tomate

Eduardo Fernández (Apis y Fruco): “La entrada en platos de comida sana mediterránea lista para comer y la exportación serán claves este año”

Posted on

Entrevista con
Eduardo Fernández
Director General de Carnes y Vegetales (Apis y Fruco)

Si a pie de calle preguntaran a millones de españoles si alguna vez en su vida han comido algún producto de la marca APIS o FRUCO, la gran mayoría contestaría afirmativamente. Con sede en Mérida, la actual Carnes y Vegetales comenzó su andadura con productos cárnicos en el año 1929 y su producción vegetal, muy especializada en tomate, en el año 1953. Con el paso de los años, la actual APIS se ha consolidado como la empresa marquista agroalimentaria extremeña más importante. Tras la entrada de ACOPAEX y Tomates del Guadiana en 2011, las señas de identidad extremeñas han quedado aun más reforzadas. La apuesta por la calidad, la innovación, la seguridad alimentaria, los productos saludables, la gestión medioambientalmente responsable y por el mercado exterior marcan el futuro de la empresa, que mantiene sus factorías en Mérida y Montijo.

¿Qué ha supuesto el COVID-19 para la empresa?

A nivel de comercialización, el canal Horeca de Hostelería y Restauración no es fundamental en nuestra facturación, aunque tenemos presencia en él. Las marcas APIS y FRUCO están pensadas y orientadas hacia el consumidor doméstico. Además, en las semanas en la que la Gran Distribución tenso la cuerda ante la avalancha de compras en los hogares durante el confinamiento, APIS respondió muy bien con nuestra estructura y capacidad productiva. Sí queremos crecer en Horeca con nuevos productos como una línea de untables en monodosis y también con salsas listas para complementar platos.

¿Cuál es el principal reto que tiene la empresa?

Creo que no solo es un reto de APIS sino también de toda Extremadura y de todo el sector del tomate: aumentar considerablemente la cantidad de producto envasado y acabado que sale al mercado con más valor añadido y destacando además el origen extremeño del mismo. Hay que ponerle al tomate extremeño nombre y apellidos, tanto en el mercado nacional como en la exportación. Hay que conseguir estar en el mercado con más producto terminado y menos bidones.

¿La exportación debe ser fundamental para Apis en los próximos años?

Debemos crecer en las ventas en el exterior con producto envasado que genere más margen y valor añadido. Es verdad que en este aspecto, los costes logísticos y el acceso a puertos de forma rápida y eficiente son claves, y Extremadura por su ubicación geográfica y vías férreas actualmente tiene más limitaciones. El coste logístico añadido que nos supone poner en el mercado europeo un producto no nos lo compensa la Gran Distribución, sino que tenemos que asumirlo nosotros.

¿Cuáles son actualmente los productos claves de APIS y FRUCO?

En el caso de la marca APIS, la gama de patés y magros sigue siendo un referente de calidad en el mercado. Al igual que los callos, del que tenemos una cuota de mercado destacada. En vegetales, nuestro producto estrella es el tomate triturado, el más parecido al tomate natural. APIS es la marca líder en este segmento de producto, por su altísima calidad. En el caso de FRUCO, contamos con una gama de productos artesanos que han tenido muy buen acogida. Lo importante es fidelizar a los clientes y solo se consigue con una buena calidad, por encima del precio. Es una tendencia clara en el mercado.

¿Cómo influyen los cambios de hábitos de consumo?

El consumidor cada vez es más sensible hacia el concepto salud de los productos, la sostenibilidad y el origen del mismo. Aquí, la experiencia de APIS es muy importante. Poder contar con materias primas de excelente calidad de nuestros productores, son algunos de nuestros aspectos claves y diferenciales. Este control completo del proceso nos permite ofrecer el mejor tomate con una garantía alimentaria total, de forma sostenible y respetando el medioambiente. Se deben rescatar esos valores.

Uno de los lanzamientos que tenemos en marcha es una línea de platos de comida sana con un perfil mediterráneo listos para consumir. Sin aditivos (conservantes, colorantes,…) todo con ingredientes naturales. El concepto tiempo hoy en día es clave para el consumidor. Especialmente  para uso individual o pequeñas familias. Platos de uso fácil, con buen equilibrio nutricional, innovadores y que regalen tiempo a quien los consuma.

Domingo Fernández (Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura): “La apuesta industrial de las cooperativas nos ha permitido mantener a Extremadura como líder en el cultivo del tomate”

Posted on

Entrevista con
Domingo Fernández
Presidente de la Sectorial de Frutas y Hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

Tras una campaña muy complicada con un rendimiento medio por hectárea muy bajo ¿cómo se presenta la nueva?

La nueva campaña de tomate para industria en Extremadura se presenta como cualquier cultivo agrícola: con las perspectivas puestas en la climatología, esperando volver a una cosecha normal, ya que la del año pasado fue una campaña desastrosa y el cultivo no aguanta una mala cosecha con los precios actuales. El tomate es uno de los cultivos estrella de nuestra región y ahora lo importante es alcanzar una buena cosecha que garantice una campaña óptima.

¿Hay riesgo real de que productores que llevan muchos años en el cultivo lo abandonen?

 Aunque algunos pueden abandonar, la mayoría de los productores de tomate extremeños se mantendrán debido a las fuertes inversiones que requiere el cultivo del tomate y que se han realizado. De este modo, desde Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura estimamos que la superficie que este año se destinará a este cultivo será similar a la de la campaña anterior.

Los productores llevan varias campañas pidiendo un aumento de precios por kilo ¿es factible este aumento?

El aumento del precio no es que sea factible, es que es necesario para poder continuar con el cultivo de tomate para industria en Extremadura. Este año hemos dado el primer paso pero esta tendencia alcista debe continuar en los próximos, tal y como se estamos defendiendo desde las cooperativas y OPFHs asociadas a Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura.

Las cooperativas tienen un peso capital en varias de las industrias de transformado ¿los precios serían más bajos aún de no existir estas industrias cooperativas?

Con toda seguridad. Hace veinte años, cuando las cooperativas dimos este paso fue un  acierto porque es lo que nos ha permitido mantener a Extremadura como líder en el cultivo del tomate. La competencia es buena y sana y los agricultores que se sumaron a este proyecto industrial de las cooperativas agroalimentarias extremeñas están cobrando más precio por su tomate, sin tener que entrar en el conflicto de los precios de todos los años.

No podemos olvidar que las cooperativas son las empresas de los agricultores y ellos participan en el beneficio de la transformación de  las industrias cooperativas, por eso cobran más por su producción. Sí es cierto que el equilibrio debe residir en todas las partes, porque es fundamental para el cultivo del tomate: el sector productor tiene muy claro que las dos partes deben ganar y eso debe tenerlo claro también la industria, y la industria cooperativa lo tiene muy claro.

Los seguros agrarios son claves en el cultivo del tomate. ¿Cómo habría que perfeccionarlos a la realidad del cultivo?

Los seguros agrarios son claves en el cultivo de tomate para industria en Extremadura, que asegura el 100% de la superficie. Los seguros tienen muchas cosas mejorables, como la cobertura de daños por las altas temperaturas que desde Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura hemos propuesto que se incluya en las reuniones que tenemos con la Consejería de Agricultura y con Agroseguro para ampliar la cobertura del seguro. 

En pocas campañas hemos visto rendimientos muy altos por hectárea y otros muy bajos ¿La climatología es la que manda o hay otros factores importantes que influyen?

Los rendimientos altos de otras campañas han estado motivados principalmente por la mejora en el cultivo, con riegos por goteo, variedades, fertirrigación, tratamientos, etc. Es en los rendimientos bajos donde sí influye la meteorología, si hay tormentas, si las temperaturas no acompañan o si se originan epidemias precisamente por estas anomalías climáticas.

Manuel Vázquez Calleja (Conesa Group): “Actualmente en el mercado no hay stocks de tomate disponibles para venta”

Posted on

Entrevista con
Manuel Vázquez Calleja
CEO Conesa Group

¿Cómo ha sido el año 2020 para Conesa Group?

Desde el punto de vista industrial la campaña 2020 no ha sido buena debido a que la transformación del tomate ha sido en torno a un 18% más corto de lo esperado. Como consecuencia de la climatología adversa habida durante la primavera dónde llovió durante el mes de abril más de lo habitual, retrasando el trasplante y posteriormente durante los meses de junio y julio las elevadísimas temperaturas provocaron innumerables problemas de enfermedades, abortos florales etcétera. El rendimiento agrícola fue muy inferior a lo esperado, lo que tuvo un impacto negativo en los costos de transformación que fueron mucho más altos debido al no solamente menor número de kilos transformado sino también al hecho de tener las fábricas abiertas durante el mismo número de días que una campaña normal, pero transformando una cantidad de kilos muy inferior a la habitual.

Desde el punto de vista comercial el año no ha sido malo. Hubo un efecto COVID en los meses de marzo y abril donde las salidas subieron muy por encima de lo habitual, después bajaron durante los meses de junio julio y durante los últimos meses del año han subido a un ritmo algo superior a lo habitual. En general ha sido un año donde afortunadamente el efecto COVID no ha afectado al sector del tomate desde el punto de vista comercial y dónde el mercado se ha comportado de una manera positiva.

¿Cómo se presenta la nueva campaña?

El World Tomato Processing Council, ha publicado recientemente las intenciones de transformación a nivel mundial que se elevan a 39,5 millones de toneladas, que suponen 1,11 millones de toneladas más que el pasado año. Actualmente en el mercado no hay stocks disponibles para venta por lo que si las previsiones de producción se cumplen entiendo que no habría problemas para que el mercado las absorba, pero hay un hecho muy importante y es que ¿vamos a ser capaces los transformadores de trasladar al mercado los importantísimos incrementos de coste que vamos a tener este año?.

El tomate ha subido entre 10% y un 13%; la chapa metálica con las que se fabrican los bidones donde se envasan los distintos productos que fabricamos, ha doblado su precio por lo que se esperan subidas del bidón de aproximadamente un 24%; el barril de petróleo está actualmente a 70 dólares cuando en el primer semestre del año pasado, referencia que se toma para calcular el precio del gas natural que se emplea durante la campaña, estuvo a 36 dólares. El Gobierno a partir del 1 de junio va a aprobar un cambio normativo en las tarifas eléctricas que van a tener un importante impacto en las industrias transformadoras; los fletes, los precios del transporte para según qué destinos han sufrido incrementos importantísimos.

¿Se alcanzarán  las mismas hectáreas de cultivo en este año 2021?

Los contratos de compraventa se firmaron a finales de enero por lo que ya tenemos una idea inicial de las hectáreas que se van a trasplantar. Estas son ligeramente superiores a las contratadas el año pasado por la misma fecha, si bien es cierto que por las condiciones climatológicas el año pasado finalmente se plantaron unas 1.000 hectáreas menos de las contratadas y el rendimiento agrícola fue muy inferior al habitual estando en torno a los 77 toneladas por hectárea frente a las 91 del año anterior, lo que efectivamente impactó en los kilogramos recogidos finalmente. Confiemos que este año las condiciones climatológicas acompañen y se puedan trasplantar todas las hectáreas contratadas y haya buenos rendimientos agrícolas.

El tema de los precios siempre es recurrente campaña tras campaña, ¿de qué factores depende sobre todo en una campaña?

Depende de numerosos factores. En primer lugar y uno de los más importantes, es la situación de los mercados internacionales. No es lo mismo afrontar una campaña en que como la de este año no hay stocks para vender que una en la que los haya, eso obviamente va a influir en el precio al cual los transformadores podamos pretender vender y por tanto a los cuales podemos pagar a los agricultores. En segundo lugar, otro factor que afecta al precio que se pueda pagar al agricultor, son los cultivos alternativos como so el maíz en Extremadura, el algodón en Andalucía, China o en Estados Unidos y por último la competitividad que pueda tener el transformador en el lugar en el que se encuentra. Por ejemplo, este año por el efecto cambio euro-dólar los transformadores fuera de la Unión Europea como Estados Unidos, China, Chile, Ucrania y Egipto simplemente por la devaluación del dólar van a ser un 10-12% más competitivos que los transformadores europeos. ¿Qué va a ocurrir?.

Con la pandemia a nivel mundial, ¿ha aumentado la demanda de productos relacionados con la industria del tomate o la crisis del sector Horeca se ha notado?

Como bien sabemos, la pandemia ha provocado cambios muy importantes en los hábitos de consumo. Los confinamientos habidos a nivel mundial han llevado a que la gente permanezca en sus casas, no consuman fuera de las mismas y por tanto se ha producido un aumento importantísimo del consumo en el canal retail. Sensu contrario, el consumo fuera del hogar, es decir todo relacionado con el Horeca el Food Service, ha bajado considerablemente. En cualquier caso creo que en el sector del tomate la balanza se ha inclinado hacia el aumento del consumo en el canal retail versus el descenso en el canal Horeca. Habrá que ver si después de la pandemia, cuando todo se normalice, este incremento del consumo se mantiene o vuelve a los niveles anteriores a la pandemia.

Miguel Halcón (ALSAT): “El COVID y el Brexit han supuesto un incremento del consumo de los derivados del tomate”

Posted on

Miguel Halcón
Sales Manager de ALSAT

Alimentos Españoles ALSAT S.L. es una de las empresas privadas punteras en el sector del tomate extremeño. Acaba de anunciar la instalación de una nueva línea completa para la producción de pulpa de tomate/tomates triturados de 8-10 mm para antes del inicio de la nueva campaña.

“La campaña 2021 se presenta como un nuevo reto a nuestra competitividad en los mercados internacionales. Lo primero que nos encontramos es que debido a la caída de rendimientos en campo principalmente en Extremadura durante la campaña 2020, la mayoría de las fábricas tenemos problemas para servir los contratos cerrados con nuestros clientes pues no dispusimos de la materia prima necesaria. Así pues todos nosotros necesitamos producto 2021 (que será mucho mayor en coste) para servir los contratos 2020 (de menor precio pues se cerraron previos a la falta de materia prima 2020). Debido a la bajada de producción generalizada 2020 los stocks son bajos y los precios llevan una tendencia ascendente. Pero no tenemos producto para vender en el mercado spot. Normalmente estas ventas spot no suponen más del 5%  para empresas con cartera de clientes consolidadas.

Además, el COVID y el BREXIT han supuestos dos variables aceleradoras de las salidas, y de incremento de consumo de los derivados del tomate. Es difícil de calcular el porcentaje pero qué duda cabe que los productos derivados del tomate han sido más consumidos durante la época de pandemia que sufrimos, aunque desconocemos si una vez pasada la pandemia (esperemos sea pronto) y vuelto a los hábitos normales, el consumo de derivados de tomate vuelva a cantidades prepandemia.

Así pues la campaña 2021 de comercialización se encuentra con el reto de una subida de costes importante (materia prima, packaging, energía, emisiones de CO2) y que debemos repercutir al mercado. Por este motivo dependeremos de que no haya países más competitivos que nosotros, para así que se resientan nuestras ventas».

Los productores extremeños cultivarán esta campaña el 67% del tomate español para industria

Posted on

Se mantiene estable en la región el número de hectáreas con 23.892 y la producción contratada con 2,16 millones de toneladas

Los tomateros extremeños se han dado otra oportunidad. Tras un nefasta campaña 2020 en cuanto a rendimiento y rentabilidad por hectárea del cultivo por la adversa climatología y los precios, las cifras provisionales de plantación y contratación de la nueva cosecha han resultado mejores de lo esperado. Y demuestran también la fidelidad a un cultivo de los tomateros extremeños, al ser un cultivo muy especializado y que les ha exigido importantes inversiones materiales que no valdrían para otro cultivo.

Según los datos provisionales de la Mesa del Tomate, la producción contratada por los productores regionales con las industrias será de 2,16 millones de toneladas para un total de 23.892 hectáreas. Esta superficie es prácticamente igual a la inicialmente contratada en la campaña del 2020, que fue de 23.980 hectáreas para un total de 2,19 millones de toneladas que finalmente se quedaron en 1,75 millones de toneladas y 76.000 kilos por hectárea. En la nueva campaña de este verano, el rendimiento medio esperado supera ligeramente los 90.000 kilos por hectárea.

Según asegura Carlos Sánchez, gerente de Tomalia, “esperamos la próxima campaña con entusiasmo, confiando en que sea un año positivo para nuestros agricultores que compense las dificultades del año pasado provocadas principalmente por el clima. Esperamos que el mercado responda positivamente a la subida de precios del producto que se prevé para este año, como consecuencia de la subida de los costes de producción”.

Líder nacional
Los datos de hectáreas y contratación muestran a las claras el liderazgo que sigue teniendo Extremadura, concentrado en las Vegas del Guadiana y en los regadíos del Alagón. Según  los datos de la Mesa del Tomate, la producción nacional contratada en esta campaña 2021 será de 3,23 millones de toneladas. Lo que significa que la producción extremeña es el 67% del total nacional. Andalucía es la segunda comunidad en importancia con 763.000 toneladas en esta próxima campaña en 7.114 hectáreas. El rendimiento por hectárea en el caso del tomate andaluz sigue siendo mucho más elevado que el de Extremadura. En esta campaña se espera que sea de 107.000 kilos de media, unos 17.000 kilos más que en el caso extremeño. El Valle del Ebro con 210.000 toneladas es la tercera zona con mayor producción.

Extremadura alberga alguna de las mayores industrias del sector de transformación de tomate del mercado español entre las que destacan el Grupo Conesa -con presencia en todas las Vegas del Guadiana-, Tomates del Guadiana, Transa, Tomalia, Pronat, o Alsat, Martinete, Monlinz o Sol de Valdivia. Y también industrias que cuentan también como valor añadido con una gran volumen de comercialización en envasado de sus tomates, tanto con marca propia como para la Gran Distribución, como Apis, Inpralsa-GB Food o Cidacos. Además de las factorías de Nestlé-Solis  y de Tomcoex en Miajadas (Cáceres).

Las industrias de transformación de tomate extremeñas se han convertido en el sector líder de la exportación agroalimentaria extremeña, por delante de la fruta. Más del 80% del total se destina al mercado exportador, con mercados muy destacados como Francia, Reino Unido o Alemania entre otros muchos. Tanto en producto a granel muy variados como ya envasado en numerosos formatos.

Las industrias de tomate son los mejores clientes de los distintos corredores ferroviarios que se han creado en los últimos años tanto desde Mérida como Badajoz rumbo a los puertos andaluces y de Portugal.

Una radiografía de los grandes cultivos extremeños en el 2020

Posted on Actualizado enn

Juan Francisco Blanco, director gerente de  ACOPAEX

Tomate para industria y olivar de secano convencional concentran las mayores pérdidas mientras el maíz presenta buenas perspectivas para el 2021, año que será clave para la fruta de hueso con la apertura de nuevo de Brasil

El año 2020 será recordado por la pandemia del Covid-19 que ha afectado a todos los niveles sociales, económicos y laborales, pero también por las serias dificultades que han atravesado además varios de los principales cultivos y productos del campo regional.

Juan Francisco Blanco, director gerente de  ACOPAEX, la mayor cooperativa agraria de Extremadura por facturación y con un peso muy destacado en alguno de los principales cultivos regionales, analiza cómo ha sido el año 2020 en cada uno de ellos.

Un año muy complicado para el tomate para industria, con pérdidas para los productores, después de dejar de producir más de 440.000 toneladas de las contratadas por dificultades climatológicas y un rendimiento por hectárea mucho menor. La fruta de hueso ha mejorado algo, pero la imposibilidad de exportar ciruela -el producto estrella- a su principal mercado, Brasil, ha sido un lastre. Aunque se han perdido hectáreas por los arranques. El maíz ha dado un respiro en precios y puede crecer en el 2021 en hectáreas. Mientras el arroz ha tenido un mejor comportamiento en precios mientras que el olivar de secano ha tenido una campaña desastrosa en kilos y rendimiento, salvada por el olivar de moderno de regadío. En otros importantes cultivos como el viñedo, la actual situación de la pandemia y las ventas en el Canal Horeca están teniendo un efecto crítico para muchas bodegas, más atenuado para las ventas a granel de vinos jóvenes de campaña.

TOMATE
Campaña muy complicada por las adversas condiciones climáticas. Primero lluvias en la plantación entre marzo-abril, que originó inundaciones en muchas parcelas ya plantadas, con lo que hubo que hacer tratamientos costosos para salvarlas o replantarlas. En otras parcelas originó retrasos en la plantación con las plantas en los semilleros ya disponibles, muchas se plantaron envejecidas. Se distorsionó la programación, algunas se hicieron muy tarde.

En segundo lugar en cuanto a adversidades climatológicas, nos llegó una ola de calor extremo en junio-julio, que afectó gravemente al tomate tardío. Con lo cual, la producción por hectárea bajó considerablemente, de una media en el entorno de las 96 toneladas por hectárea de los últimos años a  76 toneladas por hectárea, un 20 % menos de producción. Esto ha supuesto  unas pérdidas considerables para nuestros agricultores, ya que hemos ingresado una media de 1.400 euros menos por hectárea. No solo no hemos obtenido beneficios, si no que hemos incurrido en unas pérdidas considerables. Las OPFH teníamos contratadas 2.198.400 toneladas y hemos entregado 1.757.400 toneladas. Por tanto hemos producido 441.000 toneladas menos, lo que nos ha supuesto unas pérdidas en este cultivo de más de 30 millones de euros.

El ambiente entre los productores es de desánimo total. Los seguros agrarios no han respondido como se esperaba, En cultivos de alto valor añadido como el tomate que se asegura prácticamente el 100% de las hectáreas,  se ha planteado incluir para las próximas campañas entre los siniestros este tipo de adversidades climatológicas como son las olas de calor, La lentitud en la toma de decisiones en los seguros agrarios es desesperante, y eso genera incertidumbre.

Para esta campaña se va a plantear a las industrias una subida importante en el precio del tomate. Es inviable económicamente cultivar tomate con los precios que se han realizado los contratos en los últimos años. El pasado año todos los agricultores perdieron dinero con el cultivo. Si no hay una subida considerable no se llegaran a las hectáreas necesarias para que la industria cumpla sus contratos. Entendemos que no habrá problemas con esta subida  toda vez que desde la industria se ha manifestado en distintas ocasiones que el precio del concentrado ha experimentado una subida importante en los mercados y hay escasez de concentrado.

FRUTA DE HUESO
La campaña de la fruta la podemos considerar algo mejor que la del año pasado, pero dentro de una profunda crisis que nos afecta desde el veto ruso y no remontamos. Se ha mejorado en precios pero con la disminución en la producción y el aumento desmesurado en los costes de mano de obra -Extremadura tiene los costes de mano de obra en campo por hora trabajada más altos de toda España- al final no hemos obtenido el resultado que preveíamos para esta campaña. Esta situación, unido a la imposibilidad de exportar ciruela a Brasil ha traído consigo una nueva campaña perdida. Hemos disminuido las hectáreas de frutales en la región, por el arranque hectáreas y su no reposición. Las perspectivas no son nada halagüeñas, pero si tenemos una campaña con una producción normal y parece ser que en la próxima campaña podremos exportar a Brasil nuestra ciruela, podremos mejorar los resultados de esta última campaña.

ARROZ
Es un cultivo que en producción no ha ido mal. Los precios en campaña han aumentado levemente. Aun no se han realizado operaciones de venta importantes, aunque la tendencia es que se mejoren los precios del año pasado.

MAÍZ
La producción ha sido menor que el año anterior por hectáreas. Con este cultivo ha pasado igual que con el tomate: no ha tenido las mejores condiciones climatológicas para la producción. Sin embargo, los precios después de campaña han mejorado ostensiblemente. En los puertos, los precios del maíz tienen unos niveles incluso superiores a los mercados de interior, situación que no ocurría hacia años. Las perspectivas son buenas. Es un cultivo a tener en cuenta para la próxima campaña de regadío.

OLIVAR
Debemos de distinguir entre olivar de secano convencional del olivar de regadío. En el olivar de secano convencional  ha sido un año desastroso en cuanto a producción. Incluso no se han recolectado muchas hectáreas de secano. Sin embargo, en el olivar de regadío ha habido una buena cosecha. Los rendimientos en aceite han disminuido considerablemente. Por tanto, en Extremadura no va a ser un año bueno de producción en contraposición con el olivar de Andalucía, que si va a tener un buen año. Los precios están algo mejor que el año pasado, y cada vez mas prima la calidad en el aceite. Un mismo Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) puede variar entre un 15%  y un 20 % en precio por la calidad que tenga. En los próximos años será un factor determinante la calidad en la elaboración del aceite.

OTROS CULTIVOS
Con respecto al cultivo del almendro, seguimos creciendo en cuanto al número de hectáreas. Hasta ahora el cultivo se ha portado bien en precios y en producción, aunque este año las perspectivas de precios no sean buenas. Los precios han disminuido un 40 % con respecto al año pasado. Pensamos que es un cultivo de futuro en regadío. Tienen mejor calidad que en secano y son variedades nuevas que evitan la almendra amarga, aspectos importantes a la hora de la comercialización.

Cómo ha cambiado el mapa de los grandes cultivos en 20 años en el agro extremeño

Posted on

El olivar gana las 40.000 has que maíz, girasol, arroz, tabaco y pimiento para pimentón pierden desde el año 2002

El paisaje agrario de la región ha ido cambiando durante las últimas décadas, atraído por la coyuntura de altos precios de un producto, por las ayudas europeas o por nuevos sistemas de cultivo. El análisis de la Encuesta de Superficies y Rendimientos Agrarios (ESYRE) elaborada por el Ministerio de Agricultura permite analizar estos cambios en los grandes cultivos de la región. Por ejemplo, el cultivo del arroz, uno de los más activos del regadío regional, contaba con 20.843 hectáreas en el año 2002, para alcanzar las 27.886 has en el año 2010. Desde entonces su caída en hectáreas ha sido constante año a año hasta las 18.328.

Maíz y girasol
Otro cultivo que ha experimentado una fuerte caída es el del maíz, que llegó a plantar 69.849 has en 2002, pasando a las 46.026 en 2010 y recuperándose hasta las 56.047 el pasado año. Otro cultivo que ha perdido actividad es el girasol, que llegó a contar con 33.690 en el año 2002 para decaer hasta las 8.052 y alcanzar las 10.451 has el pasado año. El tomate para industria, entre el año 2002 y el 2010 experimentó un  gran avance,  hasta estabilizarse por encima de las 20.000 has.

Mientras, el cultivo del tabaco sumaba 10.338 hectáreas en el año 2002 y se ha mantenido estable por encima de las 8.000 has en la última década, apuntalado por las ayudas europeas y las mejores en su calidad. Otro cultivo con fuerte caída ha sido el pimiento para pimentón, que  de los 2.319 has del año 2002 cuenta ahora con 800 has. También ha experimentado una fuerte caída el cultivo del melón y la sandía, hasta las 1.000 has. El espárrago se ha reducido a la mitad mientras el ajo crece.

Frutales
Sin tener en cuenta los arranques que se han producido en el último año, el cultivo de la fruta de hueso había experimentado un sensible aumento en los últimos años, con excepción del peral. La nectarina y melocotón, pasaron de las 5.087 has en 2002 a las 6.239 del  último año, y en ciruela de 3.267 has en 2002 a  4.210 del 2019. La cereza ha crecido en 4.000 has en las últimas dos décadas, siendo estratégica para el norte de la provincia de Cáceres. Otro cultivo al alza es el de la higuera, con gran expansión del regadío, que ya alcanza las 12.666 has, y especialmente el almendro.

Vid y olivar
El viñedo se ha dejado, ante la necesidad de arranques y reconversión, casi 10.000 has en los últimos 20 años, aunque desde el  2010 permanece estable en 86.000 has. La aceituna para verdeo ha crecido en casi 6.000 has. El cultivo que más ha crecido en extensión ha sido el olivar, con la irrupción sobre todo de los modernos sistemas de olivar intensivo, superintensivo o en seto en las Vegas del Guadiana. Desde 2002, la región ha sumado 40.000 nuevas has de olivar para almazara, hasta las 266.305 actuales.

Las industrias tomateras con marcas propias contratarán 186.000 toneladas esta campaña

Posted on

salsa de tomate

Es el caso de Apis en Montijo, Inpralsa-Gallina Blanca en Miajadas, Cidacos en Coria y Monlinz en Villafranco del Guadiana, a las que se suma Tomcoex y Nestlé- Solis en Miajadas

La contratación  en la nueva campaña de tomate para industria en Extremadura volverá a sobrepasar los dos millones de toneladas y las 22.700 hectáreas, según los datos preliminares a la Mesa del Tomate. Una cifra que consolida a la región como una de las grandes productoras europeas de concentrado y salsa de tomate, pero que son levemente inferiores a las previstas en el mes de febrero.

La producción prevista por el OPFH extremeñas será de 2.09 millones de toneladas –un 4.9% menos a la previsión de inicial- que se sembrarán en 22.739 hectáreas, un 5,4% menos de lo previsto. El rendimiento por hectárea previsto será de 92.100 kilos por hectárea, por debajo del alcanzado el pasado año cuando las condiciones climatologías permitieron en muchos casos alcanzar las 100.000 kilos/ha. El retraso esta campaña en la presentación de las ayudas ante el aumento del plazo por el Covid-19 ha alargado la contabilidad final de los datos.

Productores
En cuanto a la producción prevista por las mayores organizaciones de productores, destaca en primer lugar Acopaex con 518.510 toneladas para 5.604 hectáreas, seguida de Casat con 228.858 tn en 2.630 hectáreas, AN con 207.003 tn y 2.312 hectáreas, Sumifruit con 199.563 toneladas y 2.260 hectáreas, Phenix con 150.533 toneladas y 1.484 hectáreas y Acorex con 92.388 toneladas en 900 hectáreas. Los agricultores individuales que han presentad declaración por su cuenta alcanzan las 84.929 toneladas para 805 hectáreas de cultivo.

Industrias
Mientras, las industrias ubicadas en territorio extremeño van a contratar un total de 2,09 millones de toneladas para un total de 22.905 hectáreas, lo que supone un ligero descenso del 4,2% finalmente sobre la cifra inicialmente prevista. El Grupo Conesa contratará 286.437 toneladas en Villafranco del Guadiana, 150.302 para Conesa Vegas Altas en Miajadas y 197.843 en Agraz. Por su parte, Tomates del Guadiana en Santa Amalia contratará 333.536 toneladas, Transa en Villanueva de la Serena un total e 317.988 toneladas, Pronat en Don Benito un total de 243.730 toneladas, Tomalia en Santa Amalia 180.024 tn y Alsat en Dn Benito 164.050.

Marca propia
Mención aparte merecen las industrias muy enfocadas al envasado final con  sus propias marcas o de cadenas líderes de distribución como el caso de Inpralsa en Miajadas, propiedad de GB Food/Gallina Blanca, que contratará 86.409 –la única industria que aumenta sus previsiones iniciales-, los 41.958 toneladas de Carnes y Vegetales (Apis y Fruco), los 6.361 toneladas de tomate cherry de Monlinz y los 52.024 toneladas de Cidacos en su planta de Coria.

Junto a ellas también destaca el caso de Tomcoex en Miajadas, propiedad del grupo alicantino Cazorla, que se suministra desde la planta de Conesa Vegas Altas –antigua Tomix- que linda con ella, y la planta de Nestlé (Solis) también en Miajadas, muy volcada también a la exportación. Desde la fábrica de Inpralsa en Miajadas también se fabrican varias marcas propias y para terceros para el mercado francés e italiano sobre todo.

En el sector de concentrado y salsas de tomate la presencia de la marca blanca y de distribuidor es muy importante, estando presente el tomate extremeño en casi todos los grandes grupos de distribución líderes del mercado español, en competencia sobre todo con las marcas afinadas en Navarra y alguna en Toledo.

Manuel Vázquez Calleja (Conesa Group): “Prácticamente no existe mercancía sobrante en mercados como el americano, el chino o inclusive Europa”

Posted on

64 manuel vazquez calleja

Entrevista con
Manuel Vázquez Calleja
Consejero Delegado de Conesa Group

La última campaña parece haber dado un cierto respiro ¿Cómo se presenta la nueva campaña?

La coyuntura internacional ante la nueva campaña es optimista. El mercado se ha equilibrado en el último año debido a la reducción de producción que tuvo lugar la campaña pasada en todo el mundo. Esto ha favorecido la desaparición de transformados de tomate en stock sin vender. Prácticamente no existe mercancía sobrante en mercados como el americano, el chino o inclusive Europa. Esto ya provocó que durante la campaña pasada los precios repuntaran ligeramente, todavía no a los niveles que se necesitan para tener una mayor estabilidad en el sector.

Este es un sector a nivel mundial muy maduro y que necesita de movimientos suaves en lo relativo a las producciones, por lo que la buena noticia es que este año, aunque la producción a nivel mundial se prevé que suba, no parece que sea lo suficiente como para volver a situaciones anteriores. Todo esto, claro está, sujeto a lo que pueda acontecer en el sector debido a la crisis del COVID-19.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas ¿Es el mejor camino para asegurar la rentabilidad del cultivo?

La climatología ayudó el año pasado a que en nuestra región se diera el mayor rendimiento por hectárea que jamás se había registrado, batiendo todos los récords. Esto se debe a la gran profesionalización de nuestros agricultores, que los últimos años, debido a lo ajustado de los precios, no han tenido más remedio qué utilizar todos los medios técnicos para rentabilizar al máximo sus explotaciones. Este es el camino: utilizar todos los medios que la tecnología pone a nuestra disposición para intentar con los mismos recursos obtener el máximo de producción posible.

Extremadura es una región donde sigue teniendo futuro el cultivo de tomate y por tanto es más que probable que en un futuro cercano se pueda alcanzar los 2,5 millones de tn. Para conseguir esa cifra con el mismo número de hectáreas que se cultivaron el año pasado en Extremadura, que fue de 23.042, se necesitaría un rendimiento medio por hectárea de 108 toneladas frente a los 96,5 que se produjeron. Es una cifra muy alta, pero creo qué puede ser posible a medio plazo.

Como ocurre en otros grandes productos agroalimentarios cada vez entran en el mercado nuevos países con producciones crecientes ¿Qué debe hacer el tomate extremeño para seguir diferenciándose?

Hay cada vez más países que comienzan a transformar tomate cuando antes eran países netamente importadores como es el caso de Ucrania, Rusia, Egipto y algunos otros que comienzan a hacer sus ensayos. No es fácil pero para ello hay que seguir la línea que demandan los mercados más exigentes que son ofrecer productos de alta calidad, producidos de manera sostenible y respetando y mejorando la biodiversidad.

Cada vez es más difícil para el agricultor utilizar productos pesticidas y fitosanitarios y su uso se ha reducido mucho en los últimos años, pasando a utilizar productos menos agresivos. Tiene que servir para intentar poner en valor todo lo bueno que hacen nuestros agricultores: poner en el mercado productos cada vez más sanos y menos contaminantes con el medio ambiente.

Es muy importante el apoyo de las instituciones europeas informando al consumidor y primando la utilización de productos europeos frente otros procedentes del exterior, que no son tan respetuosos con el medio ambiente e incluso con otros factores laborales y sociales.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional?

En el sector industrial no va a tener ningún efecto ya que actualmente estamos sujetos al Convenio de Conservas Vegetales donde el salario mínimo es superior al mínimo interprofesional. En el caso del sector agrícola sí va a tener un impacto importante sobre todo en aquellas tareas intensivas en mano de obra. Un incremento del 23% del coste de la mano de obra en un año  impacta de una manera muy negativa en los costes totales de las explotaciones agrícolas.

Lucía Julián (ACOREX): «Se necesitan del orden de 80 tm/ha de tomate para cubrir solamente los costes de producción»

Posted on Actualizado enn

lucia acorex

Entrevista con
Lucía Julián
Gerente de ACOREX

¿Cómo se presenta la nueva campaña de tomate en cuanto al interés de vuestros socios?

Dentro de la totalidad de secciones de Acorex, la sección del tomate de industrias es de las más importantes en volumen y facturación. Nuestros socios productores de tomate son agricultores con una alta experiencia en este sector. Gracias a las inversiones realizadas orientadas a este cultivo tienen unas producciones por hectárea  cada vez mayores, llegando esta última campaña a marcar históricos de producción, no sólo en una de nuestras cooperativas de base sino en varias. Este año los socios continúan con la misma intención de siembra en cuanto a superficie de tomate se refiere, incluso tenemos constancia ya  de nuevos socios para nuestra OPFH con un importante número de hectáreas.

Pero la preocupación de todos es la misma. Tienen que ser cada vez más productivos, tener mayores rendimientos por hectárea, para sobrellevar los costes de insumos frente al precio que se da en las industrias. Precio estancado en los últimos años, aunque el mercado de la primera transformación esté en alza.

Extremadura registró cifras históricas de rendimiento por hectáreas gracias en parte a la buena climatología pero también a novedades en campo ¿Es factible aumentar este rendimiento?

Cada año el cultivo de tomate va evolucionando y marcando nuevos objetivos;  calidad, producción, resistencia a enfermedades, etc…,  y así es como lo demuestran los resultados, hemos pasado de producciones de 70 tm/ha a más de 100tm/ha en un periodo inferior a diez años. En contra de estos avances que ya son patentes entran en juego las condiciones meteorológicas y la resistencia de las enfermedades, pero si todo continúa en la misma línea de desarrollo podemos superarnos aún más. En Extremadura disponemos de una climatología excelente que junto a los suelos y las infraestructuras hidráulicas generan un potencial importante en la región.

Como ocurre en otros sectores también, ¿se esté tendiendo a la concentración de la producción a medio plazo, es decir, menos productores pero con más hectáreas y toneladas?

Dado que los precios en el sector agrario son los que son, y particularmente en el sector del tomate de industria os costes son tan elevados, los agricultores tienen que recurrir para subsistir, a las economías de escala. Dado el ínfimo margen con el que actúan la única solución es competir en volumen. Esto se lleva a cabo contando con una mayor superficie en hectáreas. De ahí que se esté produciendo una mayor concentración, son menos productores, con más hectáreas cada uno.

Debemos tener en cuenta que el caso del tomate, actualmente se necesitan del orden de 80 tm /ha para cubrir solamente los costes de producción, es decir, este sería nuestro punto de equilibrio o umbral de rentabilidad. Si a este coste le añadimos el tiempo que dedica el agricultor a la explotación, y el factor riesgo, con respecto a las inclemencias meteorológicas que pudieran surgir, el número de toneladas por hectárea debería ser bastante mayor para cubrir los costes en los que se incurre.

Si el sector prosigue con la misma evolución, la concentración será aún mayor desde nuestro punto de vista, dado que es la única manera de que el cultivo sea rentable.

¿Cómo puede afectar la implantación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional a nivel de producción?

Al fin y al cabo el salario de los trabajadores afectos al campo, para un empresario agrícola es un coste de producción más, si este aumenta pues aumentará por tanto sus costes de producción.

Pero hay que tener claro una cosa, y es que el problema tanto en el cultivo del tomate como en cualquier cultivo, el problema del campo en general, no está sólo en la subida del Salario Mínimo Interprofesional, está en la subida de todos los inputs productivos (abonos, pesticidas, gasóleos, etc.) que viene existiendo en los últimos años, y la congelación o incluso disminución de los precios que percibimos por nuestras cosechas.

Todo lo que no sea establecer mecanismos para que esta situación cambie, y dichos precios se actualicen a los niveles que deberían tener también para el productor, supondrá a largo plazo la retirada de muchos agricultores y sobretodo la no progresión del relevo generacional que tanto nos preocupa para el futuro del campo.