vino y bodegas

Ricardo Cantera (Bodega Agro Ribera Nature): “Nuestra idea es terminar consiguiendo la certificación de “vino de pago”

Posted on Actualizado enn

De izda. dcha, José Luis Puntas, Ricardo Cantera y José Manuel Puntas

Entrevista con
Ricardo Cantera
Enólogo de Bodega Agro Ribera Nature

El proyecto de la familia Puntas Aguilar, en Ribera del Fresno (Badajoz) engloba tanto la viticultura y bodega propia, como la plantación de pistachos ecológicos. En el caso del vino,  dispone de uvas tintas en espaldera, con riego muy controlado de apoyo mediante goteros para mantener el equilibrio de la planta y fruto, con una primera cosecha en 2019. También tienen en desarrollo un nuevo viñedo con variedades blancas. Cuenta con la marca Pentateuco.

¿Cómo surgió el proyecto vitivinícola de Bodega Agro Ribera Natura y qué lo diferencia frente a otras bodegas extremeñas?

El proyecto nace desde la idea de buscar valor a las tierras de la familia Puntas Aguilar, con un enfoque diferente al habitual de la zona, pensando en el producto final no en generar materia prima, valor añadido desde el trabajo y la diferenciación, desde la cercanía y el respeto a la naturaleza.

¿Con qué variedades trabajáis actualmente y qué vinos permiten elaborar?

Disponemos de 5 variedades tintas (Garnacha, Monastrel, Mazuelo, Cabernet y Tempranillo) más un nuevo viñedo de variedades blancas en desarrollo. En el viñedo de tintos hay en proyecto 5 diferentes vinos, dos ya en mercado, otro más que va a salir en breve, dejando el cuarto para 2023. Por necesidades también a modo de “ bonus track “ empezamos a comercializar un blanco hecho con variedades tintas…Los vinos del proyecto son muy diferentes, defendemos el concepto de “ bodega Boutique “, vinos de edición limitada y diferenciada…., y con ello ofrecer vino para todos los gustos del consumidor…

El concepto de «bodega de pago» o «vinos de autor», con producciones limitadas,  no está tan extendido en Extremadura, quizás por su mayor volumen de producción, que en otras zonas de España. ¿Es un concepto similar al de vuestro proyecto?

Nuestra idea es terminar consiguiendo la certificación de “vino de pago “, exponente máximo de calidad definida por un terruño variedades y clima, no es común aquí, pero si en otras zonas y países, donde pequeños viticultores, con menos viñedo que el que tenemos viven de él varias familias. Calidad más personalidad para buscar valor añadido frente a la cantidad como base de buscar beneficios

¿Apostáis más por los vinos jóvenes o por los de barrica o crianza?

Apostamos por el “VINO” en mayúsculas, dando lo que pide según los diferentes estilos y gustos, puede ser joven y estar criado, y maduro sin crianza… nos salimos de las “supuestas reglas “ para apostar por los estilos y con ello botellas que expresan nuestra viña, variedades y saber hacer.

A nivel de comercialización, ¿estáis más enfocados al mercado nacional o también a exportación en el futuro?

En un mercado globalizado no se pueden cerrar las puertas a nadie, por lo que nuestra apuesta es global, ya tenemos contactos, distribuidores a nivel nacional e internacional, pero sobre todo apostamos por abrir las puertas de nuestra bodega a todo aquel que quiere conocer y disfrutar, queremos socializar el vino y no hay mejor manera que mostrar nuestra casa en “casa”. Estáis invitados a ella.

Soraya Prior (Cooperativa San Isidro de Villafranca de los Barros): “Nuestra idea es potenciar la venta embotellada con la nueva imagen de nuestra marca Valdequemao”

Posted on

Entrevista con
Soraya Prior
Responsable comercial de Cooperativa San Isidro de Villafranca de los Barros

¿Cuál es la presencia de la Cooperativa San Isidro de Villafranca de los Barros en el sector del vino y del olivar?

Nuestra cooperativa cuenta con unos 700 socios de uva, aceituna de verdeo y aceituna para aceite de oliva. Tenemos una capacidad de unos 20 millones de kilos de uva cada campaña. Los socios están apostando mucho por entregar productos de calidad, tanto en uva como en aceituna. Y la cooperativa también está siendo muy exigente para conseguir esa calidad. Hay unas reglas claras en cuanto a grados, días de recogida y entrega, etc. El socio lo va entendiendo. La bodega también ha acometido importantes mejoras en tecnología. Hay que estar siempre al día.

¿Cuál ha sido la apuesta por los vinos envasados de la cooperativa en los últimos años?

La cooperativa en un principio estaba enfocada sobre todo a la venta de vinos a granel pero nos dimos cuenta de la importancia de apostar por el envasado. Cogemos un millón de litros muy seleccionados cada año y los dedicamos al envasado. Este año además hemos llevado a cabo el cambio de imagen de nuestra marca, Valdequemao, que hacía falta para entrar en los mercados. Vender en cisternas es relativamente sencillo porque te olvidas de todo, pero nuestra idea es aumentar la presencia de nuestros vinos con la marca Valdequemao.

El mercado del vino sigue siendo muy limitado en las denominaciones o tipos de vino que se demandan. ¿Cuesta entrar en los mercados?

Cuando hablas con algún comprador o importador sobre el precio de nuestros vinos, te dicen que son demasiado baratos como si por ello no pudieran ser buenos. Igual metes uno de nuestros vinos en una botella de Ramón Bilbao y te dicen que es un vino buenísimo. Ese es el trabajo que tememos que hacer: darlos a conocer y probar, porque a quien los prueba le gustan. Nos pasa también con nuestro Pardina Blanco, de uva autóctona, y que ha conseguido excelentes puntuaciones. El cliente medio que va a un restaurante y ve la carta de vinos, no suele pedir ni el más caro ni el más barato, sino el intermedio. Es muy importante que la hostelería se involucre y aprenda más de vinos, y no nos quedemos en un Ribera del Duero, un Rioja y un Verdejo.

¿Cuál es la relación entre los vinos blancos y tintos en vuestra cooperativa?

En producción global sí hay más vino blanco que tinto, pero en el envasado estamos en la misma proporción. En tinto envasado solo con Tempranillo, y en blanco con Macabeo y Pardina.

¿Cuál es el vino más destacado que elaboráis?

En todos tenemos una lata calidad, pero quizás uno de los productos más demandados sea nuestro Valdequemao Clásico, del que el año pasado hicimos 4.000 botellas. Nos quedamos pronto sin ellas porque la gente lo espera. Solo  barrica pero de diferentes añadas. Es algo muy especial la mezcla de vinos en barricas más viejas y más nuevas. También tenemos un tinto roble con 5 meses de barrica. Al consumidor le gusta un toque de madera, sin abusar.

¿La exportación es un desafío de futuro?

Queremos que sea más importante en el futuro, aunque estamos más centrados ahora en el mercado nacional. En Alemania, en Austria, poco a poco en Reino Unido. El producto extremeño cada vez es más conocido y gusta, aunque estamos por detrás de muchas zonas y países. El cambio de imagen nos debe ayudar porque la anterior no encajaba.

En el caso del AOVE, ¿la idea también es aumentar el envasado?

Este año hemos elaborado mil botellas sin filtrar de la variedad Carrasqueña con la marca Valdequemao.

La feria Vinitech-Sifel regresa con una visión panorámica del sector del vino

Posted on

La feria Vinitech-Sifel en Burdeos (Francia) regresa a su actividad presencia del del 29 de noviembre al 1 de diciembre, con una apuesta innovadora y muchas actividades.  Hasta mediados de septiembre,más del 90 % de los expositores ha confirmado ya su participación. VINITECH-SIFEL se apoyará en una oferta construida alrededor de 4 polos de exposiciones representando todas las etapas de producción – TÉCNICAS DE CULTIVO / EQUIPAMIENTO DE BODEGAS / EMBOTELLADO Y ACONDICIONAMIENTO / SERVICIOS – y de 5 recorridos transversales: Bío, Frutas y hortalizas, Espirituosos, Bajas emisiones de carbono (nuevo) y Cervezas (nuevo) una oportunidad de diversificación de la actividad.

VINITECH-SIFEL desarrolla la experiencia de visita con un espacio dedicado a catas técnicas «Wine & Spirit Profiling», espacios temáticos, para permitir a los profesionales de la producción irse del salón con respuestas concretas: «Village international des Start up» (35 participantes), inédito «El espacio bajas emisiones de carbono» (exposición de maquinaria y herramienta, conferencias e intercambios de experiencias). Los temas Ecofitos y Agroecología se beneficiarán de un espacio de exposición de maquinaria y herramienta y de conferencias. Reconducción del Espacio de demostraciones y ensayos outdoor.

Durante la feria tendrán lugar diferentes coloquios y ponencias.

– El coloquio INVENIO: «El agrivoltaismo, las frutas y hortalizas y la viticultura», aboradará el tema del agrivoltaismo como estrategia hacia las bajas emisiones de carbono y la soberanía energética.

-El coloquio organizado por IFV y ISVV: «Viñas en revoluciones : entre tradiciones e innovaciones», desarrollará la utilidad de la diversidad de las variedades olvidadas e históricas, la integración de las nuevas variedades en los AOC (VIFA) y los injertos. 

-Le Wine Economic Symposium, en colaboración con la Chaire Vin INSEEC, con dos momentos culminantes de intercambios públicos entre investigadores académicos, internacionales y profesionales de la producción viti-vinícola, permitirá confrontar las visiones sobre las temáticas de la prospectiva  económica «el sector en el 2025» así como sobre «las barreras a los intercambios».

-Reconducción del coloquio Vinipack dedicado a la innovación en el packaging. Tratará del tema «escoger su packaging para incrementar las ventas».

María Luisa Regaña (CRDO Ribera del Guadiana): “Esperamos que la UE nos permita este año comercializar bajo DO Ribera del Guadiana vinos espumosos y de aguja”

Posted on Actualizado enn

Entrevista con
María Luisa Regaña
Presidenta del CRDO Ribera del Guadiana

María Luisa Regaña ha asumido la presidencia del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Ribera del Guadiana el pasado mes de febrero. Cuenta con una extensa experiencia profesional en el sector del vino como gerente de la Sociedad Cooperativa Montevirgen de Villalba de los Barros (Badajoz), desde mayo del 2014.  Con el gran reto de volver a los niveles de certificaciones de antes de la pandemia.

¿Con qué retos asume la presidente del Consejo Regulador de la DO Ribera del Guadiana tras dos años atípicos por la pandemia?

En la actualidad la Denominación de Origen tiene certificada 26 bodegas con una estructura organizativa compuesta de 7 personas totalmente consolidada como lo demuestra la acreditación que tiene tanto  como Entidad de Certificación y como laboratorio de ensayo organoléptico ante ENAC.

En cuanto a su situación, con la crisis del COVID, se perdió un 30% de la certificación de botellas, de las cuales solo se ha podido recuperar un 8%, cerrando el año 2021 con un total de 8.000.000 de litros certificados.

Esperamos que una vez se acaben las restricciones sanitarias, unidos a los Planes de Promoción que vamos a poner en marcha se pueda volver en este año a los niveles Precovid.

Además, esperamos que este año la Unión Europea apruebe la modificación que tenemos presentada, que nos permitirá comercializar bajo la Denominación de origen “Ribera del Guadiana” vinos espumosos y de aguja, lo cual impulsara la cifra de certificación.

Entre los principales desafíos a superar en el sector del vino se encuentra la tecnología y el cambio climático en el plan estratégico de la DO Ribera del Guadiana ¿Cuáles serían sus propuestas?

La tecnología, aplicada a una gestión eficaz del agua de riego en una zona de escasa pluviometría como nuestra zona, es fundamental para el futuro de nuestro sector. En términos de sostenibilidad, el uso de plaguicidas y fungicidas no es tan importante, ya que nuestros viñedos son prácticamente ecológicos debidos a los escasos tratamientos que se dan. En ambos casos, la formación en el uso eficiente y del agua y de los productos fitosanitarios es mi propuesta.

¿Es clave para las bodegas acogidas a la DOP aumentar la exportación envasada de sus vinos con más margen comercial?

La exportación de vinos envasados es una de las claves del futuro de Ribera del Guadiana, pero no hay olvidar que, a nivel nacional, existen mercados con gran potencial para nuestros vinos y que el esfuerzo comercial que hay que hacer no es tan grande como la exportación de vinos que necesita de una inversión comercial mayor y más sostenida en el tiempo. En este sentido trabajara este Consejo Regulador, en mercados de Andalucía y para que en Extremadura todas las cartas de vino tengan una presencia más destacada de nuestros vinos.

Hay bodegas muy conocidas comercialmente de Extremadura que no están en la DOP. ¿Sería bueno para el sector vitivinícola que estuvieran?

La entrada de esas bodegas dentro de Ribera del Guadiana sería bienvenida ya que una Denominación de Origen con más bodegas nos permitiría emprender planes de promoción más ambiciosos. Hay que tener en cuenta que los vinos de calidad son los que aportan imagen y prestigio al sector vitivinícola extremeños. En el caso de los vinos con Denominación de Origen, el origen y la calidad están certificados por el Consejo Regulador.

Francisco Javier Nieto (Bodegas Romale): “Hay variedades de uva que en Extremadura no pueden estar, no por gusto, sino por un tema de temperaturas”

Posted on

Entrevista con
Francisco Javier Nieto
Adjunto a la Dirección de Bodegas Romale

El sector bodeguero ha sido de los más afectados por las consecuencias de la pandemia, las restricciones de movilidad y las limitaciones en el canal Horeca de bares, restaurantes y celebraciones durante los últimos meses. Bodegas Romale, ubicada en Almendralejo, lleva muchos años elaborando vinos de calidad, tanto jóvenes como crianza, además de ser una de las pocas bodegas de vino de la zona que también elabora cavas. La nueva generación de la bodega apuesta por el cambio tecnológico sin olvidar la tradición.

¿En qué momento se encuentra Bodegas Romale tras muchos meses complicados para el sector por la pandemia?

La bodega se prepara para un cambio tecnológico muy importante que nos permita seguir mejorando en la elaboración de nuestros productos. Estamos inmersos en fuertes inversiones para avanzar hacia la bodega 4.0. Tanto a nivel de producción como de venta on line, presencia activa en todo tipo de redes sociales. Aplicando el internet de las cosas. En temas de control de temperaturas, en el arranque de las bombas con aplicación móvil… La industria agroalimentaria 4.0 es el futuro no solo en Extremadura sino de todas las empresas que quieran competir.

¿Cuáles siguen siendo los vinos más reconocidos y demandados de la bodega?

El buque insignia de la bodega sigue siendo el Crianza Privilegio Romale. Mantiene una excelente relación calidad-precio y llevamos muchos años de trayectoria en su elaboración. Siempre tratamos de ser muy rigurosos con los nuevos vinos que lanzamos, no guiarnos por modas, sino por la calidad del producto. Cuando estamos seguros, lo hacemos.

¿Sigue resultando tan difícil para una bodega que no sea de Rioja o Ribera del Duero vender sus vinos en España?

Con la tecnología actual y la información existente, el cliente tiene a mano mucha información sobre un vino y una bodega. Si es verdad que fuera de España resulta más fácil porque la marca España, y también cada vez más la de Extremadura, asociada al mundo del vino ayuda a vender. Alimentos de Extremadura se reconoce cada vez más por  la calidad de sus productos.

En los últimos años la uva blanca de las variedades autóctonas está ganando terreno ¿a qué crees que se debe?

Hay que tener muy presente lo que está suponiendo el cambio climático para la agricultura. Es un tema de calor y temperatura. Hay variedades que aquí no pueden estar pero no porque no queramos sino por un tema de temperatura. En el caso de los blancos, nosotros elaboramos un Macabeo 100% con una calidad muy alta y un precio muy ajustado.

Romale fue una de las primeras bodegas de Almendralejo en entrar en la elaboración de cava. ¿Fue una gran decisión?

Hemos conseguido entre todas las bodegas que elaboramos cava aquí que se reconozca  Extremadura como una zona productora de primer nivel. Es muy importante también destacar el prestigio e imagen que tiene la DO Cava. Cada vez hay más interés por nuestros cavas. Estamos muy ilusionados con el producto y nos ha ayudado también a ser más conocidos, y a que se conozcan nuestros vinos. Hay que tratar de romper la estacionalidad del producto y que no solo sea reconocido y demandado en Navidades. Lo importante es que el cava extremeño ha entrado en muchos hogares por su calidad, no por otras cuestiones.

Siempre se debate sobre si hay margen de crecimiento de variedades de uva para cava en vuestra zona ¿Cómo lo veis?

Por lo menos nosotros con nuestros proveedores para nuestro nivel de producción de cava sí tenemos suficiente. No sé otras bodegas si necesitarán más. Es un tema complejo.

Extremadura suma 140 bodegas, 15.000 viticultores y más de 3 millones de hectolitros de vino

Posted on

El viñedo tiene una importancia histórica muy importante en Extremadura, estando presente de diferente forma en unos 200 municipios de la región. La región se ha consolidado como la segunda mayor productora nacional de vino cada campaña, solo por detrás de Castilla-La Mancha, concentrando a unas 140 bodegas activas, 15.000 viticultores y una producción media que supera las 500.000 toneladas de uva y los 3 millones de hectólitros.

Según un reciente informe sobre “La relevancia económica del sector vitivinícola en Extremadura”, elaborado por la Interprofesional del Vino de España, “la superficie extremeña de viñedo se extiende a lo largo de más de 79.750 hectáreas, en promedio del período 2016 – 2020, según datos del Registro Vitícola CCAA. Una extensión que representa el 8,4% del total nacional (más de 950.000 en el periodo de referencia) y en torno al 1% de la superficie mundial (considerando que esta última ronda los 7,4 millones de hectáreas”.

Badajoz
Desde una perspectiva provincial, Badajoz concentra la mayor parte de la superficie dedicada a viñedo en la región: en torno al 96% de las hectáreas totales. Mientras Cáceres no llega al 4% de la superficie de viñedo media existente en el periodo 2015 – 2019. A escala municipal, en la región extremeña existen 201 municipios en los que está presente el viñedo. Cáceres presenta un mayor peso relativo que por superficie de este cultivo, ya que alberga a 95 municipios con esta característica, es decir, el 43% del total de sus términos municipales. Ello viene explicado en buena medida por la tipología de explotaciones o plantaciones de vid, menos extensas en el caso cacereño (también presencia de pequeñas bodegas) que en el pacense.  

Según el informe, “en Extremadura están registrados unos 15.380 viticultores, según el MAPA El relevo generacional no deja de ser un reto para la viticultura extremeña, dadas las condiciones del mercado y la rentabilidad de las explotaciones. Así, aquellas parcelas de pequeña dimensión se ven penalizadas por los costes de producción. Además, se está observando cierto fenómeno de deslocalización de los cultivos hacia zonas donde existe riego. Tomando la provincia de Badajoz como referencia (por su mayor importancia económica en este sector) y analizando la evolución demográfica a escala municipal, se observa que, entre los años 2000 y 2020, dicha evolución ha sido más favorable en el colectivo de municipios con viñedo”.

Producción
Como indicador de actividad productiva, la cantidad de uva para vinificación se sitúa en torno a las 500.000 toneladas anuales en la región, en media para el periodo 2015 – 2019. Su distribución provincial reafirma la gran disparidad entre ambas provincias, correspondiendo el 99% de la producción a la provincia de Badajoz.  

En cuanto a producción de vino en litros, Extremadura produce anualmente más de 3,3 millones de hectolitros de vino, lo que equivale a un 8,7% de la producción nacional. Según el informe de la Interprofesional, el peso de la elaboración de vino a granel sigue siendo una marca de identidad de la estructura productiva sectorial en la región. Así como la exportación.  Gran parte de la producción de vino se destina a la exportación, con una mayor venta al exterior de vino envasado, en torno al 56% del total, en media, en 2015 – 2019. Cabe destacar que en Cáceres, debido a la estructura productiva, esa cuota es notablemente superior, ya que solo el 20% de las exportaciones son de vino a granel.  

El número de bodegas localizadas en Extremadura se sitúa cerca de las 140. Respecto del total de las empresas del sector bodeguero, un 63% son microempresas, con una facturación inferior a los 2 millones de euros anuales, y otro 26% son pequeñas empresas (facturación entre 2 y 9 millones). Por su parte, las empresas de mediana dimensión (facturación entre 9 y 49 millones) representan un 10% del total y las grandes empresas (más de 50 millones de facturación) solamente un 1%.

Francisco Sauco (Academia Extremeña de Gastronomía): “Recomendaría a los restauradores que eligieran en sus cartas un vino extremeño para su especialidad o sus platos tradicionales”

Posted on

Entrevista con
Francisco Sauco
Presidente de la Academia Extremeña de Gastronomía

¿Cuál fue el origen de la Academia Extremeña de Gastronomía?

Fue a muy finales del siglo pasado cuando la Real Academia Española de Gastronomía creyó oportuno reconocer institucionalizándolas, una única Academia de Gastronomía por cada Autonomía que las representara. Rafael Ansón, entonces presidente de la RAG,  me pidió que creara una Academia en Extremadura.

Vimos la luz a principios del año 2020. Contamos 30 académicos de número y 14 Amigos de la Academia o Académicos supernumerarios. Trabajamos en hacer más grande y más conocida nuestra región desde el punto de vista de sus costumbres y de su gastronomía, con muchos proyectos como El Seminario Gastronómico (ya en su segundo año de desarrollo) que junto con la Universidad de Extremadura estamos impartiendo; la concesión de los Premios Anuales Gastronomía de Extremadura; las Catas presenciales y virtuales de Vinos, Quesos  extremeños y del resto del mundo, la presencia en tertulias en radio y TV, contamos también con una página web (aexgastronomia.es) y nuestra estrella, la gaceta de la Academia que publicamos todos los meses.

¿Hay que reivindicar más la gastronomía extremeña y sus productos?

Extremadura ha sido la gran desconocida en muchos aspectos, y la gastronomía autóctona ha sufrido igualmente de esta lacra, hoy gracias a Dios, esto está cambiando. Somos la región con más denominaciones de origen de España, y algunos productos como el jamón ibérico, el pimentón, quesos como la Torta del Casar… están reconocidos mundialmente y fuertemente demandados. Y qué decir de nuestras carnes procedentes de las vacas, corderos y cerdos que pastan en nuestras dehesas…¡sublimes!

El turismo gastronómico es un hecho, pues bien nos consta que a Extremadura no solo se viene a visitar sus monumentos históricos, su dehesa y sus paisajes naturales, sino que se viene a disfrutar comiendo. La restauración ha elevado muy considerablemente su nivel y hoy por hoy la oferta gastronómica es muy buena y variada, lo que no implica que debemos seguir luchando, creando, innovando pero sin olvidar nuestras tradiciones gastronómicas.

Acabáis de editar el primer monográfico de la Academia sobre la Cata de Vinos ¿el vino es un producto fundamental en la gastronomía extremeña? 

El último número de nuestra gaceta EL ATRIL, ha sido un monográfico dedicado a la cata de vinos extremeños, que recomiendo leer, ya que servirá a muchos de aprendizaje e iniciación en ese mundo. El vino, no nos confundamos, es un alimento, no una simple bebida y  así lo define la Real Academia de la Lengua Española. Nuestros vinos y cavas son excelentes, de reconocimiento mundial, demandados también mundialmente y prueba de ello es la gran cantidad de premios y medallas cosechados en certámenes nacionales y extranjeros.

¿Son suficientemente valorados y conocidos los vinos extremeños en la región y sobre todo en sus restaurantes y bares frente a otras zonas y denominaciones más conocidas?

Para  una mayor difusión hay que conocerlos y consumirlos… luego hablar de ellos; yo recomendaría a los restauradores, que en  sus cartas junto a los platos tradicionales típicos extremeños y a la especialidad de la casa recomendaran un vino extremeño elegido para ese plato incluso con la fotografía de la botella.

Para una buena comida con amigos, ¿qué vinos extremeños recomendarías en la mesa?

Es difícil contestar, hay un vino para cada momento. Existe un vino diferente para acompañar a quién o con qué. Cada momento tiene su vino, no es lo mismo beber una copa de vino como aperitivo, a media tarde o comiendo o cenando, como tampoco es igual tomarla en una charla distendida con unos amigos como durante una romántica velada… Con el vino o el cava se disfruta, si se toma en las proporciones adecuadas, todos y digo bien todos los sentidos se ponen en marcha, se ve, se oye, se huele se gusta y hasta se toca el vino en boca.

Fernando Toribio (Viña Puebla): “La renovación de las barricas es muy importante para mantener el estándar de calidad de nuestros vinos”

Posted on

Entrevista a
Fernando Toribio
Gerente de Viña Puebla

Bodegas Toribio, más conocida por su marca estrella –Viña Puebla– se ha convertido en los últimos años en una de las bodegas más reconocibles del vino extremeño. Y una de las más conocidas y demandadas en el canal Horeca y en la distribución alimentaria. Una idea firme de apostar por la calidad en sus productos, con tiradas muy medidas que acompasan su propia producción de uva y de  viticultores seleccionados, así como una gestión muy acertada de su parque de barricas les han permitido alcanzar una posición de privilegio entre los vinos extremeños más vendidos.

Ahora trabajan en el proyecto de una nueva bodega, a las afueras de Puebla de Sancho Pérez en la que piensan mantener su misma filosofía de trabajo. Que con la incorporación de la nueva generación a la empresa, con estudios de enología, parece asegurada.

La nueva vendimia ha sido también corta para la bodega, aunque con una alta calidad. “A mi siempre me han gustado más las vendimias de buena calidad de uva que de volumen, porque nos lo ponen más fácil en bodega”, asegura Fernando Toribio, gerente de Viña Puebla. El 60% de su producción procede de viñedos propios y el resto de viticultores conocidos a los que asesoran en el control de las viñas y en el momento de la vendimia.

El gerente de Viña Puebla se muestra optimista de cara al futuro, una vez superado el tramo más complicado de la pandemia del Covid-19. “Comercialmente, la primera etapa del confinamiento sí fue muy dura, sobre todo para una bodega como la nuestra donde el mercado nacional y el canal de bares y restaurantes tiene mucho peso. Pero de todo hay que sacar lecturas positivas y en estas circunstancias logramos incrementar bastante las ventas en la gran distribución y también con venta directa en la propia bodega con muchas llamadas de clientes fieles que saben el vino que buscan y van a encontrar”. Incluso alguno de sus vinos se llegaron a agotar en estas fechas.

Viña Puebla es una de las pocas bodegas extremeñas que podría vender más vinos de los que envasa. “El prestigio y hacer marca es muy importante para nosotros. Hay productos que se agotan hasta la vendimia que viene porque pretendemos mantener un estándar alto de elaboración, una forma artesanal de hacer el vino que nos ha situado a donde hemos llegado. Siempre mirando más la calidad que la cantidad”.

Viña Puebla siempre ha lanzado al mercado interesantes novedades en los últimos años, desde un vermut hasta un blanco fermentado en barrica, un brut espumoso o ecológicos. Ahora preparan el lanzamiento de un frizzante de calidad. “Es una categoría con buena salida comercial –asegura Fernando Toribio– pero donde no siempre se ha apostado por la calidad”.

Una de las estrategias que ha permitido a Viña Puebla conseguir que sus vinos sean muy reconocibles vendimia tras vendimia tiene que ver con el uso de sus barricas. “A los tres o cuatro vinos descartamos las barricas- asegura Fernando Toribio-. La media de nuestro parque estará entre los dos y tres años».

La marca ha estado muy centrado en el mercado extremeño y algo en el mercado nacional, aunque también ha exportado algunas partidas. “Resulta increíble pero es vedad, asegura el gerente de Viña Puebla. Nos resulta más fácil vender un vino en California o en Burdeos, por ejemplo, que hacerlo fuera de Extremadura. Para las bodegas que no somos Ribera del Duero o Rioja es muy difícil llegar a nuevos consumidores en España. Se consigue poco a poco, pero cuesta por estos clichés”.

Bodega Tierras Llanas de la Albuera SCL: “El futuro en nuestro sector es el embotellado”

Posted on

Tierras Llanas de la Albuera SCL

Tierras  Llanas de la Albuera SCL da servicio a casi 70 viticultores extremeños de diferentes poblaciones desde el año de su fundación en 2004. Poco antes de mediados de agosto comenzaron la nueva vendimia  de la campaña 21/22 con una excelente calidad de la uva. La cooperativa apuesta por el embotellado como valor añadido como lo demuestran sus lanzamientos del “Tierras Llanas Selección” y “Alternativo”.

¿Cuál fue el origen del proyecto de Tierras Llanas como bodega y en qué momento se encuentra?

Tierras Llanas de la Albuera Coop. SCL  se construyó en el 2004, contando en la actualidad con 68 socios de diferentes localidades (La Albuera, Aceuchal, Fuente del Maestre, Torre de Miguel Sesmero, Valverde de Leganés y Badajoz). La Cooperativa cuenta con una capacidad de 5.000.000 de kilos de uva, mitad Tinta y mitad Blanca, aunque en las dos últimas campaña  hemos molturado solo el 75% de nuestra capacidad.

La  Cooperativa solo se dedica a la elaboración de vinos a granel y embotellado. En nuestro sector somos conocidos  por realizar unos vinos de mucha calidad y en especial los vinos varietales de Merlot, Cabernet, Syrah y Macabeo,  aunque la mayor cantidad de vino es de Blanca Pardina Cayetana y de uva tinta Tempranillo.

¿Ha crecido el embotellado de vuestros vinos frente al granel en los últimos años y su objetivo es seguir haciéndolo?

En estos momentos estamos apostando por el embotellado, aunque con pasos pequeños pero seguros. Durante la campaña 2020/2021 hemos lanzado dos nuevos vinos al mercado: “Tierras Llanas Selección”, un vino tinto elaborado con una selección de las mejores uvas de la variedad tempranillo con una crianza en barrica de roble americano de 12 meses. Se trata de un vino de color rojo rubí con destellos cereza. En nariz nos sorprende por la complejidad de los aromas. En boca es un vino sedoso, de estructura noble, aroma dulce con unas notas a coco ligeramente marcada. Se distingue por una textura aterciopelada, en el gusto se nota la canela y notas de mermeladas.

Y también el “Alternativo”, un vino tinto elaborado con una 100% Tempranillo y una posterior maceración con madera de roble francés, durante 3 meses, dando como resultado un vino redondo y muy goloso. En estos tiempos de pandemia nuestro embotellado ha crecido más de 15% respecto al año anterior.

En los últimos años se están recuperando de nuevo las variedades autóctonas de uva blanca como la Cayetana o la Pardina ante el interés del mercado ¿También ha pasado en vuestra zona?

Nuestros socios nunca han dejado de tener nuestras variedades autóctonas como la Pardina y la Cayetana. Entre nuestros agricultores son variedades mayoritarias. Esta Cooperativa apuesta por la calidad del producto tanto de la uva como del vino elaborado.

¿Qué retos de futuro tenéis como cooperativa para los próximos años?

Nuestros retos de futuro son que se recupere en mercado de los vinos a granel y por tanto que se recupere el precio de mercado y no tenga tanta fluctuación. Aunque nuestro objetivo primordial es que estamos mimando más el embotellado,  sabiendo que es el futuro en nuestro sector aunque no estemos en nuestros mejores momentos por la pandemia en la que nos encontramos sumergidos.

Las bodegas extremeñas esperan la recuperación del consumo y los viticultores mejores precios pese a la menor vendimia

Posted on

La región cuenta con 139 bodegas activas y un cultivo de 85.000 has de viñedo

El viñedo sigue siendo uno de los principales cultivos  tanto en producción como en transformación industrial agroalimentaria en la Comunidad de Extremadura. La región dispone de algo más de 85.000 hectáreas de viñedo, con la comarca de Tierra de Barros como gran epicentro de producción a nivel regional y nacional. Y con 139 bodegas activas en la elaboración de vinos y en su comercialización, una buena parte de ellas cooperativas con grandes grupos como Viñaoliva en cabeza. La región cuenta con la denominación de origen Ribera del Guadiana, dividida en seis subzonas (Tierra de Barros, Matanegra, Ribera Alta, Ribera Baja, Cañamero y Montánchez) y una IGP Vino de la Tierra de Extremadura.

El sector vitivinícola viene arrastrando un importante problema de rentabilidad agravado por la pandemia y la caída del comercio mundial de vino, que ha comenzado a recuperarse en los últimos meses. La seca climatología tampoco ha acompañado la vendimia de este año. Se trataría de una campaña media en relación a la media de los últimos años.

Mercado mundial
Contar con disponibilidad de vino es importante en esta campaña de cara al mercado internacional ya que también se espera una campaña corta en Francia e Italia, los dos países productores junto a España y grandes “dealers” internacionales en el vino. Pese a que el número de bodegas extremeñas que ha apostado por el envasado de sus vinos, tanto jóvenes como crianzas, semisecos o espumosos es cada vez mayor, gran parte del mercado del vino regional campaña tras campaña se juega en el mercado internacional de graneles.

El vino extremeño atesora una buena calidad y excelente relación calidad-precio, pero le sigue costando incrementar su precio medio en origen muy similar al de los graneles de las bodegas de Castilla-La Mancha pero lejos de otras zonas de prestigio.  El sector productor y comercializador regional había visto en la actual vendimia una oportunidad interesante para ganar nuevos mercados y ampliar márgenes comerciales, que la menor vendimia puede limitar.

Vino en bodega
No hay que olvidar tampoco que a nivel nacional sigue existiendo una gran cantidad de vino en las bodegas. Según datos de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha, a 31 de julio había en España en torno a los 37 millones de hectolitros de vino almacenados, de los que Castilla-La Mancha tendría unos 11 millones. Los reiterados llamamientos del sector bodeguero productor ante la UE y la administración nacional para activar mecanismos de regulación no han dado sus frutos.

Como dato positivo, el aumento del consumo en el mercado español en los últimos cinco meses. Las cifras interanuales ya hablan de un consumo de 9,4 millones de hectolitros, positivas tras el parón de la hostelería, pero lejos de los 11 millones del año 2019 antes del Covid.

Habrá que ver cómo se desarrollan también las nuevas normas de limitación de los rendimientos agronómicos de los vinos sin indicación geográfica, y el efecto que tendría la posibilidad de aumentar el porcentaje de prestación vínica para su destino a alcohol a más del 10%.