sierra de gata

Antonio Trinitario Vicente Sánchez (Adisgata): “Sierra de Gata posee un gran potencial para poner en resinación muchas de sus masas de pino resinero”

Posted on

Made with Square InstaPic

Entrevista con
Antonio Trinitario Vicente Sánchez
Gerente de Adisgata

¿Cuál es el objetivo de Adisgata en la programa operativo Go Resimec?

El objetivo general del GO RESIMEC es la revitalización del sector resinero, el aumento de la productividad, la rentabilidad y la sostenibilidad de este sector, y la mejora en los rendimientos de este aprovechamiento forestal a través de la mecanización y del uso de las nuevas tecnologías. ADISGATA participa dentro de este Grupo Operativo como agente ligado al territorio rural (Sierra de Gata) en donde se realiza este aprovechamiento resinero. Las entidades que forman parte de este grupo operativo, como socios beneficiarios, son el Cesefor, el Centro de Investigación, Desarrollo y Experimentación S.L. (CIDEX); la Sociedad de Resinas Naturales, S.L.;  la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE); Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (FAFCYLE); la Asociación para el Desarrollo Integral de Sierra de Gata (ADISGATA) y el Centro de Investigación Forestal del Lourizán.

¿Qué importancia tiene el pino y su aprovechamiento en resinas en la zona de Sierra de Gata?

El Pinus pinaster en la Comarca de Sierra de Gata abarca alrededor de unas 18.000 ha, de las cuales es muy difícil a día de hoy cuantificar cuanta cantidad de esta superficie es apta para realizar este aprovechamiento (malos accesos, pendientes elevadas, densidades apropiadas, etc). No obstante, la Sierra de Gata posee un potencial amplio para poner en resinación muchas de sus masas de pino resinero, por lo que este recurso puede suponer un incentivo de creación de empleo y fijación de población en esta Comarca.

La importancia del sector resinero dentro de esta Comarca es elevada, ya que estamos hablando de un aprovechamiento forestal que se realiza ligado al territorio rural, ofreciendo una oportunidad de trabajo en estas zonas que actualmente sufren el abandono y la despoblación.

¿El aprovechamiento de la resina en la zona era habitual?

Efectivamente, este recurso natural ha sido explotado anteriormente. Las actividades de resinación han sufrido altibajos a lo largo del tiempo, fruto de los numerosos cambios que se han producido en el ámbito rural, y también gracias a la aparición de productos sintéticos con aplicaciones similares a las de los derivados de la resina natural y con un menor coste de extracción, fabricación y transporte.

Actualmente, esta actividad forestal ha vuelto a resurgir fruto del aumento de la mano de obra causada por la reciente crisis económica, por la necesidad de crear puestos de trabajo que fijen población en los núcleos rurales, y debido al aumento de la demanda de las industrias de transformación que hoy en día demandan productos de carácter renovable y sostenibles con el medio ambiente. La resina como materia prima compite directamente con los derivados del petróleo, que cada vez más se están dejando de utilizar para estos usos y aplicaciones.

¿El pino y la resina puede ser una alternativa a otros trabajos habituales en la zona?

Por supuesto que puede llegar a serlo, aunque también puede llegar a convertirse en un trabajo que produzca el beneficio suficiente a estos trabajadores como para no necesitar disponer de otra actividad profesional. Los trabajadores resineros realizan sus tareas de resinación por la mañana temprano, y por las tardes suelen dedicarse a otras actividades profesionales que los ayuden a alcanzar un nivel de ingresos mensual suficiente para poder vivir. Actualmente las labores de resinación en los montes se realizan únicamente durante aproximadamente 9 meses (febrero-octubre) dependiendo de la climatología de cada año, dejando a estos trabajadores 3 meses sin actividad laboral.

Existen varias iniciativas para reconvertir a estos trabajadores en selvicultores del monte durante estos 3 meses de cesión de la actividad resinera, puesto que tanto los gestores de montes (público/privados) como los propios resineros necesitan realizar labores de desbroce, mantenimiento de caminos, senderos, etc, y por otro lado los gestores necesitan realizar trabajos de control de vegetación, reducción de biomasa, y labores de prevención de incendios forestales.

edf

Miguel Carrasco (Almazara As Pontis): “Hay que buscar la extrema calidad para defender nuestros AOVEs y nuestros olivares, que son una forma de vida”

Posted on

40 foto miguel en olivar - copia
Miguel Carrasco en un olivar de Manzanilla Cacereña

Entrevista con
Miguel Carrasco
Maestro de Almazara As Pontis

La Manzanilla Cacereña y la DO Gata Hurdes le deben mucho a As Pontis, la almazara de la familia Carrasco ubicada en la localidad de Eljas, en plena de Sierra de Gata. No solo por sus numerosos premios nacionales e internacionales sino sobre todo por una nueva forma de poner en valor las infinitas posibilidades de esa variedad, tan apegada al norte de Cáceres.

Ha estado en el Top 10  del ránking mundial tres años seguidos. Equipada con tecnología de Pieralisi y de envasado de Ifamensa, tiene el proyecto de ampliar la bodega ante la demanda de destacados productores para elaborar allí sus AOVES. Aunque Miguel Carrasco lo tiene claro. “El 80% de la culpa de nuestros premios la tiene el agricultor. La gente se olvida mucho de la importancia del campo para elaborar buenos AOVES. Detrás de una botella de Vieiru hay 2.000 personas detrás haciendo bien su trabajo, desde el recolector hasta el fabricante de la botella”.

Acaban de lanzar una línea de cosmética de alga gama con AOVE ecológico, quieren convertir su espléndido hotel rural A Velha Fábrica en Valverde del Fresno en un templo del oleoturismo, con la restauración de una antigua almazara incluida, y no olvida su proyecto de Museo con la mayor biblioteca del mundo sobre olivicultura y la historia de la Manzanilla Cacereña.

40 a velha fabrica
Fachada del Hotel Rural A Velha Fábrica en Valverde del Fresno

¿Cómo ha sido la campaña marcada por la climatología?

Ha sido un año complicado porque la sequía cambia mucho los parámetros de extracción del fruto. Este año los AOVEs han sido, como decimos por aquí, más bravíos, más picantes y acusados de amargor, con más intensidad a campo. Hay que adaptarse a la aceituna que viene del campo y tratar de hacer el mejor AOVE Manzanilla Cacereña. Y demostrar que sus afrutados pueden competir con cualquier otra variedad del mundo pese a que sus frutados base sean más potentes. Era  una asignatura pendiente en nuestra zona que la Manzanilla Cacereña se elaborase como se merece.

Ante el aumento de la demanda ¿pueden crecer las plantaciones y la producción de Manzanilla?

Alguna plantación nueva se está haciendo pero sobre todo lo que sería fundamental es cambiar la forma de poda en el campo para conseguir más producción. Hay que buscar más copa, con más kilos aunque de menor calibre para almazara. Cada año competimos con la demanda para aderezo y eso repercute en el precio final del producto. En nuestra zona el olivar sirve para evitar la despoblación rural. Es una forma de vida y forma parte de nuestra cultura. Mi mejor premio sería que el Olivar de Sierra de Gata tirara para adelante.

¿Apuestan cada vez más por el olivar ecológico?
Creo que el futuro está en el olivar ecológico. Intentamos concienciar cada vez más al productor sobre las mejores prácticas para el Medio Ambiente. Lo que habría que intentar es hacer más sencilla la burocracia existente para la conversión a ecológico que desanima a muchos productores mayores.

¿Cómo trabajan en la almazara y en la conservación de los aceites?
No miramos si agotamos más o menos la aceituna, sino la calidad final del producto, que al final sorprenda siempre al consumidor. Cuando se mira mucho para el orujo si pierde calidad. Evitamos las borras todo lo posible, con menor humedad, y siempre filtramos para almacenar el aceite lo más limpio posible y conservar todas sus propiedades organolépticas.

¿El mercado nacional también está creciendo para vosotros?
Cada año crecemos más en España y el envasado de más calidad se queda aquí, con DO Gata Hurdes. No vendemos en la Gran Distribución porque no hemos tenido buenas experiencias. No compartimos su estrategia de situar el AOVE como gancho comercial. No hacen nada bueno por el AOVE. También estamos creciendo bastante en Reino Unido, Canadá, Asia.

40 as pontis

El proyecto Antier Wines explora la autenticidad de las viñas antiguas de Sierra de Gata

Posted on

El enólogo Jesús M. Recuero quiere abrir una bodega en Villamiel para elaborar sus propios vinos y los de viticultores de la zona

En la mayoría de los pueblos de Sierra de Gata, en el noroeste de la provincia de Cáceres, sigue siendo muy común la elaboración de vinos de pitarra para autoconsumo y la venta en el mercado local. Un proyecto cooperativo con sede en Villasbuenas de Gata, integrada desde 2010 en Acenorca, intentó profesionalizar su elaboración y comercialización, aunque acabó de forma abrupta y dejando a cientos de viticultores de la zona sin explicación en la vendimia del 2016.

Sabedor de su gran potencial y enamorado de los viñedos antiguos de variedades autóctonas, Jesús María Recuero –enólogo y bodeguero afincado en Villanueva de Alcardete, al noreste de la provincia de Toledo–, ha impulsado el proyecto de Antier Wines, con sede en Villamiel, que ya ha lanzado al mercado sugerentes vinos con notable éxito y que exploran variedades de la zona como la Ojo de Liebre o la Verdejo Serrana en blanco, o la Piñuelo, la Rufeta o la Tinto Fino en tinto.

“La familia de mi mujer es de Villamiel, donde tenían casa con su antigua bodega y algún viñedo. Siempre que viajaba a Sierra de Gata y veía sus viñedos de sierra, tenía claro que con ellos se podían elaborar vinos singulares, auténticos, que transmitieran todo lo que encierra este paisaje. Junto a mi cuñado, Agustín García Rico, comenzamos el proyecto”.

Ya ha creado la empresa Viñedos históricos de Sierra de Gata S.L., con sede en Villamiel. Durante los últimos tres años, hasta su inesperado cierre, Jesús María Recuero, llevó la dirección técnica de la Bodega cooperativa de Sierra de Gata en Villasbuenas y elaboró sus vinos Antier y Trasantier allí. “Al menos conseguimos que los viticultores cobraran su uva, cosa que no sucedía habitualmente. Quince días antes de la vendimia del 2016 nos dijeron que cerraban. Sin más. Se trató desde el principio de un proyecto mal concebido, alejado de las zonas de más producción, sin capacidad y mezclaba la uva de 11 pueblos, que tienen peculiaridades distintas”. Defensor de los vinos de pitarra como “patrimonio cultural”, cree que su proyecto es totalmente compatible.

Tanto la pasada vendimia como la actual han tenido que elaborar sus vinos en la casa-bodega Recuero 1873 que tiene en Villanueva de Alcardete. Allí elabora también vinos singulares, con la marca Sigilo, de uvas procedentes sobre todo del Valle de Cigüela de variedades singulares como la Brujidera, Tinta Madrid o Tinta Velasco.

“Nuestra idea es abrir una bodega pequeña en Villamiel para elaborar nuestros vinos y también los de agricultores de la zona interesados”. Actualmente están llevando unas 28 hectáreas de viñedo en la zona, con bajas producciones, adelantado la vendimia sobre lo que es tradicional allí para conseguir todos los matices afrutados del vino. La zona produce entre 60.000 y 100.000 kilos de uva, aunque el municipio de Villamiel en sus tiempos llegó a producir más de 200.000 kilos. También están muy interesados en los viñedos del pueblo de Robledillo de Gata, que cuenta con menos de 15 hectáreas de viñedos de suelos pizarrosos. “Por suerte, la reestructuración del viñedo no llegó aquí, y se han podido mantener variedades de gran riqueza y muy adaptadas al terreno”.

Hasta ahora cuenta con dos líneas de vinos, la Trasantier, para vinos más tradicionales en su elaboración; y los Antier, de una viticultura más radical, sin sulfitos y sin filtrar, vinos naturales de la tierra”. La comercialización en la zona, en hostelería y cosas rurales, ha sido muy buena. “La producción no nos llega con la demanda que tenemos”.