agricultura

Francisco Sánchez (Canal de Montijo): “Los regantes tendrán que decantarse por cultivos más rentables y, al mismo tiempo, con menos necesidades hidráulicas”

Posted on

Entrevista con
Francisco Sánchez
Presidente de la Comunidad General de Usuarios del Canal de Montijo

¿Cuál ha sido la trayectoria de la Comunidad General de Usuarios de Canal de Montijo en estos últimos años y con cuántos regantes cuenta?

La Comunidad General de Usuarios del Canal de Montijo se hizo cargo del suministro de agua de riego hace quince años, por cesión de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, que hasta entonces era la institución pública encargada del servicio. Cuenta aproximadamente con 5.000 regantes que se surten de agua gracias al canal de Montijo, cuyo arranque se encuentra en la presa de mismo nombre, sita en el término de Mérida.

¿Qué extensión de hectáreas de cultivo abarca y cuáles son sus principales cultivos y cómo ha  variado en estos últimos años?

La Comunidad General de Usuarios del Canal de Montijo da riego a 26.690 hectáreas, de las cuales 10.681 pertenecen a la Comunidad de Regantes de Montijo, 10.534 a la Comunidad de Regantes de Badajoz, y el resto, en número de 3.045, pertenecen a la Comunidad de Regantes de Guadiana y a tomas directas que abastecen de agua a empresas.

Los cultivos predominantes en su área de riego son los tomates, los frutales, el maíz y, recientemente, el olivo, cuyo cultivo intensivo ha ido en estos años ganando en importancia.

Ante la situación actual de sequía, vuestra comunidad ha solicitado que se tenga en cuenta el importante ahorro en consumo conseguido durante los últimos años. ¿Cómo valoran el reparto de agua?

Tras las últimas lluvias caídas en la cuenca del Guadiana Occidental, los pantanos tienen un volumen de agua disponible para riego de 475,71 hectómetros cúbicos (hm3) a fecha del 10 de enero de 2022; esto supone solo el 36,79 % del volumen de concesión de una campaña normal de riego.

La situación es por tanto preocupante, por lo que recomendamos retrasar al máximo el inicio de la campaña de riego. Si los regantes apuran al máximo ahora, es posible que puedan disponer de agua a lo largo de los meses de campaña, siempre y cuando se haga un uso de ella lo más racional posible. Hemos de tener presente que no hemos tenido un invierno con agua ni tampoco parece que la primavera venga con ella.

En los últimos años se ha ido afinando en la reducción y eficiencia en el consumo de agua, ¿queda aún margen para mejorarla?

Aunque hemos invertido en sistemas de riego más eficientes y hemos consumido menos de la dotación aportada, siempre optimizándola, será muy difícil que en esta próxima campaña se puedan cumplir las expectativas de un año normal. Esto supondrá grandes pérdidas económicas y afectará al empleo.

De prolongarse en el tiempo esta situación ¿hay riesgo de que muchos regantes piensen en otras alternativas con menor consumo de agua, sobre todo en cultivos permanentes?

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio ha enviado a Confederación Hidrográfica del Guadiana una propuesta técnica para la utilización del agua de riego, teniendo en cuenta los cultivos más presentes en la zona de las Vegas del Guadiana. Y en función del artículo 123 de la Ley Agraria de Extremadura, la Junta podrá activar las medidas contempladas en la normativa en caso de sequía, según la cual se priorizará el riego de los cultivos de frutales, de tomate, de maíz y de arroz, en este orden.

Estas normas se establecen según el carácter de permanencia o no de los cultivos, el nivel de consumo de agua de los cultivos, la productividad con relación al agua consumida por los cultivos y el nivel de empleo creado por el cultivo utilizando la ratio de UTA/m³ de agua consumida.

Ante esta expectativa los regantes tendrán que decantarse por cultivos más rentables y, al mismo tiempo, con menos necesidades hidráulicas.

La fertilización con fósforo y zinc es fundamental para el rendimiento y la calidad del grano de maíz

Posted on

Los grupos de Edafología y Bioquímica, Proteómica y Biología de Sistemas Vegetal y Agroforestal de la Universidad de Córdoba han colaborado en un estudio publicado en Scientific Reports sobre los efectos de la fertilización con fósforo y zinc en el crecimiento, rendimiento y calidad del grano de maíz. Un cultivo que sigue siendo estratégico en el regadío extremeño.

En la Unidad de Edafología de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (DAUCO) llevan años estudiando la interacción en el suelo del fósforo y el zinc (este último un nutriente no muy tenido en cuenta a la hora de fertilizar) para la nutrición de los cereales. Una adecuada disponibilidad de ambos elementos es clave para que los cereales absorban nutrientes del suelo y, por tanto, produzcan más y mejor alimento.

Los investigadores Antonio R. Sánchez, Hasna Nechate-Drif, José Torrent y María del Carmen del Campillo han analizado la fertilización con fósforo y zinc en maíz. Para ello probaron varios tratamientos en maíz en macetas de 10L de volumen con diferentes suelos mediterráneos. En un tratamiento añadieron sólo fósforo, en otro sólo zinc y, en el tercero, una combinación de fósforo y zinc. Además, usaron un tratamiento control, sin adición de fósforo o zinc. La fertilidad de los suelos calcáreos utilizados era reducida, debido al pH elevado que limita la disponibilidad de estos nutrientes, como es típico en los suelos mediterráneos.

A pesar de que, normalmente, cuando se añade sólo fósforo en otros cereales la planta suele producir mayor rendimiento, en este caso “fue una sorpresa ver que cuando añadías solo fósforo, también perjudicaba el crecimiento y el rendimiento” señala el investigador Antonio R. Sánchez. La mejor opción en cuanto al crecimiento y rendimiento del maíz fue, por tanto, la combinación de fósforo y zinc.

El regadío extremeño suma 56.000 has en una década con ciclos de sequía más habituales

Posted on

Casi el 30% de los regadíos sigue siendo por gravedad y no localizado

La pandemia, la subida de carburantes, energía e insumos, la guerra de Ucrania… Pese a ser muy graves y afectar de forma directa a la actividad agrícola y ganadera, nada preocupa más al sector en la actualidad que la falta de agua. La falta de precipitaciones en el año hidrológico, unido  a la escasez de agua en los principales pantanos claves para el regadío ha llevado la incertidumbre durante muchas semanas a miles de agricultores extremeños. De sectores tan importantes como el tomate para industria, fruta de hueso, maíz, arroz, olivar o almendro en superintensivo.

Aunque “solo” el 26,6% de la superficie agrícola cultivada en la región está en riego, su peso en la producción global, valor de mercado, exportación y mano de obra es mucho mayor. Sin agua, la agricultura extremeña languidece y con ella su fuerza agroindustrial en industrias de tomate, centrales hortofrutícolas, almacenes de maíz o industrias de arroz.

Extremadura ha ganado 56.000 hectáreas de regadío en poco más de una década, al pasar de  235.452 hectáreas en 2010 a 291.079 has en 2020, según dados de ESYRE. Aunque no es la única zona afectada, las Vegas del Guadiana son las que más hectáreas concentran de regadío y más industrias y centrales dependientes del mismo.

Tipo de riego
Del total de regadío, el 56% lo es con sistemas localizados, casi un 30% por gravedad, un 9,2% por aspersión y un 5% con sistemas automotriz. En la última década, la evolución de los sistemas de regadío en la región ha sido significativa al pasar los localizados –los que permiten mayor control y ahorro– de 92.000 a 158.000 hectáreas.

Según un estudio del Ministerio de Agricultura, “el riego por gravedad en Extremadura va descendiendo progresivamente habiendo perdido más del 18 % de superficie en los últimos once años. Únicamente el riego localizado presenta una clara tendencia ascendente llegando prácticamente a duplicar su superficie desde 2009 debido fundamentalmente al aumento de las plantaciones de cultivos leñosos”.   

Los cultivos de maíz, praderas polifitas y tomate de industria presentan prácticamente toda su superficie regada. El arroz, con la totalidad en regadío, es el sexto cultivo con más superficie de riego en Extremadura. Por el contrario olivar (65.569 has) y viñedo (32.506 has) que ocupan el primer y tercer puesto respectivamente en superficie regada, solo lo hacen en una pequeña fracción de su superficie total, 21,91% en el primero de ellos y 37,08% en el segundo caso.  

El real decreto-ley aprobado en el Consejo de Ministros a mediados de marzo contempla apoyos en los ámbitos fiscal, laboral, financiero e hidráulico que implican a seis ministerios, estimados en 450 millones de euros. Entre ellas, se adoptan medidas urgentes en la cuenca hidrográfica del Guadalquivir y del Guadiana, que serán de aplicación a determinadas unidades territoriales de escasez (UTES). Entre ellas, la reducción de entre el 50 % y el 100 % de las cuotas del canon de regulación y las tarifas de utilización del agua.

A mediados de febrero,  la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio de Extremadura envió a la Confederación Hidrográfica del Guadiana una propuesta técnica para la utilización del agua para el riego de los cultivos en la zona de las Vegas del Guadiana, en caso de sequía hidrológica, una vez realizado el reparto según la normativa vigente. En ella se recomendaba priorizar el riego de los cultivos más representativos como frutales, tomate, maíz y arroz, en ese orden.

Estas normas excepcionales se establecen según el carácter de permanencia o no de los cultivos, su nivel de consumo de agua, la productividad con relación al agua consumida y el nivel de empleo creado utilizando el ratio de UTA/m3 de agua consumida. En el caso de algunas comunidades de regantes, el agua disponible no llegará al 25% de un año hidrológico normal por lo que han planteado a sus agricultores riegos intermitentes y una capacidad de almacenamiento adecuada.

Syngenta crea su canal de podcast “Alimentando con Innovación, el campo habla”

Posted on

“Alimentando con Innovación, el campo habla” es el nuevo canal de podcast que acaba de lanzar Syngenta en Spotify y iVoox, desde dónde los periodistas especializados Soledad de Juan y Pablo Rodríguez Pinilla, que dirigen semanalmente el programa Onda Agraria (en Onda Cero). Los contenidos de estos podcasts pretenden acercar el medio rural a un público más amplio mediante un repaso tanto la actualidad de la compañía como temas del interés del sector, ya sean relacionados con la sostenibilidad, la innovación, la problemática de los cultivos, la política agraria, las tendencias en agroalimentación, etc.

Los podcast tienen una duración de 15 y 20 minutos y se podrán escuchar en las plataformas de Spotify e Ivoox además de a través del blog de Syngenta. Incluye entrevistas en profundidad a especialistas del sector, tanto pertenecientes a la compañía, como a catedráticos, investigadores, expertos en sostenibilidad, técnicos agronómicos, responsables de empresas agroalimentarias, agricultores profesionales, etc., con dar voz al medio rural y analizar sus desafíos de cara al futuro.

El primer podcast de este nuevo canal es una entrevista con Ronan De Hercé, nombrado hace tres meses nuevo Director General de Syngenta para la Unidad de Negocio de Protección de Cultivos para España y Portugal. En esta entrevista se repasan tanto la trayectoria profesional y vital de Ronan De Hercé, como la actualidad de Syngenta, sus compromisos con el sector y los retos del futuro a medio y largo plazo.

No os perdáis ningún capitulo de “Alimentando con Innovación, el campo habla” en:

Seipasa invertirá 4 millones de euros en las nuevas instalaciones de su complejo industrial en L’Alcúdia, Valencia

Posted on

Seipasa, empresa española especializada en el desarrollo, formulación y fabricación de bioinsecticidas, biofungicidas, bioestimulantes y fertilizantes, ha iniciado los trabajos de construcción del nuevo edificio dentro de su complejo industrial en L’Alcúdia, Valencia. La compañía ha anunciado una inversión de 4 millones de euros para dotarse de las instalaciones y de la tecnología necesaria para poner en el mercado su nueva línea de producto.

Este nuevo edificio, ubicado en la confluencia de la avenida Ronda de Europa y la calle Gutiérrez Mellado, dentro del polígono industrial La Creu de L’Alcúdia, también albergará las nuevas oficinas centrales de la compañía.

La instalación permitirá a Seipasa disponer de un espacio de 4.400 nuevos m2. De ellos, 2.900 m2 se destinarán a la nueva planta de producción y los otros 1.500 m2 restantes se reservarán para espacios de trabajo.

El nuevo edificio estará equipado con la tecnología más avanzada, y será totalmente sostenible en el uso de los materiales y eficiente en el consumo de energía. Los trabajos de construcción acaban de ponerse en marcha y se espera que estén terminados durante el primer trimestre de 2023.

Natural Technology®
El CEO de Seipasa, Pedro Peleato, ha explicado que el inicio de las obras de construcción representa el primer paso para el lanzamiento al mercado de la nueva línea de producto en la que trabaja la compañía.

“Nuestro departamento de I+D+i lleva años investigando en la formulación y desarrollo de una nueva línea de producto que se posicione como una alternativa real y eficaz frente a los herbicidas sintéticos que existen actualmente en el mercado. En Seipasa hemos trabajado para encontrar el equilibrio entre todas las piezas del tablero, desde la tecnología hasta los costes pasando por la regulación, para que esa alternativa sea una realidad en manos de los agricultores”, ha asegurado Peleato.

El CEO de Seipasa ha añadido que, en el caso de la UE, estamos hablando de una potencial desaparición a corto y medio plazo del 40% de las sustancias activas disponibles: “Se estima que pueden dejar de existir 2 de cada 3 fitosanitarios convencionales. Este escenario obliga a las empresas a poner todo su talento e innovación en el desarrollo de esas nuevas alternativas de la mano del biocontrol y, en el caso concreto de Seipasa, a partir de nuestro modelo de Tecnología Natural”.

Esta será la tercera gran ampliación efectuada por la compañía en los últimos 3 años en su complejo industrial para reforzar su capacidad innovadora, productiva y operativa, después de las acometidas en los años 2018 y 2021.

El 90% de las explotaciones de arroz en la región ya usa la siembra directa para ahorrar agua

Posted on

El arroz se enfrenta a una de sus campañas más complicadas en los últimos años ante la falta de lluvias y las limitaciones para riego que lo sitúan en el último lugar tras fruta de hueso, tomate y maíz. El sector arrocero regional, concentrado en las Vegas del Guadiana, que ocupa una extensión de entre 20.000 y 21.000 has en las últimas campañas, ha realizado importantes avances en los últimos años. En materia de nuevas variedades más adaptadas a la región, y sobre todo en la implantación mayoritaria de la siembra directa.

Un sistema que permite un importante ahorro de agua al realizarse en a lo largo del mes de abril sin necesidad de inundar los bancales, y posponer el uso de agua hasta mediados de junio. En torno a un 90% de las explotaciones de arroz regionales ya realiza esta práctica, que permite un control mayor sobre las malas hierbas y un tratamiento más racional de productos fitosanitarios.

Un estudio de la Universidad de Extremadura realizado por Francisco Javier Sánchez Llerena, hace ya varios años, llegaba a la conclusión que la siembra directa de arroz unido al uso del riego por aspersión permitiría ahorrar hasta un 75% del agua, además de mejorar las propiedades del suelo y hacerlo más productivo.

El Grupo de Investigación Gestión, Conservación y Recuperación de Suelos, Agua y Sedimentos (GORSAS) de la UEx ha venido estudiando las posibilidades que ofrecen otras técnicas alternativas al cultivo tradicional del arroz.

En el año 2009, el cultivo de arroz llegó a alcanzar las 30.000 has en Extremadura. El pasado año, la producción se situó en las 160.000 toneladas, de las que el 75% procedían de la variedad índica. La producción media se sitúa en las 7,5 tn/ has.

El municipio que unirá Don Benito y Villanueva de la Serena concentrará el 35% de tomate para industria extremeño

Posted on

Vista aérea de la fábrica de tomate de Alsat en Don Benito

Entre Pronat y Alsat en Don Benito y Transa en Villanueva de la Serena, suman 750.000 toneladas y el tomate de 8.000 hectáreas de cultivo

La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena que tantas portadas ha tenido a nivel nacional tras su referéndum, tendrá también importantes consecuencias en materia agraria y agroindustrial. Y entre ellas destaca especialmente el protagonismo que sumarán, ya de por si destacado por separado, en el cultivo y en la transformación de tomate para industria. Tras su unión, el municipio saliente de nombre todavía desconocido, se convertirá en la gran capital del tomate para industria de Extremadura y de España: sumará una transformación media por campaña –si la climatología lo permite- de 750.000 toneladas provenientes de una superficie de cultivo de unas 8.000 hectáreas. Con estas cifras, el municipio que dé lugar Don Benito-Villanueva de la Serena concentrará el 35% del procesado de tomate de toda Extremadura. Por delante de otros municipios claves para la industria tomatera regional como Villafranco del Guadiana, Miajadas o Santa Amalia. Gran parte de esta producción se destina al mercado exportador, lo que convierte al nuevo municipio en uno de los líderes de la exportación agroalimentaria de la región al ser el tomate, junto a la fruta, el producto con más peso en la balanza exportadora.

Industrias
En el término  de Don Benito, en el Polígono San Isidro, se ubica la industria cooperativa Pronat, fundada en 2003 vinculada a la cooperativa Casat, que en una campaña normal puede transformar unas 250.000 toneladas y tener contratos con unas 2.780 hectáreas. También mantiene su actividad desde hace muchos años la empresa Alsat, creada en 1985, dedicada a la producción de concentrado y dados de tomate en aséptico. La fábrica es propiedad del grupo Centunión. En una campaña normal puede producir en torno a las 170.000 toneladas, procedentes de unas 1.850 hectáreas de cultivo.

Mientras, a las afueras de Villanueva de la Serena se ubica una de las industrias gigantes del tomate extremeño, Transa, empresa fundada en 1965 por Rafael Carranza, que cuenta también con presencia industrial en el mercado portugués en la zona de Ribatejo. Desde el año 1972 elabora tomate en polvo. En una campaña normal produce en torno a las 340.000 toneladas de tomate procedentes de unas 3.500 hectáreas de cultivo, siendo junto a la industria de Conesa en Villafranca del Guadiana y a Tomates del Guadiana en Santa Amalia, una de las de mayor capacidad de transformación del tomate regional.

Entre Transa, Pronat y Alsat compran cada campaña en torno al 34% de las hectáreas de cultivo de tomate para industria de la región, unas 8.000, sobre una media de 23.000/24.000 cuando las condiciones climatológicas acompañan.

Estas otras dos localidades, Villafranco del Guadiana, como centro operativo más destacado de Conesa Group, la industria líder del tomate regional, y Santa Amalia, que cuenta con las industrias cooperativas de Tomates del Guadiana y Tomalia, también mantienen un importante peso en el tomate para industria extremeño.

Aunque en número de industrias, el municipio que alberga más empresas relacionadas con el cultivo, debido especialmente a su ubicación estratégica al lado de la Autovía Madrid-Lisboa, es Miajadas (Cáceres). A las afueras del municipio se encuentran las instalaciones de las industrias transformadoras Conesa Vegas Altas –la antigua industria cooperativa Tomix que promovió Acorex- e Inpralsa, propiedad de GB Food (Gallina Blanca). Mientras, alberga también las industrias envasadoras y comercializadoras de tomate Solis del grupo Nestlé –que en su día llegó a transformar tomate- y Tomcoex. Esta última promovida en su día por Acorex con apoyo financiero de Extremadura Avante, y que actualmente es propiedad del grupo Aceitunas Cazorla.

La guerra en Ucrania y la climatología pueden rescatar el cultivo de girasol en Extremadura

Posted on

La región sembró 12.294 has en la pasada campaña, de las que el 65% fueron en secano

Hace muchos años que el cultivo de girasol perdió el protagonismo que llegó a tener en la década de los 80 y 90 del siglo pasado en Extremadura. Sin embargo, el freno que ha supuesto la guerra de Ucrania a las importaciones de aceite de girasol unido a las dificultades para regar en otros cultivos ha vuelto a poner el foco en este cultivo.

Según datos de ESYRE, la Encuesta de Superficies Agrarias del Ministerio de Agricultura referidos al año 2021, el cultivo de girasol en Extremadura alcanzó las 12.294 hectáreas. De este total, unas 7.885 lo fueron en secano, es decir casi el 65%. Un dato muy importante para valorar dada las dificultades que están encontrando este año otros cultivos industriales como tomate, maíz o arroz en la región por la escasez de agua en los embalses.

Los datos de superficie de girasol en la región suponen un repunte frente a los de la campaña del 2019 cuando bajaron de las 10.000 hectáreas, pero están muy lejos de las 20.874 hectáreas sembradas en el año 2015. A nivel nacional, Castilla y León, Andalucía y Castilla-La Mancha son de largo las regiones con más hectáreas de girasol, y con mayor volumen de producción.

Según los datos de la Asociación Española del Girasol, la superficie de cultivo en los últimos años en el mercado español ha estado estabilizada en las 700.000 hectáreas, siendo el tercer país de la UE en superficie solo por detrás de Rumania y Bulgaria. En la UE se producen una 10 millones de toneladas de girasol. Si dentro de la UE se siembran unas 4 millones de hectáreas, es en los antiguos países del Este de Europa con Ucrania a la cabeza donde se concentran más de 15 millones de hectáreas de cultivo. En los últimos años, más del 65% del aceite de girasol que consume España procede de industrias ucranianas.

Rendimientos
Las siembras de este cultivo en España se inicia en febrero y continúan en los meses de abril y mayo, así como en el resto de Europa. El rendimiento medio anual oscila en secano entre las 1.200 y los 1.500 kilos por hectáreas, aunque en el caso de regadío se pueden superar los 4.000 kilos /has, como han demostrado los ensayos del Grupo Operativo Oleoprecisión en las que están presentes Cicytex y Acopaex. Eso sí, con menores dotaciones de agua que otros cultivos industriales.

En los últimos años, la entrada en el mercado del girasol alto oleico ha elevado considerablemente el interés de la industria agroalimentario por este tipo de grasas para su producción. Hay que tener en cuenta que el aceite de girasol supone más de 40% del consumo de grasas vegetales en el mercado de consumo español, muy cerca de los aceites de oliva.

Alto oléico
Según la Asociación Española del Girasol, “uno de los factores que ha sido determinante en el incremento del consumo de aceite de girasol, es su mayor demanda por parte del sector agroalimentario. El girasol es líder en ventas para la industria conservera de pescado. A los aceites de girasol especiales, como el alto oleico, se les han abierto nuevas posibilidades sobre todo en el sector de las galletas, bollería y dulces varios, así como en la producción de aperitivos, precocinados, snacks, etcétera, en sustitución del aceite de palma”.

El sector del girasol tiene claro el resurgir del cultivo por varios motivos. “El mejor posicionamiento del aceite de girasol por precio frente al aceite de oliva en la demanda de hogares y restauración, y por calidad frente a otros aceites más baratos como la colza, palma o soja para su empleo en la industria alimentaria, no se ha traducido en un aumento de las superficies de cultivo y de las producciones en España y esta situación con toda seguridad se corregirá”.

La nueva empacadora de cámara fija CASE IH RB 344 renueva su diseño con mejoras técnicas

Posted on

La nueva rotoempacadora de cámara fija RB 344 de Case IH incorpora cambios en cuanto a diseño y rendimiento respecto al modelo anterior. Se trata de una máquina compacta y maniobrable, que ofrece una excelente relación calidad-precio y realiza todas las tareas de empacado con facilidad, con lo que el agricultor solo necesita una máquina para realizar su trabajo.

Michal Jankowski, Director de Marketing de Producto de Case IH, afirma: “La RB 344 cuenta con una gran aceptación en toda Europa gracias a su capacidad para producir pacas densas y perfectamente formadas de 120 cm x 125 cm en todas las condiciones de cultivo. Los agricultores también valoran su facilidad de uso, versatilidad, fiabilidad, durabilidad y bajos costes de mantenimiento”.

“La nueva versión de esta popular y eficaz empacadora tiene un diseño moderno y llamativo en línea con los nuevos productos Case IH. Hay dos modelos: el RB 344 F Rotor Feeder y el RB 344 R Rotor Cutter, que ya están disponibles en los concesionarios Case IH. Ambos son muy eficientes y trabajan cómodamente incluso con tractores de menos de 80 CV”.

La característica de diseño más evidente de la RB 344 es su moderna protección lateral, que incorpora un robusto bastidor metálico, bisagras superiores y soportes de los amortiguadores de gas. Además de abrirse por completo para facilitar el acceso para tareas de servicio y mantenimiento, protege las bobinas de malla que hay de repuesto almacenadas en la máquina. Los parachoques de goma a ambos lados del bastidor del portón trasero garantizan que se cierre de forma suave y silenciosa, mientras que el cableado pasa ahora por el interior de la barra parachoques y las luces delanteras se han reubicado para conferir un aspecto robusto y profesional.

Detrás de este nuevo y atractivo revestimiento, la RB 344 introduce una serie de mejoras mecánicas que incrementan el rendimiento y la durabilidad, a la vez que reducen los costes operativos. Por ejemplo, el rodillo separador, la cámara de empacado, el rodillo del suelo y el pick-up son ahora accionados por cadenas de transmisión de alta calidad con pasadores cromados y placas endurecidas que tienen un ciclo de vida más largo y reducen los costes de mantenimiento. Los rodamientos que soportan la transmisión principal, el rodillo separador y el rotor en el lado de accionamiento también se han mejorado con juntas muy eficientes que evitan la contaminación por polvo.

Manuel Vázquez Calleja (Conesa Group): “El precio del tomate ha aumentado un 31% con respecto a la campaña pasada”

Posted on

Entrevista con
Manuel Vázquez Calleja
CEO de Conesa Group

Ante un escenario complejo desde el punto de vista climatológico y de aumento de costes -energéticos, envasado y logísticos- ¿cómo afronta una industria tan importante como Conesa la campaña?

En todo negocio o en toda empresa siempre hay un factor de riesgo y por tanto una incertidumbre que es inherente a los mismos, pero en este momento la incertidumbre se ha multiplicado por 10 o por 20, lo que nos obliga a realizar una gestión diferente de la que veníamos realizando.

 Por ejemplo, el precio del gas natural se ha incrementado alrededor de un 460% y la electricidad igualmente alrededor de un 400%, esto en muy poco tiempo lo que hace muy difícil que se puedan mantener por ejemplo precios a un año en los productos que se fabrican todo el año. Los incrementos de coste de las energías se han acrecentado con la invasión de Ucrania, pero ya desde diciembre habían aumentado muchísimo los precios. Esto hace que o bien se hagan contratos por un corto periodo de tiempo o bien se indexe el precio de venta a los costos energéticos. Otro ejemplo es el incremento continuo de los costes de entrega de las mercancías. Antes se podía mantener el precio durante todo el periodo de contrato, ahora se han de introducir clausulas en los contratos para revisar los costes de transporte.

En definitiva, estamos en un entorno muy volátil y hay que tener mucho cuidado con las decisiones que se toman. No queda otra que adaptarse a las circunstancias y tener una visión más cortoplacista hasta que el entorno se normalice.

En lo que respecta al punto de vista climatológico, poco podemos hacer y solo queda ver si estamos en un ciclo de sequía o es una cuestión estructural.

El sector alcanzó hace semanas un acuerdo de precios por toneladas, sensiblemente superior al abonado la campaña pasada, ¿cómo lo valora?

La situación de incremento de costos para agricultor en la gran mayoría de los inputs del cultivo como pueden ser los fertilizantes, que ha triplicado el precio, el gasóleo, la cinta de riego, los fitosanitarios, etc hacían necesario que el precio del tomate sufriera un aumento acorde a ese incremento de Costes. Además, el precio de los productos agrícolas alternativos como el maíz u otros cereales hacían necesario dar un plus para hacer que el agricultor se decantará por cultivar tomate. Pero ha habido un factor clave determinante para que el precio, en mi humilde opinión, haya subido por encima de lo que debería haber sido razonable, que es la situación de escasez de agua a la que nos enfrentamos en la Cuenca del Guadiana.

Estos tres factores han hecho que el precio aumente en un 31% con respecto a la campaña pasada. Es el aumento de precios más importante que ha habido en la cuenca del mediterráneo y que de un año para otro ha supuesto que España pase de ser el país con el precio más competitivo de Europa a uno de los países con el precio de la materia prima más alto.

Situaciones como la actual de falta de agua pueden repetirse -y de hecho lo hacen cíclicamente. ¿Qué puede y debe hacer el sector productor para afrontarlo en el futuro?

Gran parte del sector productor, tanto los transformadores como los agricultores, hemos hecho los deberes en los últimos años en lo relativo a la gestión eficiente del agua. Las industrias contamos todas con modernos sistemas de depuración de agua que no solamente nos permiten verter la misma a cauce público dentro de lo que nos exige la legislación medioambiental, sino que además nos permite reutilizar el agua en las industrias. Aproximadamente un 80% del agua que utilizamos las industrias se reutiliza y además las industrias transformadoras de tomate somos generadoras de agua al evaporarla y posteriormente condensarla en nuestro proceso de concentración.

En la parte agrícola, el productor también en su gran mayoría ha modernizado sus instalaciones de riego, pasando del tradicional riego a manta a el riego por goteo.

Donde creo que aún se debe hacer bastante en la gestión eficiente del agua es por parte de administraciones públicas: Comunidades de Regantes, Confederación hidrográfica del Guadiana, Junta de Extremadura y Ministerio de transición ecológica.

Hay en esta región una parte muy importante de las infraestructuras de distribución de agua para riego qué son las originales del plan Badajoz, siendo infraestructuras ineficientes que pierden agua por filtraciones, por evaporación y que en bastantes casos no se tienen un control suficientemente preciso del agua que se consume en las  explotaciones.

Se debe afrontar un plan integral para la gestión del agua que debería incluir aspectos como  la modernización de aquellas infraestructuras de distribución de riego que aún no lo estén, el control de la utilización del agua en las explotaciones, disminuir y limitar las explotaciones que se rieguen a manta, dar ayudas a los agricultores para modernizar los riegos, aumentar las reservas hidráulicas mediante la construcción de presas fuera de cuenca para bombear el agua desde el río Guadiana hasta las mismas evitando que  se vaya al país vecino más caudal del legalmente establecido( el pantano de Alqueva está al 81% de su capacidad cuando los embalses extremeños están al 28%).

Además, se debería poner en marcha un Plan Hidrológico Nacional que interconectara todas las cuencas españolas y que evitara que una sola gota de agua fuera al mar.  Dentro de Comunidad Extremeña la interconexión de las cuencas del Tajo y del Guadiana es relativamente fácil y económico.

¿En qué momento se encuentra el mercado mundial de tomate para industria a nivel de stock y previsión de cosecha mundial?

En lo que se refiere a niveles de stock para vender, afortunadamente el mercado está bastante vacío. En la actualidad la demanda del mercado es superior a la oferta lo cual es positivo para poder trasladar los aumentos de costes tan importante que vamos a tener los industriales. La previsión de cosecha a nivel mundial es solamente de 1,2% superior a la del año pasado lo que sin duda será insuficiente para cubrir el hueco que existe en el mercado.