vino y bodegas

Francisco Javier López Rodríguez (CRDOP Ribera del Guadiana): “Hasta el COVID-19 había grandes expectativas de crecimiento tanto en mercados internacionales como nacionales”

Posted on

Entrevista con
Francisco Javier López Rodríguez
Gerente del CRDOP Ribera del Guadiana

Lo ocurrido con el Covid-19, y sus repercusiones en el Canal Horeca, ha sido muy negativo para todo el sector del vino español y extremeño ¿Afectará mucho también a la certificación de vino en esta próxima campaña del 2020?

Las consecuencias que ha tenido el COVID-19 para las bodegas han sido devastadoras, con una caída del 80% de las botellas certificadas en los meses de Abril, Mayo y Junio con respecto al mismo periodo del año anterior. Esto era previsible ya que el producto con Denominación de Origen se consume en su mayor parte en el Canal HORECA, y el aumento de ventas en grandes superficies no compensa en ningún caso las pérdidas anteriores. Esperamos que cuando las condiciones sanitarias aporten mayor seguridad este consumo se recupere por el bien, tanto de nuestro sector como el de Hostelería y Restauración, cuya interdependencia se ha visto claramente en esta crisis.

¿Sin tener en cuenta lo ocurrido en el pasado año 2020 por el tema de la pandemia, la evolución en volumen de vino certificado y en número de bodegas en los últimos años en el consejo regulador ha sido creciente?

En términos de crecimiento interanual de la certificación hasta el mes de febrero de 2020 estaba en una cifra de incremento en torno al 10 %, con unas grandes expectativas de crecimiento tanto en mercados internacionales como nacionales.

En cuanto a las bodegas certificadas en la actualidad tenemos 26, de las cuales 2 se incorporaron en el año 2019.

El consejo regulador de la DO decidió incluir nuevas variedades, entre ellas algunas portuguesas. ¿La riqueza varietal siempre es positiva para las bodegas?

Todavía es pronto para evaluar las nuevas incorporaciones dado que son variedades desconocidas por los viticultores y es estos momentos, el viticultor prefiere escoger variedades que les aporten más seguridad. Lo que está claro es que es una posibilidad que tiene el viticultor y es una opción de futuro para diversificar nuestro potencial productivo.

¿Qué proyectos tiene la DO para este año?

En principio los planes que tiene la Denominación de Origen en términos de Promoción es aumentar sus esfuerzos en marketing digital, ya que las fórmulas tradicionales de promoción no son adecuadas en este momento. Esta es una oportunidad, que tantos las bodegas como la propia Denominación de Origen tiene que aprovechar para digitalizar su promoción y comercialización, y una vez que pase la pandemia poder utilizar ambas herramientas optimizando los puntos fuertes que cada opción tiene.

Por otra parte, esperamos que a finales de este año o principios del año que viene se haya aprobado la modificación del pliego que nos permitirá elaborar nuevos tipos de vino como son los espumosos. En este sentido sería interesante poner en marcha una iniciativa para promocionar todos los vinos espumosos de Extremadura, ya que las posibilidades de ofrecer una gran diversidad de productos es una oportunidad comercial interesante.

Emiliano Zamora de Alba (Estación Enológica de Almendralejo): “En los últimos cinco años más de 5.500 has se han reimplantado con variedades autóctonas como Eva o Beba de los Santos, Cayetana, Pardina y Alarije”

Posted on

Entrevista con
Emiliano Zamora de Alba
Jefe de Sección de Estación Enológica de Almendralejo

Emiliano Zamora de Alba es enólogo, miembro del Consejo del C.R.D.O. Ribera del Guadiana y Director Técnico de los Concursos “Premios Espiga Vinos”, “Premios Espiga Cavas” y miembro del Jurado de numerosos concursos nacionales e internacionales.

En las últimas dos décadas el sector vitivinícola regional ha experimentado grandes cambios, ¿se ha avanzado a la misma velocidad en el viñedo que en las bodegas?

Según fuentes del Ministerio de Agricultura, durante el periodo 2000-2019, en apoyo a las inversiones realizadas por los viticultores extremeños, las ayudas comunitarias han superado los 305 M€. Sin duda, se ha conseguido una mejora de la competitividad de nuestra producción vitivinícola, mejorando la capacidad de mecanización del viñedo, reduciendo costes de cultivo, adaptando las producciones a la demanda del mercado y muy importante, acercándonos a un equilibrio productivo entre variedades blancas y tintas. El sector elaborador ha modernizado sustancialmente la tecnología para la mejora de la calidad en la elaboración tradicional de los vinos blancos.

El incremento de la superficie de variedades de uvas tinta, ha necesitado que se hayan realizado cuantiosas inversiones para adaptar la maquinaria y depósitos de las bodegas y cooperativas ampliando la capacidad de elaboración y conservación de los vinos tintos. Este crecimiento cuantitativo en la elaboración de magníficos vinos tintos del año, se ha visto acompañada, de adquisiciones de barricas y acondicionamientos de instalaciones para la crianza de estos vinos.

El resultado final nos lleva a la situación actual con un sector viticultor mucho más competitivo y un sector elaborador con una oferta de gran calidad, equilibrada entre blancos y tintos, más diversificada y adaptada a la demanda de los mercados nacionales e internacionales.

En varias denominaciones de origen y comarcas españolas se ha apostado fuerte por variedades autóctonas para diferenciarse. ¿Se podría avanzar más en esto en la región?

Durante el periodo 2000-2020, Extremadura ha sido la Comunidad Autónoma de España con mayor porcentaje de superficie de viñedo reestructurado. Más de 60.000 Ha se han acogido a los planes de reestructuración y reconversión del viñedo y esto supone un porcentaje superior al 75% del viñedo que en la actualidad tenemos en nuestra región. Como en otras regiones vitícolas españolas, también en Extremadura se está apostando por la reimplantación de variedades autóctonas.

En los últimos cinco años, mas de 5.500 hectáreas se han reimplantado con estas variedades destacando principalmente: “Eva o Beba de los Santos”, “Cayetana”, “Pardina” y “Alarije”. En Extremadura y en nuestra D.O. Ribera del Guadiana, hay una importante apuesta por las variedades autóctonas. En algunos casos, la elaboración y comercialización de estos vinos monovarietales está teniendo un éxito notable basado en esa calidad “típica” y “singular” diferenciadora de vinos de otras comarcas vitícolas.

El Laboratorio de la Estación Enológica de Almendralejo es clave para la expedición de los certificados de exportación de vinos. ¿La evolución de estos certificados ha sido muy importante?

En Extremadura, la Estación Enológica de Almendralejo es el único laboratorio reconocido oficialmente por organismos nacionales e internacionales para expedir estos certificados de exportación de vinos. La cantidad de certificados emitido por este Centro, es un indicativo de la actividad comercial exterior de nuestras bodegas y cooperativas, principalmente hacia países terceros. En los últimos años, ha habido una tendencia al alza indicativa de la positiva evolución de la pujanza exterior de nuestros vinos. Tanto en los vinos a granel como en los envasados, además de los tradicionales mercados europeos (Portugal, Francia e Italia), otros destinos como China, Japón, Rusia e incluso algunos africanos como Guinea o Angola, son el principal objetivo exterior de los vinos extremeños.

Ventura Arroyo (Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agroalimentarias Extremadura): “Hay que conseguir vinos que nos diferencien, que sean únicos, y lograrlo través de nuevas variedades de uva”

Posted on

Entrevista con
Ventura Arroyo
Presidente de la Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agroalimentarias Extremadura

¿Hasta qué punto es clave para el vino extremeño y sus bodegas el sector de hostelería y restauración que se ha visto tan afectado por el Covid 19?

La crisis que toda esa situación ha generado en el canal Horeca ha influido en el sector con una importante repercusión. Aunque las ventas en el sector extremeño de vino son, en un alto porcentaje, a granel, le influye el comportamiento de las ventas de embotellado. Unas tiran de otras y si el canal Horeca no funciona, se paralizan todas las ventas, como ha sucedido. Han sido las medidas habilitadas, como la destilación de crisis y el almacenamiento privado, las que han permitido ‘salvar los muebles’ y terminar la campaña de forma aceptable sin más.

Hay sectores agrarios muy importantes en la región que arrastran varias  campañas con precios en origen por debajo de los costes de producción. Para los productores de uva para vino, ¿cómo está la situación?

Hay que aclarar que las cooperativas no comercializamos uva, por lo que nosotros podemos hablar de precios de vino, que es por lo que pagamos a nuestros agricultores socios. Aunque ha habido cierta estabilidad, la última campaña se inició con unos precios altos que fueron descendiendo, notándose a principios de año, de forma que en marzo, uniéndose ahí ya la crisis por el estado de alarma, se paralizó lo comercialización y, con ello, cayeron los precios de vino.

A fecha de septiembre de 2020, los precios están incluso por debajo de como se terminó la pasada. Son precios bajos que, unidos a la menor producción que tendremos esta vendimia, acabarán afectando al viticultor.

El sector vitivinícola extremeño ha mejorado mucho en calidad en los últimos años pero aún así la gran mayoría del vino sigue vendiéndose a granel ¿qué pasos son necesarios para ir aumentando el valor añadido del vino regional?

Vender vino es difícil y los pasos para aumentar el valor añadido son complicados, porque hay muchas marcas, denominaciones de origen con mucho bagaje, etc. Pero algo que desde Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura sí creemos que se puede hacer es apostar por nuevas variedades de uva, para conseguir así vinos que nos diferencien, que sean únicos. Y ese cambio, no tanto en cantidades sino lograr la distinción a través de nuevas variedades, sí sería posible con variedades que se adaptasen bien a nuestro clima, porque se han puesto variedades francesas que no soportan nuestras temperaturas veraniegas y no se han adaptado.

¿Las medidas que se han tomado por parte de la Administración y el sector son suficientes? 

En principio, las medidas que se pusieron en marcha han sido eficaces y han permitido salvar, al menos, la campaña pasada. Sí es cierto que en Extremadura no teníamos mucho stock, pero al final también afecta la situación en la que se encuentran otras comunidades. Igual que pasa ahora, porque hay una merma a nivel nacional y sigue sin reactivarse el consumo a través de Horeca, por lo que podrían volver a activarse medidas de comercialización.

Destaca la vendimia en verde, que en nuestra región se ha puesto en marcha por primera vez aunque sea en pocas hectáreas; y la destilación de crisis que pedíamos desde Cooperativas Agro-alimentarias, destinada a uso industrial (para geles hidroalcohólicos o biodiesel, entre otros) y no para uso de boca.

Cada vez hay más D.O. o zonas productoras que han apostado por variedades autóctonas en monovarietales y están teniendo un buena aceptación ¿es una alternativa para parte del sector en Extremadura, sobre todo con los vinos blancos?

Podría ser, porque va en la línea que planteaba antes de apostar por nuevas variedades que den mayor valor añadido al vino extremeño, como complemento a las variedades autóctonas que tenemos y que nos dan vinos buenísimos. Si las complementamos para producir vinos más complejos y más aceptados en el mercado, nos diferenciaríamos del resto. Esa debe ser nuestra apuesta.

Diego Reyes Carrillo (Pago de las Encomiendas): “En el Monasterio de Rocamador tendremos un viñedo de Garnacha para elaborar vinos para el hotel”

Posted on Actualizado enn


A la izda. Diego Reyes Carrillo y a la derecha su hermano Juan Pedro

Entrevista con
Diego Reyes Carrillo
Gerente de Pago de las Encomiendas

Si miramos la vista atrás, a mediados de la década pasada nacieron varias bodegas en Extremadura que han ayudado mucho a cambiar la percepción del vino extremeño tanto en el mercado español como internacional. Y una de ellas, creada en el año 2007 por Diego Reyes Carrillo y su hermano Juan Pedro, es Pago de las Encomiendas en Villafranca de los Barros con sus vinos Unadir –y Lengua azul–, y con innovadoras ideas de crianza biodinámica y bodega por gravedad.

A su apuesta por el enoturismo con su Hotel-Bodega El Moral, se sumará en la primavera del 2021–si todo marcha bien– la reapertura del Hotel Monasterio de Rocamador en Almendral, tras adquirirlo a un fondo de inversión. “Detrás del Monasterio hay un terreno de una hectárea donde plantaremos un viñedo de la variedad Garnacha, que es la que tradicionalmente había en los monasterios. Hemos registrado ya las marcas Rocamador y Monasterio de Rocamador, y será para los clientes del hotel”, asegura Diego.

La bodega ha logrado importantes galardones internacionales, desde Estados Unidos a Alemania, con sus vinos.

¿Cuál fue el origen del proyecto vitivinícola?

Pago de las Encomiendas Viñedos y Bodegas comenzó con unas 150 hectáreas de la familia repartidas en varios municipios y zonas como Ribera del Fresno, Almendralejo, Fuente del Maestre, Los Santos de Maimona, Matanegra y sobre todo en Villafranca de los Barros. Antes trabajábamos con una cooperativa de la zona donde la prioridad era el granel. Éramos conscientes de la calidad de la materia prima. Con los suelos y el clima que tenemos en esta zona se pueden elaborar excelente vinos. Con este clima es simple tratar el viñedo. Solo hacemos tratamientos preventivos con azufre y cobre. Por eso decidimos abrir una pequeña bodega, centrada en  elaborar vinos singulares, y aprovechar al máximo lo que nos aporta el terruño.

Introdujimos, para complementar la Tempranillo, nuevas variedades como  Graciano,  Syrah o Petit Verdot. Mis estudios de enología en Madrid me ayudaron mucho.

¿La calidad de la uva es la origen de todo el proyecto?  

El viñedo y la uva son fundamentales. Por eso la cuidamos tanto durante el año. Y también en la recolección del fruto, que hacemos de noche, de 2 a 8 de la mañana. Que la uva entre en bodega a 18 grados y no a 30, y en cajas especiales de unos 15 kilos para no aplastar la uva,  se nota en la calidad y aromas de los vinos que se pueden alcanzar. Que la piel esté tersa y la pepita hecha. Que el tanino de la uva sea dulce, porque se transmitirá a la suavidad del vino en boca.

Son vinos personales, suaves, con mucho color y aroma. Con identidad propia, a lo que ayuda también algo de roble francés, con barricas nuevas. Y el cliente parece que lo valora porque hasta la pandemia, las ventas tanto en España como en el extranjero estaban creciendo. La mesa de selección y la bodega por gravedad también ayudan. Los principios biodinámicos que seguimos destacan que suelo-viña-clima es un único ente ya que todo está conectado por la energía del universo.

¿Qué os ha aportado el enoturismo con la Bodega-Hotel El Moral?

En el año 2012 tuvimos la oportunidad de incorporar un antiguo cortijo y convertirlo en lo que es hoy, un hotel de cuatro estrellas que ofrece experiencias muy completas de enoturismo. Cuenta con aeródromo propio. Nos ha servido para crear y potenciar nuestra marca. Con todas las limitaciones necesarias para cumplir con la seguridad de nuestros clientes, la demanda ha sido muy buena este verano. Tendremos unas sinergias muy interesantes con Rocamador, enclavado en pleno corazón de la dehesa extremeña.

Adisgata y la Diputación de Cáceres celebran una Jornada on line sobre la regularización de las bodegas de pitarra en Sierra de Gata

Posted on

La Diputación de Cáceres, junto a ADISGATA y otras entidades han organizado la “Jornada on line de difusión del modelo de memoria para regularización de las bodegas de vino de pitarra en Sierra de Gata”. Esta jornada tiene previsto su realización el día 16 de diciembre del 2020 (miércoles) en la modalidad on line a partir de las 10:00 horas.

La Sierra de Gata tiene un gran potencial vitícola, en la que se elaboran vinos blancos y tintos de “Pitarra”, con naturaleza propia, y la actividad de la bodega puede ser una oportunidad para generar economía local, atraer el turismo y mantener el viñedo y un sistema tradicional de hacer vino, que de no ponerse en valor, se perderá.

El tema a tratar en las jornadas será principalmente la difusión de los documentos, la memoria y la guía de uso a la hora de regularizar una bodega artesanal típica de esta comarca.

Las inscripciones han de realizarse en el siguiente enlace https://forms.gle/ch4uWgYEPZryEfWQ7

Marifé Fuentes (Bodegas Leneus): “Estamos trabajando en unos vinos envejecidos en ánforas de barros sumergidas en un lago en el Pirineo”

Posted on

Entrevista con
Marifé Fuentes
Directora comercial de Bodegas Leneus

Leneus se ha consolidad como una de las apuestas enológicas en ecológico más visibles de Extremadura, gracias a la calidad de sus vinos pero también a la innovación y singularidad de los mismos, con el aporte de Aloe Vera o de Reishi en alguno de ellos. 

Tras una nueva vendimia ¿en qué momento se encuentra el proyecto de Leneus y cuáles son sus objetivos?

En estos momentos tan difíciles para todos, en Bodegas Leneus –donde sin duda somos emprendedores natos– no paramos de innovar y trabajar para mejorar nuestros vinos. Nuestro objetivo es poder ofrecer a nuestros clientes un vino sincero con alma y de máxima calidad. Siempre respetando el Planeta y la salud. Con el cambio climático las plantas están sufriendo mucho y estamos trabajando para que de forma natural y respetuosa con el ecosistema, podamos seguir ofreciendo máxima calidad y vinos que enamoren.

El viñedo ecológico ¿qué diferencias fundamentales presenta en el cuidado de la viña frente al convencional a lo largo del año en el campo?

La diferencia principal es que no utilizamos productos químicos. Nada de herbicidas. Y dirás entonces ¿cómo os deshacéis de las hierbas? Pues con mucho trabajo y esfuerzo. A la vez que estamos respetando el Planeta, las especies animales que habitan en las viñas, la salud de las personas pues mantenemos la mano de obra del personal que nos ayuda en las tareas agrícolas.

Aunque el tema de la pandemia ha sido muy duro para el sector vitivinícola por su dependencia con el sector de restaurantes y bares, ¿la comercialización de Leneus ha aumentado también por otras vías como venta on line, exportación o tiendas gourmet?

Pues sí, en los primeros días de confinamiento aproveché para meditar un poco y rápidamente pasé a la acción. Potenciando la venta online e intentando aportar algo bueno a la sociedad, se me ocurrió organizar una cata online en la que además de aprender y compartir unos tragos de vinos, un brindis y poder tener contacto con otras personas afines al mundo del vino y romper esa situación tan triste y gris que estábamos viviendo y que tanto nos estaba afectando a todos.

Pero además como no me conformé con una cata online al uso, decidí llegar al máximo número de personas y conseguir hacer un récord Guinness. Así que me puse en contacto con la empresa Guinness para informarme de que debía hacer. Ellos me comentaron que con 100 personas conseguíamos el récord. Así que me puse a trabajar en ello. Y conseguimos el récord, 155 personas en todo el mundo catando Leneus y brindando. Entre ellas estuvieron personalidades de prestigio en el mundo del vino como Isabel Mijares, Carmen Aguirre, Carlos Vivas, Tomás Sánchez, Francisco Rivero, Acuve, Asociaciones varias a nivel nacional e internacionales. Extremadura, Galicia, Rioja, País Vasco, Cataluña, Valencia, Madrid, Valladolid, Andalucía, Murcia, Canarias e incluso Portugal y Australia. Fue una experiencia única, todos disfrutamos mucho y nos quedamos con ganas de más.

Desde el principio, Leneus ha sido innovador en sus vinos con elementos como el reishi o el aloe vera ¿hay nuevos proyectos en el horizonte donde prime la innovación de nuevo?

Estamos trabajando en unos vinos envejecidos en ánforas de barros sumergidas en un lago en el Pirineo. Hemos catado una, recientemente y es un vino espectacular. En breve haremos la presentación oficial. Va a ser una tirada muy limitada y exclusiva.

Esperanza Valdés (Área de Enología de CICYTEX): “En Extremadura es necesario rastrear en antiguos viñedos para aumentar nuestro patrimonio varietal”

Posted on

Esperanza Valdés y Gregorio Muñoz (IMIDRA), coordinador general del  proyecto, tomando  muestras en una viña

Entrevista con
Esperanza Valdés
Área de Enología de CICYTEX

¿En qué consiste el proyecto Minorvin de recuperación de variedades minoritarias y cuál es la aportación de Cicytex?

El proyecto MINORVIN, tiene por principal objetivo estudiar el potencial agronómico, enológico y resistencia a enfermedades de 51 variedades de uva de vinificación minoritarias procedentes de diferentes regiones vitícolas de España. Se pretende evaluar su potencial para mitigar los efectos del cambio climático en la viticultura.

Estas variedades de uva minoritarias están actualmente infravaloradas y lo que se hace es someterlas a una serie de pruebas para analizar su resistencia a la sequía, su tolerancia a enfermedades fúngicas, muy dependientes de la climatología, como el mildiu y el oídio. Además, con la finalidad de diversificar la producción de vino se investiga también su potencial enológico, es decir la composición físico-química (grado alcohólico, acidez, compuestos responsables del color y del aroma…) y las características organolépticas de los vinos que producen.

En este proyecto, CICYTEX participa de dos formas: Por una parte, analiza e investiga las variedades Cagarrizo, Heben, Rufete Serrano y Zurieles. Además, por otra parte, el área de Enología del CICYTEX es el encargado de la caracterización polifenólica de estas variedades. Nuestros compañeros de otras zonas vitícolas nos envían las uvas y los vinos de las variedades en estudio en sus respectivas zonas y en nuestros laboratorios extraemos ese material y llevamos a cabo la identificación y cuantificación de las sustancias que lo integran. Este material polifenólico es muy importante pues es el responsable del color, astringencia, y propiedades saludables de las uvas.

En cuanto a las variedades extremeñas minoritarias que se quiere “rescatar” ¿Cuál es su situación actual?  

En la actualidad, se elabora un vino “multivarietal” en el que estas variedades entran en diferente proporción.

El mundo del vino, al igual que el del olivar, busca y destaca en sus elaboraciones cada vez más variedades autóctonas y minoritarias para diferenciarse. ¿Extremadura cuenta con suficientes variedades propias de calidad para ello?

El proceso de investigar sobre una variedad minoritaria, lleva consigo una tarea anterior que realizan sobre todo los investigadores en ampelografía. Cuando nos encontramos en un viñedo antiguo, hay que certificar que efectivamente se trata de cepas de variedades minoritarias y además hay que determinar mediante diferentes métodos, que incluyen desde la observación visual de la forma de las hojas, hasta métodos de marcadores moleculares. En este sentido, pienso que en Extremadura es necesario llevar a cabo un rastreo en antiguos viñedos, poco cultivados y semiolvidados para encontrar e identificar esas variedades antiguas y así aumentar y diversificar nuestro patrimonio varietal.

El cambio climático está afectando al mundo del vino ¿Es una variable muy a tener en cuenta a la hora de elegir una u otra variedad de uva?

El cambio climático más que una variable es un factor esencial a la hora de elegir una u otra variedad. Aunque es innegable el factor varietal, una misma variedad expresa su aroma, color etc. de una manera u otra, en función del terroir donde se cultiva. La palabra terroir es un vocablo que engloba no solamente el suelo sino también el clima en el que se desarrolla la planta. De hecho hoy en día, ya no se habla de cómo es el vino de una variedad, sino de las características de esa variedad cultivada en ese determinado terroir. En este sentido, hoy día se están plantando viñedos en terroirs donde en los años 80 del pasado siglo eran impensables ver una cepa (por ejemplo el sur de las islas británicas).


Procesado variedades tintas minoritarias

Extremadura espera producir 2,5 millones de hectolitros de vino y mosto con la vista puesta en recuperar la hostelería

Posted on

La región cuenta con 139 bodegas de vinos activas, de ellas 26 inscritas en la DOP Ribera del Guadiana

Primera vendimia en tiempos de pandemia. Si las previsiones de Cooperativas Agroalimentarias se cumplen, pese al caluroso mes de julio, la región producirá en torno a los 2,5 millones de hectolitros de vino y mosto, algo por debajo de la anterior campaña. A nivel nacional, las previsiones son alcanzar los 42 millones de hectolitros, gracias al crecimiento de Castilla-La Mancha que espera superar los 25 millones. En el viñedo del norte español, más castigado por el mildiu de la vid, la producción será menor.

Extremadura se consolida así como la segunda productora de vino de España y también con sus 85.785 hectáreas de viñedo, en una de las de mayor extensión de cultivo. El 37% del total de estas hectáreas ya cuenta con algún tipo de sistema de regadío, lo que permite cosechas más estables.

-Canal Horeca. Una vendimia muy atípica por varios motivos: por las extremas medidas de seguridad en campo y en las bodegas ante el Covid-19, Y sobre todo, por la situación del sector Hostelero de Bares, Restaurantes y Colectividades –asociado también al parón turístico- que para muchas bodegas suponen más del 80% de sus ventas habituales. La no recuperación de la actividad normal de este sector en los próximos meses puede suponer un gran cuello de botella en la salida comercial de cientos de miles de litros de vino y presionar de nuevo a la baja los precios tanto en el mercado nacional como en el mercado exterior.

Extremadura cuenta con unas 139 bodegas de vinos activas, de ellas 26 inscritas en la Denominación de Origen Ribera del Guadiana. Una gran mayoría de ellas, especialmente las cooperativas que mueven más volumen y que están integradas en Viñaoliva, dependen especialmente de la exportación. Tanto a granel como el creciente envasado.

Durante el pasado año 2019 las bodegas regionales exportaron 2,23 millones de hectolitros de vino: más de 61% del vino y mosto regional  se exportó. Debido a la crisis del Covid-19, las exportaciones españoles de vino han caído un  11,6% en volumen y un 7% en valor en el primer semestre del 2020, con Alemania, Reino Unido, EE.UU., Francia, Países Bajos, Portugal, Canadá, Suiza, Bélgica, China e Italia como principales mercados en valor.

Solo el 2% del viñedo extremeño está en ecológico

Posted on

Extremadura puede estar perdiendo la carrera del vino ecológico, con demanda creciente en Centroeuropa, Escandinavia y Asia. Solo el 2% del viñedo regional, en torno a las 1.681 has según los últimos datos del Ministerio de Agricultura están inscritas en ecológico, frente al 55% del viñedo en Murcia o el 33% en Cataluña. Es la penúltima región en este sentido, solo por delante de Galicia. El total de hectáreas de viñedo ecológico en España alcanza las 121.000 en 2019.

Extremadura cuenta con 14 bodegas inscritas en ecológico de las 1.152 en toda España, con Cataluña en cabeza con 273. En el año 2003 se alcanzaron en Extremadura las 2.600 hectáreas de olivar en ecológico, cuando cinco bodegas fueron las pioneras en la región en inscribirse: Castelar, de Hornachos; Juan Romero Fuentes, de El Raposo; Oro Tinto, de Almendralejo; CAVE San José, de Villafranca de los Barros y Antonio Medina, de Zafra. 

José Daniel Megías (Bodegas Alaude): “Damos gran importancia a la crianza en botella, que permite a nuestros vinos alcanzar su máxima redondez y expresión”

Posted on

Entrevista con
José Daniel Megías
Director  y Enólogo de Bodegas Alaude

Bodegas Alaude (Oliva de la Frontera) ha sido una de las bodegas cuyos vinos son más conocidos en los últimos años en Extremadura. ¿Qué señas de identidad has intentado mantener?

Si algo define a nuestros vinos es el equilibrio y, dentro de lo posible, la homogeneidad entre las diferentes añadas. Buscamos que tengan su propia identidad y sean siempre reconocibles. Para conseguirlo nos basamos fundamentalmente en el concepto de selección, que aplicamos rigurosamente a lo largo de todo el proceso productivo. Selección que comienza en el campo con la elección de los mejores viñedos a los que podemos tener acceso y continúa en la bodega con la doble mesa de selección, que nos permite eliminar todos los racimos que no alcanzan el estado fitosanitario y de madurez adecuado.

Quinta Alaude y Alius son muy demandadas en el sector hostelero regional, ¿hasta qué punto ha sufrido con el cierre del canal Horeca? ¿Ha compensado algo la venta para  hogares y  on line?

Una bodega pequeña como Bodegas Alaude, debe tener claro a que segmento del mercado va a dirigirse. Nosotros apostamos 100% por el Canal Horeca y al no tener presencia en los lineales de grandes superficies, nos hemos quedado prácticamente sin clientes. Si bien es verdad que hemos incrementado la venta on line, realmente supone un porcentaje pequeño de nuestra facturación. Lo más importante de este incremento ha sido el impulso moral que nos ha supuesto en una situación tan difícil.

¿Es más de vinos jóvenes o de crianza?

De crianza indudablemente y, además, de una crianza real y efectiva, no soy partidario de los tintos roble, que si bien pueden resultar agradables cuando están bien elaborados, en muchos casos solo buscan disminuir costes de elaboración y tapar carencias con la aportación de aromas de madera.

En nuestros vinos Quinta Alaude y Alius cuidamos mucho la crianza en barrica, controlando a través de los tiempos y la optimización del parque de barricas, el equilibrio necesario entre los aromas varietales y los aportados por la propia madera. Más importancia aún  le damos a la crianza en botella, que permite a nuestros vinos alcanzar su máxima redondez y expresión antes de salir al mercado.

En las últimas añadas hemos empezado a elaborar un tempranillo joven, D XI, por petición expresa de nuestro distribuidor La Bodega de Santa Marina, siguiendo nuestros principios de equilibrio y selección, que está teniendo muy buena aceptación.  

¿Ha cambiado mucho el perfil del consumidor de vinos en los últimos años?

El gusto del consumidor siempre va cambiando, influido por los creadores de opinión y en muchos casos por las propias bodegas. Hemos pasado de la predilección por los reservas y grandes reservas, a buscar vinos con menos crianza, pero con una presencia importante de la madera, y actualmente a que el carácter determinante sea la frutosidad en perfecta sintonía con los aromas de crianza.

Cuando diseñé Bodegas Alaude, tenía claro qué tipo de vinos quería elaborar, veía un hueco en el mercado de los vinos extremeños detectado en conversaciones con clientes y amantes del vino. Para un enólogo es fundamental este contacto, no nos podemos encerrar en nuestro propio ego a la hora de entender el vino, debes aplicar tu propia personalidad, intentar diferenciarte de la competencia, pero no puedes darle la espalda al mercado. Además, hay que seguir aprendiendo y mejorando en cada añada que elabores.

¿En el futuro han pensado en elaborar algún vino blanco o espumoso?

No entra en nuestros cálculos. Nuestra bodega es una unidad productiva perfectamente diseñada para elaborar vinos tintos, tendríamos auténticos problemas para mantener el nivel de exigencia que nos marcamos si hablamos de elaborar vinos blancos. Para los espumosos, sencillamente, necesitaríamos una nueva bodega.

Para finalizar, me permito dar como primicia el acuerdo de colaboración solidaria cerrado entre La Bodega de Santa Marina y Bodegas Alaude para donar al Banco de Alimentos el 5% del volumen de ventas. En estos momentos difíciles para todos, y aunque también lo es para ambas empresas, queremos aportar nuestro granito de arena para solidarizarnos con los que peor lo están pasando.