girasol

El cultivo del girasol cae en Extremadura por debajo de las 8.000 hectáreas en 2020

Posted on

Alcanzó su récord de siembra en 1987 con más de 90.000 hectáreas entre secano y regadío

Durante finales de la década de los 80 y los años 90, el paisaje del girasol en los campos de secano y regadío extremeños era muy habitual, desde Logrosán hasta Llerena, pasando por las Vegas del Guadiana. La mayor facilidad del cultivo unido a los problemas que por entonces tenía el cultivo del maíz por las importaciones de Estados Unidos, dieron gran protagonismo al girasol en los campos extremeños. Más de 90.000 hectáreas, entre secano y regadío, se llegaron a sembrar en el año 1987. Una situación radicalmente diferente de la actual, cuando el cultivo sigue un acusado descenso, entre otros motivos propiciado por su menor rentabilidad, y por el mayor protagonismo de otros cereales en secano y del maíz, el tomate para industria y otros cultivos emergentes en regadío como el olivar superintensivo o el almendro.

Según los datos de avances y producción del 2020 del Ministerio de Agricultura, el pasado año pasado solo se alcanzaron las 7.880 hectáreas: 7.500 en la provincia de Badajoz y 380 en la de Cáceres. La evolución en los últimos tres años ha sido descendente, ya que en el año 2018 se sembraron 11.956 has y en el 2019 un total de 11.318 has. La producción en toneladas en la región también ha sido descendente, desde las 17.681 tn en el año 2018, hasta las 13.632 tn del año 2019 y las 11.100 tn del pasado año.

Con estas cifras, el cultivo del girasol en la región se aleja mucho de las tres grandes regiones productoras españolas: Castilla y León, con 269.630 hectáreas el año pasado y más de 359.600 toneladas de producción; Andalucía con 197.464 has de cultivo y 335.400 de producción, y Castilla-La Mancha con 149.200 has y 132.300 tn de producción. En toda España se cultivaron el pasado año 2020 un total de 651.056 hectáreas de girasol y una producción de 880. 199 tn, según los datos del Ministerio de Agricultura. Es decir, la superficie plantada en Extremadura no llega ni al 1,5% del total del girasol plantado en el país, cuando a finales de los 90 llegó ser una de las cinco regiones más activas en el mismo. España consume al año el doble de girasol del que consume de media.

Ensayos
En los últimos años, el cultivo del girasol ha experimentado también destacados cambios, entre los que destaca la irrupción del llamado “alto oléico”, muy utilizado en la elaboración de aceites de girasol. En la última campaña, los precios pagados en Castilla y León –región de referencia en el cultivo – oscilaron entre los 320 euros/tn del convencional y los 350 euros/tn del alto oléico.

Ante el escaso margen de rentabilidad del cultivo, las cooperativas y productores han intensificado sus ensayos e investigaciones sobre semillas, fertilización y épocas de siembra. Incluso con participación extremeña, en un intento de revitalizar un cultivo que fue tan importante hace ya dos décadas. Este es el caso del proyecto “Oleoprecisión”, liderado por el gigante aceitero Sovena, la cooperativa castellano-leonesa ACOR, la cooperativa sevillana Manzanilla Olive y la mayor cooperativa extremeña Acopaex.

En 2019 se aprobó el proyecto que debe concluir en el verano de este año 2021 y que creará un aplicación móvil (APP) para que facilitar al agricultor de este cultivo muchos parámetros claves en el mismo. Durante el proyecto se ejecutarán seis campos de ensayos repartidos entre Castilla y León, Extremadura y Andalucía, a través de la empresa Ideagro sobre 384 combinaciones diferentes en 1.500 microparcelas de 28 metros cuadrados. En los estudios preliminares se ha visto que hay más productividad en las siembras tempranas  y con una densidad de 50.000 semillas por hectárea, consiguiéndose aumentos del 10% de media en el rendimiento de kilos/has.

Cómo ha cambiado el mapa de los grandes cultivos en 20 años en el agro extremeño

Posted on

El olivar gana las 40.000 has que maíz, girasol, arroz, tabaco y pimiento para pimentón pierden desde el año 2002

El paisaje agrario de la región ha ido cambiando durante las últimas décadas, atraído por la coyuntura de altos precios de un producto, por las ayudas europeas o por nuevos sistemas de cultivo. El análisis de la Encuesta de Superficies y Rendimientos Agrarios (ESYRE) elaborada por el Ministerio de Agricultura permite analizar estos cambios en los grandes cultivos de la región. Por ejemplo, el cultivo del arroz, uno de los más activos del regadío regional, contaba con 20.843 hectáreas en el año 2002, para alcanzar las 27.886 has en el año 2010. Desde entonces su caída en hectáreas ha sido constante año a año hasta las 18.328.

Maíz y girasol
Otro cultivo que ha experimentado una fuerte caída es el del maíz, que llegó a plantar 69.849 has en 2002, pasando a las 46.026 en 2010 y recuperándose hasta las 56.047 el pasado año. Otro cultivo que ha perdido actividad es el girasol, que llegó a contar con 33.690 en el año 2002 para decaer hasta las 8.052 y alcanzar las 10.451 has el pasado año. El tomate para industria, entre el año 2002 y el 2010 experimentó un  gran avance,  hasta estabilizarse por encima de las 20.000 has.

Mientras, el cultivo del tabaco sumaba 10.338 hectáreas en el año 2002 y se ha mantenido estable por encima de las 8.000 has en la última década, apuntalado por las ayudas europeas y las mejores en su calidad. Otro cultivo con fuerte caída ha sido el pimiento para pimentón, que  de los 2.319 has del año 2002 cuenta ahora con 800 has. También ha experimentado una fuerte caída el cultivo del melón y la sandía, hasta las 1.000 has. El espárrago se ha reducido a la mitad mientras el ajo crece.

Frutales
Sin tener en cuenta los arranques que se han producido en el último año, el cultivo de la fruta de hueso había experimentado un sensible aumento en los últimos años, con excepción del peral. La nectarina y melocotón, pasaron de las 5.087 has en 2002 a las 6.239 del  último año, y en ciruela de 3.267 has en 2002 a  4.210 del 2019. La cereza ha crecido en 4.000 has en las últimas dos décadas, siendo estratégica para el norte de la provincia de Cáceres. Otro cultivo al alza es el de la higuera, con gran expansión del regadío, que ya alcanza las 12.666 has, y especialmente el almendro.

Vid y olivar
El viñedo se ha dejado, ante la necesidad de arranques y reconversión, casi 10.000 has en los últimos 20 años, aunque desde el  2010 permanece estable en 86.000 has. La aceituna para verdeo ha crecido en casi 6.000 has. El cultivo que más ha crecido en extensión ha sido el olivar, con la irrupción sobre todo de los modernos sistemas de olivar intensivo, superintensivo o en seto en las Vegas del Guadiana. Desde 2002, la región ha sumado 40.000 nuevas has de olivar para almazara, hasta las 266.305 actuales.

El cultivo de girasol pierde 9.000 hectáreas en tres campañas en Extremadura por la crisis de precios

Posted on

girasol

Cada vez es más difícil encontrar la bonita estampa de los campos de girasol en Extremadura. La baja rentabilidad del cultivo unido a las importaciones masivas a bajos precios ha provocado una reducción muy importante en su producción regional. En el año 2018, último con datos oficiales, se plantaron 11.956 has en Extremadura, 4.189 has menos que un años antes. Y si miramos tres años atrás, la pérdida de hectáreas se aproxima a las 9.000 has, un 42% menos.

Una merma que también ha afectado al cultivo del maíz y al del arroz en el caso del regadío, donde tomate para industria y sobre todo olivar superintensivo y almendro han sido los grandes beneficiados.

Hay que tener en cuenta que España producirá esta campaña unas 700.00 toneladas de girasol frente a una demanda nacional de la industria de 1,2 millones de tn, por lo que se tendrán que importar en torno a medio millón de tn. Estas importaciones masivas han provocado que los precios bajen de las 300 tn. El cultivo del girasol contaba en su día con una ayuda agroambiental en las ayudas de la PAC de la que actualmente no dispone. España ha pasado de cultivar 865.000 hectáreas a las 745.000 del año 2018.

En la provincia de Sevilla sí está creciendo con fuerza la pipa blanca de girasol orientada a consumo humano y cultivada en regadío, que ofrece mayores producciones por hectárea y sobre todo mejor precios.

PrimextraGold ® , el nuevo herbicida de Syngenta para el control de malas hierbas en el girasol

Posted on Actualizado enn

SYNGENTA - copia

Syngenta lanza al mercado Primextra Liquido Gold®, un nuevo herbicida en el cultivo del girasol especialmente recomendado por su alta eficacia en el control de malas hierbas de hoja ancha y estrecha en preemergencia de las mismas. Gracias a la combinación de sus dos materias activas con dos modos de acción diferentes y complementarios, Primextra Líquido Gold®, aporta un excelente control sobre las malas hierbas más frecuentes en el cultivo del Girasol. Incluyendo las difíciles como rebrotes de cereal, Alpiste (Phalaris spp), Cenizo (Chenopodium album) o Ciennudos (Poligonum aviculare), entre otras.

El potencial productivo del cultivo del Girasol está fuertemente influenciado por la competencia que supone la existencia de malas hierbas en su ciclo de desarrollo. Un control eficaz y prolongado de malas hierbas es esencial para proteger el cultivo y obtener todo el potencial de la cosecha, en particular en siembras tempranas. Con acción residual, marcada sistemia, excelente selectividad sobre el cultivo y ausencia de problemas en rotaciones, PrimextraGold® supone una herramienta indispensable para controlar las malas hierbas en el cultivo del Girasol desde el inicio.

Entre las ventajas que presenta este nuevo herbicida destacan: su doble modo de acción, que proporcionan excelente control herbicida evitando la aparición de resistencias; el control de las hierbas más difíciles en pre emergencia (Chenopodium album, Poligonum aviculare, Sinapis spp o Phalaris spp) e, incluso, rebrotes de cereal; el control eficaz de las malas hierbas desde el inicio de la implantación del cultivo, por lo que permite alcanzar el potencial productivo del cultivo en ausencia de competencia por nutrientes; su facilidad de aplicación, con una única aplicación en preemergencia; su formulación de alta calidad, que permite una excelente cubrición en el suelo libre de terrones; y que es perfectamente tolerado por el cultivo en las aplicaciones en pre emergencia.

Entre las recomendaciones para las zonas de girasol está el aplicar siempre en preemergencia del cultivo, cuando la semilla haya adsorbido la humedad del suelo, es decir, esté hinchada y antes de que los cotiledones emerjan; pulverizar uniformemente a baja presión (inferior a 5 atmósferas), usando un equipo bien calibrado, con agitación continua; y usar un volumen de caldo de 200-300 l/ha. También hay que evitar la aplicación en días ventosos y es mejor aplicarlo con el suelo libre de terrones, para que se incorpore mejor al suelo.

En condiciones de sequedad (falta de lluvia o riego oportuno) se aconseja realizar el tratamiento con incorporación mecánica. Para ello se procederá de la siguiente manera: en primer lugar, se realizará una labor superficial para conseguir una superficie lo más lisa, uniforme y libre de terrones posible. Se realizará el tratamiento herbicida y, posteriormente, se hará una incorporación mecánica del producto con una profundidad óptima de entre 4 y 7 cm.

Primextra Liquido Gold® es un nuevo ejemplo de cómo Syngenta está apostando por acelerar la innovación y ofrecer a los agricultores profesionales soluciones que les ayuden a producir de forma más sostenible y mejor, aumentando su productividad y eficacia.

BASF entra en el mercado de las semillas de girasol

Posted on

basf

El girasol es un cultivo importante y en rápida expansión, sobre todo en Europa, región que cuenta con el mayor mercado de girasol a nivel mundial, valorado en 1.300 millones de €. Para acceder al mercado de las semillas de girasol y así complementar su oferta BASF ha firmado un acuerdo de distribución con Euralis Semillas.

El objetivo es valorar y comercializar nuevos híbridos de girasol actualmente en fase de desarrollo, ofreciendo así a los productores de toda Europa un portafolio de soluciones todavía más completo para su cultivo.

Entre estos híbridos se incluye la tecnología Clearfield ® Plus de BASF, que combina variedades de última generación con excelentes productos para la protección del cultivo. Los primeros lanzamientos  de híbridos de girasol en el mercado se esperan para el 2020.

“El girasol es un cultivo clave en Europa. Gracias a sus muchos beneficios para la salud, el girasol desempeña un papel importante en la dieta moderna. Además, es una pieza fundamental en la rotación de cultivos. Gracias a este acuerdo seguimos invirtiendo en nuestro negocio de semillas y de variedades para convertirnos en un socio todavía más importante para nuestros clientes”, comenta Livio Tedeschi, vicepresidente de la División de Protección de Cultivos de BASF para Europa, Oriente Medio, África y CIS.