el olivar, con la irrupción sobre todo de los modernos sistemas de olivar intensivo, superintensivo o en seto en las Vegas del Guadiana. Desde 2002, la región ha sumado 40.000 nuevas has de olivar para almazara, hasta las 266.305 actuales.

Las industrias tomateras con marcas propias contratarán 186.000 toneladas esta campaña

Posted on

salsa de tomate

Es el caso de Apis en Montijo, Inpralsa-Gallina Blanca en Miajadas, Cidacos en Coria y Monlinz en Villafranco del Guadiana, a las que se suma Tomcoex y Nestlé- Solis en Miajadas

La contratación  en la nueva campaña de tomate para industria en Extremadura volverá a sobrepasar los dos millones de toneladas y las 22.700 hectáreas, según los datos preliminares a la Mesa del Tomate. Una cifra que consolida a la región como una de las grandes productoras europeas de concentrado y salsa de tomate, pero que son levemente inferiores a las previstas en el mes de febrero.

La producción prevista por el OPFH extremeñas será de 2.09 millones de toneladas –un 4.9% menos a la previsión de inicial- que se sembrarán en 22.739 hectáreas, un 5,4% menos de lo previsto. El rendimiento por hectárea previsto será de 92.100 kilos por hectárea, por debajo del alcanzado el pasado año cuando las condiciones climatologías permitieron en muchos casos alcanzar las 100.000 kilos/ha. El retraso esta campaña en la presentación de las ayudas ante el aumento del plazo por el Covid-19 ha alargado la contabilidad final de los datos.

Productores
En cuanto a la producción prevista por las mayores organizaciones de productores, destaca en primer lugar Acopaex con 518.510 toneladas para 5.604 hectáreas, seguida de Casat con 228.858 tn en 2.630 hectáreas, AN con 207.003 tn y 2.312 hectáreas, Sumifruit con 199.563 toneladas y 2.260 hectáreas, Phenix con 150.533 toneladas y 1.484 hectáreas y Acorex con 92.388 toneladas en 900 hectáreas. Los agricultores individuales que han presentad declaración por su cuenta alcanzan las 84.929 toneladas para 805 hectáreas de cultivo.

Industrias
Mientras, las industrias ubicadas en territorio extremeño van a contratar un total de 2,09 millones de toneladas para un total de 22.905 hectáreas, lo que supone un ligero descenso del 4,2% finalmente sobre la cifra inicialmente prevista. El Grupo Conesa contratará 286.437 toneladas en Villafranco del Guadiana, 150.302 para Conesa Vegas Altas en Miajadas y 197.843 en Agraz. Por su parte, Tomates del Guadiana en Santa Amalia contratará 333.536 toneladas, Transa en Villanueva de la Serena un total e 317.988 toneladas, Pronat en Don Benito un total de 243.730 toneladas, Tomalia en Santa Amalia 180.024 tn y Alsat en Dn Benito 164.050.

Marca propia
Mención aparte merecen las industrias muy enfocadas al envasado final con  sus propias marcas o de cadenas líderes de distribución como el caso de Inpralsa en Miajadas, propiedad de GB Food/Gallina Blanca, que contratará 86.409 –la única industria que aumenta sus previsiones iniciales-, los 41.958 toneladas de Carnes y Vegetales (Apis y Fruco), los 6.361 toneladas de tomate cherry de Monlinz y los 52.024 toneladas de Cidacos en su planta de Coria.

Junto a ellas también destaca el caso de Tomcoex en Miajadas, propiedad del grupo alicantino Cazorla, que se suministra desde la planta de Conesa Vegas Altas –antigua Tomix- que linda con ella, y la planta de Nestlé (Solis) también en Miajadas, muy volcada también a la exportación. Desde la fábrica de Inpralsa en Miajadas también se fabrican varias marcas propias y para terceros para el mercado francés e italiano sobre todo.

En el sector de concentrado y salsas de tomate la presencia de la marca blanca y de distribuidor es muy importante, estando presente el tomate extremeño en casi todos los grandes grupos de distribución líderes del mercado español, en competencia sobre todo con las marcas afinadas en Navarra y alguna en Toledo.

Manuel Vázquez Calleja (Conesa Group): “Prácticamente no existe mercancía sobrante en mercados como el americano, el chino o inclusive Europa”

Posted on

64 manuel vazquez calleja

Entrevista con
Manuel Vázquez Calleja
Consejero Delegado de Conesa Group

La última campaña parece haber dado un cierto respiro ¿Cómo se presenta la nueva campaña?

La coyuntura internacional ante la nueva campaña es optimista. El mercado se ha equilibrado en el último año debido a la reducción de producción que tuvo lugar la campaña pasada en todo el mundo. Esto ha favorecido la desaparición de transformados de tomate en stock sin vender. Prácticamente no existe mercancía sobrante en mercados como el americano, el chino o inclusive Europa. Esto ya provocó que durante la campaña pasada los precios repuntaran ligeramente, todavía no a los niveles que se necesitan para tener una mayor estabilidad en el sector.

Este es un sector a nivel mundial muy maduro y que necesita de movimientos suaves en lo relativo a las producciones, por lo que la buena noticia es que este año, aunque la producción a nivel mundial se prevé que suba, no parece que sea lo suficiente como para volver a situaciones anteriores. Todo esto, claro está, sujeto a lo que pueda acontecer en el sector debido a la crisis del COVID-19.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas ¿Es el mejor camino para asegurar la rentabilidad del cultivo?

La climatología ayudó el año pasado a que en nuestra región se diera el mayor rendimiento por hectárea que jamás se había registrado, batiendo todos los récords. Esto se debe a la gran profesionalización de nuestros agricultores, que los últimos años, debido a lo ajustado de los precios, no han tenido más remedio qué utilizar todos los medios técnicos para rentabilizar al máximo sus explotaciones. Este es el camino: utilizar todos los medios que la tecnología pone a nuestra disposición para intentar con los mismos recursos obtener el máximo de producción posible.

Extremadura es una región donde sigue teniendo futuro el cultivo de tomate y por tanto es más que probable que en un futuro cercano se pueda alcanzar los 2,5 millones de tn. Para conseguir esa cifra con el mismo número de hectáreas que se cultivaron el año pasado en Extremadura, que fue de 23.042, se necesitaría un rendimiento medio por hectárea de 108 toneladas frente a los 96,5 que se produjeron. Es una cifra muy alta, pero creo qué puede ser posible a medio plazo.

Como ocurre en otros grandes productos agroalimentarios cada vez entran en el mercado nuevos países con producciones crecientes ¿Qué debe hacer el tomate extremeño para seguir diferenciándose?

Hay cada vez más países que comienzan a transformar tomate cuando antes eran países netamente importadores como es el caso de Ucrania, Rusia, Egipto y algunos otros que comienzan a hacer sus ensayos. No es fácil pero para ello hay que seguir la línea que demandan los mercados más exigentes que son ofrecer productos de alta calidad, producidos de manera sostenible y respetando y mejorando la biodiversidad.

Cada vez es más difícil para el agricultor utilizar productos pesticidas y fitosanitarios y su uso se ha reducido mucho en los últimos años, pasando a utilizar productos menos agresivos. Tiene que servir para intentar poner en valor todo lo bueno que hacen nuestros agricultores: poner en el mercado productos cada vez más sanos y menos contaminantes con el medio ambiente.

Es muy importante el apoyo de las instituciones europeas informando al consumidor y primando la utilización de productos europeos frente otros procedentes del exterior, que no son tan respetuosos con el medio ambiente e incluso con otros factores laborales y sociales.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional?

En el sector industrial no va a tener ningún efecto ya que actualmente estamos sujetos al Convenio de Conservas Vegetales donde el salario mínimo es superior al mínimo interprofesional. En el caso del sector agrícola sí va a tener un impacto importante sobre todo en aquellas tareas intensivas en mano de obra. Un incremento del 23% del coste de la mano de obra en un año  impacta de una manera muy negativa en los costes totales de las explotaciones agrícolas.

Lucía Julián (ACOREX): “Se necesitan del orden de 80 tm/ha de tomate para cubrir solamente los costes de producción”

Posted on Actualizado enn

lucia acorex

Entrevista con
Lucía Julián
Gerente de ACOREX

¿Cómo se presenta la nueva campaña de tomate en cuanto al interés de vuestros socios?

Dentro de la totalidad de secciones de Acorex, la sección del tomate de industrias es de las más importantes en volumen y facturación. Nuestros socios productores de tomate son agricultores con una alta experiencia en este sector. Gracias a las inversiones realizadas orientadas a este cultivo tienen unas producciones por hectárea  cada vez mayores, llegando esta última campaña a marcar históricos de producción, no sólo en una de nuestras cooperativas de base sino en varias. Este año los socios continúan con la misma intención de siembra en cuanto a superficie de tomate se refiere, incluso tenemos constancia ya  de nuevos socios para nuestra OPFH con un importante número de hectáreas.

Pero la preocupación de todos es la misma. Tienen que ser cada vez más productivos, tener mayores rendimientos por hectárea, para sobrellevar los costes de insumos frente al precio que se da en las industrias. Precio estancado en los últimos años, aunque el mercado de la primera transformación esté en alza.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas gracias en parte a la buena climatología pero también a novedades en campo ¿Es factible aumentar este rendimiento?

Cada año el cultivo de tomate va evolucionando y marcando nuevos objetivos;  calidad, producción, resistencia a enfermedades, etc…,  y así es como lo demuestran los resultados, hemos pasado de producciones de 70 tm/ha a más de 100tm/ha en un periodo inferior a diez años. En contra de estos avances que ya son patentes entran en juego las condiciones meteorológicas y la resistencia de las enfermedades, pero si todo continúa en la misma línea de desarrollo podemos superarnos aún más. En Extremadura disponemos de una climatología excelente que junto a los suelos y las infraestructuras hidráulicas generan un potencial importante en la región.

Como ocurre en otros sectores también, ¿se esté tendiendo a la concentración de la producción a medio plazo, es decir, menos productores pero con más hectáreas y toneladas?

Dado que los precios en el sector agrario son los que son, y particularmente en el sector del tomate de industria os costes son tan elevados, los agricultores tienen que recurrir para subsistir, a las economías de escala. Dado el ínfimo margen con el que actúan la única solución es competir en volumen. Esto se lleva a cabo contando con una mayor superficie en hectáreas. De ahí que se esté produciendo una mayor concentración, son menos productores, con más hectáreas cada uno.

Debemos tener en cuenta que el caso del tomate, actualmente se necesitan del orden de 80 tm /ha para cubrir solamente los costes de producción, es decir, este sería nuestro punto de equilibrio o umbral de rentabilidad. Si a este coste le añadimos el tiempo que dedica el agricultor a la explotación, y el factor riesgo, con respecto a las inclemencias meteorológicas que pudieran surgir, el número de toneladas por hectárea debería ser bastante mayor para cubrir los costes en los que se incurre.

Si el sector prosigue con la misma evolución, la concentración será aún mayor desde nuestro punto de vista, dado que es la única manera de que el cultivo sea rentable.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional a nivel de producción?

Al fin y al cabo el salario de los trabajadores afectos al campo, para un empresario agrícola es un coste de producción más, si este aumenta pues aumentará por tanto sus costes de producción.

Pero hay que tener claro una cosa, y es que el problema tanto en el cultivo del tomate como en cualquier cultivo, el problema del campo en general, no está sólo en la subida del Salario Mínimo Interprofesional, está en la subida de todos los inputs productivos (abonos, pesticidas, gasóleos, etc.) que viene existiendo en los últimos años, y la congelación o incluso disminución de los precios que percibimos por nuestras cosechas.

Todo lo que no sea establecer mecanismos para que esta situación cambie, y dichos precios se actualicen a los niveles que deberían tener también para el productor, supondrá a largo plazo la retirada de muchos agricultores y sobretodo la no progresión del relevo generacional que tanto nos preocupa para el futuro del campo.

Bartolomé Martínez (CASAT): “Difícilmente aumentará la superficie de tomate si no mejora su rentabilidad”

Posted on

70 BARTOLOME

Entrevista con
Bartolomé Martínez
Gerente de CASAT

Tras la última campaña, ¿cómo se presenta en cuanto al interés de vuestros socios la nueva campaña?

Aunque la última campaña la media por hectárea ha sido de las más altas de los últimos años, en nuestra OPFH no hay intención de poner más superficie de tomate, pues la mayoría de las industrias han repetido los precios de compra del año pasado y ello supone que para que el cultivo sea rentable, se ha de obtener una media muy alta, y no siempre es posible, pues no basta con hacerlo todo bien, sino que también depende de factores climatológicos, por lo que el margen de error es prácticamente nulo. CASAT en concreto, reduce su superficie con respecto al año pasado.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectárea ¿Extremadura puede alcanzar en el medio plazo los 2,5 millones de toneladas si el tiempo y el agua acompañan?

El margen de crecimiento en Extremadura es amplio. Lo tenemos todo. Clima, agua, industrias y agricultores muy profesionales que conocen el cultivo. Las medias como en cualquier cultivo, seguirán subiendo, pues los avances son rápidos en casi todos los sectores. Pero que se alcance una cantidad total superior a la actual, depende en gran medida de un incremento de superficie y éste se dará si el cultivo es rentable para el agricultor. Los cultivos con lo que alterna anualmente el tomate, como maíz y arroz, tampoco pasan por su mejor momento, por lo que aquel cultivo que ofrezca margen al agricultor será el que prevalezca.

¿Se esté tendiendo a la concentración de la producción a medio plazo, es decir, menos productores con más hectáreas y tn para ser rentable?

Esa tendencia es la que se está dando en todos los sectores. Mayor dimensión, te permite mejorar costes, ser técnicamente más avanzado, diversificar… resumiendo, profesionalizarte. Si a esto le sumamos que el relevo generacional es complicado, hace que agricultores que van saliendo, su explotación se agregue a otras ya en funcionamiento o las exploten directamente empresas de servicios. Se debería de tener un plan concreto y ambicioso, para que a los jóvenes les interese incorporarse a la actividad agraria y puedan vivir de ella.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional?

Independientemente de si la cantidad es la adecuada  o no, lo que está claro es que al agricultor que tiene que abonar ese importe, no le salen las cuentas, y por tanto, cualquier incremento de costes, le puede provocar el abandono de la actividad. El tema del trabajo en el campo es un problema de fondo, que se ha de acometer desde varios frentes, pues no es lógico que haya campañas que no se encuentran trabajadores en este sector y haya una elevada cantidad de gente apuntada al paro agrícola. Algo se está haciendo muy mal y no puede ser, que sea el agricultor el que pague todas las ineficacias del sistema.

¿Cómo valoras los cambios en Ley de la Cadena Alimentaria y en la  venta a pérdidas?

Había varios productos en los cuales estaba demostrado que había una venta a pérdidas clara, como leche y aceite de oliva. Habrá más y esto no debe permitirse, usar un producto como reclamo comercial, pues lo hunden. Una cuestión mucho más compleja es legislar y controlar, que no se puede vender a pérdidas en ningún eslabón de la cadena. ¿Quién fija esos costes y en función de qué?  La productividad de cada agricultor y ganadero depende de una multitud de factores propios y exógenos, que hace casi imposible establecer unos costes unitarios por producto. Me preocupa que esta legislación imponga cuestiones que vayan contra el propio mercado, por su rigidez. Aún así, espero que los cambios introducidos fortalezcan la rentabilidad de agricultores y ganaderos.

 

Celia Santos (Tomates del Guadiana): “Esperamos seguir mejorando la rentabilidad tanto para el agricultor como para la industria y no dejar de innovar”

Posted on

68 CELIA SANTOS

Entrevista con
Celia Santos
Directora de Tomates del Guadiana

La última campaña parece haber dado un cierto respiro a las industrias y a los productores ¿Cómo se presenta la coyuntura internacional ante la nueva campaña?

-Sí, la última campaña hubo buenos rendimientos en el campo y la industria con una leve mejoría con respecto al año anterior. La coyuntura internacional con lo que está sucediendo es desconcertante. Esperemos que como producto alimentario tenga demanda y podamos seguir mejorando la rentabilidad para el agricultor y para la industria que no debe dejar de invertir.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas gracias en parte a la buena climatología pero también a novedades en campo ¿Es el mejor camino para asegurar el futuro y la rentabilidad del cultivo en la región? ¿Extremadura puede alcanzar en el medio plazo los 2,5 millones de toneladas?

Sí, es el mejor camino y el único que tenemos para que sobreviva el sector. Si  seguimos mejorando es posible llegar a aumentar las toneladas, pero también depende mucho de cuanto se pueda pagar al agricultor para que ellos puedan también seguir invirtiendo en todas las mejoras y no dejen de innovar.

Como ocurre en otros grandes productos agroalimentarios tipo commoditie cada vez entran en el mercado nuevos países con producciones crecientes ¿Qué debe hacer el tomate extremeño para seguir diferenciarse y tener su nicho de mercado?

Como bien dices estamos hablando de una comoditie. Nosotros debemos seguir apostando por la calidad, el origen, la atención al cliente, el medio ambiente como  estamos ya haciendo. Ya estamos acostumbrados a todas las exigencias tanto en industria como en campo.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional a todos los niveles?

Como industria, nosotros tenemos un convenio más alto por lo que el nuevo Salario Mínimo no nos afectará, pero sí afecta a nuestros proveedores de materia prima.

 

Carlos Sánchez Gallardo (Tomalia): “La demanda internacional de tomate va a ser similar a la del año pasado”

Posted on

66 tomalia

Entrevista con
Carlos Sánchez Gallardo
Gerente de Tomalia

La última campaña parece haber dado un cierto respiro a las industrias y a los productores ¿Cómo se presenta la coyuntura internacional ante la nueva campaña?

Como bien mencionáis, la última campaña fue bastante favorable y ello ha contribuido a que ésta, en general, haya una mayor contratación de tomate fresco por parte de las industrias, aunque no en exceso. Consideramos que la demanda internacional va a ser similar a la del año pasado, por lo que esperamos que la próxima campaña sea muy parecida a la pasada, siempre teniendo muy en cuenta los factores externos que nos puedan afectar, especialmente climatológicos.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas gracias en parte a la buena climatología pero también a novedades en campo ¿Es el mejor camino para asegurar el futuro y la rentabilidad del cultivo en la región? ¿Extremadura puede alcanzar en el medio plazo los 2,5 millones de toneladas?

Efectivamente es el mejor camino, puesto que la rentabilidad del cultivo va a continuar dependiendo de la climatología, pero también de las inversiones en I+D+I que realicen las empresas de semillas, fertilizantes y nutrientes con las que cuentan nuestros agricultores, ya que desempeñan un papel fundamental en este tema. No obstante, nunca debemos olvidar, que dependemos también en mayor o menor medida de la demanda del mercado.

En cuanto a alcanzar a medio plazo los 2,5 millones de tn, es bastante impreciso, ya que, al ser un mercado tan cambiante, a medio plazo no se podría asegurar, puesto que juegan un factor importante los factores externos que nos afectan.

Como ocurre en otros grandes productos agroalimentarios, tipo commoditie, cada vez entran en el mercado nuevos países con producciones crecientes ¿Wué debe hacer el tomate extremeño para seguir diferenciarse y tener su nicho de mercado?

Es complicado, porque como bien se menciona, nuestro producto es una commoditie, la competencia es cada vez mayor, y la diferenciación es complicada. No obstante, considero que nos debemos diferenciar en el servicio que podemos ofrecer a nuestros clientes, tanto en términos de calidad, como postventa y logístico.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional a todos los niveles?

Aunque ello suponga un mayor coste en cuanto a personal para nuestros agricultores, sí que en general es positivo, principalmente porque se reconoce mucho más el trabajo que supone el campo, es decir, la labor que se desarrolla, y al mismo tiempo, favorece que haya más personas dispuestas a trabajar en este ámbito.

Extremadura plantará 24.045 has de tomate para una producción de 2,2 millones de toneladas

Posted on

60 tomate

Acopaex, Casat, AN, Sumifrut, Phenix, Tomex y Acorex lideran la producción, y Grupo Conesa, Tomates del Guadiana, Transa, Pronat, Tomalia y Alsat la transformación

Las Vegas del Guadiana siguen siendo el territorio del tomate en España. Por extensión del cultivo, por volumen de transformación y por número de industrias, 14 en total. Un sector muy dependiente del mercado internacional del concentrado y de las producciones y demandas de China y Estados Unidos, los gigantes mundiales del sector. El sector logró la pasada campaña un récord de producción por hectárea, gracias en parte a una climatología ideal para el cultivo.

Según los datos preliminares de contratación de la Mesa del Tomate, en la próxima campaña se plantarán 24.045 hectáreas de tomate en la región, un aumento de casi el 5% en relación a la anterior. Y una producción estimada de 2,20 millones de toneladas, muy similar a la de anterior. Por grupos, Acopaex producirá 530,5 millones de kilos en 5.684 has; Casat un total de 238,5 millones de kilos en 2.731 has; AN un total de 216,5 millones de kilos en 2.431 has; Sumifruit un total de 204,9 millones de kilos en 2.321 has; Phenix un total de 152,3 millones de kilos en 1.499 has: Tomex un total de 114,9 millones de kilos en 1.209 has y los productores individuales, 96 millones de kilos en 1.075 has.

Las 14 industrias de la región prevén una contratación preliminar de 2,18 millones de toneladas. Por grupos, Conesa contratará un total de 680,1 millones de kilos (entre Conesa, Conesa Vegas Altas y Agraz); Tomates del Guadiana un total de 351,1 millones de kilos; Transa un total de 337,5 millones de kilos; Pronat un total de 246,6 millones de kilos; Tomalia un total de 185 millones de kilos; Alsat un total de 168,1 millones de kilos, Inpralsa un total de 80,3 millones de kilos; Cidacos un total de 51,8 millones de kilos y Carnes y Vegetales (Apis) un total de 42,6 millones de kilos.

Según los datos de la Mesa del Tomate, en las últimas cinco campañas, de la 2015 a la 2019, la región sobrepaso los 1.9 millones de toneladas de producción, con más de 2 millones en las campañas 2016, 2017 y 2019. En la última década ha habido campaña muy bajas, como la de 2011 (1,33 millones de tn), la 2012 (1,20 millones de tn) y la 2013 (1,15 millones de tn). Las mayores producciones de las últimas campañas muestran una cierta estabilidad en la extensión en hectáreas del cultivo, no tan castigado como el maíz y el arroz en este sentido.

 

tomate

“Tomate Vision” nuevo centro Syngenta para acelerar su innovación en el cultivo del tomate

Posted on

SONY DSC

Syngenta ha inaugurado las nuevas instalaciones “Tomato Vision” de I+D y marketing de Syngenta en Maasland, Países Bajos. El centro incluye 14.000 m2 de invernadero de alta tecnología, donde 800 nuevas variedades únicas de tomate se prueban y seleccionan para las necesidades específicas de mercado, utilizando tecnologías de cultivos ultramodernos y tradicionales.

Para ello se ha diseñado un invernadero para imitar las condiciones reales de los productores, presentando secciones diferentes para cultivos con luz y sin luz, con lo último en control de climatización. Además, se ha incorporado un área de 1.500 m2 a disposición de los visitantes para ofrecerles un primer contacto con los próximos lanzamientos, junto con una comprensión más profunda del portfolio integral de invernadero activo de Syngenta.

Tomato Vision es también una plataforma para involucrar a los productores y conectar con ellos para identificar sus necesidades. Ruud Kaagman, director global de la división de Tomato Crop en Syngenta afirma: «Queremos desarrollar variedades que realmente cumplan las exigencias de productores y consumidores. Al crear esta conexión entre nuestros productores y el mercado, somos capaces de ofrecer variedades mejoradas y adaptadas a todas las condiciones».

Con motivo de la pandemia de Covid-19, las instalaciones “Tomato Vision” han tenido una Inauguración online: «Este increíble logro ha llegado a nuestros clientes y colaboradores en todo el mundo. Por supuesto, nos gustaría recibir en persona a nuestros visitantes tan pronto como sea posible, pero por ahora podemos llevar Tomato Vision a su ordenador o móvil ¡sea donde sea!» —declara Ruud Kaagman. Al utilizar herramientas modernas de comunicación digital y tecnología de realidad virtual, Syngenta quiere interactuar con nuestros visitantes y proporcionales una provechosa experiencia digital en “Tomato Vision”, convirtiendo a este centro en un recurso mundial.

El portfolio de tomates de Syngenta, como resultado de más de 20 programas de cultivo en todo el mundo, es enormemente diversa. Ofrecemos variedades eficientes en los diferentes segmentos de invernadero activo y pasivo. Tomato Vision invita al visitante a un viaje inmersivo, donde se puede experimentar como el cultivo de tomate es uno de los más innovadores dando respuesta no solo a las demandas del consumidor también a la creciente preocupación por el medio ambiente y buscando sistemas de cultivos cada vez más respetuosos.