vino y bodegas

“Orgullo de Barros”, “Blasón de Turra”, “Señorío de Villalba”, “Viña Puebla”, “Seilón 2016” y “Palacio Quemado 2015”, Premios Espiga

Posted on

VINOS CAJA RURAL

El vino “Orgullo de Barros” tempranillo 2018, de la Sociedad Cooperativa Nuestra Señora de la Soledad de Aceuchal, ha resultado galardonado con el premio “Gran Espiga”, que otorga Caja Rural de Extremadura, como el caldo que ha obtenido la mejor puntuación en todas las categorías de la XX Edición de los Premios Espiga Vinos con DO Ribera del Guadiana, según se dio a conocer el pasado día 12 de junio en una gala celebrada en los jardines de La Galera, en Badajoz.

En esta edición han participado un total de 96 vinos de 21 bodegas diferentes, el 95% de las bodegas acogidas a la Denominación de Origen, lo que se ha calificado como un gran éxito de participación que ha hecho necesaria una primera ronda clasificatoria y una posterior cata final, que es la que ha determinado a todos los ganadores en las seis categorías existentes (blanco, rosado, tinto cosecha, tinto roble, tinto crianza y tinto reserva).

En concreto, en la categoría de vinos blancos, el premio Espiga Oro ha sido para “Blasón del Turra” Macabeo 2018, de las bodegas Santa Marta Virgen de Santa Marta de los Barros. La Espiga Plata ha sido para “Seilón” 2018, de Bodegas López Morenas, de Fuente del Maestre. El Espiga Bronce ha recaído en “Cañalva Verdejo” 2018, de Bodegas Cañalva, Cañamero.

En lo refiero a la categoría de vinos rosados, el premio Espiga de Oro ha sido para “Señorío de Villalba” Tempranillo 2018, de la Sociedad Cooperativa Montevirgen, de Villalba de los Barros. El Espiga Plata ha recaído en “Orgullo de Barros” Syrah 2018, de la Cooperativa Nuestra Señora de la Soledad, de Aceuchal. El Espiga Bronce ha sido para “Zaleo” Tempranillo 2018, de Viñaoliva Sociedad Cooperativa, de Almendralejo.

En cuanto a la categoría de vinos tintos cosecha, el premio espiga de Oro ha recaído en “Orgullo de Barros” Tempranillo 2018, que es el que ha obtenido mayor puntuación de todas las categorías y por eso se ha reconocido como el premio Gran Espiga, de la Sociedad Cooperativa Nuestra Señora de la Soledad, de Aceuchal. El Espiga Plata ha sido para “Lar de Barros” Tempranillo 2018, de Bodegas Valdeorite, de Fuente del Maestre, mientras que el Espiga Bronce ha sido para el caldo “Seilón”, de Bodegas López Morenas, de Fuente del Maestre.

En la categoría de mejores vinos tintos roble, el premio Espiga Oro ha sido para “Viña Puebla Selección”, fermentado en barrica 2017, de Bodegas Toribio (Puebla de Sancho Pérez). El Espiga de Plata ha sido para “Valdequemao” Tempranillo 2018, de la Sociedad Cooperativa San Isidro de Villafranca de los Barros, mientras que el Espiga Bronce ha recaído en “Privilegio de Romale” Coupage 2017, de Bodegas Romale de Almendralejo.

En la sección de vinos tintos crianzas, el premio Espiga Oro ha sido para “Seilón” 2016, de Bodegas López Morenas, de Fuente del Mestre. De esta misma bodega han sido el premio Espiga Plata, para el vino “Armegil” 2015, así como el Espiga Bronce, para el caldo “Magus” 2015.

Por último, en la categoría de vinos tinto reserva, el premio Espiga Oro ha sido para “Palacio Quemado” 2015, de bodegas Viñas de Alange. El Espiga Plata ha sido para el vino “Payva” Tempranillo 2015, de Bodegas Martínez Paiva de Almendralejo y el Espiga Bronce ha recaído en “Privilegio de Romale” Tempranillo 2015, de Bodegas Romale de Almendralejo.

Tapón de corcho. Además de los premios Espiga Vino, también se ha dado a conocer al galardonado con el Premio Espiga Tapón de Corcho, orientado a reconocer los mejores sellados de las botellas de vino D.O. Ribera del Guadiana. En esta ocasión, ese reconocimiento ha recaído en “Carabal Gulae Tinto” reserva 2013 de bodegas y viñedos Carabal, en Alía.

En el acto han estado presentes la consejera de Economía de la Junta de Extremadura, Olga García, además del Presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo, el director general de la entidad, José María Portillo, el alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso y el presidente de la diputación provincial de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, entre otras autoridades.

Urbano Caballo ha destacado en su intervención la apuesta de Caja Rural de Extremadura por los productos y empresas de la tierra y ha incidido en la vocación regional que tiene la entidad.

Los XX Premios Espiga Vinos DO Ribera del Guadiana y el VII Premio Espiga Tapón de Corcho están organizado por Caja Rural de Extremadura, dentro de su política de apoyo a los productos de la región, en colaboración con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana y el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX).

Casi un centenar de vinos del 95% de las bodegas DO Ribera del Guadiana concurren a los Premios Espiga Vino de Caja Rural de Extremadura

Posted on

ribera

Un total de 96 vinos de 21 bodegas diferentes concurren a la XX Edición de los Premios Espiga de Vino Denominación de Origen Ribera del Guadiana, que organiza Caja Rural de Extremadura. Desde la entidad financiera se ha calificado esta cifra como “un éxito de participación”, puesto que se engloban más del 95% de las bodegas acogidas a la DO.

Este año 2019, ante la gran cantidad de muestras presentadas, se decidió desde la dirección técnica del concurso establecer una precata inicial para hacer una primera selección, que ha corrido a cargo de miembros del Comité de Cata del Consejo Regulador DO Ribera del Guadiana, bajo el sistema de “cata a ciegas”.

Así, de entre los 96 vinos presentados se han elegido los mejores caldos que pasarán a una “cata final” que se llevó a cabo mañana viernes en el Hotel Acosta Centro, de Almendralejo, y que realizarán destacados miembros de diferentes asociaciones y organizaciones de concursos nacionales e internacionales de vino.

En los Premios Espiga Vino pueden participar los vinos embotellados, comercializados y acogidos a la DO Ribera del Guadiana. Se contemplan un total de seis categorías diferentes (blanco, rosado, tinto cosecha, tinto roble, tinto crianza y tinto reserva) a las que se concederán tres galardones, como son el premio Espiga Oro, Plata y Bronce. Además, habrá un reconocimiento especial para el caldo que obtenga la mejor puntuación de todas las categorías y que se alzará con el reconocimiento de “Gran Espiga”.

La presidencia del concurso en esta edición la ostenta el presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo Arroyo, mientras que la Dirección Técnica corresponde a Emiliano Zamora de Alba, Jefe de Sección de la Estación Enológica de Almendralejo de la consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio.

Según se ha querido recordar desde Caja Rural de Extremadura, los premios Espiga Vino, después de dos décadas de recorrido, se han convertido en una referencia tanto para los productores como para los consumidores, como se ha podido observar con la alta participación de la edición de 2019.

Además de los premios Espiga Vino, en paralelo se celebra la VII edición del Premio Espiga Tapón de Corcho y que está orientada a reconocer los mejores sellados de las botellas de vino D.O. Ribera del Guadiana que utilicen este material para su tapado. Ambos premios se darán a conocer al público en una gala que se celebrará en Badajoz.

Los XX Premios Espiga Vinos DO Ribera del Guadiana y el VII Premio Espiga Tapón de Corcho están organizado por Caja Rural de Extremadura, dentro de su política de apoyo a los productos de la región, en colaboración con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana y el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX). Durante el mes de Junio, en fecha aún por determinar, se darán a conocer los nombres de los ganadores.

José Ángel Clemente (Bodegas Tiara): “Nuestros vinos y cavas ya compiten en las plazas más importantes”

Posted on

74 bodegas tiara gerente

Entrevista con
José Ángel Clemente
Director Gerente de Bodegas Tiara

¿En qué momento se encuentra el proyecto de Bodegas Tiara desde Los Santos de Maimona?

A la producción de vinos prácticamente acabamos de llegar, no así a la comercialización. Después de casi 4 años desde nuestro primer lanzamiento “Tiara Semidulce” a día de hoy ya contamos con cinco referencias en vinos y dos en Cavas, acercándonos prácticamente a las 400.000 botellas. Desarrollada la marca “Tiara” con cuatro referencias, y “TerraEva” con dos referencias en cavas. Este año ya lanzamos nuestro primer vino de nuestra marca “Balboa”, gama de vinos jóvenes que iremos ampliando con distintas variedades de uvas y para 2019 nuestra intención es lanzar nuestra gama más alta en vinos con marca “Puerto Plata”.

En Extremadura nuestros vinos gozan ya de mucha presencia, gracias en gran parte a la red de Distribuidores que tenemos y a nivel nacional contamos también con distribución en varias provincias, siendo Andalucía y Madrid nuestros puntos de ventas más destacados. Nuestro departamento de Exportación poco a poco va haciendo algunas introducciones, sobre todo en países de la UE.

¿Cuentan ya con embotelladora propia?

Sí, a principios de 2017 inauguramos nuevas instalaciones donde también se encuentra nuestra planta embotelladora. Una buena noticia este año fue la obtención de la máxima certificación  de calidad a nivel mundial para la elaboración de vinos “ISO 22000”, tan importante para salir al mercado Internacional.

Los vinos de la variedad Eva se han convertido en una de las grande señas de identidad de la nueva viticultura extremeña ¿qué diferencia al Eva de Bodegas Tiara y cuál ha sido su aceptación?

Nuestros vinos blancos de” Eva” son muy reconocidos en los distintos mercados donde están presentes. Cuidamos mucho las presentaciones de nuestros vinos, pero la gran diferencia está en que nosotros elaboramos nuestros Tiaras Blancos con el 100% de la mejor y seleccionada “Uva Eva” de Los Santos de Maimona, a diferencia de otras marcas que suelen mezclar con otras variedades. Cierto es que son vinos “diferentes” y no digo ni mejores ni peores que otros elaborados con esta variedad de uva, pero tienen matices que les hacen perfectamente reconocibles al resto.

El equipo de Bodegas Tiara tiene una gran experiencia en el sector de la distribución ¿Ha cambiado mucho el tipo de vinos que demanda la hostelería?

Aunque no con vinos de producción propia como ahora, llevamos comercializando vinos hace 28 años, por nuestro otro negocio de distribución (Alimex). Las propuestas  de vinos en la calle son muchísimas. Cada día son más los consumidores, y hay mucho consumidor joven. Lo que  manda más son los vinos de calidad y una buena relación con el precio. Lo que para mí es una satisfacción es la preferencia del consumidor extremeño a la hora de apostar por vinos y cavas de nuestra tierra, algo que no pasa en otras regiones que todavía siguen prefiriendo DO más conocidas. Si tenemos calidad todo será más fácil.

¿Se dejan aconsejar?

Por supuesto, nosotros vivimos el día a día  en la calle, escuchamos al cliente y al consumidor, por eso tenemos que estar atentos y rápidos para intentar sacar vinos que el público demanda. Las bodegas proponemos tendencias, unas funcionan y otras no, pero quien las marca y las mantiene verdaderamente son los consumidores y además “siempre tienen razón”.

Vuestra bodega también dispone de la marca de Cava TerraEva ¿qué características tiene?

Principalmente una relación calidad/precio inmejorable. Son cavas jóvenes, frescos, con presencia y cada día  más demandados. Estamos presentes en  toda Extremadura y poco a poco estamos consiguiendo un mercado nacional muy interesante. Extremadura tiene grandísimos productos y nuestros vinos y cavas por lo menos ya compiten en plazas importantes.

74 bodegas tiara

Francisco Estévez (Viticultores de Barros): “Extremadura no tiene que copiar a Rioja o Ribera del Duero, sino buscar sus propios vinos”

Posted on

76 viticultores copiar

Entrevista con
Francisco Estévez
Enólogo de Bodegas Viticultores de Barros

La bodega Viticultores de Barros, de Almendralejo, se ha consolidado en los últimos años como una de las más premiadas de la región en premios de prestigio con marcas como Emperador de Barros y Vizana, entre otras.

Formada en 1983, agrupa actualmente a  unos 40 socios de unas 15/20 unidades familiares que gestionan unas 1.500 hectáreas de viñedo. Su producción medio anual llega a los 10 millones de kilos de uva, de las que el 50% son tintas y el resto blanca. Con Macabeo, Cayetana y Pardina en blancas, y con la Tempranillo ocupando entre el 70/80% de las tintas, acompañada de Syrah, Cabernet o Garnacha. También se han plantado otras como Graciano para diversificar.

Desde 2003 su enólogo es Francisco Estévez, natural de Oliva de la Frontera, y que tenía experiencia en bodegas de Sierra de Gata y Almendralejo. “Las nuevas tendencias en el mundo del consumo del vino han introducido cambios importantes en el tipo de vino que se elaboran. Consumidores que no han probado mucho el vino y entran a través de vinos semidulces o gasificados. Hay que estar muy atento a lo que se produce y demanda en los mercados internacionales”, asegura Francisco Estévez.

La bodega cuenta con un amplio porfolio de vinos; Cayetana Fresh, Rosé, Emperador de Barros blanco, Emperador de Barros Tempranillo, Vizana en crianza y una línea de vinos más desenfadados, BiVa. Además de un cava. Viticultores de Barros produce de media 1,5 millones de kilos de uva macabeo inscritas en la DO Cava.

Según Estevez, el vino extremeño debe aprovechar el interés por las variedades singulares y diferentes que existe en el mercado internacional, entre ellas las blancas. Y lanza un mensaje claro. “Extremadura no debe avergonzarse de vender mucho a granel. Siempre hay que buscar el punto de equilibrio y hacer cada día las cosas mejor”.

Mª Esther Sánchez Adalid (Bodegas Catalina Arroyo): “Se llevan los vinos más frutales y menos amaderados”

Posted on

74 catalina arroyo

Entrevista con
Mª Esther Sánchez Adalid
Directora técnica de Bodegas Catalina Arroyo

¿En qué momento se encuentra la Bodega Catalina Arroyo y cuáles son sus objetivos?

Es un privilegio y una gran responsabilidad el haber recibido profesionalmente una tradición tan importante dentro del mundo del vino. Fueron mis bisabuelos, los padres de Catalina Arroyo, quienes compraron 32 has en el término de “La Redondilla”, a las a fueras de Don Benito, a orillas del río Guadiana, y las plantaron de Chardonnay traído de Francia. Posteriormente uno de sus dos hijos Ramón Sánchez Arroyo, tuvo la idea pionera de implantar en Extremadura las variedades Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot.

Actualmente mi padre, Jesús Sánchez Arroyo como bodeguero y yo como directora técnica, mantenemos la herencia familiar enológica y afrontamos nuevos retos como innovar, sacando a la luz nuevos vinos, uno llamado MISINO SELECCIÓN 100 ANIVERSARIO, homenaje a la trayectoria de los 100 años de la bodega y el otro, PIMPANTE, que enlaza la novedosa idea de  cultura y vino, pues está firmado por mi hermano Jesús Sánchez Adalid, reconocido escritor extremeño de novela histórica. Estudiamos exportar parte de nuestra producción a algún país comunitario como Alemania o Italia. Nuestro principal objetivo es seguir ofreciendo calidad en producciones limitadas y numeradas.

¿Cuáles son las principales variedades de vuestro viñedo y las señas de identidad más destacadas de los vinos que elaboráis?

Las principales variedades son Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot de cepas viejas con bajos rendimientos que es de donde se obtienen vinos de gran calidad.

En la línea innovadora Misino Selección 100 Aniversario de variedad Cabernet Sauvignon envejecido 5 meses en barricas de roble francés y americano, es una producción limitada de 5.000 botellas con motivo del referido homenaje. Y Pimpante de variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, 3 meses de barrica de roble francés y americano. Ambos han obtenido el premio internacional Catavinum World Wine 2016 y 2018, respectivamente.

Nuestra línea más tradicional es nuestro vino Misino que junto a Cabernet Sauvignon de Catalina Arroyo, son vinos estructurados y de gran suavidad, envejecidos en barrica de roble francés y americano, 6 y 9 meses respectivamente. Expresan nuestra experiencia en elaborar la variedad Cabernet Sauvignon en Extremadura, fruto de un terruño de composición areno-limosa a orillas del río Guadiana, que da nombre a la DO.Por último, Clásico de Catalina Arroyo, de variedad Tempranillo joven, como su nombre indica un clásico para el consumidor de vino extremeño.

Nuestra forma de elaborar sigue conservando mucho de artesanal, herencia de nuestra tradición enológica, así como respetuosa con el medio ambiente, por ejemplo utilizando la idea ecologista de cubierta vegetal y no arado del viñedo.

¿El cambio en la demanda y tipo de consumidor de vinos que se viene experimentando en los últimos años obliga también a las bodegas a elaborar nuevos vinos para adaptarse a ellos?

Sí, se llevan los vinos más frutales que expresen más la variedad de la uva, y menos amaderados. En nuestro caso lo hemos conseguido con nuestro vino Misino Selección y Pimpante que han captado como consumidor un sector difícil como es el joven y a la mujer.

¿Hasta qué punto las variaciones climáticas puede llegar a influir en el tipo de vinos que se elaboran?

Es cierto que el cambio climático está afectando a la enología mundial. Los estudios realizados lo reflejan, en las maduraciones, las vendimias, los grados que se obtienen…De momento en nuestro caso, al ser cosecha propia y producciones limitadas, está todo el proceso muy controlado y no notamos las variaciones.

¿El consumidor extremeño valora suficientemente los vinos de la región?

Se va valorando cada vez más el vino extremeño por sus consumidores de la región, particulares, aún más los que viven fuera, así como hostelería, aunque cuesta. Es cuestión de proponer hacer más promoción a nivel institucional, seguir formando en ese camino. Merecen potenciarlos más. La evolución en estos años ha sido muy positiva, expresando gran calidad y excelente imagen.

74 pimpante

Antonio Cáceres (Bodegas Castelar): “No hay que perder la identidad de la tierra, de las vides y de la propia bodega”

Posted on

72 antonio caceres

Entrevista con
Antonio Cáceres
Bodegas Castelar

¿En qué momento se encuentra el proyecto de Bodegas Castelar y qué objetivos tiene a medio y corto plazo?

Somos una empresa familiar, ya en su tercera generación, con más de medio siglo de historia. Paradójicamente, uno de nuestros principales objetivos continúa siendo mirar al pasado. No olvidar nunca la sabiduría e identidad de las anteriores generaciones. Éste, es uno de los motivos por los que aún continuamos elaborando nuestra gama de vinos clásicos, de la que nos sentimos muy orgullosos. De hecho, el buque insignia de estos vinos, ha sido renombrado como CASTELAR CLASICO, un tinto de la variedad Tempranillo, envejecido doce meses en barricas de finas y nobles maderas, y apreciado y reconocido por los consumidores.

Evidente es que también nuestro objetivo es formar parte del presente y del futuro. En la bodega se han acometido importantes inversiones tecnológicas para la mejora de calidad, con la incorporación de modernos sistemas de elaboración, y el aporte de variedades mejorantes como complemento en la elaboración de vinos de corte más moderno, adaptados a la demanda de nuevos consumidores.

El viñedo extremeño ha acometido una importante reestructuración en los últimos años.¿cuáles son vuestras principales variedades y tipos de uvas? ¿Qué tipos de vinos son los que centran más vuestra elaboración?

Afortunadamente, nuestra bodega se encuentra en un enclave privilegiado para el cultivo de la vid, y por tanto para la elaboración de vinos de calidad. Los viñedos, están asentados sobre suelos poco fértiles, de composición pizarrosa, y resguardados de los fríos continentales por la Sierra Grande de Hornachos. Esto nos permite cultivar cómodamente las viejas castas tradicionales con las que elaboramos nuestros vinos más clásicos.

Por otra parte, y como consecuencia de la demanda de determinados mercados y consumidores, desde hace ya algunos años, y después de haber garantizado su buen asentamiento en el terruño de nuestra campiña, vinificamos variedades de las llamadas mejorantes, como la Syrah, Merlot o Cabernet Sauvignon, e incluso la Verdejo como variedad blanca, de la cual elaboramos un vino monovarietal llamado CASTELAR VERDEJO.

Éstas, aportan a nuestra gama de vinos más modernos, sabores, olores y texturas, con matices organolépticos más del estilo de las nuevas generaciones de consumidores.

El perfil de consumidor del mundo de los vinos está cambiando. ¿Cómo se adapta una bodega a esta nueva demanda de vinos y de nuevos consumidores?

Me gustaría agradecer a esos consumidores tradicionales la labor que han hecho y hacen, en difundir entre las nuevas generaciones la cultura del vino. Éstos, han considerado siempre al vino como un bien cultural, producto de nuestra tierra, bebida saludable, y a la vez, motor importantísimo en la economía y desarrollo de nuestra región.

En cuanto a la adaptación a los nuevos consumidores, modificando de manera paulatina, el ADN de los productos. Lógicamente, sin perder la identidad de la tierra, de las vides y de la propia bodega.  Para estos perfiles, elaboramos vinos más ligeros, con más carga frutal y floral. Vinos que, aun manteniendo su complejidad, son más fáciles de entender.

Otro factor importante es la comunicación. Las nuevas generaciones cada día hacen más uso de revistas especializadas, redes sociales, etc. En definitiva, estar dentro del circuito de comunicación que los nuevos y futuros consumidores emplean.

Los vinos extremeños tanto en el mercado español como en el internacional tienen una excelente relación calidad-precio. Cuando un importador  o nuevo cliente de hostelería prueba vuestros vinos, ¿los llega a valorar?

Sin duda alguna. Desgraciadamente en el pasado, la calidad de los vinos extremeños fue infravalorada con respecto a otras zonas productoras tradicionales. Esto ya no es así. Nuestros vinos no sólo están a la altura de estos productores, o de regiones emergentes con excelentes calidades, sino que por su relación calidad-precio, tanto profesionales como consumidores finales, los valoran de manera significativa.

72 etiquetas antiguas castelar blanco y negro

Elena Acosta Morán (Bodegas Sani Primavera): “Elaboramos unas 650.000 botellas anuales del Primavera Blanco”

Posted on

70 elena BDEGAS sani

Entrevista con
Elena Acosta Morán
Responsable administrativa, logística y marketing de Bodegas Sani Primavera

Bodegas Sani Primavera, ubicada en Almendralejo, se ha convertido en una de las bodegas más conocidas y con mayores ventas de Extremadura gracias a sus vinos Primavera y Árabe, atrayendo sobre todo a un público femenino.

El vino Primavera de Sani se ha convertido en un fenómeno comercial por su gran demanda en el mercado ¿Cuál fue su origen y cuál creéis que ha sido su éxito? ¿En qué volumen de ventas se sitúa ya anualmente?

Todo comenzó, a primero de año de 2007, cuando Enrique Acosta Rodríguez, fundador de Bodegas Sani Primavera celebró sus bodas de plata. Para esta celebración se creó Primavera, sin intenciones de comercializar puesto que la bodega no ejercía como tal aún. Después del evento, y puesto que a todos los invitados gustó tanto el vino, se planteó que quizás podría ser un futuro para la bodega y ahora, hoy por hoy, quién nos iba a decir dónde estamos y que íbamos a hacer marca con nuestro producto.

El éxito de este vino posiblemente haya sido porque es apto para un público joven y no tan joven a la vez, un público más femenino. Un público que se está iniciando en el mundo del vino. Gracias a su baja graduación es un vino muy fácil de tomar, suave, goloso y muy afrutado. Y por su precio asequible a cualquier persona y pionero en vinos semidulces de Extremadura. Aproximadamente, la producción global anual de la bodega es de 2,1 millones de botellas, de las que 650.000 serían de Primavera Blanco.

¿Hay un nuevo tipo de consumidor, sobre todo femenino, que demanda otro tipo de vinos de los que tradicionalmente se han elaborado? ¿Tiene Extremadura mucho potencial en este mercado?

Hay varios tipos de consumidores “nuevos” de vinos. Esta el público femenino, el público más joven que antes tomaba un refresco en una cena y poco a poco han ido cambiándolo por una copa de vino. Estos que se inician en este mundo, lo hacen siempre con vinos suaves y fáciles de tomar como es Primavera, incluso otra marca nuestra que está cogiendo gran importancia como es, Árabe. En cada territorio donde comercializamos nuestros productos su consumidor final es más joven y femenino.

Los vinos de SANI han tenido una gran demanda en el mercado andaluz ¿Qué importancia tiene esta región para las ventas de la bodega?

En Andalucía occidental abrimos mercado en Sevilla con nuestra joya de la corona; Árabe, hace ya unos cuantos años. Andalucía es un referente en nuestra comercialización llegando a representar el 60% de nuestra producción anual y en la que seguimos creciendo por toda Andalucía Oriental, destacando la zona de Málaga.

¿Qué  importancia tiene la elección del nombre, el envase y el etiquetado en la aceptación de un vino en el mercado? ¿El Árabe es un buen ejemplo de ello?

Tiene gran importancia. Si el envase es bueno, el etiquetado es atractivo, y el contenido es aun mejor, tienes mucho hecho. La parte visual es la más importante de todas después del contenido, sin olvidarnos de una buena red de distribución y márketing.

¿Cómo afronta Sani su presencia en la comercialización de cavas? ¿Puede tener en el futuro una bodega de cava propia?

Comparada con años anteriores, este último ha incrementado el número de ventas de cava, sin contar con la fecha específica de Navidad, que siempre aumenta el porcentaje. No disponemos de bodega propia para la elaboración de Cava, pero quién sabe si en el futuro podremos invitarles a que la conozcan. Tampoco imaginábamos llegar a dónde estamos hoy por hoy.

70 ARABE BLANCO copiar