nueces

Extremadura se suma al “boom” de los frutos secos

Posted on

El cultivo de almendros, castaños, nogales, pistachos e higueras suman 25.000 hectáreas gracias a sus precios en origen

4 pistacheras
Pistacheras

En las estanterías de los principales supermercados e hipermercados españoles, con Mercadona y LIDL a la cabeza, los frutos secos cada vez ocupan una posición más estratégica. Ya generan tráfico de clientes porque hay un nuevo perfil de consumidor que los demanda por sus grandes virtudes saludables. Y por su amplitud de usos en la cocina, desde el desayuno a las ensaladas repostería o los guisos.

Los frutos secos están de moda y Extremadura no se está quedando atrás en su cultivo. En la actualidad las plantaciones de almendros, castaños, pistachos, nogales e higueras en la región ya se acercan a las 25.000 hectáreas de cultivos, de la que más de 12.500 ya estarían en regadío, con crecientes producciones.

Aunque en algunos casos sus cotizaciones han bajado sensiblemente en las tres últimas campañas, como de la almendra de la variedad Marcona, que pasó de cotizar a 8 euros/kilo en 2015 a los 4 euros/kilo actuales, siguen manteniendo unos precios en origen mucho más rentables para el productor que otros muchos cultivos de regadío. Según los expertos, siempre hay que tener muy clara la inversión inicial que habrá que realizar antes de poder comenzar a amortizar la plantación.

Diversificar
Extremadura cuenta en la actualidad con más de 10.500 hectáreas de almendros, según los datos de la Encuesta de Superficies Agrarias del Ministerio, de las que más de 8.000 están en regadío. Incluso en zonas tradicionales de plantación de frutales, hay productores que han comenzado a diversificar con este árbol. Lo que ha obligado a varias cooperativas de las Vegas del Guadiana a abrir secciones propias de almendra para dar servicio a sus socios en campaña. Empresas como Novalmendro y Agromillora son muy activas en el asesoramiento de su cultivo.

Otro de los productos clásicos en la región es el castaño, sobre todo en la comarca de las Villuercas y en otras del norte de la provincia de Cáceres. En total, el castaño suma más de 2.500 hectárea de cultivo de las que la gran mayoría son de secano. Empresas como el Común o cooperativas como la Agrupación del Valle del Jerte figuran entre las más activas en su comercialización.

Cotizaciones
Otro de los cultivos emergentes es el del nogal, con cotizaciones muy interesantes y una demanda creciente. Actualmente hay más de 1.650 hectáreas cultivándose en la región, la gran mayoría en regadío. El grupo Borges, uno de los mayores operadores europeos del sector del frutos secos, es muy activo en la producción de nuez de la variedad Pizarro en Extremadura.

Otro de los cultivos estrellas en el sector del fruto seco es el de pistacho, que suma en España unas 12.000 hectáreas de cultivo de las que el 80% se concentran en Castilla-La Mancha. Extremadura cuenta con algo más de 600 hectáreas cultivadas, de las que algo menos de la mitad son de regadío. En este cultivo, la elección varietal es fundamental. En Extremadura empresas como Nuevos Cultivos-Greenpearl en Navalmoral de la Mata o Pistacho de Extremadura desde Zorita asesoran en las mejores opciones.

Por último, el cultivo de la higuera vive un nuevo resurgir en la región, tanto para seco como para fresco. Con algo más de 12.000 hectáreas plantadas, Extremadura lidera la producción española y europea. Sus buenas cotizaciones en las últimas campañas han despertado el interés de grandes empresas hortofrutícolas para diversificar sus producciones de fruta de hueso.

La multinacional Borges gestiona 724 hectáreas de nogal, pistachos y almendro en Extremadura

Posted on

Borges Agricultural & Industrial Nuts, que cotiza en Bolsa, dispone de 9 fincas en la región que suponen el 64% de su superficie de cultivo en España

4 NOGALES

Pocas empresas que cotizan en la Bolsa española tienen una vinculación tan fuerte con Extremadura como la que actualmente mantienen BAIN (Borges Agricultura & Industrial Nuts), la filial del grupo Borges que concentra sus negocios de almendras, nueces y pistachos y que está presente en 65 países. BAIN dispone de 724 hectáreas de cultivos de frutos secos en la comunidad extremeña, en la que lleva 40 años implantada. Cuenta con 9 fincas entre los términos de Badajoz y Montijo: Barbudo, Benavides, Las Mesas, Cantillana, Palacitos y Tesorero en Badajoz, y las de El Cuartillo y Casarente en Montijo.

Según los responsables de BAIN, “la introducción de nuevos cultivos e identificar las variedades que mejor se aclimatan a las condiciones edafoclimáticas de Extremadura para obtener cultivos eficientes, no fue una tarea nada fácil, en lo que fue necesario invertir muchos millones de las antiguas pesetas, y también de euros. Tan pronto tuvimos identificada y testada la tecnología, iniciamos la expansión mediante la adquisición de nuevas fincas”.

Las hectáreas de cultivos de frutos secos de BAIN en la región  equivalen al 64% de la superficie de la empresa en el territorio español, donde gestiona una superficie de 1.139,6 hectáreas, a las que añadiendo las 941,9 has situadas en Portugal y las 320 has de California–EE.UU. En total la empresa gestiona a nivel mundial  2.401,5 has de cultivos. En Extremadura, la mayor extensión se la lleva el nogal con más de 400 hectáreas, por delante del almendro -en gran crecimiento- y el pistacho.

Almendros
El cultivo del almendro se ha convertido en una de las prioridades de la empresa.  En 2016 BAIN inicio un nuevo proyecto que, en su primera fase, contempla en la puesta en explotación de 2.500 hectáreas de almendros. BAIN anualmente comercializa más de veinte millones de kilos.

La empresa no descarta incluso potenciar la actividad industrial en Extremadura. Según los responsables de la compañía, “se prevé continuar potenciando sus actividades agrícolas en Extremadura y, si se dan las condiciones adecuadas, cuando exista el volumen que los justifique,  incorporar la industrialización de las producciones obtenidas, los cuales, como en el caso de las almendras, actualmente se realizan fuera de la comunidad extremeña. La importante actividad agrícola desarrollada por BAIN en Extremadura, ha propiciado la instalación de las actividades industriales consistentes en el lavado, secado, calibrado y ensacado de nueces, operaciones que también se realizan para el pistacho, producto para el que también se realiza la separación por color y el descascarado, utilizando las tecnologías más modernas”.

Marca propia
La calidad y fama de las nueces extremeñas llevó consigo incluso la creación de una marca propia.”Las nueces producidas en Extremadura son de calidad excepcional y de sabor diferenciado. Desde la primera cosecha se han comercializado de forma completamente diferenciada a las nueces de California, con la submarca Pizarro (Borges-Pizarro) en recuerdo al conquistador extremeño Francisco Pizarro, nacido en Trujillo”, aseguran.

BAIN ha iniciado un programa de colaboración con los productores de Extremadura, para desarrollar el concepto de agricultora en cooperación mediante la cual pone su disposición el know-how acumulado durante 40 años de experiencia en el cultivo de los frutos secos garantizándoles la comercialización de sus producciones.

4 PIZARRO

Extremadura cuenta con 14.000 hectáreas de frutos secos, lideradas por almendros y castaños

Posted on

El Grupo Borges concentra el I+D agrícola del grupo en su filial de frutos secos Bain Extremadura cerca de Olivenza

cultivo de almendro

Cada vez es más común ver en el Diario Oficial de Extremadura informes de impacto ambiental para la transformación en regadíos de tierras hasta ahora de secano. Y una buena parte de ellos son para plantar almendros. Uno de los últimos ha sido el de la empresa Soltillán Inversiones, en la finca La Garza de Oliva de Mérida, para un terreno de 66,6 hectáreas.

Es solo un ejemplo del boom que las plantaciones de frutos secos viven en Extremadura y en toda España, gracias especialmente a sus precios en origen que permiten un margen mayor –y sin depender de las ayudas europeas de la PAC– a las producciones agrarias.

Según los últimos datos de la Encuesta de Superficies Agrarias que publica el Ministerio de Agricultura referidas al año 2017, la región concentra ya en torno 14.000 hectáreas de cultivos de frutos secos: algo más de 10.000 hectáreas de almendros –el cultivo que más crece incluido en zonas tradicionales de regadío–, 1.052 hectáreas de nogales, 2.392 hectáreas de castaños y 373 de pistachos.

Gigantes del mercado de frutos secos, como el grupo Borges, cuentan con filiales en la región, como Bain Extremadura, con sede en la carretera de Olivenza, para la explotación de plantaciones de nogal, pistachero y almendro en Extremadura, así como a su procesado y comercialización. También cuenta con su propio vivero y es la responsable del I+D agrícola del Grupo.

De todos estos cultivos de frutos secos, el castaño ha sido tradicionalmente el más asentado en la región, en zonas como Guadalupe o Navezuelas, y también en La Vera y el Jerte, en el norte de Cáceres.

Francisco Caballero Maroto (Nueces del Tiétar Eco Nut): “El calibre de nuestras nueces supera ampliamente a las de EE.UU, Chile o Francia”

Posted on

Entrevista con
Francisco Caballero Maroto
Gerente de Nueces del Tiétar Eco Nut

En el municipio de El Toril se encuentra la Finca La Regerta, gestionada por la empresa Ibermaíz S.A. a través de su marca Nueces del Tiétar Eco Nut, convertida en el mayor productor de nuez de la provincia de Cáceres, con 95 hectáreas plantadas y unos objetivos de futuro de cerca de 350 toneladas de producción para el mercado español y la exportación.

¿Por qué eligieron un cultivo como el nogal con no mucha tradición en Extremadura?

El origen de Nueces del Tiétar Eco Nut fue promovido por la necesidad de buscar una alternativa y plan de viabilidad de nuestra explotación agropecuaria en el Norte de Extremadura -siendo los primeros productores de nuez de la provincia de Cáceres-, ya que no había ninguna alternativa real al cultivo principal hasta la fecha, que era el tabaco; primero Burley (negro) y posteriormente Virginia (rubio). En el año 2006 buscamos un cultivo alternativo, sostenible en el tiempo y respetuoso con el medio ambiente, valorando su calidad y cualidades. Después de realizar estudios edafoclimáticos del entorno y siguiendo el asesoramiento de una empresa con amplia experiencia en este cultivo, iniciamos este proyecto de plantación de nogales para producción de fruto (nuez), con variedades adaptadas a nuestras condiciones climatológicas privilegiadas por la  influencia microclimática del entorno del Parque Nacional de Monfragüe y el paso del Río Tiétar con su aporte de aguas procedentes de la sierra de Gredos, de extraordinaria pureza y calidad. El proyecto se ha ido desarrollando en cinco fases distintas, llegando en la actualidad a una superficie de 95 hectáreas con tres variedades de nueces de gran calidad (Chandler, Howard y Tularé).

¿Las condiciones de suelo y clima de la zona permiten nueces de calidad y calibre para competir con los grandes productores mundiales?

Las condiciones de nuestros suelos (franco-arenosos), que no producen excesos de acumulación de agua y no tienen perfiles limitantes, otorgan unas características extraordinarias para su evolución y desarrollo, además del aporte del agua neutra, ya que el nogal es susceptible y frágil frente a aguas con altos contenidos en cloruros.

Para determinar las características del suelo y la viabilidad del proyecto, fue necesaria la realización de calas en suelo, determinando sus características físico-químicas, para el optimo desarrollo radicular, otorgando un crecimiento aéreo y foliar imprescindible para la formación de la nuez, su calidad y su calibre, el cual supera ampliamente a los calibres de nueces provenientes de EEUU, Chile o Francia.

El reclamo saludable de la nuez la ha convertido en un producto de creciente demanda mundial ¿Cómo está la demanda en España?

La nuez es un producto con amplios beneficios para la salud tomándolas con regularidad, todos ellos contrastados científicamente. Por ello, año tras año al igual que está sucediendo con otros cultivos que están proliferando ampliamente, como el pistacho o la almendra, está incrementando su consumo y demanda. España es un país deficitario, teniendo que importar entorno al 75-80% de la cantidad que se consume.

Hasta hace muy poco tiempo en España el cultivo de las nueces ha sido tratado como un cultivo residual. No es hasta hace escasos años cuando se ha comenzado a valorar la calidad de las nueces que producimos y no solamente a nivel nacional, ya que actualmente crece el interés por nuestro producto fuera de nuestras fronteras, teniendo un futuro muy prometedor.

¿Se paga bien la nuez de producción nacional?

Económicamente el valor de venta de nuestro producto se ha ido incrementando exponencialmente a medida que se ha ido conociendo en los mercados de consumo. Actualmente nuestros clientes consideran un mayor valor en el precio de nuestras nueces, asimilándolo a su mayor calidad y sabor con identidad propia, sabor a nuestra nuez de siempre.

¿Cómo tienen enfocada la comercialización final del producto?

Actualmente nuestro enfoque de comercialización del producto está basado en la venta a mayoristas fundamentalmente y minoristas, ajustándonos a los distintos formatos de entrega del producto, incluso su venta en “mariposas” (nuez partida). Desde hace dos años y debido al creciente interés por nuestras nueces en mercados exteriores, hemos comenzado su exportación a otros países, como Argelia (gran consumidor de frutos secos), si bien es cierto que nuestra producción ha venido delimitada según las entradas en producción de nuestros nogales, los cuales comienzan a producir plenamente a partir del sexto – séptimo año, teniendo una vida productiva mayor  a treinta años. Nuestro objetivo a medio plazo es producir sobre 300 a 350 toneladas de nuez de calidad.

Torrealta abre una planta de procesado de nueces en Montijo

Posted on

nogales torrealta

El cultivo de la nuez gana enteros en Extremadura.

Si fue primero el Grupo Borges quien a través de su filial Frusesa abrió el camino al cultivo en las cercanías de Olivenza, ahora es la empresa Torrealta quien ha abierto una central hortofrutícola y planta de procesado de nueces en las cercanías de Montijo.

La empresa dispone actualmente de 160 hectáreas de cultivo en las Vegas Bajas del Guadiana, la mayoría de frutales como ciruelos, melocotoneros, paraguayos, peras, nectarinas, albaricoques y cerezos.

Estos dos últimos cultivos los gestionan de forma ecológica a través de su marca Biotorre, enfocados a su exportación a mercados europeos.

El consejero delegado de Torrealta, Manuel Borrego, quiere innovar con el cultivo del cerezo fuera de su zona tradicional de producción en la comarca del Jerte, ya que considera que las tierras del Guadiana son óptimas para su desarrollo.

La producción de nuez se realiza a través de la marca Torrealta Nuez Ibérica de Calidad y la de frutas convencionales a través de Torrefruits.