aove

Jacoliva ya comercializa su Lagar de Soto Ecológico Cosecha Temprana no filtrado de la nueva campaña

Posted on

Los aceites de oliva virgen extra de la variedad Manzanilla Cacereña, propias de las comarcas del norte de la provincia de Cáceres, atesoran una excelente calidad que han cuidado con esmero empresas centenarias como Jacoliva, desde Pozuelo de Zarzón. La empresa que actualmente dirige Justino Corchero ha dispone de los primeros AOVEs de la nueva campaña 2021/2022, los de Cosecha Temprana no filtrado, monovarietal de Manzanilla Cacereña, bajo la marca El Lagar de Soto. Un excelente AOVE que permite apreciar todos los matices y cualidades organolépticas de la Manzanilla Cacereña. El aove está disponible en la web de la almazara (www.jacoliva.com).

Justino Corchero siempre ha defendido la importancia del olivar de la Manzanilla Cacereña en los pueblos de las comarcas del norte de la provincia de Cáceres. En una entrevista en www.revistaalmaceite.com aseguraba que “nuestros aceites y los de otras zonas rurales no llevan un sello en el envase que sí deberían llevar: el de ser un producto muy social. Para hacer mil kilos de aceite de oliva tengo que trabajar con 15 familias de productores. Está muy de moda hablar de la despoblación en zonas rurales pero en realidad nadie se preocupa de ella. Vivo en un pueblo de 600 habitantes y es triste decirlo, pero a mí se me mueren los clientes porque los pueblos se quedan vacíos.

El olivar tradicional y de montaña es un cultivo muy social, además de medioambientalmente sostenible, y todas estas cuestiones hay que ponerlas en valor y destacarlas. En muchas zonas del norte de Cáceres como Sierra de Gata, el cultivo del olivar es un complemento de rentas estratégico para muchas familias. Sobre todo porque con esta orografía y estos suelos, no hay otras alternativas de cultivo viables”. El AOVE Lagar de Soto Cosecha Temprana Ecológico de la nueva campaña es un buen ejemplo de este camino a seguir.

Aceites de Oliva Vírgenes Extra de Villuercas Ibores Jara: Un tesoro sensorial marcado por el Geoparque

Posted on

Texto: Montaño, A. y Redondo-Redondo, S.
Centro Tecnológico Nacional Agroalimentario “Extremadura” CTAEX
Villafranco del Guadiana (Badajoz, España)

La comarca de Villuercas Ibores Jara se encuentra situada en el Este de la provincia cacereña y está conformada por 19 localidades, que se asientan sobre los terrenos más antiguos de la península ibérica, caracterizado por un paisaje apalachense.

La producción de aceites en esta comarca data al menos del siglo XV, en el que ya el “Libro de los Oficios del Monasterio de Guadalupe” recoge las labores de la comarca y actividades agrícolas realizadas en dicha localidad, y en la que la historia oleícola y aceitunera quedan también marcadas, citándose en dicho libro la aceituna Manzanilla o la Verdial de Badajoz (judiega) como variedades típicas de la localidad, así como la identificación como “maestro” al responsable del molino de aceite del Monasterio.

Con el paso de los siglos el peso del olivar y de la producción de aceite se fue incrementando lentamente, a modo de complemento en la dieta cultivándose el olivo como un frutal más en las huertas, así como injertando acebuches para buscar una mayor producción de aceite que llevó además a un incremento del número de molinos aceiteros en las diferentes localidades de la comarca.

A día de hoy esta zona posee una producción de aceituna de molino con transformación en la comarca de unas 8.000 toneladas de aceitunas, produciendo casi 2.000 tn de aceites de oliva de media. Se estima que solo corresponden a la mitad del potencial productor, pues muchas aceitunas salen de la comarca al venderse en puestos con destino a otras almazaras extremeñas y toledanas.

Variedades
El aceite de la comarca de Villuercas Ibores Jara se elabora en 10 almazaras con actividad regular: 5 cooperativas y 5 empresariales. Estas almazaras molturan principalmente aceitunas de las variedades Manzanilla Cacereña (predominante en las Villuercas), Cornicabra (predominante en Ibores y Jara), Picual (presente en todo el Geoparque) y Arbequina (ya presente en nuevos olivares cultivados en las rañas del Geoparque).

Aunque tradicionalmente el cultivo del olivar y la producción de aceite ha sido principalmente destinado al autoconsumo y búsqueda de unos ingresos extras en invierno, las nuevas generaciones vinculadas al sector oleícola están impulsando una apuesta decidida de una mayor profesionalización del olivar, por el AOVE de calidad y la comercialización. Este cambio de actitud, junto con el potencial de sus aceites y en un marco inigualable como es el Geoparque Viluercas Ibores Jara han dado lugar a la producción y comercialización de grandes AOVEs.

La riqueza e interés de los aceites de oliva vírgenes extra de la comarca vienen dados por las características culturales y sociales intrínsecas culturales de cada pueblo, así como la influencia de las condiciones edafoclimáticas del Geoparque.

De las ocho marcas principales de la comarca cabe destacar que hay dos monovarietales Manzanilla Cacereña, 4 marcas monovaritales Cornicabra, 3 con la variedad Picual y dos aceites obtenidos con varias variedades.

Los aceites de las cooperativas Sto. Domingo de Guzmán y Sta. Catalina comercializan monovarietal Manzanilla Cacereña. Sus aceites se caracterizan por un frutado de aceituna maduro de intensidad media, con ligeros toques de “verde” que puede ser verde-hierba o verde-hoja en función de la campaña y la elaboración de la aceituna. Este descriptor no obstante suele ser menos intenso que el de otros descriptores como la “manzana”, que sería el más característico de esta variedad. Una intensidad media de manzana, pudiendo evocar tanto a manzana verde como a manzana madura en función del estado de madurez de la aceituna molturada. Otros descriptores que podemos encontrar en sus aceites son plátano, tomate y toques cítricos. En fase gustativa sus aceites en la entrada en boca son ligeramente dulces, un poco más amargos que dulces pero sin dejar de ser ligeros y nada astringentes. Suelen ser aceites en los que el atributo positivo picante es superior al amargor, pero sin llegar la intensidad del picante a una intensidad media.

La variedad Cornicabra es comercializada por las marcas Olibor de la S.C. San Benito Abad de la localidad de Castañar de Ibor, Oleoext de la empresa con el mismo nombre, y las marcas “Domus Finca La Trastada” y “Marqués de Torreblanca” de la empresa El Olivar de San José. Estos aceites poseen un frutado de aceituna maduro, con verde hoja principalmente, alcanzando ambos atributos una intensidad media. En fase olfativa evocan a hierbas del campo (una compleja combinación de jara, hinojo y otras flores del campo) y manzana madura. En boca son aceites “potentes”, con una entrada en boca en la que destaca su amargor y picor. Las intensidades de estos atributos son medias, aunque la del amargor suele ser superior al picor. Son ligeramente astringentes y, junto con las intensidades de amargor y picor, sería indicativo de un muy alto contenido en antioxidantes fenólicos.

Aunque los olivares de la variedad Picual no alcanzan las extensiones de las dos variedades anteriores, está presente en Jara desde hace más de 25 años. Su cultivo está muy enfocado hacia la comercialización de su AOVE envasado, no meramente a la producción de kilos de aceituna, y gracias a la labilidad de esta variedad para obtener aromas y las condiciones edafoclimáticas del geoparque, presentan características sensoriales interesantes. Su frutado de aceituna es de intensidad media-alta, con connotaciones verde-envero, pues su verdor (que puede ser hierba y hoja al mismo tiempo, pero en diferente predominancia), posee similares intensidades medias junto con descriptores de higuera, manzana (verde-en su punto de madurez), verduras (tomate, pimiento verde o alcachofa). En fase gustativa es un aceite equilibrado en amargor y picor; la predominancia de un atributo u otro vendría dado por la campaña, el estado de madurez y condiciones de elaboración, pero en general suelen ser aceites redondos con intensidades ligeras-medias. Tienen una ligera astringencia, aunque inferior a la de los aceites Cornicabra.

Estas tres marcas además se caracterizan por un muy alto contenido en ácido oleico, incluso superior al que puedan tener en otras zonas donde se cultivan las mismas variedades a menos altitud. Esta diferencia de altitud favorece una menor temperatura ambiental que provoca ese aumento de ácidos grasos monoinsaturados. Por tanto, se potencia la síntesis de el ácido graso “más saludable” en las aceitunas del Geoparque.

Los AOVE blends o coupage comercializados por la Coop. San Mateo, de la localidad de Logrosán, y la marca Valdelagar de la empresa del mismo nombre localidad en Valdelacasa del Tajo, poseen más diferencias que los aceites monovarietales, ya que sus características sensoriales van a venir influenciadas por los mismos factores que los anteriores más la variable del porcentaje de las variedades de aceituna que lo componen. Estos aceites son obtenidos a partir de las variedades anteriormente comentadas, además de pequeñas partidas de variedades locales como la Verdial de Badajoz, Judiega (también descrita en la zona desde el siglo XV), Morisca o las más recientemente introducidas en el territorio como la Arbequina. Esta combinación de atributos confiere a los aceites las complejidades propias de cada marca. Mientras el aceite de la Coop. de San Mateo es un frutado maduro que evoca a una manzana muy madura, con muy baja intensidad de amargor y picor, el AOVE de Valdelagar es un frutado de aceituna verde de intensidad media, verde hierba, con intensidad también media de varios descriptores (cítrico, tomate verde, manzana, cáscara de plátano…). El coupage de Valdelagar en fase gustativa es un aceite fresco, posee un ligero dulzor, amargor ligero y picante medio. Manteniendo en la boca un sabor a manzana persistente.

No cabe duda de la riqueza sensorial que ofrecen los aceites de oliva en la zona del Geoparque Villuercas Ibores Jara, muchas veces desconocida para el consumidor. El suelo y las condiciones climáticas singulares de la comarca permitirán al consumidor y los amantes de los aceites de oliva obtener sensaciones diferentes. Con todo ello, en los AOVEs producidos en la comarca Villuercas Ibores Jara el consumidor va a encontrar una amplia gama de productos con características sensoriales singulares.

Enmanuel Hermoso (La Almazara Tradicional): “Hay que diferenciar los AOVES de pequeñas producciones y alta calidad de producciones industriales de baja calidad y procedencia no española”

Posted on

Entrevista con
Enmanuel Hermoso
Director La Almazara Tradicional

Enmanuel Hermoso lleva ya muchos años poniendo en valor el AOVE de Sierra de Gata, y defendiendo el modelo de calidad de los pequeños productores. Además, representa a la marca de maquinaria turca HAUS en el mercado español, que equipa su almazara en Gata (Cáceres)

¿Cómo ha sido esta nueva campaña para La Almazara Tradicional en Sierra de Gata? ¿La calidad ha sido buena?

La campaña este año ha venido difícil debido a la poca cantidad de aceituna que ha habido este año, la cual ha tenido unas buenas características para el verdeo donde ha ido la mayoría, siempre hablando de Manzanilla Cacereña. Por calidad, lo que nosotros hemos producido después de ver las analíticas es un producto muy parecido por no decir casi igual, hay unas pequeñas variaciones en algunos parámetros. Un producto  Premium como siempre y de alta calidad.

Para las marcas de calidad de AOVE de calidad la pandemia del COVID ha limitado mucho sus posibilidades en el Canal HORECA. ¿Se han cerrado muchas puertas de ventas e imagen?

Con el  Covid hemos tenido un bajón notable en ventas, sobre todo, en la restauración. Un caudal importante de pedidos procede de la hostelería y sociedades gastronómicas. Y este un buen escaparate de reclamo para nuestro producto, que se ha visto resentido por el cierre de estos locales. 

El AOVE ha sido la categoría  que más ha crecido en ventas en 2019. ¿Crees que es sobre todo por los bajos precios en la Gran Distribución?

Sí, creo que la  razón es la bajada de precios.

¿Qué pueden hacer las almazaras y marcas pequeñas y locales para poder competir con las grandes empresas en el mundo del AOVE. ¿Cómo explicar al cliente final sus diferencias?

Creo que la única manera de diferenciarnos es con un buen etiquetado donde realmente se informe al cliente que clase de AOVE es, de donde procede, si es español o no, si es mezcla y sus porcentajes, el país de procedencia, si es de olivar sostenible o no. Con información más concreta y detallada.

Deberíamos tener más cultura de aceite, algo que en España poco a poco va mejorando.  No es lo mismo un virgen extra de 0,0º que un virgen extra de 0,8º, aromático, fresco, sabor en boca, que un AOVE plano, sin aromas, etc. Creo que dentro de los AOVES hay muy buenos y buenos.

¿Por qué en un vino sí y en un aceite no? ¿Por qué  que cuando en los medios de comunicación “dicen un chorrito de aceite de oliva” no detallan qué clase de oliva es? ¿Por qué no hablamos con propiedad y decimos un chorrito de oliva virgen extra o virgen o refinado?

En resumen, hay que diferenciar los AOVES de pequeñas producciones y alta calidad de producciones industriales de baja calidad y procedencia no española. Al final, todo pasa por información, interés, cultura y más cultura de los AOVES.

Carnes March lleva la carne y el AOVE de Sierra de Gata a Ibiza

Posted on

Ibiza, uno de los destinos turísticos más demandados de Europa, se ha convertido en uno de los mejores escaparates para los productos agroalimentarios de calidad extremeños, entre ellos de forma destacada la carne de vacuno, cordero e ibérico, y el aceite de oliva virgen extra de Sierra de Gata. Y lo ha hecho de la mano de Carnes March, empresa ubicada en la localidad de Sant Antoni de Potmany, la segunda con más habitantes de la isla, referente en la distribución de carnes de calidad desde hace más de 50 años en la zona que cuenta desde 2007 con una finca en Valverde del Fresno Sierra de Gata y con ganadería y olivares y almazara propia (Cigüeña Negra).

La empresa fue fundada en 1965 por Vicente Roselló Colomar al abrir su primera carnicería. Hoy es Simón Roselló el gerente de la empresa. A mediados de la década de los 70, con la llegada masiva del turismo a la isla, el negocio disparó sus ventas. La carne es transportada en camiones frigoríficos desde Sierra de Gata hasta Ibiza. Actualmente cuenta con tiendas en  Sant Antoni y Eivissa, y en verano también en el local que tienen dentro de las instalaciones de Carnes March situadas en Sant Llorenç de Baláfia. En este mes de octubre está prevista la inauguración de un hotel rural en la misma finca.

¿Cuál fue el origen de Carnes March y su llegada a Extremadura?

Carnes March es una empresa cárnica familiar fundada en 1965. Ahora mismo ya es la tercera generación  a que está gestionando dicha empresa. En el año 2007, y después de visitar muchas fincas por toda España, decidimos adquirir esta finca de Extremadura  en Valverde del Fresno (Sierra de Gata), inicialmente para poder autoabastecernos de carne de vacuno.

¿En qué momento se encuentra vuestro proyecto ganadero en Sierra de Gata?

Ahora mismo y después de muchos años de trabajo y pruebas, nuestra cabaña ganadera consta de un núcleo de 80 vacas retintas puras (participamos en el programa de mejora de raza retinta) que cruzamos con dos sementales wagyu puros. De este cruce, los machos se castran y se sacrifican con más menos 12/14 meses de edad. Las hembras las dejamos que den un parto, para luego finalizar en cebadero hasta un peso canal de aproximadamente  450 kilos. A esta carne la denominamos  como premium –Retwagyu. Además también existe otro núcleo de vacas Angus puras con un semental Angus. Se sacrifican todos con 16-18 meses y se comercializa como Angus puro.

¿Y el de vuestra marca de aceites de oliva virgen extra Cigüeña Negra, también en Sierra de Gata?

Nuestro AOVE Ecológico Cigüeña Negra, elaborado en nuestra almazara se caracteriza por ser un producto al que le prestamos mucha atención en todos los procesos de elaboración, siendo el resultado final un aceite con un frutado muy especial. Hemos sido premiados varios años por la Junta de Extremadura en Extrema Selección. Se comercializa principalmente en  Extremadura, Madrid, Ibiza, Cataluña, País Vasco y también una parte en el  extranjero.

¿Estáis comercializando en vuestras carnicerías más productos agroalimentarios de Extremadura?

Desde hace años ya comercializamos, con mucha aceptación a través de nuestras tiendas muchos productos extremeños, vinos, pimentón, conservas, etc.

Jaime Santos Barroso (Aceites El Tilo): “Queremos exportar nuestro AOVE monovarietal de Cornicabra hasta Estados Unidos y Japón”

Posted on

Entrevista con
Jaime Santos Barroso
Gerente de Aceites El Tilo

El territorio conformado por el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara sigue dando agradables sorpresas a la olivicultura extremeña. La empresa Aceites El Tilo, propiedad de la familia Santos Barroso de Bohonal de Ibor, que cuenta con su olivar de 35 has en el término de Castañar de Ibor, ha logrado que sus AOVE Cornicabra sean premiados a nivel internacional y que abran mercado en países como Suiza y pronto lo hagan también en Estados Unidos. La experiencia en el sector de la logística y el trasporte de Jaime Santos Barroso, gerente del proyecto, está siendo también clave en la puesta internacional de la marca. La marca también apoya el proyecto de una futura D.O. de  aceite en la zona.

¿Cómo surgió el proyecto de envasar con marca propia los AOVE de calidad de vuestro propio olivar?

Nuestra familia ha tenido olivos desde hace muchos años. Hace uno seis años nos hicimos cargo de unos 2.000 olivos de mi padre, casi centenarios, a los que sumamos unos 7.500 nuevos, también de la variedad Cornicabra, porque vimos que se adaptaba bien al terreno y porque permite obtener aceites de gran calidad. Y le metimos riego de apoyo, ya que estamos en una zona con un clima duro, ya que los olivos pasas sed en verano y frío en invierno.

Nuestra idea ha sido producir AOVEs de calidad, de recolección temprana y de extracción en frío. Nos moltura la aceituna una almazara cercana y tenemos nuestros propios depósitos diferenciados. Conseguir una medalla como producto gourmet en los últimos premios AVPA de Francia ha sido para nosotros muy importante y nos ayudará a abrir mercados. 

¿Qué tipo de recolección realizáis para conseguir la mejor calidad?

Hay que tener en cuenta que la climatología es cambiante, aunque apostamos por una recolección temprana, que a mí que gusta decir cuando la aceituna presenta un color rosa-verde. El año pasado el 5 de noviembre habíamos acabado de recolectar. Normalmente a finales de octubre ya empezamos. Este año la calidad del fruto es buena pero no la cantidad del mismo. El cuajado no ha sido bueno. Como decían los mayores, el olivar es vecero. Cuando teníamos  los 2.000 olivos ha habido años con 85.000 kilos de cosecha y al año siguiente con 9.000. Esperemos que en cuatro o cinco años podamos conseguir cosechas estables para unos 30.000 litros de aceite de media.

¿Cómo tenéis enfocada la comercialización?

Para este tipo de AOVEs de calidad, el mercado español es más limitado, aunque queremos crecer con la venta on line. Las catas que hemos realizados en Paradores como el de Guadalupe han sido excelentes. También pensamos en futuro en abrir una tienda física en la misma finca, al lado de la carretera que va a Guadalupe, para aprovechar el tráfico de turistas españoles y extranjeros. Dar desayunos, enseñar cómo es la finca, dar a probar nuestros AOVES y poder comprarlos allí.

Uno de mis  hijos trabaja en Ginebra en el CERN, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas y mediante contactos hemos conseguido vender en el mercado suizo donde ha gustado mucho el AOVE. También hay distribuidores de Miami y Nueva York que han visitado la finca y espero que pronto podamos vender en Estados Unidos, aunque la coyuntura por el tema de los aranceles no sea la mejor. Otro mercado al que queremos llegar es Japón, muy interesante. Para nosotros el mercado exterior es clave. Por mi experiencia en logística y transportes tenemos mucho ganado. Lo más importante es ir haciendo marca.

¿Vuestro proyecto es muy distinto al de un superintensivo?

Es muy diferente. Cuando nos planteamos poner más olivos, decidimos seguir con la misma variedad que había, la Cornicabra, y por un modelo de olivicultura similar al que hay en la zona. Si el día de mañana la demanda de nuestros AOVEs fuera muy alta, siempre podríamos comprar la aceituna a pequeños productores de nuestra zona, siempre con nuestras reglas de calidad.

Jesús Lucas Sánchez (Oleosetín): “El cliente tiene cierta responsabilidad si solo se fija en el precio del AOVE y no en su calidad”

Posted on

50 oleosetin

Entrevista con
Jesús Lucas Sánchez
socio de Oleosetín

Oleosetín forma parte de esas pequeñas almazaras del norte de Cáceres que a fuerza de apostar por la calidad han logrado situar a la variedad Manzanilla Cacereña en el olimpo de los mejores aceites de oliva virgen extra españoles. Ya lo consiguió con su prestigioso premio Mario Solinas del Consejo Oleícola Internacional en el 2016.

Con olivares propios en Robledillo de Gata y Marchagaz, ha apostado con fuerza por aprovechar todos los recursos posibles en torno al olivar. Además cuenta con su tienda oleoteca muy cerca de la plaza mayor de Cáceres, que dirige Jesús Lucas. “Somos una pequeña empresa familiar y con el volumen que tenemos de producción solo podemos distinguirnos por la trazabilidad total y la calidad”.

¿En qué momento se encuentra el proyecto de Oleosetín?

No solo vendemos AOVE de calidad, ya que con nuestra producción no sería sostenible. Hemos avanzado mucho en todo lo que rodea al olivar. Criamos cerdos y ovejas en el olivar y hemos logrado poner en marcha una planta de compostaje para abono orgánico y pellets, para aprovechar todos los subproductos que genera. Además de seguir con los alojamientos rurales y con el Centro de Interpretación que muestra a los visitantes como se elaboraban antes los aceites de oliva y cómo se producen ahora.

También hemos organizado en Marchagaz unas jornadas sobre cómo revertir el despoblamiento rural para poner en valor los productos de calidad. Hay que lograr que el proyecto empresarial sea sostenible y que no todo dependa de la campaña de aceite de oliva.

¿Cómo marcha la Oleoteca de Cáceres y cómo la valorar los clientes que se acercan a ella?

Aunque de momento permanece cerrada debido al estado de alarma decretado a causa del coronavirus, la oleoteca de Cáceres es como la punta de lanza de todo aquel que quiera ir a conocer el proyecto global que tenemos en la zona norte de Cáceres. La verdad es que, por desgracia, el conocimiento del mundo del aceite de oliva por lo general es bastante escaso. Incluso se extrañan si se lo das a probar sin pan. En cambio, explicando las cosas de forma sencilla y las diferencias entre uno y otro, una vez los prueba, lo valoran mucho más. El problema no es que la gente no consuma aceite sino que el que consume no suele ser de buena calidad. Es básico fomentar esa calidad que es la que aporta al final todas las virtudes saludables que distinguen a un buen AOVE.

¿Cómo se ha comportado la campaña?

Al contrario de lo que ha sucedido a la mayoría, hemos tenido una buena cosecha. Al revés de lo que paso el pasado año. Y eso que todo el olivar es en secano, en bancales muy marcados en la zona de Robledillo de Gata y algo más suaves en Marchagaz. Los rendimientos de nuestra Manzanilla Cacereña están entre el 7 y el 11%, por lo que solo podemos competir con calidad diferenciada. El olivar superintensivo y sus costes nos van a comer a todos. Ya ha pasado en otros sectores agrarios. No hay que criticar al consumidor pero tiene parte de responsabilidad, Si solo nos fijamos en el precio al final tendremos peores productos. El abaratamiento de los precios va en contra de la calidad.

Bodegas HABLA comercializa su primer AOVE: Sol del Silencio

Posted on

bodegas habla mas

Bodegas Habla, con viñedo y bodega a las afueras de Trujillo, ha conseguido en los últimos años que alguno de sus vinos figuren entre los más conocidos de Extremadura de sus fronteras, estando presentes en muchos restaurantes y enotecas de la geografía española e internacional.

Ahora, la bodega asume un nuevo reto como es la comercialización de un Aceite de Oliva Virgen Extra Premium de la variedad Picual, con el nombre de Sol del Silencio en botella de cristal de 500 ml. El AOVE, ya disponible en su primera campaña, ha sido elaborado por una de las almazaras más dinámicas de la región, Molero Maza, ubicada en Lobón, con su mejor AOVE Picual de campaña.

María Victoria Acero, relaciones públicas de la Bodega, explica los objetivos de este nuevo lanzamiento.

¿Por qué ha decidido entrar Bodegas Habla en la comercialización de AOVE de calidad y cuáles son sus objetivos en este mercado?

Los retos en HABLA se plantean como proyectos a largo plazo, esto es una idea que surge hace muchos años y que por fin se materializa ahora. En definitiva, Sol del Silencio representa las cualidades de nuestros vinos llevadas a un Aceite, es decir, máxima calidad en cada proceso de concepción. Esto nos permite abordar el mercado que ya trabajamos y en el que confiamos plenamente con la garantía de saber que nuestra marca siempre es bien acogida.

¿Qué tipo de AOVE vais a comercializar, en qué formato y qué volumen está previsto?

100% Picual bajo la marca Alimentos de Extremadura. Un AOVE de color amarillo oro con suaves reflejos verdes y aromas a manzanilla, frutas del bosque, plátano, tomate e higuera. Su sabor es sedoso con un intenso cuerpo ligeramente especiado. Formato exclusivo de 500ml de cristal negro serigrafiado.

¿La comercialización estará enfocada al mercado exterior o también al mercado nacional?

Para HABLA sendos mercados son prioritarios cada uno con sus peculiaridades, pero por supuesto, estar presente en los dos se plantea como fundamental en la estrategia de comercialización.

¿Cómo ha sido el año 2019 para la comercialización de los vinos de Bodegas Habla?

Cada año es un desafío, pero podemos decir con orgullo que el trabajo bien hecho y el esfuerzo al final da sus resultados, 2019 nos ha permitido crecer en todos los sentidos y más aún con lo que para nosotros significa poder presentar novedades como por ejemplo Esencia, que nos ha permitido subir otro escalón en los vinos de gama alta y seguir siendo fieles a nuestro ADN (innovación y modernidad).

Daniel Señán (Baeturia Organic): “Hay consumidores dispuestos a pagar un poco más por un producto singular y de calidad”

Posted on

46 baeturia

Entrevista con
Daniel Señán
CEO de Baeturia Organic

Vuestro olivar fue uno de los primeros de Extremadura en estar en agricultura ecológica ¿Cómo ha sido vuestra trayectoria desde Medina de las Torres en la provincia de Badajoz?

El olivar Santo Domingo es, con su pequeño cortijo del siglo XIX, una de las primeras parcelas en solicitar la certificación de cultivo ecológico en Extremadura. Sus olivos centenarios no han conocido otro tipo de tratamiento agrícola, antes que se llamara ecológico al cultivo tradicional.

La agricultura ecológica no utiliza herbicidas, plaguicidas ni fertilizantes químicos. Estos productos no sólo degradan el medio ambiente del entorno donde vivimos, sino que son detectados en pequeñas dosis en el producto final, el aceite de oliva.

En tiempos donde el olivar superintensivo aumenta sus hectáreas de cultivo, la producción ecológica de secano sigue siendo muy valorada en segmentos de consumidores, dispuestos a pagar un poco más por un producto singular y de calidad.

Siempre habéis apostado por los monovarietales de variedades autóctonas como Manzanilla Cacereña, Morisca  y la Carrasqueña ¿Extremadura debe apostar por su singularidad?

El aceite de oliva está siguiendo los pasos que trazó otro producto como es el vino. Existen alrededor de 200 variedades de aceituna. Un virgen extra monovarietal de calidad es muy singular y el consumidor desea disfrutar de la experiencia de comparar los matices que los diferencia de otros, como ocurre con los buenos vinos.

El envasado es otra de las apuestas de Baeturia Organic. Siempre he creído que un producto de calidad, además de serlo, ha de parecerlo. Hemos procurado que todos nuestros productos tengan una presencia atractiva.  Nos consta que muchos clientes adquieren nuestros productos como un regalo.

¿Cómo tenéis enfocada la venta de vuestros AOVES? ¿También para la exportación?

Dada la peculiaridad de nuestros productos, Baeturia se comercializa en tiendas especializadas en alimentos ecológicos, tiendas de delicatessen, o especializadas en AOVE. No está en nuestro foco la gran distribución. Actualmente exportamos el 70%. El auge de la Dieta Mediterránea, con el AOVE como producto esencial, ayuda en los mercados europeo y norteamericano, donde Italia mantiene una posición de dominio desde hace décadas, pero donde el producto español va haciéndose un hueco. Veremos cómo afecta el entorno económico internacional desfavorable en las exportaciones.

¿Cómo ves que se esté vendiendo el litro de virgen extra estándar a 2,75 euros en la Gran Distribución?

El aceite de oliva es desde hace tiempo un producto reclamo para las grandes cadenas de distribución. Además de generar excedentes con frecuencia, es perecedero en un plazo no muy largo, lo que unido a que el mercado es dominado por pocas y grandes envasadoras, y la proliferación de producciones superintensivas que con enorme consumo de recursos, logran unos volúmenes de producción impensables hace 20 años, genera la “tormenta perfecta” para que haya poca diferenciación y el precio sea decisivo para dar salida a un volumen que producto que crece más deprisa que la demanda.

Los pequeños productores no compiten en ese mercado y por eso deben perseguir la excelencia y singularidad para mantenerse en un mercado de precios más altos. En general, el consumidor cada vez está mejor informado y sabe diferenciar que el AOVE del lineal del supermercado es una buena opción para el uso diario, y que un ecológico de calidad, es una deliciosa manera de mimarse y mimar a los que más quieres, con la satisfacción de ayudar a mantener un tipo de cultivo sostenible, que de otro modo, desaparecería. La competencia es también muy alta en el segmento de calidad alta, por lo que hay que esforzarse por destacar. Nadie dijo que el éxito fuera fácil.

46 baeturia botellas

 

Manuel Pecero (Sentir de Barros): “Debemos diferenciarnos de lo que hacen las grandes envasadoras, y el AOVE ecológico es la mejor opción”

Posted on

52 sentir de barros

Entrevista con
Manuel Pecero
CEO y fundador de Sentir de Barros

En el año 2012, Manuel Pecero Águila decidió crear la empresa Demeter Global Trade con la idea de comercializar productos agroalimentarios de calidad, especialmente aceite de oliva virgen extra, aceituna de mesa y vino, tres iconos de Tierra de Barros donde tiene su sede, en la localidad de Villafranca de los Barros. Desde su infancia, Manuel  ha estado relacionado con el olivar ya que su padre se dedicó al mundo de la aceituna.

Durante dos años, visitó almazaras y molinos, probando y valorando sus productos, y entrevistando a los mayores expertos en aceite de oliva de España para documentarse y poder hacer realidad su sueño que tiene en la marca Sentir de Barros su razón de ser. Actualmente está muy centrado en la comercialización de AOVE ecológico procedente de aceitunas del suroeste de la provincia de Badajoz. La empresa también ofrece servicios de recolección de aceituna y gestión de fincas.

¿Cómo surgió el proyecto de Sentir de Barros y qué objetivos tiene?

Toda mi infancia está relacionada con el olivo. Mi padre se ha dedicado al mundo de la aceituna y yo desde niño le he acompañado. Aunque por circunstancias profesionales me aparté de este mundo, siempre he querido hacer algo relacionado con el AOVE y el olivo. Sin medios, tras una situación profesional difícil, comienzo en 2012 el proyecto Demeter Global Trade.

En un principio, nace como centro de compra-venta de aceitunas. Aunque no fueron fáciles los inicios,  hace unos pocos años vi materializado mi primera cisterna de aceite, y ahí nació Sentir de Barros. La marca no nace del marketing, nace de lo que yo sentí en ese momento al ver ese aceite de excelente calidad, y con esa emoción y orgullo comenzamos a comercializarlo. La idea es llevar a Tierra de Barros por bandera para que los propios agricultores que están todo el año trabajando la tierra puedan consumir sus productos.

¿Qué servicios ofrecen en la empresa?

Trabajamos desde el campo hasta el producto final, gestionamos fincas y hacemos labores en el campo. La agricultura está cada vez más mecanizada, por los problemas que hay con la mano de obra y también para poder ser competitivos.  Seguimos adquiriendo maquinaria agrícola para facilitar dicha  labor, y enfocando dicho trabajo al futuro del desarrollo del regadío de la zona, ya que a día de hoy  se están creando plantaciones nuevas y reestructurando muchas otras.

¿Qué tipos de aceites de oliva virgen extra comercializáis?

Contamos con tres AOVEs. Por un lado, un coupage de Morisca y Manzanilla; un monovarietal de Picual y nuestra niña bonita, y sobre la que más trabajamos, el ecológico que procede de las variedades Morisca y Carrasqueña, de olivos de las sierras del suroeste de Badajoz. El resto de variedades proceden de Tierra de Barros.

¿Están convencidos que gran parte del futuro está en el ecológico?

Una empresa como la nuestra debe diferenciarse claramente de lo que hacen las grandes envasadoras. Y el ecológico es una forma clara de hacerlo, sobre todo con variedades autóctonas de la zona. Actualmente los productos ecológicos, se están abriendo un hueco importante en los hogares extremeños. Y en el mercado internacional, lo mismo. Estamos muy activos en la asistencia a ferias y en diferentes degustaciones, de la mano de chefs de aquí. Por ejemplo, hemos promocionado los productos extremeños en la Feria Internacional del Chocolate en Madrid, Chocomad.

¿La idea es exportar también vuestros productos?

Estamos  trabajando ya en la exportación.  En concreto este año hemos visitado EE.UU., y hemos tomado contacto con una empresa de Miami especializada en la importación de productos españoles,  y en breve mandaremos los primeros AOVES. También tenemos en agenda viajes por Europa para incluir los AOVEs de Sentir de Barros en el mercado europeo. Además, esta campaña queremos por primera vez presentar el producto a concurso, porque sabemos que nuestro AOVE puede competir con los mejores y tenemos mucha ilusión en ello.

Justino Corchero (Jacoliva): “Las botellas de AOVE de zonas rurales y de montaña deberían llevar un sello de cultivo social”

Posted on

46 JUSTINO

Entrevista con
Justino Corchero
Gerente de Jacoliva

Jacoliva, ubicada en Pozuelo de Zarzón (Cáceres), es una de las almazaras y marcas más conocidas del sector oleícola extremeño y la variedad Manzanilla Cacereña en particular. Su gerente, Justino Corchero, también es el presidente de la Denominación de Origen de Aceite Gata-Hurdes. Jacoliva siempre ha sido una empresa muy innovadora y con gran visión exportadora.

¿La diferenciación de la Manzanilla Cacereña es la principal seña de identidad de vuestros AOVEs?

La Manzanilla Cacereña se da en una zona geográfica y con un clima muy concreto, y no se está sembrando como tal en otras partes del mundo. Esta diferenciación hay que aprovecharla, aunque tenga sus limitaciones en cuanto al rendimiento obtenido. Nosotros estamos acostumbrados a trabajar con rendimientos del 7 u 8 % que para otras variedades serán impensables. Y si te vas a elaboración de AOVEs tempranos, te puedes ir al 5 ó 6% incuso. Ello nos ha obligado a sobrevivir. Cuando la gente de nuestro sector compra la aceituna al precio en origen que marca el PoolRed, nosotros tenemos que competir con la aceituna de mesa, que es otro mundo. Cuando los precios actuales están tan bajos como ahora, debemos tener claro que nuestros costes están en torno a los 3,50/kilo de aceite. Hay que adaptarse.

¿Se valora lo suficiente este tipo de cultivos, en muchos caso de sierra, y claves para la supervivencia de muchos pueblos y zonas rurales?

Creo sinceramente que nuestros aceites y los de otras zonas rurales no llevan un sello en el envase que sí deberían llevar: el de ser un producto muy social. Para hacer mil kilos de aceite de oliva tengo que trabajar con 15 familias de productores. Está muy de moda hablar de la despoblación en zonas rurales pero en realidad nadie se preocupa de ella. Vivo en un pueblo de 600 habitantes y es triste decirlo pero a mí se me mueren los clientes porque los pueblos se quedan vacíos. El olivar tradicional y de montaña es un cultivo muy social, además de medioambientalmente sostenible, y todas estas cuestiones hay que ponerlas en valor y destacarlas. En muchas zonas del norte de Cáceres como Sierra de Gata, el cultivo del olivar es un complemento de rentas estratégico para muchas familias. Sobre todo porque con esta orografía y estos suelos, no hay otras alternativas de cultivo viables.

Jacoliva ha sido siempre muy innovadora en el lanzamiento de nuevos productos ¿habrá nuevas ideas?

Estamos trabajando en un producto de gran consumo que puede suponer una revolución en el mundo del envasado del aceite de oliva. Tiene una gran innovación y veremos cuál será la reacción del mercado. En unos meses lo veremos.

¿Cómo ves el consumo en España de aceites de oliva?

En nuestro sector siempre ha habido ciclos y cuando los precios han estado altos hay una recesión del consumo. España es un país que consumo por precio el aceite de oliva. Ahora se recuperará seguro con los precios actuales. Hay que tener en cuenta que hay familias que no pueden pagar 8 ó 9 euros por una botella de crista de AOVE. También hay que tener en cuenta que las cifras de autoconsumo, cada vez mayores, desvirtúan un poco las cifras de consumo reales. Hay un cierto consumo que está fuera de control y la Administración debería controlarlo más. Una cosa es autoconsumo para un particular y otra que ese aceite acabe en industrias de la zona.

46 jacoliva