almazaras

Bandas Cortés presentará en Agroexpo 2018 las últimas soluciones innovadoras para almazaras e industria agroalimentaria

Posted on

48 bandas cortes
Raúl Cortés, responsable de Oficina Técnica y Proyectos

La empresa familiar Bandas Cortés, fabricantes de todo tipo de transportadores, en línea con su objetivo estratégico de crecimiento, estará presente un año más en Agroexpo2018, en el recinto ferial de Don Benito. Este año coincide el 30 aniversario de la compañía con la XXX edición de la feria extremeña más internacional.

El certamen, uno de los más representativos a nivel internacional del sector agrícola y la industria agro alimentaria, se celebrará del 24 al 27 de enero de 2018. Bandas Cortés contará con más de 150 metros cuadrados de exposición especializada en la industria agro alimentaria, contando con máquinas de última generación y multitud de soluciones adaptadas a las necesidades finales de cada cliente.

“Si bien damos cobertura a todo tipo de industria, este año las máquinas que expondremos serán, principalmente, destinadas a almazaras e industrias de cereal. También tenemos como novedad unas máquinas de fabricación propia muy interesantes”, comenta Raúl Cortés, Responsable de Oficina Técnica y Proyectos de Bandas Cortés.

Además de la maquinaria, Bandas Cortés expondrá las bandas transportadoras con certificado alimentario que garantizan una producción de calidad, fabricadas en PVC blanco o caucho verde, libre de contaminantes.

Bandas Cortés, fue fundada en el año 1988 y ha experimentado una evolución constante a lo largo de todos estos años. Sus comienzos, como taller de herrería han dejado paso a la fabricación de transportadores, la distribución de sistemas de manutención, así como asesoramiento y servicio para todo tipo de industrias. Siendo la calidad tan importante para la empresa, existe implantado un Sistema de Gestión de la Calidad basado en los requisitos de la norma ISO 9001:2000, con lo que se pretende dar la máxima garantía a sus clientes.

Gracias a la confianza y excelente colaboración de los clientes y a la constante dedicación, Bandas Cortés ha evolucionado durante estos años hasta disponer de una amplia gama de productos, con tecnología y calidad contrastada, adaptables a las necesidades más exigentes. Lo que sumado a un equipo de trabajo de más de 30 profesionales dedicados exclusivamente a la fabricación de equipos, ya sea  transportadores, tolvas, tuberías inoxidables y un largo etcétera, hacen de esta empresa una organización completa.

Las almazaras y entamadoras extremeñas analizan cómo producir electricidad y biogás con los residuos de alpechín y aceituna

Posted on

??????????????????????

Extremadura es la tercera región española en extensión del cultivo del olivar con más de 250.000 hectáreas entre almazara y verdeo. Y la tercera que más aceituna produce, tras Andalucía y Castilla-La Mancha, con una media en torno a las 50.000 toneladas de aceite de oliva cada campaña. Aunque en la recién concluida se espera un 50% de la cosecha habitual. Las 119 almazaras operativas en Extremadura generan cada año miles de kilos de alpechines tras elaborar aceite de oliva.

Distintas investigaciones están desarrollando plantas piloto para convertir dichos alpechines en calor y electricidad. Hay que tener en cuenta que los alpechines provocan serios problemas medioambientales y que su eliminación tiene altos costes de transporte y logística. Los alpechines contienen una elevada salinidad así como compuestos orgánicos tóxicos.

El proyecto BIOGAS2PEM-FC, con fondos europeos, ha desarrollado un subsistema en tres fases. La primera de ellas consiste en una reacción de digestión anaerobia con la que producir biogás a partir de los residuos basado en el uso de los microorganismos para descomponer el material biodegradable en ausencia de oxígeno.

Tras este primer paso, se trata de convertir el biogás en otro gas rico en hidrógeno, para convertirlo durante la última fase en electricidad, mediante pilas de combustible, que transforman la energía química del combustible en electricidad, gracias a una reacción química basada en un agente oxidante, como por ejemplo el oxígeno.

El proyecto ha sido capaz de crear una planta prototipo de procesamiento que genera calor y electricidad para su uso en la almazara. También será posible convertir estos residuos en biogás.

Otros proyectos desarrollados en Andalucía están también investigando el aprovechamiento de las aguas residuales y subproductos sólidos orgánicos de las fábricas de aderezo de aceituna de mesa para producir biogás.

Durante el procesado de la aceituna se produce una gran cantidad de subproductos orgánicos procedentes, sobre todo, de la operación de deshuesado de la aceituna, donde se genera el hueso con su pulpa interior acompañado de otros restos de distintos destríos de aceitunas fuera de especificaciones y una serie de subproductos de carácter orgánico derivados de su producción. Alrededor de un 12% de la aceituna procesada se transforma en este tipo de subproductos.

Extremadura es la segunda productora de aceituna de mesa de España, con más de 90 industrias entamadoras y una producción de 107.000 toneladas, muy concentradas en Tierra de Barros y en el norte de Cáceres.

Vía: Energía de Extremadura

Las almazaras de Badajoz producen tres veces más aceite de media que las de Cáceres

Posted on

almazara

El olivar extremeño debe replantearse su futuro para poder obtener mejor rentabilidad en un panorama de precios bajos en origen ante el creciente aumento de la producción mundial.

El volumen de toneladas de aceite de oliva por almazara elaboradas en la región sigue siendo muy bajo en relación a otras regiones. Sobre todo en el caso de la provincia de Cáceres, que cuenta con 42 almazaras activas para una producción de sólo 9.500 hectáreas la campaña pasada. Una media muy baja de 226 toneladas por almazara que dificulta su supervivencia, especialmente en el caso de los graneles.

En el caso de la provincia de Badajoz, sus almazaras producen en torno a los 657 toneladas de media. El 75% del aceite de oliva extremeño procede de almazaras ubicadas en la provincia de Badajoz.

Tanto por sus variedades más habituales -verdial, cornezuelo, manzanilla cacereña, morisca- y por su orografía, el olivar extremeño presenta una baja productividad, en torno a los 196 kilos de aceite por hectárea, frente a los 610 kilos de media de Andalucía o los 234 kilos de Castilla-La Mancha.

Extremadura dispone de 119 almazaras de aceite y más de 150 bodegas de vino

Posted on

La región es la segunda productora española de vino y aceituna de mesa, y la tercera de aceite de oliva

almazara

Casi cuando los vendimiadores han recogido sus cajas de uva en Tierra de Barros, Cañamero o Matanegra, las cuadrillas comienzan la recogida de la aceituna de verdeo, este año muy conflictiva por los bajos precios y por la incertidumbre de una corta cosecha de aceite de oliva prevista. Después vendrá, con la entrada del invierno, el trasiego de aceituna en las almazaras.

El olivo y la vid, desde tiempos romanos, han marcado gran parte del paisaje rural de Extremadura, abarcando casi 250.000 hectáreas en el caso del olivar y unas 80.000 en el caso del viñedo. En una campaña media, Extremadura produce unas 50.000 toneladas de aceite de oliva -excepcionalmente fueron 60.146 la anterior- y unos cuatro millones de hectolitros de vino y mosto.

Dos sectores estratégicos para el agro extremeño y su sector agroalimentario que pese a la irrupción de un buen número de bodegas y almazaras privadas con excelentes marcas siguen comercializando gran parte de su producción a granel. Y muy enfocadas a la exportación, donde pueden conseguirse mejores precios en mercados como Italia, Portugal, Francia, Rusia, Países Bajos y China.

Tanto la aceituna, para almazara y verdeo, como el vino siguen teniendo en los bajos precios en origen su principal caballo de batalla. Lo ocurrido en la pasada campaña 2013-2014, con espectaculares producciones en ambos productos, es el mejor ejemplo. Las perspectivas para esta campaña tampoco acompañan.

En el caso de la aceituna de verdeo, los productores de las comarcas del norte de Cáceres se han llegado a plantar y no entregar aceituna a primeros de septiembre ante lo que consideran precios muy bajos. Muchos incluso llevarán sus aceitunas de doble aptitud para moler a las almazaras en busca de mejores precios ante la corta cosecha de aceite de oliva prevista en España y Extremadura, en torno a un 40% menos.

En el caso de la uva, los precios pagados a principios de septiembre en Tierra de Barros estaban entorno a 0,12 euros el kilo, la mitad que en otras zonas vitivinícolas como Valdepeñas en Ciudad Real, y hasta siete veces menos que el dinero que reciben los agricultores de Ribera del Duero y Rioja por su uva tinta.

bodega