brócoli

Teresa López (Cooperativa Agrícola de Medellín): “El cultivo del brócoli en nuestra zona no ha tocado techo”

Posted on

6 mas de medllin
Cultivo de brócoli con el castillo de Medellín al fondo

Entrevista con
Teresa López
Gerente de la Cooperativa Agrícola de Medellín

La Cooperativa Agrícola de Medellín fue pionera en las Vegas del Guadiana en el cultivo del brócoli, y en la búsqueda de cultivos complementarios a los tradicionales de verano en el regadío.

¿Cuál ha sido el resumen de la trayectoria de la Cooperativa Agrícola de Medellín y sus objetivos?

Somos una cooperativa de primer grado fundada en 1969 integrada por agricultores y agricultoras de la región,  con una dimensión de explotaciones agrícolas pequeñas/medianas, forzada en los últimos años por diferentes situaciones a reinventarse y dirigir sus cultivos y estructuras hacia una agricultura social y hacia una asistencia integral.

Su objetivo principal es mantener un crecimiento progresivo y controlado, intentando mejorar día a día nuestro trabajo para nuestros socios, clientes y proveedores. Con unas estructuras ligeras, para intentar no provocar situaciones económico/financieras insostenibles para nuestros socios, motor básico de nuestro buen funcionamiento. Sin dejar de ser funcionales adaptados al perfecto tratamiento de todos nuestros productos.

¿Cuántos socios activos la integran y cuáles son sus principales cultivos y producciones?

Somos una cooperativa abierta,  en la que trabajamos  cualquier producto de regadío de la zona, además de todo tipo de insumos, seguros, servicios de asesoramiento… Si bien es cierto que los cultivos hortícolas (tomates para industria, brócolis, pimientos, frutales de hueso y patatas) son el motor económico de la misma. El volumen de producto comercializado es 45.000 toneladas, y el de brócoli asciende a 6.000 toneladas. La intención es seguir aumentando los volúmenes  de productos en general y de brócoli en particular.

¿Cómo han cambiado los cultivos en vuestras zona en los últimos años?

Los cultivos en esta zona  hasta hace tres años  estaban centrados básicamente en los cultivos de regadío llamados de verano, además de explotaciones frutícolas, siendo el cultivo de brócolis casi inexistente a excepción de nuestras explotaciones. En estos años este cultivo ha crecido exponencialmente implantándose claramente en nuestra zona. Todavía no ha tocado techo por el aumento importantísimo del consumo  tanto en producto fresco como en congelados, y por las mejoras logísticas  que facilitan a las industrias congeladoras llegar a mercados a los que era complicado llegar. Ahora bien, el  ritmo de crecimiento  de estos dos últimos años creo que puede ser difícil de mantener.

Vuestra cooperativa ha sido pionera en el cultivo del brócoli en la región ¿Cuál ha sido la experiencia hasta ahora?

Llevamos desarrollando el cultivo del brócoli desde 1998. Nuestra política siempre ha sido  un aumento muy controlado en la implantación de nuevos cultivos, para intentar cometer los menos fallos posibles a nivel agronómico, pues el margen de beneficio para el agricultor no permite errores. Paralelamente a la adaptación de nuestras instalaciones y la formación y especialización de nuestros agricultores y nuestro personal para un perfecto manejo del mismo.

En cuanto a opciones de nuevos productos hortícolas, todas. El suelo, el clima y sobre todo el agua, sumados a una mentalización cada vez más fuerte de consumo de alimentos más saludables son muy propicios para ello.

¿Prefiere un modelo de cooperativas de primer o de segundo grado en grandes grupos?

La experiencia en Extremadura es que las cooperativas de segundo grado concentran ofertas, servicios, suministros y producción, lo que las hace potencialmente atractivas para un mercado cada vez más competitivo. Pero a la vez, generan unos sobrecostes de estructuras que no siempre compensan sus logros. En una sociedad cada vez más libre y exigente en la fiscalización democrática de los órganos de gobierno a través de la asamblea general, la cooperativa de segundo grado no deja de ser un hándicap para esa participación directa.

Yo me inclino por grandes cooperativas territoriales de primer grado que recojan lo mejor de las de segundo (concentración de la oferta y producción) y, al tiempo, los agricultores/ganaderos puedan tener una participación directa en la gestión ordinaria de su cooperativa.

6 medellin

Olivar, almendro y brócoli plantan cara al arroz y el maíz en los regadíos extremeños

Posted on

Frutos secos, verduras para exportación y congelado, y nuevas frutas como caqui, granado e higos frescos toman protagonismo

brocoli

En la sección de verduras de Mercadona, la cadena de distribución española que controla una de cuatro euros que se gastan en comida en España, tiene una gran oferta de brócoli. Es una de las verduras que más espacio ocupa en su lineal refrigerado. Al igual que ocurre en miles de fruterías de barrio españolas. Está de moda. No solo en España sino en media Europa, principalmente en Reino Unido. Y de ahí que se cultivo se haya disparado exponencialmente en los últimos años, con epicentro en Murcia. Esta región concentra en torno al 50% de la producción anual española, más de 440.000 toneladas, en unas 27.000 hectáreas de terreno.

Las Vegas del Guadiana vieron su oportunidad hace algunos años, en muchos casos como segundo cultivo, ante la escasa rentabilidad  del maíz y el arroz, y entraron con fuerza en el cultivo. Hoy en día, Extremadura es una gran potencia en la producción de brócoli con más de 5.300 hectáreas plantadas y más de 70.000 toneladas.

Brócoli
El ejemplo del brócoli muestra a las claras como el mapa de los cultivos del regadío está mudando su piel en los últimos años. Cultivos muy arraigados como el maíz y el arroz, como lo fueron por la política comunitaria el girasol en su día, están dejando paso a nuevos cultivos entre los que principalmente destacan el nuevo olivar –intensivo, superintensivo o en seto-, el almendro y el brócoli, junto a otros verduras como el pimiento. Entre todos ellos suman más de 44.000 hectáreas de cultivo, casi todas ellas en regadío en zonas de las Vegas del Guadiana y también del Valle del Tiétar y Campo Arañuelo.

En la mayoría de los casos, el boom de estos nuevos cultivos tienen un denominador común: un creciente consumo en los mercados internacionales asociados a la salud. En el caso del brócoli, con una potente campaña en redes sociales asociada a sus compuestos protectores bioactivos que podrían tener efectos protectores contra el cáncer, además de su tirón en las dietas de adelgazamiento; el aceite de oliva virgen extra y el almendro, gracias a su gran poder antioxidante.

Otros factores externos, como contar con importantes industrias de verduras congeladas como Monliz y Ulbasa en la provincia de Badajoz, y otras en fresco como GB Foods en Miajadas para sus cremas también han ayudado a crecer en el sector de verduras y hortalizas. Ya se plantan 700 hectáreas de pimientos, más de 100 de calabazas, 235 de espinacas o 200 de calabacín, 900 hectáreas de espárragos o más de 400 toneladas de maíz dulce.

Cultivos
Según los datos del último Informe sobre la Agricultura y Ganadería Extremeñas que edita la Fundación Caja Badajoz junto a la Escuelas de Ingenierías Agrarias de la UEX, el cultivo predominante en el regadío extremeño sigue siendo el maíz con unas 49.000 hectáreas de media y 607.000 toneladas, seguido del arroz con 24.500 has y 164.000 toneladas, tras perder unas 4.000 has en los últimos años. El tomate con 24.000 has y 2,1 millones de toneladas, y el tabaco con 8.500 y 28.800 tn. El nuevo olivar podría situarse ya en las 30.000 hectáreas, y el almendro en más de 8.000. Prueba de los nuevos tiempos del regadío extremeño es que importantes cooperativas han tenido que ampliar en los últimos tres años sus almazaras y capacidad de almacenamiento de aceite de oliva, así como crear secciones específicas de frutos secos.

Otros cultivos que están experimentando un crecimiento constante en los últimos años atraídos por sus buenos precios en origen son el nogal que ya suma 1.650 hectáreas, el pistacho con casi 800 hectáreas y la higuera, más para fresco que para seco en las Vegas del Guadiana. Y también otras frutas diferentes a las habituales como el caqui que suma casi 300 hectáreas y el granado con 280 hectáreas.

Las industrias de Gallina Blanca, Monliz, Ulbasa y Cidacos disparan la producción de verduras y hortalizas en Extremadura

Posted on

Extremadura ya produce más de 5.800 tn de espinacas, 3.000 tn de calabazas, 7.000 tn de calabacín, 4.000 tn de cebollas o 30.000 tn de brócoli

En los pueblos de Extremadura siempre ha habido sus pequeñas huertas. Con verduras de verano y de invierno, para el autoconsumo de casa en la mayoría de los casos. Salvo en el caso del tomate para industria y el pimiento para pimentón de La Vera, la región no ha sido muy conocida fuera de sus fronteras como potencia en producción de verduras u hortalizas. Pero la situación comienza a cambiar. La ampliación o puesta en marcha durante los últimos años de grandes proyectos industriales asociados a la elaboración de verduras en fresco o congeladas ha aumentando espectacularmente la demanda de estos productos en un corto radio de acción, sobre todo en las Vegas del Guadiana.

La última en hacerlo ha sido GB Foods (Gallina Blanca) en su planta de Inpralsa de Miajadas, tradicionalmente centrada en la elaboración de tomate frito y salsas de tomate, pero que primero con los caldos (en 2012)  y este año 2017 con su nueva línea de cremas caseras de verduras, calabaza y calabacín ya ha firmado importantes acuerdos de suministro con cooperativas de la zona. La nueva línea de producción tiene previsto producir más de cinco millones de envases de cremas al año. En Extremadura se cultivan ya más de 90 hectáreas de calabaza con 3.000 toneladas de producción o las 150 hectáreas de calabacín con casi 7.000 toneladas de producción. Según el director de operaciones de GB Food, José María Vila, “La posibilidad de ampliación de la fábrica y de suministro de ingredientes naturales de primera calidad, gracias a la buena situación de la planta, han sido claves para apostar nuevamente por Extremadura”.

Lo mismo ha sucedido en los últimos años con el cultivo de espinaca que supera ya las 385 hectáreas en la provincia de Badajoz con más de 5.837 toneladas de producción. La gran responsable ha sido la planta de Ulbasa (Grupo Virto) ubicada en La Albuera, que suministra a Mercadona hojas de espinaca, acelga y grelos ultracongelados. Inaugurado a finales del 2010 en su nueva ubicación, contó con una inversión cercana a los 30 millones de euros.

Lo mismo ha sucedido con la multinacional ARDO-Monliz España en su factoría de Villafranco del Guadiana, una de las mayores de España en elaboración y congelación de fritos y asados de berenjenas, calabacín, pimientos, cebollas, patatas y boniatos para distintos tipos de formatos, entre ellos el industrial. En el año 2016, la multinacional belga aprobó una inversión de 10 millones de euros para el aumento de su capacidad productiva en su planta pacense. Con una nueva línea de alta capacidad para asados con una capacidad de 4 toneladas/hora y la ampliación de la cámara automática de congelación, con el objetivo de incrementar la capacidad de almacenamiento. La planta produce unas 25.000 de vegetales ultracongelados al año, el 80% para exportación.

También la fábrica de Cidacos en Coria, aunque muy centrada en la elaboración de tomate frito y salsas, tiene capacidad para elaborar hasta 2,8 millones de kilos de cebolla y calabacín.

 

Extremadura sube al pódium del brócoli
El cultivo de brócoli continúa imparable en Extremadura, hasta haberse convertido en la tercera zona productora de España tras la región de Murcia y la Ribera del Ebro-Navarra. El cultivo ya abarca casi 3.000 hectáreas en Extremadura con una producción superior a las 30.000 toneladas, en torno al 10% del total nacional. En toda España se cultivan unas 30.000 hectáreas. Este superalimento ha incrementado notablemente su demanda por su alto contenido en vitaminas y fibra y también por su uso en dietas de adelgazamiento. Más del 70% del brócoli español se exporta (con Reino Unido como principal destino) y casi un tercio se elabora ya congelado.

El brócoli, el nuevo cultivo estrella del regadío extremeño

Posted on

Suma 1.750 hectáreas en la provincia de Badajoz, por sus buenos precios y su imagen saludable

brocoli

Hectárea a hectárea, el brócoli se ha convertido en uno de los cultivos  con más demanda en los regadíos de las Vegas del Guadiana en los últimos años. Actualmente se cultivan en la región unas 1.750 hectáreas, casi todas en la provincia de Badajoz.

Gracias a sus buenos precios en origen según calidades y sobre todo a la imagen de producto saludable y con virtudes anticancerígenas, el brócoli ha superado como cultivo preferido a otras muchas hortalizas y verduras. Así, en la región el cultivo del brócoli ya ha superado a la patata, de las que apenas se superan las 1.000 hectáreas anuales, o las 460 de pimientos y las 130 de cebollas; por no hablar de la fuerte caída experimentada por el cultivo del ajo, que no llega a las 500 hectáreas pese a existir grandes industrias y cooperativas en la zona de Aceuchal.

Este año la campaña de brócoli ha podido aumentar en la región en torno a un 10% en número de hectáreas. La mayor parte de su producción se destina a la exportación, especialmente a Centroeuropa e incluso a Escandinavia.

Una de sus grandes ventajas es que se trata de un cultivo que pude darse tanto en primavera y verano como en otoño, por lo que es posible realizar más de una plantación al año y aumentar su rentabilidad.

Ilustración: J.C.Florentino