vino y bodegas

Álvaro Peloche (Bodegas Cañalva): “Quitamos muchísima uva de cada cepa, para tener poca producción y obtener un fruto perfecto y de calidad”

Posted on

Entrevista con
Álvaro Peloche
Gerente y Enólogo de Bodegas Cañalva

¿Cómo ha evolucionado en estos últimos años Bodegas Cañalva desde Cañamero?

Bodegas Cañalva fue fundada en el año 1951 por mis abuelos Calixto Ruiz y Clara Cerezo, y desde entonces nuestra familia no ha dejado de elaborar vinos Actualmente la dirige la tercera generación de la familia, con sus propios enólogos y viticultores.Entonces solamente se elaboraban vinos de Pitarra, aunque al poco tiempo de elaborar esos vinos, mi abuelo, ya empezó a innovar, dentro de lo que se conocía por la zona, y empezó a comprar barricas de roble, para envejecer sus mejores añadas en Roble.

Desde el año del 1999, y habiendo estudiado enología en Madrid y en Burdeos, me hago cargo de la bodega y empezamos a elaborar vinos de mucha más calidad de los que estábamos haciendo.

En los últimos años, Bodegas Cañalva ha evolucionado de forma exponencial, no en cantidad; si no en calidad. Nuestros vinos son un referente de calidad no solamente en nuestra comarca y Extremadura; si no a nivel internacional.

Nuestra filosofía no es hacer grandes cantidades, si no, vinos Premium de gran calidad, y pocas cantidades, y de echo lo estamos consiguiendo, dado que solamente recolectamos las uvas de nuestros propios viñedos, y dejamos poca producción en la viña, para que la calidad de la uva sea extraordinaria, y luego en la bodega nos es muy fácil hacer grandes vinos.

¿Contar con vuestros propios viñedos, y en zona de cierta altura, garantiza aún más la autenticidad de vuestros vinos?

Totalmente. El poder controlar todo nuestro viñedo, y hacer unos trabajos en el campo muy exhaustivos, más de lo que por norma general se suele hacer, esto nos permite tener una uva de primera calidad, para elaborar grandes vinos.

Nosotros hacemos una poda en invierno de pocos pulgares, para obtener poca uva; y en primavera hacemos poda en verde, y quitamos todos los brotes que le sobran a la planta, y también quitamos muchísima uva de cada cepa, para tener poca producción, y así obtener un fruto perfecto y de calidad.

Luego todo este trabajo acompañado de la altitud de nuestros viñedos, a más de 600 metros, unos suelos pobres y pizarrosos, y una pluviometría de casi 1.000 litros por año, nos hace tener una autenticidad única e inmejorable de los vinos de Extremadura

La viticultura en Cáceres y sus bodegas siempre han vivido en un segundo plano frente a las de Badajoz y Tierra de Barros. ¿Tiene que reivindicar sus vinos y viñedo?

Cañamero siempre ha tenido fama por el vino pero es verdad que las zonas de Badajoz han sido pioneros en plantar variedades de uvas más comerciales, más conocidas, han tenido también muchas cooperativas en las cuales se elaboraban y se elaboran miles de litros de vino, y por eso también han empezado a embotellar hace muchos años y dar a conocer sus vinos antes que las bodegas de Cáceres.

También es verdad que Cañamero está en un enclave perfecto por muchos factores, que hace que nuestros vinos sean diferentes y únicos, y por eso nosotros desde Bodegas Cañalva, lo que queremos potenciar, es hacer vinos de gran calidad, que no tengan nada que envidiar a los vinos más reputados de cualquier denominación de origen de España

¿Los gustos de los consumidores son muy cambiantes en el mundo del vino como pasa con los blancos, con los espumosos, etc?

Hay que renovarse e ir de la mano de la vida y adoptar nuevas costumbres, y nuevos retos, de echo nosotros estamos también renovándonos constantemente para sacar vinos para públicos más jovenes que no tienen tanta afición al vino; pero también creo, que el vino es uno de los pocos productos, que por mucho que pasen los años, la gente te sigue demandando vinos clásicos; lo que si hay que hacer en estos vinos clásicos, es que cada vez sean de muchísima más calidad; y Bodegas Cañalva sobre todo apuesta por esto: por la calidad.

Las bodegas extremeñas exportaron por valor de 91 millones de euros en 2020

Posted on

La región es la número 12 en exportaciones en valor de vino pero la cuarta en volumen, muy influenciada por los precios del granel

Las bodegas de vino extremeñas, muy concentradas en la provincia de Badajoz y especialmente en la zona de Tierra de Barros, alcanzaron unas exportaciones de 91,2 millones de euros en el año 2020, según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino con datos de Aduanas. Una caída del 11% en valor en relación a las ventas en el exterior un año antes, que alcanzaron los 103 millones de euros. La provincia de Badajoz es la número 12 de España en el ránking exportador de vinos, que alcanzo en el caso de toda España los 2.956 millones de euros.

Si lo que tenemos en cuenta no es valor sino el volumen total exportado, la situación varía, ya que Extremadura es la cuarta comunidad en este apartado hasta alcanzar los 184 millones de litros. La diferenciación entre valor y volumen queda también muy patente en el caso de las bodegas regionales, ya que mientras las de Badajoz vendieron a un precio medio de 0,49 euros/litro –la gran mayoría a granel- las de Cáceres lo hicieron a un precio medio de 2,51 euros/litro, en su gran parte en envasado. El aumento de los vinos envasados, a poder ser con denominación de origen o sello de calidad, y el aumento del precio medio de exportación que valore la cada vez mayor calidad productora de la región son dos de los retos de futuro del sector.

Efecto Covid
El sector vitivinícola regional, al igual que el español en su conjunto, se ha visto seriamente afectado –más en unas bodegas concentradas en un perfil de vino- por la crisis del canal de Hostelería y Restauración (Horeca) provocada por las restricciones horarias y la pandemia. Y también por los cambios en los hábitos provocado por el Covid-19 a nivel mundial. No hay que olvidar que una gran mayoría del vino extremeño acaba en los mercados exteriores.

Un problemas que se acrecienta con la caída del consumo en España, no sólo coyuntural por la pandemia sino estructural. Pese a contar con la mayor superficie de viñedo del mundo, el consumo per cápita en España está muy por debajo del de otros importantes países productores como Italia, Francia  o Portugal. En Italia y Francia se sitúan en la frontera de los 46 litros por persona y año.

Durante el pasado año 2020, el consumo mundial de vino habría  caído un 3% en volumen (234 millones de hectolitros), y un 10% en valor, a causa de la pandemia y las caídas en grandes mercados como China, Sudáfrica, España.

Hectáreas
Desde el año 1980, las hectáreas de viñedo plantadas en España han caído un 42%, con una reducción de 693.000 hectáreas. Castilla-La Mancha cuenta con el 49% del total de la superficie  y algo más de 465.000 hectáreas, seguida a nivel nacional por Extremadura con 83.763 hectáreas y Castilla y León con 72.891 has. La reducción en hectáreas en Extremadura en el último año ha sido del 2%.

Según datos del Ministerio de Agricultura, a nivel nacional, el número de explotaciones de viñedo (555.475) continúa en descenso mientras que la superficie media por explotación aumenta. Aunque  el 69 % de las explotaciones tienen menos de media hectárea. El porcentaje de variedades de uva de vinificación se mantiene y es en un 52 % de tintas y en un 48 % de blancas. Airén es la variedad de uva de vinificación que ocupa mayor superficie en España (204.507 ha), pero en descenso. Le sigue muy de cerca la Tempranillo (202.253 ha), cuya superficie está en ascenso.

Miguel Monterrey (Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura): “La previsible corta cosecha en la vendimia francesa e italiana puede activar la retirada de vino de nuestras bodegas”

Posted on

Entrevista con
Miguel Monterrey
Presidente de la Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

¿En qué momento se encuentra el sector bodeguero en la región?

El sector vitivinícola se encuentra en una situación muy complicada por las importantes pérdidas económicas acumuladas tras la paralización del canal Horeca a causa de las restricciones de movilidad. Teníamos puestas nuestras esperanzas en que Europa hubiese puesto a disposición de los países unos fondos adicionales extraordinarios y suficientes para que el sector vitivinícola pueda gestionar esta crisis sin precedentes y se recupere.

Es un sector muy importante en nuestra región y necesita ayudas urgentes e independientes del Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola, porque las consecuencias a largo plazo pueden ser desastrosas.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura planteamos una ayuda directa a las bodegas, que podría articularse en dos partes: una fija y otra parte variable en función de los costes que ha soportado cada bodega al cumplir con sus obligaciones de pagos y a pesar de la importante caída de ventas. También hemos solicitado que se incluya al sector vitivinícola en las ayudas establecidas de apoyo a empresas y autónomos afectados por la pandemia de COVID-19.

El mercado de envasado ha sido más castigado por la pandemia que el de graneles a nivel mundial. ¿Ha logrado el vino extremeño mantener sus exportaciones?

La campaña pasada fue la más baja en cuanto a producción en los últimos 15 años, así que en Extremadura hay pocos stocks ahora mismo gracias al repunte de consumo nacional y exportaciones de vino, que según el Infovi aumentaron un 23% en volumen y un 10% en valor.

La situación de los mercados dependerá ahora del desarrollo de esta campaña tras la influencia que van a tener las últimas heladas en países competidores directos de nuestros vinos, como son Francia e Italia, ya que harán descender la estimación de producción de manera significativa en la vendimia que próximamente se iniciará y puede despertar el interés por nuestros tintos y, sobre todo, activar la retirada de vino de nuestras bodegas, ante la más que previsible corta cosecha que ya se asoma en la vendimia francesa o italiana.

Incluso aquí en Extremadura hay un tanto por ciento de menor de cosecha. Estamos optimistas ante una posible resolución Boing-Airbus, esperando alcanzar un acuerdo con EEUU el 10 de julio para que decidan quitar definitivamente lo aranceles.

El viñedo extremeño ha experimentado en los últimos años una profunda reestructuración. ¿Ha concluido ya a grandes rasgos o habrá más cambios?

El viñedo extremeño ha llevado a cabo en los últimos tiempos una importante reestructuración, que ha sido más en el sistema de cultivo que en variedades.

El sector vitícola ha sido tradicionalmente de uva blanca en Extremadura, concretamente de las variedades Pardina y Cayetana. A partir del año 2000, con el comienzo de la reestructuración del viñedo por parte de la OCM del vino, se obligó a poner el 80% en uvas tintas y en 2008 se abrió más el abanico y la obligación era del 70% de tintas y el 30% de uva blanca.

Aún queda reestructuración pendiente, ya que el nuevo periodo que tenemos ahora de OCM que terminará en 2023. Y ahora, las variedades son totalmente libres. Es el agricultor quien decide qué tipo de uva pone en su viñedo.

Lo que sí estamos viendo es que se está volviendo cada vez más a las variedades autóctonas y que se ha producido es un importante cambio en la elaboración y la calidad de nuestros vinos, que se exportan a cualquier mercado con una garantía excepcional.

El consumo de vino en España sigue una senda descendente. ¿Es un problema muy grave para todo el sector

Ahora mismo es un problema gravísimo por la situación en que se encuentra el canal Horeca aunque poco a poco vaya recuperándose ya. Independientemente de eso, las claves para lograr un crecimiento del consumo de vino se sitúan en la importancia de las denominaciones de origen, que son sello de calidad para los consumidores; y a la innovación, a apostar por nuevos tipos de vino, nuevas variedades de uva, etc. E incluso también a nuevas formas de presentar y distribuir el vino en cuanto a los envases. El fomento del consumo de vino, siempre con moderación, constituye una prioridad para todo el sector vitivinícola.

Manuela Bayón (Bodegas Carlos Plaza): “Hay importadores que buscan vinos de regiones menos conocidas pues los mercados están saturados de las regiones de siempre”

Posted on

Entrevista con
Manuela Bayón
Directora comercial y de exportación Bodegas Carlos Plaza

¿En qué momento se encuentra el proyecto vitivinícola y comercializador de Bodegas Carlos Plaza y hacia qué tipo de vinos irá en el futuro?

Empezamos hace 10 años elaborando dos vinos, un Joven y un Roble y ahora mismo contamos con seis vinos en nuestro portfolio. Empezamos por vinos amables y afrutados. Los mantenemos y en cierto modo, ha sido nuestra seña de identidad, pero nuestros nuevos vinos son más sofisticados, más complejos, más arriesgados, tratando de superarnos con cada vino.

Comercialmente, nuestra marca es referente de calidad en Extremadura, formando parte de las cartas de los mejores restaurantes de la región y de las barras de los establecimientos más emblemáticos. Además, exportamos nuestros vinos a 23 países de todo el mundo.

El sector de  las bodegas y de los vinos, por su fuerte dependencia del sector de la hostelería, ha sido uno de los más afectados por la pandemia del Covid ¿Cómo se sobrelleva esta coyuntura?

En el extranjero contamos con algunos clientes que no se dirigen exclusivamente al canal HORECA, lo que nos ha salvado de una dramática caída de las ventas. En España, sí tenemos más presencia en restauración donde el consumo ha disminuido; por momentos, incluso desaparecido. Algunos de nuestros vinos se venden en lineales selectos, además de en tiendas especializadas, donde el consumo ha aumentado. Se ha creado una cultura gastronómica en casa que tengo la sospecha de que se mantendrá ya para siempre.

El comercio on line agroalimentario está creciendo con fuerza ¿Para vuestra bodega también es estratégico para el futuro? 

Hasta ahora vendíamos nuestros vinos online a través de otras webs de vinos; es interesante, pero lógicamente, somos uno más entre cientos de bodegas. Actualmente, nuestros vinos pueden adquirirse en nuestra propia tienda online en la web de la bodega, dónde además, los consumidores y amantes del vino podrán encontrar contenido de valor tanto de nuestros vinos en particular como del vino en general.

¿Cómo presidenta del salón Iberovinac estás en contacto con importadores de vinos de muchos países ¿Qué imagen tienen los vinos extremeños en el exterior?

Todos destacan no sólo la excelente relación calidad-precio de los vinos extremeños, sino la enorme variedad que ofrecen. Una vez conocen los vinos, nos visitan y se deciden a importarlos, comprueban que el consumidor de su país aprecia los vinos por su calidad y tipicidad. El consumidor medio en el extranjero no está tan preocupado regiones particulares, lo percibe como vino español.

Es más, últimamente hay importadores que buscan vinos de regiones menos conocidas pues los mercados están saturados de las regiones de siempre.

Eventos como la Iberovinac son imprescindibles para que se afiance la imagen Extremadura-Vinos. Ha sido muy importante lo que se ha hecho durante la Iberovinac, no sólo a nivel puramente comercial sino de promoción y marca: catas comentadas por especialistas de reconocido prestigio de vinos de Extremadura poniendo en valor nuestras fortalezas.

La exportación sigue siendo clave para el sector vitivinícola extremeño, aunque sigue teniendo precios medios entre los más bajos de las bodegas españolas ¿Cómo se puede ir subiendo este precio medio?

Esto depende de la estrategia particular de cada bodega o cooperativa. En Bodegas Carlos Plaza no podemos vender más barato porque los costes de producción y calidad nos lo impiden. Es más, cada año mimamos más las viñas y la elaboración, nos preocupamos más por la calidad que por la cantidad, el equipamiento de la bodega se va actualizando por lo que cada vino que lanzamos tiene un coste más alto.

Ahora mismo contamos con un portfolio pequeño pero coherente, poniendo el alma en cada vino que hacemos, y estamos muy satisfechos con la aceptación por parte del consumidor con cada uno de los vinos.

Ángel Luis González y Juan Sojo (Bodegas Altos de Montánchez): “Vamos a  envasar diferentes tipos de productos en nuevos formatos nunca antes vistos para el vino”

Posted on

Creer en la comercialización de vinos con la travesía del desierto que soporta el sector de la hostelería y restauración no es tarea sencilla. Dos empresarios, Ángel Luis González y Juan Sojo lo han logrado con su nueva comercializadora de vinos, bajo el nombre de Bodegas Altos de Montánchez SL, con sede en Villanueva de la Serena. Tras un periodo de algo de más de dos años fuera de este sector y en colaboración con varias bodegas de nuestra región.

En la actualidad no cuentan con bodega propia, pero sí poseen gran experiencia en la elaboración de vinos tras haber fundado en 2003 Bodegas Cerro la Barca SL, proyecto innovador en Extremadura  al ser la  primera bodega 100% ecológica de la región y donde se iniciaron los trámites para conseguir el sello biodinámico Demeter (máxima certificación de productos naturales y que respetan al máximo el medio ambiente……).

“De nuestra experiencia en Cerro la Barca -asegura Ángel Luis González- aprendimos mucho tanto a nivel vitícola, como de elaboración de vinos (hubo mucho de ensayo y error) y sobre todo de la comercialización. Según asegura Juan Sojo, “a lo largo de la vida se producen muchas situaciones que te hacen tomar decisiones que con el tiempo se han visto que no fueron para nada las más correctas y así toco fondo para nosotros el proyecto Bodegas Cerro la Barca”.

Según Ángel Luis González, “en  nuestro nuevo proyecto hemos decidido realizar un porfolio de vinos convencionales (en un principio y para nada cerramos las puertas a retomar el mundo ecológico y biodinámico), con algunas nuevas marcas como son la gama de vinos Creencia y hemos continuado con algunas de las marcas que en su día creó Juan Sojo para bodegas Cerro la Barca, pero que como bien estaba acordado eran marcas propias suyas que en su día puso a disposición de antiguo proyecto y ahora las hemos retomado  para la nueva comercializadora como son Amor del Bueno, 601 cepas perdidas…”.

Aseguran que “este nuevo proyecto está basado en dos pilares fundamentales uno es dar una calidad-precio al canal Horeca donde ahora mismo vendemos casi el 50% de nuestro volumen y el otro son las exportaciones donde vendemos el otro 50% y que tiene una gran dificultad. Cada país demanda un tipo de vino o un tipo de variedad de uva o un tipo de elaboración especial y eso es lo difícil de manejar. Nuestra gran experiencia nos ha hecho comprender mucho de los mercados donde estamos y presentar a cada cliente el vino exacto que quiere. Creemos que ahí debería residir el gran esfuerzo de los proyectos de internacionalización que realiza la Junta de Extremadura, no tanto en hacernos viajar a ferias enormes donde somos una mota de polvo sino en traer a los grandes compradores a nuestra casa y ya las empresas debemos tener la capacidad de entender lo que cada cliente y cada país quiere de nosotros”.

Siempre innovando, “para el futuro más inmediato, y para dar respuesta a la demanda de algunos de nuestros clientes internacionales, estamos desarrollando un proyecto para envasar diferentes tipos de productos en nuevos formatos nunca antes visto para el vino. Es un proyecto que nos tiene muy ilusionados y donde vamos a realizar un gran esfuerzo económico.

Y para el futuro a largo plazo “nos gustaría retomar un proyecto de una bodega muy antigua en la zona de Cáceres que lleva más de 30 años cerrada pero que creemos que tiene un potencial muy grande para nuestro sector”.

Francisco Javier López Rodríguez (CRDOP Ribera del Guadiana): “Hasta el COVID-19 había grandes expectativas de crecimiento tanto en mercados internacionales como nacionales”

Posted on

Entrevista con
Francisco Javier López Rodríguez
Gerente del CRDOP Ribera del Guadiana

Lo ocurrido con el Covid-19, y sus repercusiones en el Canal Horeca, ha sido muy negativo para todo el sector del vino español y extremeño ¿Afectará mucho también a la certificación de vino en esta próxima campaña del 2020?

Las consecuencias que ha tenido el COVID-19 para las bodegas han sido devastadoras, con una caída del 80% de las botellas certificadas en los meses de Abril, Mayo y Junio con respecto al mismo periodo del año anterior. Esto era previsible ya que el producto con Denominación de Origen se consume en su mayor parte en el Canal HORECA, y el aumento de ventas en grandes superficies no compensa en ningún caso las pérdidas anteriores. Esperamos que cuando las condiciones sanitarias aporten mayor seguridad este consumo se recupere por el bien, tanto de nuestro sector como el de Hostelería y Restauración, cuya interdependencia se ha visto claramente en esta crisis.

¿Sin tener en cuenta lo ocurrido en el pasado año 2020 por el tema de la pandemia, la evolución en volumen de vino certificado y en número de bodegas en los últimos años en el consejo regulador ha sido creciente?

En términos de crecimiento interanual de la certificación hasta el mes de febrero de 2020 estaba en una cifra de incremento en torno al 10 %, con unas grandes expectativas de crecimiento tanto en mercados internacionales como nacionales.

En cuanto a las bodegas certificadas en la actualidad tenemos 26, de las cuales 2 se incorporaron en el año 2019.

El consejo regulador de la DO decidió incluir nuevas variedades, entre ellas algunas portuguesas. ¿La riqueza varietal siempre es positiva para las bodegas?

Todavía es pronto para evaluar las nuevas incorporaciones dado que son variedades desconocidas por los viticultores y es estos momentos, el viticultor prefiere escoger variedades que les aporten más seguridad. Lo que está claro es que es una posibilidad que tiene el viticultor y es una opción de futuro para diversificar nuestro potencial productivo.

¿Qué proyectos tiene la DO para este año?

En principio los planes que tiene la Denominación de Origen en términos de Promoción es aumentar sus esfuerzos en marketing digital, ya que las fórmulas tradicionales de promoción no son adecuadas en este momento. Esta es una oportunidad, que tantos las bodegas como la propia Denominación de Origen tiene que aprovechar para digitalizar su promoción y comercialización, y una vez que pase la pandemia poder utilizar ambas herramientas optimizando los puntos fuertes que cada opción tiene.

Por otra parte, esperamos que a finales de este año o principios del año que viene se haya aprobado la modificación del pliego que nos permitirá elaborar nuevos tipos de vino como son los espumosos. En este sentido sería interesante poner en marcha una iniciativa para promocionar todos los vinos espumosos de Extremadura, ya que las posibilidades de ofrecer una gran diversidad de productos es una oportunidad comercial interesante.

Emiliano Zamora de Alba (Estación Enológica de Almendralejo): “En los últimos cinco años más de 5.500 has se han reimplantado con variedades autóctonas como Eva o Beba de los Santos, Cayetana, Pardina y Alarije”

Posted on

Entrevista con
Emiliano Zamora de Alba
Jefe de Sección de Estación Enológica de Almendralejo

Emiliano Zamora de Alba es enólogo, miembro del Consejo del C.R.D.O. Ribera del Guadiana y Director Técnico de los Concursos “Premios Espiga Vinos”, “Premios Espiga Cavas” y miembro del Jurado de numerosos concursos nacionales e internacionales.

En las últimas dos décadas el sector vitivinícola regional ha experimentado grandes cambios, ¿se ha avanzado a la misma velocidad en el viñedo que en las bodegas?

Según fuentes del Ministerio de Agricultura, durante el periodo 2000-2019, en apoyo a las inversiones realizadas por los viticultores extremeños, las ayudas comunitarias han superado los 305 M€. Sin duda, se ha conseguido una mejora de la competitividad de nuestra producción vitivinícola, mejorando la capacidad de mecanización del viñedo, reduciendo costes de cultivo, adaptando las producciones a la demanda del mercado y muy importante, acercándonos a un equilibrio productivo entre variedades blancas y tintas. El sector elaborador ha modernizado sustancialmente la tecnología para la mejora de la calidad en la elaboración tradicional de los vinos blancos.

El incremento de la superficie de variedades de uvas tinta, ha necesitado que se hayan realizado cuantiosas inversiones para adaptar la maquinaria y depósitos de las bodegas y cooperativas ampliando la capacidad de elaboración y conservación de los vinos tintos. Este crecimiento cuantitativo en la elaboración de magníficos vinos tintos del año, se ha visto acompañada, de adquisiciones de barricas y acondicionamientos de instalaciones para la crianza de estos vinos.

El resultado final nos lleva a la situación actual con un sector viticultor mucho más competitivo y un sector elaborador con una oferta de gran calidad, equilibrada entre blancos y tintos, más diversificada y adaptada a la demanda de los mercados nacionales e internacionales.

En varias denominaciones de origen y comarcas españolas se ha apostado fuerte por variedades autóctonas para diferenciarse. ¿Se podría avanzar más en esto en la región?

Durante el periodo 2000-2020, Extremadura ha sido la Comunidad Autónoma de España con mayor porcentaje de superficie de viñedo reestructurado. Más de 60.000 Ha se han acogido a los planes de reestructuración y reconversión del viñedo y esto supone un porcentaje superior al 75% del viñedo que en la actualidad tenemos en nuestra región. Como en otras regiones vitícolas españolas, también en Extremadura se está apostando por la reimplantación de variedades autóctonas.

En los últimos cinco años, mas de 5.500 hectáreas se han reimplantado con estas variedades destacando principalmente: “Eva o Beba de los Santos”, “Cayetana”, “Pardina” y “Alarije”. En Extremadura y en nuestra D.O. Ribera del Guadiana, hay una importante apuesta por las variedades autóctonas. En algunos casos, la elaboración y comercialización de estos vinos monovarietales está teniendo un éxito notable basado en esa calidad “típica” y “singular” diferenciadora de vinos de otras comarcas vitícolas.

El Laboratorio de la Estación Enológica de Almendralejo es clave para la expedición de los certificados de exportación de vinos. ¿La evolución de estos certificados ha sido muy importante?

En Extremadura, la Estación Enológica de Almendralejo es el único laboratorio reconocido oficialmente por organismos nacionales e internacionales para expedir estos certificados de exportación de vinos. La cantidad de certificados emitido por este Centro, es un indicativo de la actividad comercial exterior de nuestras bodegas y cooperativas, principalmente hacia países terceros. En los últimos años, ha habido una tendencia al alza indicativa de la positiva evolución de la pujanza exterior de nuestros vinos. Tanto en los vinos a granel como en los envasados, además de los tradicionales mercados europeos (Portugal, Francia e Italia), otros destinos como China, Japón, Rusia e incluso algunos africanos como Guinea o Angola, son el principal objetivo exterior de los vinos extremeños.

Ventura Arroyo (Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agroalimentarias Extremadura): “Hay que conseguir vinos que nos diferencien, que sean únicos, y lograrlo través de nuevas variedades de uva”

Posted on

Entrevista con
Ventura Arroyo
Presidente de la Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agroalimentarias Extremadura

¿Hasta qué punto es clave para el vino extremeño y sus bodegas el sector de hostelería y restauración que se ha visto tan afectado por el Covid 19?

La crisis que toda esa situación ha generado en el canal Horeca ha influido en el sector con una importante repercusión. Aunque las ventas en el sector extremeño de vino son, en un alto porcentaje, a granel, le influye el comportamiento de las ventas de embotellado. Unas tiran de otras y si el canal Horeca no funciona, se paralizan todas las ventas, como ha sucedido. Han sido las medidas habilitadas, como la destilación de crisis y el almacenamiento privado, las que han permitido ‘salvar los muebles’ y terminar la campaña de forma aceptable sin más.

Hay sectores agrarios muy importantes en la región que arrastran varias  campañas con precios en origen por debajo de los costes de producción. Para los productores de uva para vino, ¿cómo está la situación?

Hay que aclarar que las cooperativas no comercializamos uva, por lo que nosotros podemos hablar de precios de vino, que es por lo que pagamos a nuestros agricultores socios. Aunque ha habido cierta estabilidad, la última campaña se inició con unos precios altos que fueron descendiendo, notándose a principios de año, de forma que en marzo, uniéndose ahí ya la crisis por el estado de alarma, se paralizó lo comercialización y, con ello, cayeron los precios de vino.

A fecha de septiembre de 2020, los precios están incluso por debajo de como se terminó la pasada. Son precios bajos que, unidos a la menor producción que tendremos esta vendimia, acabarán afectando al viticultor.

El sector vitivinícola extremeño ha mejorado mucho en calidad en los últimos años pero aún así la gran mayoría del vino sigue vendiéndose a granel ¿qué pasos son necesarios para ir aumentando el valor añadido del vino regional?

Vender vino es difícil y los pasos para aumentar el valor añadido son complicados, porque hay muchas marcas, denominaciones de origen con mucho bagaje, etc. Pero algo que desde Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura sí creemos que se puede hacer es apostar por nuevas variedades de uva, para conseguir así vinos que nos diferencien, que sean únicos. Y ese cambio, no tanto en cantidades sino lograr la distinción a través de nuevas variedades, sí sería posible con variedades que se adaptasen bien a nuestro clima, porque se han puesto variedades francesas que no soportan nuestras temperaturas veraniegas y no se han adaptado.

¿Las medidas que se han tomado por parte de la Administración y el sector son suficientes? 

En principio, las medidas que se pusieron en marcha han sido eficaces y han permitido salvar, al menos, la campaña pasada. Sí es cierto que en Extremadura no teníamos mucho stock, pero al final también afecta la situación en la que se encuentran otras comunidades. Igual que pasa ahora, porque hay una merma a nivel nacional y sigue sin reactivarse el consumo a través de Horeca, por lo que podrían volver a activarse medidas de comercialización.

Destaca la vendimia en verde, que en nuestra región se ha puesto en marcha por primera vez aunque sea en pocas hectáreas; y la destilación de crisis que pedíamos desde Cooperativas Agro-alimentarias, destinada a uso industrial (para geles hidroalcohólicos o biodiesel, entre otros) y no para uso de boca.

Cada vez hay más D.O. o zonas productoras que han apostado por variedades autóctonas en monovarietales y están teniendo un buena aceptación ¿es una alternativa para parte del sector en Extremadura, sobre todo con los vinos blancos?

Podría ser, porque va en la línea que planteaba antes de apostar por nuevas variedades que den mayor valor añadido al vino extremeño, como complemento a las variedades autóctonas que tenemos y que nos dan vinos buenísimos. Si las complementamos para producir vinos más complejos y más aceptados en el mercado, nos diferenciaríamos del resto. Esa debe ser nuestra apuesta.

Diego Reyes Carrillo (Pago de las Encomiendas): “En el Monasterio de Rocamador tendremos un viñedo de Garnacha para elaborar vinos para el hotel”

Posted on Actualizado enn


A la izda. Diego Reyes Carrillo y a la derecha su hermano Juan Pedro

Entrevista con
Diego Reyes Carrillo
Gerente de Pago de las Encomiendas

Si miramos la vista atrás, a mediados de la década pasada nacieron varias bodegas en Extremadura que han ayudado mucho a cambiar la percepción del vino extremeño tanto en el mercado español como internacional. Y una de ellas, creada en el año 2007 por Diego Reyes Carrillo y su hermano Juan Pedro, es Pago de las Encomiendas en Villafranca de los Barros con sus vinos Unadir –y Lengua azul–, y con innovadoras ideas de crianza biodinámica y bodega por gravedad.

A su apuesta por el enoturismo con su Hotel-Bodega El Moral, se sumará en la primavera del 2021–si todo marcha bien– la reapertura del Hotel Monasterio de Rocamador en Almendral, tras adquirirlo a un fondo de inversión. “Detrás del Monasterio hay un terreno de una hectárea donde plantaremos un viñedo de la variedad Garnacha, que es la que tradicionalmente había en los monasterios. Hemos registrado ya las marcas Rocamador y Monasterio de Rocamador, y será para los clientes del hotel”, asegura Diego.

La bodega ha logrado importantes galardones internacionales, desde Estados Unidos a Alemania, con sus vinos.

¿Cuál fue el origen del proyecto vitivinícola?

Pago de las Encomiendas Viñedos y Bodegas comenzó con unas 150 hectáreas de la familia repartidas en varios municipios y zonas como Ribera del Fresno, Almendralejo, Fuente del Maestre, Los Santos de Maimona, Matanegra y sobre todo en Villafranca de los Barros. Antes trabajábamos con una cooperativa de la zona donde la prioridad era el granel. Éramos conscientes de la calidad de la materia prima. Con los suelos y el clima que tenemos en esta zona se pueden elaborar excelente vinos. Con este clima es simple tratar el viñedo. Solo hacemos tratamientos preventivos con azufre y cobre. Por eso decidimos abrir una pequeña bodega, centrada en  elaborar vinos singulares, y aprovechar al máximo lo que nos aporta el terruño.

Introdujimos, para complementar la Tempranillo, nuevas variedades como  Graciano,  Syrah o Petit Verdot. Mis estudios de enología en Madrid me ayudaron mucho.

¿La calidad de la uva es la origen de todo el proyecto?  

El viñedo y la uva son fundamentales. Por eso la cuidamos tanto durante el año. Y también en la recolección del fruto, que hacemos de noche, de 2 a 8 de la mañana. Que la uva entre en bodega a 18 grados y no a 30, y en cajas especiales de unos 15 kilos para no aplastar la uva,  se nota en la calidad y aromas de los vinos que se pueden alcanzar. Que la piel esté tersa y la pepita hecha. Que el tanino de la uva sea dulce, porque se transmitirá a la suavidad del vino en boca.

Son vinos personales, suaves, con mucho color y aroma. Con identidad propia, a lo que ayuda también algo de roble francés, con barricas nuevas. Y el cliente parece que lo valora porque hasta la pandemia, las ventas tanto en España como en el extranjero estaban creciendo. La mesa de selección y la bodega por gravedad también ayudan. Los principios biodinámicos que seguimos destacan que suelo-viña-clima es un único ente ya que todo está conectado por la energía del universo.

¿Qué os ha aportado el enoturismo con la Bodega-Hotel El Moral?

En el año 2012 tuvimos la oportunidad de incorporar un antiguo cortijo y convertirlo en lo que es hoy, un hotel de cuatro estrellas que ofrece experiencias muy completas de enoturismo. Cuenta con aeródromo propio. Nos ha servido para crear y potenciar nuestra marca. Con todas las limitaciones necesarias para cumplir con la seguridad de nuestros clientes, la demanda ha sido muy buena este verano. Tendremos unas sinergias muy interesantes con Rocamador, enclavado en pleno corazón de la dehesa extremeña.

Adisgata y la Diputación de Cáceres celebran una Jornada on line sobre la regularización de las bodegas de pitarra en Sierra de Gata

Posted on

La Diputación de Cáceres, junto a ADISGATA y otras entidades han organizado la “Jornada on line de difusión del modelo de memoria para regularización de las bodegas de vino de pitarra en Sierra de Gata”. Esta jornada tiene previsto su realización el día 16 de diciembre del 2020 (miércoles) en la modalidad on line a partir de las 10:00 horas.

La Sierra de Gata tiene un gran potencial vitícola, en la que se elaboran vinos blancos y tintos de “Pitarra”, con naturaleza propia, y la actividad de la bodega puede ser una oportunidad para generar economía local, atraer el turismo y mantener el viñedo y un sistema tradicional de hacer vino, que de no ponerse en valor, se perderá.

El tema a tratar en las jornadas será principalmente la difusión de los documentos, la memoria y la guía de uso a la hora de regularizar una bodega artesanal típica de esta comarca.

Las inscripciones han de realizarse en el siguiente enlace https://forms.gle/ch4uWgYEPZryEfWQ7