agricultura

Margarita López Corrales (Cicytex): “El tamaño, el color de la piel, la firmeza, la cavidad interior o la presencia de grietas son muy importantes para los productores de higos”

Posted on

Texto: Margarita López Corrales
Doctor Ingeniero Agrónomo del Centro de Investigación Finca La Orden- Valdesequera

“La región mediterránea no es una excepción al impacto del cambio climático en las producciones agrarias y que supone una caída de la productividad, la pérdida de la biodiversidad o la degradación de la fertilidad del suelo. En este contexto, especies como la higuera (Ficus carica L.) presenta un gran potencial de desarrollo en los países de la Cuenca Mediterránea debido a sus valiosas propiedades nutricionales y nutracéuticas, combinadas con la capacidad de adaptación a ambientes secos, calcáreos y salinos.

Bajo estas premisas se desarrolla el proyecto FIGGEN financiado por el programa PRIMA (Partnership for Research and Innovation in the Mediterranean Area) de la Unión Europea y con una duración de tres años. FIGGEN está coordinado por la Universidad de Pisa en Italia, y cuenta con la participación del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora del CSIC (con sede en Málaga), la Facultad de Ciencias de la Universidad tunecina de El Manar; y el Departamento de Horticultura de la Universidad de Çukorova (Turquía). Su principal objetivo es potenciar la higuera como uno de los cultivos más adaptados y sostenibles en el área mediterránea en un contexto de cambio climático global.

Para alcanzar este objetivo global se incluyen una serie de tareas como la exploración, valorización y evaluación de la diversidad genética de genotipos de higuera conservados en las colecciones de germoplasma disponibles en España, Túnez y Turquía, utilizando un enfoque de genotipado por secuenciación; el fenotipado de estas variedades de higueras para identificar aquellas con las características priorizadas por las partes interesadas y más adecuados para ser cultivados en condiciones de sequía y salinidad. También, la identificación de los loci vinculados al rendimiento y la adaptación a la sequía/salinidad mediante el estudio de asociación de todo el genoma (GWAS) y, por último, la difusión de los productos y resultados del proyecto a las partes interesadas para maximizar el impacto del proyecto.

Una de las metodologías utilizadas en FIGGEN para la selección de variedades es la evaluación participativa AP multiactores e intersectorial que involucra a los productores, los procesadores, los responsables políticos locales y nacionales, los investigadores y los consumidores.

– La conservación y valorización de los cultivares locales de higuera sólo puede llevarse a cabo con la ayuda de los agricultores locales.

– La participación de las partes interesadas permite comprender mejor el entorno sociotécnico, las condiciones agroecológicas y las prácticas agronómicas relacionadas con el cultivo de las variedades locales de higuera.

– La cooperación entre las partes interesadas, la investigación, los responsables políticos y la sociedad civil permitirá establecer las prioridades de investigación y contribuirá a la investigación e innovación generales en la transición hacia sistemas agroalimentarios más sostenibles.

-Talleres. En FIGGEN están programados tres talleres o ‘Living Labs’ y, a mediados del mes de abril se realizó el primero de ellos en CICYTEX, cuyo objetivo fue identificar los caracteres más importantes que deben poseer las variedades y los frutos de la higuera de acuerdo con las preferencias y expectativas de las partes interesadas, dadas las limitaciones y oportunidades que ofrece el contexto local. Participaron diferentes actores relacionados con el sector de la higuera en Extremadura y, mediante la realización de una serie de encuestas han podido identificarse estos caracteres principales.  

Entre los relativos a las variedades destacan la necesidad de utilizar variedades partenocárpicas (que no requieren polinización), resistentes a sequía y salinidad, productivas, con diferentes formas y tamaños de frutos, resistentes a parásitos y que muestren larga vida útil.  En cuanto a los caracteres más interesantes de fruto (brevas e higos) se han puesto de manifiesto que el tamaño, el color de la piel, la firmeza, la cavidad interior o la presencia de grietas son esenciales o muy importantes para los diferentes actores. Además, han mostrado gran inquietud por minimizar la presencia de micotoxinas y parásitos, así como la necesidad de disponer de métodos eficaces de control e identificación de los mismos a lo largo de todo el proceso productivo del higo seco. En el caso del higo para consumo en fresco, otro carácter de gran interés es la adecuada aptitud vida útil para que los higos lleguen a los mercados con la máxima calidad organoléptica y nutricional”.

Extremadura lidera la superficie española de cultivo de higuera con más de 13.000 hectáreas

Posted on

Banco de gesmoplasma de higueras en la Finca La Orden de Cicytex

CICYTEX participa en el proyecto internacional FIGGEN que estudiará 300 genotipos o variedades de higos procedentes de varios países mediterráneos

La higuera se a convertido en uno de los cultivos más atractivos en el campo extremeño en los últimos años, especialmente para su venta en fresco. Según datos de la Encuesta de Superficies Agrarias del Ministerio (ESYRE), la superficie de higueras en la región supera las 13.000 hectáreas, siendo líder a nivel nacional. En los últimos cinco años, el ritmo de plantación anual supera las 500 hectáreas en la región. Por ello resulta esencial saber que variedades son las que mejor se adaptan a cada terreno y climatología. El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), referencia en España en el cultivo de la higuera, participa en un estudio internacional para la selección de variedades de higos resistentes a la sequía y suelos más salinos.

El proyecto denominado “FIGGEN: Valorización de la diversidad de la higuera, un frutal ancestral para una agricultura mediterránea sostenible”, financiado por la Unión Europea, evaluará parámetros como el rendimiento, fechas de cosecha, peso, rasgos cualitativos y cuantitativos, y la tolerancia a factores asociados al campo climático, como la sequía y suelos más pobres debido al incremento de la salinidad. En total, se estudiarán 300 genotipos o variedades de higos procedentes de los bancos de germoplasma de higuera, entre ellos el Banco nacional de CICYTEX, y cultivares locales ubicados en España, Turquía y Túnez.  De este modo, se plantea una estrategia a futuro mediante la selección genética de aquellos cultivares de higuera mejor adaptados a suelos pobres para ser incluso cultivados en asociación con otros cultivos.

El proyecto FIGGEN está coordinado por la Universidad de Pisa en Italia, y cuenta con la participación del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora del CSIC (con sede en Málaga), la Facultad de Ciencias de la Universidad tunecina de El Manar; y el Departamento de Horticultura de la Universidad de Çukorova (Turquía).

Sequía y salinidad
La caracterización de las 300 variedades de higos se realizará en CICYTEX, y en las Universidades de Turquía y Túnez, anteriormente citadas. En condiciones controladas de invernadero, se evaluará su respuesta a tratamientos de sequía y salinidad. Como resultado final, se pretende elaborar un catálogo descriptivo con los 20 genotipos seleccionados por su mejor adaptación a condiciones ambientales adversas y tener un mayor potencial agronómico y económico, en base a sus características productivas. También se elaborará un informe final de las 300 variedades estudiadas.

Hay que recordar la alta calidad nutricional, energética y nutracéutica del higo y el interés creciente del sector por comercializar higos frescos, lo que requiera una mejora en el manejo del cultivo e incrementar la gama de variedades cultivadas.

Se quiere contar con la participación activa de productores y comercializadores, entre otras acciones, está prevista la organización de reuniones y jornadas desde el inicio de este trabajo. El proyecto FIGGEN, con una duración de tres años, ha sido aprobado en el marco de la convocatoria PRIMA de la Unión Europea (dedicados a la investigación e innovación en el Área Mediterránea) y tiene un presupuesto de un millón de euros.

Para el desarrollo de este trabajo se cuenta, entre otros recursos, con el material vegetal disponible en el Banco Nacional de Germoplasma de Higuera, ubicado en el Instituto de Investigaciones Agrarias Finca la Orden-Valdesequera, centro adscrito a CICYTEX. En este banco están representadas la mayor parte de las variedades cultivadas en España para su conservación, mantenimiento y documentación. Es un banco de plantas vivas con más de 300 entradas situadas en una de las parcelas experimentales de la finca.

Plantones de higuera en invernadero en Cicytex

Las plagas y malas hierbas frenan el despegue del arroz ecológico que buscan las grandes marcas

Posted on

Las grandes cadenas de supermercados han comenzado a solicitar a sus proveedores de arroz que cuenten también con alguna referencia de arroz ecológico. Además, en mercados de Centroeuropa como Alemania, Suiza u Holanda, el consumo de arroz ecológico está experimentando un fuerte crecimiento. En España, marcas muy conocidas como Nomen han presentado un proyecto que pretende multiplicar por 20 la actual superficie de arroz ecológico en el Delta del Ebro, una de las grandes zonas productoras de este producto.

De las 110.000 hectáreas de arroz que se cultivan en España –siendo Extremadura la segunda productora nacional- solo unas 1.300 están inscritas en certificación ecológica con una producción inferior a las 6.000 toneladas. Es decir, ni el 1% de la producción va a ecológico. En Extremadura la situación es similar a la media nacional.

La región cuenta con el 21% de la superficie total de arroz de España, unas 21.386 hectáreas, y el 19% de la producción. Una producción que sobrepasa ligeramente las 151.000 toneladas, de las que 120.000 son de tipo índica y 31.000 de japónica.

Tanto productores como expertos agrónomos aseguran que el cultivo del arroz es uno de los más complicados para llevar con éxito y rentabilidad una producción en ecológico. Especialmente por el control de plagas y malas hierbas, entre las que destacan la pudenta, la piricularia, el barrenador del arroz o las rosquillas, que comen masa foliar tanto del arroz como de las malas hierbas.

New Holland se afianza en el liderato de la recolección en España

Posted on

Con motivo de la finalización de la campaña de cereal y para hacer balance global de la misma se dieron cita en el Campus New Holland los diferentes equipos New Holland de recolección tanto comercial, marketing, agricultura de precisión, servicio y posventa para poner en común y valorar los resultados obtenidos en esta campaña. Y tras un intenso trabajo durante el año, con datos a agosto de 2021, New Holland se confirma como la marca que más ha crecido en el mercado de cosechadoras, que un año más permanece estable en torno a las 250 unidades. El crecimiento queda afianzado tras los resultados de la campaña anterior, y se sostiene gracias a un gran enfoque en el cliente, trabajo en equipo, de la mano de la red de concesionarios, y una vocación de servicio que se muestra día a día. “

El éxito de la campaña se cimenta en el trabajo en equipo, todos los departamentos se han volcado en la puesta en marcha y seguimiento de las máquinas, estamos sentando las bases para alcanzar el liderato del mercado de cosechadoras la próxima campaña”, asegura Sixto Montblanc, Director Comercial de Maquinaria de Recolección de New Holland Hemos tenido un intenso verano, desde la exitosa puesta en marcha de la nueva Cosechadora CH 7.70, con la que hemos realizado demostraciones con clientes en cebada, trigo, actualmente en arroz y en las próximas semanas maíz, quedando patente que el concepto de cosechadora híbrida, con cilindro de trilla y rotores de separación se adapta perfectamente a las particularidades de nuestro mercado con un rendimiento fuera de toda duda, una calidad de grano excepcional y un cuidado de la paja impensable hasta ahora en una máquina con rotores.

ICL lanza en Fruit Attraction su nuevo catálogo Nova Complex Optima, gama de fertilizantes para zonas vulnerables

Posted on Actualizado enn

Aprovechando su presencia en Fruit Attraction 2021, ICL va a presentar al sector el nuevo catálogo de Nova Complex Optime, la gama de fertilizantes especialmente indicados para zonas vulnerables a la contaminación por nitratos. En el stand de ICL (Pabellón 9 – 9B10) se podrán conocer los detalles técnicos de esta gama de fertilizantes para fertirrigación que incluye formulaciones con DMPP, una molécula inhibidora de la nitrificación que favorece una mayor permanencia del nitrógeno en el suelo, disminuyendo el riesgo de lixiviado del mismo y aumentando la eficiencia de la utilización del nitrógeno por parte de los cultivos.

Entre las ventajas que nos ofrece la nueva gama Nova Complex Optima encontramos la reducción del riesgo de lixiviación de nitratos; el mayor tiempo de permanencia del nitrógeno en el suelo: la mayor eficiencia en la utilización del nitrógeno por parte de los cultivos; el ser un fertilizante elaborado con materias primas de la más alta calidad; su contenido equilibrado de microelementos quelatados; y que es un producto libre de cloruros (Cl < 0,1 %).

La gama de Nova Complex Optima cuenta con diferentes formulaciones para cubrir las necesidades nutricionales de cada cultivo con altos contenidos en nitrógeno, en fósforo, o en potasio y también formulaciones con una relación NPK equilibrada. Como es lógico, el nuevo catálogo incluye ya la nueva imagen corporativa de ICL, toda la gama actualizada y la información técnica más relevante para su correcta aplicación.

Más información aquí

Atens® descubre dos bacterias que desbloquean el fósforo del suelo de forma 100% sostenible

Posted on

Atens®, empresa biotecnológica innovadora que impulsa la transición de la agricultura convencional a la sostenible, ha descubierto dos cepas bacterianas de Bacillus megaterium, MHBM06 y MHBM77, que mejoran la nutrición vegetal solubilizando el fósforo bloqueado en el suelo.  Dichas cepas exclusivas contribuyen a optimizar la eficiencia de los fertilizantes fosfóricos y disminuir su uso, cuyo exceso perjudica un recurso natural que escasea, pudiendo incluso causar la contaminación de otro recurso muy preciado, el agua. Su contribución a racionalizar el uso de los fertilizantes, mejorar la diversidad del suelo y fomentar agroecosistemas sostenibles, está en línea con las iniciativas en materia de Medio Ambiente promovidas por la Unión Europea, como la Resolución del Parlamento Europeo sobre la protección del suelo y el Pacto Verde Europeo.

Nutriente mineral fundamental para el crecimiento de las plantas, el fósforo no es de fácil acceso para los cultivos, de ahí el uso de fertilizantes fosfóricos por parte del agricultor para aumentar las cosechas. Sin embargo, este insumo suele quedarse inmovilizado debido a condiciones de salinidad o pH del suelo (>7,5). La falta de eficiencia plantea un doble problema. Por una parte, se tiende a usar más fertilizante, un exceso que contribuye a la contaminación hídrica y del ecosistema. Por otra parte, el malgasto de fósforo contribuye a la escasez de un recurso natural que se extrae de unas pocas fuentes de fosforita, que se podrían agotar en solo 50 a 100 años. Esto conlleva la probabilidad de especulaciones y un aumento de su precio, influyendo negativamente sobre la rentabilidad y amenazando la capacidad del planeta de alimentar a una población mundial en continuo crecimiento.

Para afrontar este reto del fósforo, Atens® ha unido fuerzas con 15 investigadores internacionales de 5 organizaciones de renombre para llevar a cabo un proyecto ambicioso de I+D+I, que duró 5 años y supuso una inversión de más de 1,5 millones de euros.

Verdura Vital, el huerto ecológico que lleva las verduras del Tiétar a Mercamadrid

Posted on

Una queja común entre los clientes que acuden a los súper o híper, e incluso a las fruterías, es que las verduras no saben “como los de antes”. En muchos pueblos extremeños ha sido práctica habitual contar con pequeños huertos familiares para el autoconsumo y sobre todo para mantener muchos de los productos –ya fueran tomates, sandías, melones, pimientos, calabacines– que llevaban cultivándose muchas décadas. Según los datos del Ministerio de Agricultura, en la región hay actualmente unas 4.600 hectáreas de huertos familiares.

Algunos proyectos, como el de Verdura Vital a dos kilómetros del municipio de Tiétar (Cáceres), puesto en marcha por Guillermo Fernández hace varios años, han sido algo más ambiciosos siendo capaces de llevar sus verduras y hortalizas ecológicas incluso hasta Mercamadrid y a varios mayoristas. Con mucho trabajo y perseverancia.”Estos ocho años que llevo desde que empecé a prepararme primero y después a producir ha sido como un Master, donde gracias a la ayuda  y consejos de personas que sabían cómo hacerlo he podido llegar hasta lo que hoy es Verdura Vital. Y también experimentar con variedades y fallar has dar con la óptima”.

El mérito de Guillermo Fernández ha sido comenzar casi desde cero, sólo con alguna tierra que tenía su padre. Trabajaba en el sector de la carpintería metálica hasta que se quedó en paro. Hizo primero un curso de la Mancomunidad de su zona de auxiliar de jardinería y agricultura. Después vio una oportunidad en la elaboración de cestas con productos ecológicos para empresas. Y se apuntó a un curso de jóvenes agricultores y decidió dar el paso hasta llegar a gestionar en su momento cuatro hectáreas de tierra y cuatro invernaderos, que le han permitido cubrir muchos meses de producción al año.

En su huerta se pueden encontrar toda clase de verduras y hortalizas ecológicas: tomates, sandías, pimientos de asas  y el pimiento verato, cebolletas, romanescu, achicoria, judías verdes, acelgas, lombarda, kale, acelgas rojas… ”Gestionar todo, tanto la tierra como la parte comercial exige mucho esfuerzo y al final lo que he hecho es arrendar parte de la tierra a otros productores, asegura el dueño de Verdura Vital. Al principio nos centramos en la venta de cestas y particulares pero al tratarse de muchos pedidos lleva consigo una logística y administración más complicada. Ahora también nos enfocamos a la venta a mayoristas y a grandes fincas como Dehesa El Milagro de Oropesa que tienen sus propios canales de venta. También tenemos presencia en Mercamadrid”.

Desde sus inicios tuvo claro su apuesto por el producto ecológico. “Desde el inicio quisimos apostar por un tipo de agricultura más sana y familiar, que fuera rentable por supuesto pero que también tuviera claro que se trataba de un producto diferente. Hoy en día –asegura Guillermo Fernández– el cliente está muy acostumbrado a ver todos los productos en el punto de venta perfecto y no es consciente de que hay que tirar muchos miles de kilos de verduras y frutas para que lleguen así. Lo que sale del campo no es todo igual ni uniforme. La venta del mercado ecológico es que mira menos la presencia que el convencional, porque el cliente busca algo diferente”.

La idea inicial de Guillermo Fernández era crear una agrupación de productores en ecológico en toda la zona bajo el nombre de Grupaex, pero al final el proyecto no cuajó por la falta de interés de otros productores que ahora ven cómo el proyecto comercial de Verdura Vital sí ha funcionado. “En este sector de la producción en ecológico siguen faltando productores. Lo que hay es mucho intermediario y distribuidor que sin producir se quieren llevar el 30% de la ganancia”.

Como proyecto de futuro, al dueño de Verdura Vital le gustaría poder enseñar y transmitir todos sus conocimientos prácticos a otras personas que empiezan o que quieren dar el paso de tener su propio huerto en casa.

Seipasa presenta la nueva línea BioActive y da un paso más en la nutrición de alto valor añadido para los cultivos

Posted on

Seipasa, empresa española especializada en el desarrollo y formulación de bioinsecticidas, biofungicidas y bioestimulantes para la agricultura, ha anunciado el lanzamiento de la nueva línea BioActive, un conjunto de nutricionales de alto valor añadido para cubrir todas las necesidades de los cultivos en cada una de las fases de su desarrollo.

BioActive, que inicialmente se comercializará en el mercado España, nace como una línea premium de alta calidad, orientada a la nutrición eficiente y completa de cultivos frutales, hortícolas, extensivos y ornamentales. Está compuesta por tres referencias formuladas y desarrolladas bajo el modelo de Tecnología Natural de Seipasa y autorizadas para agricultura ecológica bajo la normativa UNE 142500.

Juan Manuel López, director de marketing de Seipasa, ha asegurado que el objetivo de la nueva línea BioActive es aportar un punto de valor diferencial en el manejo de la nutrición agrícola: “en BioActive hemos partido del concepto premium para aplicarlo a la agricultura. Hablamos de una línea de productos de alto valor añadido, dirigida a aquellos productores que desean colocar sus cultivos en un nivel superior de excelencia y calidad”.

La línea BioActive está formada por tres referencias. Riguer Flow es un ecualizador de la rizosfera desarrollado para mejorar la estructura del suelo. Su acción contribuye a reducir el estrés hídrico y salino. Filer Flow es una solución diseñada para mejorar el proceso engorde de frutos y asegurar la máxima calidad final de cosecha. Por su parte, Roker Flow es una formulación a base de compuestos bioactivos que favorece el crecimiento ordenado de los tejidos vegetales y optimiza la fotosíntesis.

La empresa extremeña Ecoficus mejora la recolección y calidad del higo seco con las “mantas antihierba”

Posted on

Después de llover, con mantas antihierba
Después de llover, sin mantas antihierba

La empresa extremeña Ecoficus, pionera en España en la producción y comercialización de higos secos y bombón de higo en ecológico, sigue innovando para conseguir productos de mayor calidad y medioambientalmente más sostenibles. Desde hace varias campañas viene probando la introducción de “mantas antihierba” que cumplen diferentes funciones y que sobre todo permiten una mejor recolección del fruto.

La empresa, que cuenta con su fábrica de elaboración en Casar de Cáceres y sus propias plantaciones de higueras en Almoharín (Cáceres), está dirigida por Juan Jesús Collado, quien considera que la apuesta medioambiental es clave para el futuro de la agricultura.”Uno de los sectores principales en la transformación del medio ambiente natural es la agricultura, por eso es muy importante que esta sea lo más sostenible posible, que reduzca los gases de efecto invernadero y la huella de carbono, que minimice el consumo de agua y que a la vez sea capaz de regenerar los productos que extrae de la naturaleza lo que hoy llamamos la economía circular”, asegura el director de Ecoficus. “Y el mejor método de cultivo agrícola para cumplir estos objetivos es la agricultura ecológica, ahora bien para cambiar con el sistema tradicional de cultivo se necesita un gran esfuerzo y unos cambios de hábitos”.

La recolección del higo seco espera que el higo caiga al suelo para proceder  a su recogida, en diferentes tandas a lo largo de la campaña, con el uso muy extendido de sopladores. Los higos de esta forma pueden llegar a pasar varios días en el suelo entre recogida y recogida. La introducción de distintos sistemas de recolección está siendo estudiada en Extremadura incluso por entidades públicas como Cicytex en su Finca La Orden, mediante sistemas de mallas con una estructura metálica de base.

Ahorros
Ecoficus plantea un sistema de “mantas antihierba” que van directamente sobre el suelo, lo que reduce su coste. Con diferentes beneficios. Según Juan Jesús Collado, “hay métodos tan sencillos cómo las mantas antihierba (que son 100% reciclables), y que permite a los agricultores ecológicos disminuir  la emisión de gases de efecto invernadero, al reducir en más de un 50% los trabajos de laboreo, teniendo en cuenta que la misión  del arado principalmente  es eliminar las malas hierbas que compiten con el cultivo principal. Y no arar supone también no remover y erosionar la capa vegetal del suelo con lo que se evita las escorrentías cuando hay lluvias torrenciales. Con la manta antihierba se ahorra hasta un 30% en el consumo de agua al evitarse la  evaporación y el estrés hídrico de la planta en los tórridos veranos de Extremadura es mucho menor”.    

Tormentas
Además, “en el caso de algunas frutas como los higos secos ya sean ecológicos o no,  las mantas antihierba suponen además un sencillo sistema que puede terminar con dos de los problemas más grandes que tiene este cultivo como son las tormentas de verano  (algo por otro lado muy frecuente como ha ocurrido a finales de agosto) que suponen unas pérdidas enormes para el sector, compuesto principalmente por pequeños agricultores”. Teniendo en cuenta que la gran mayoría han renunciado al aseguramiento “por el incremento desmesurado de las pólizas de seguro causado por la frecuencia de los siniestros pues los higos se estropean un año sí y otro también”, asegura el Gerente de Ecoficus.

El agua y el barro es un gran enemigo del higo seco en la época de recolección. Según Juan Jesús Collado, “las mantas impiden que los higos se embarren con el suelo, ya que  sólo hay que esperar a que escampe y se sequen. El otro gran problema es el sanitario pues tradicionalmente se han recogido del suelo. La manta haría que cayeran en ella con lo que el fruto no estaría en contacto con la tierra por lo que mejorarían notablemente las condiciones sanitarias. Por todas estas razones y alguna más la manta antihierba es un sistema a implantar en nuestra agricultura para facilitar que las explotaciones familiares tengan la oportunidad de poder luchar contra el cambio climático. Nosotros esperamos que nuestra administración regional tenga en cuenta estas reflexiones y pueda ayudar financieramente a unos sectores tan importantes para paliar el cambio climático  en nuestra región”.

Antonio Soto (Sectorial de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura): “Extremadura produjo 1,36 millones de toneladas de cultivos herbáceos en la última campaña, con el maíz como el más destacado”

Posted on

Entrevista con
Antonio Soto
Presidente de la Sectorial de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

¿Qué importancia tiene para la agricultura extremeña los cultivos herbáceos?

Los cultivos herbáceos tienen una gran importancia para la agricultura en Extremadura y, de hecho, somos la tercera región productora de maíz a nivel nacional y la sexta teniendo en cuenta a todos los cultivos herbáceos, que en la sectorial de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura engloba a cooperativas extremeñas que producen trigo blando y trigo duro, cebada, maíz, avena, centeno y triticale, entre otros.

Así, en Extremadura tenemos una producción de 1,36 millones de toneladas de cultivos herbáceos en la última campaña, lo que representan el 5 % del total nacional, y destinamos casi 269.000 hectáreas a estos cultivos. Esta producción es similar e incluso un poco superior a la de una campaña normal y representa además un incremento en algo más de 300.000 toneladas respecto a la de 2019, en la que las condiciones meteorológicas registradas hicieron que la producción descendiera.

En esa campaña de 2020, las cooperativas asociadas a Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura sembraron y produjeron aproximadamente la mitad del maíz que tiene la región, que fue de las 521.413 toneladas.

El cultivo del maíz ha sido el más importante en hectáreas en el regadío regional. ¿Sigue siendo un cultivo refugio para muchos agricultores?

El cultivo de maíz es el que representa mayor producción dentro de los cultivos herbáceos en Extremadura. En las últimas cinco campañas se ha incrementado un 5% esa producción, pasando de algo más de 496.300 toneladas en el año 2016 a superar las 521.400 toneladas durante la pasada campaña de 2020.

Esto no se ha visto traducido en el número de hectáreas, que han descendido en 7.900 hectáreas y esto se debe al aumento de los rendimientos obtenidos en la producción.

En relación a cultivos como el trigo, tanto blando como duro, o el centeno y la avena, ¿son estables en la región?

La estabilidad de los cultivos depende siempre de las condiciones meteorológicas que tengamos, si es un año de sequía o si se registran fuertes lluvias durante la primavera siempre afectará al desarrollo de la campaña. Y eso es lo que ha condicionado la producción y hectáreas que destinamos a cada cereal de invierno en Extremadura.

En trigo blando y en trigo duro, la producción en la campaña pasada fue el doble que la de 2019, por la meteorología de ese año, pero muy similar a la registrada en 2018. Lo mismo ocurre con la cebada y con la avena, aunque aquí el descenso registrado ha sido continuado también durante las últimas campañas; y lo contrario ocurre con el triticale que ha ido aumentado su producción los últimos años, pasando de casi 98.3000 hectáreas en 2016 a las 148.124 que tuvimos en 2020. Mientras, el centeno es un cultivo que se ha ido abandonando, con un progresivo descenso de producción y la nula dedicación de hectáreas.

De producirse la llegada de la industria azucarera a Mérida y la vuelta al cultivo de remolacha, ¿cambiaría mucho el mapa de otros cultivos herbáceos?

Cambiaría mucho o poco en función de numerosos aspectos que influirían en ello, por lo que es difícil aventurar algo así ahora mismo. Habría que tener en cuenta el desarrollo de los cultivos herbáceos y también del resto de cultivos, como por ejemplo el tomate. Esos son algunos de esos factores que comentaba y otro que influirá será la rentabilidad final del cultivo de remolacha para que los agricultores extremeños apuesten por él o no.