aceite de oliva y olivar

Las almazaras de Badajoz producen tres veces más aceite de media que las de Cáceres

Posted on

almazara

El olivar extremeño debe replantearse su futuro para poder obtener mejor rentabilidad en un panorama de precios bajos en origen ante el creciente aumento de la producción mundial.

El volumen de toneladas de aceite de oliva por almazara elaboradas en la región sigue siendo muy bajo en relación a otras regiones. Sobre todo en el caso de la provincia de Cáceres, que cuenta con 42 almazaras activas para una producción de sólo 9.500 hectáreas la campaña pasada. Una media muy baja de 226 toneladas por almazara que dificulta su supervivencia, especialmente en el caso de los graneles.

En el caso de la provincia de Badajoz, sus almazaras producen en torno a los 657 toneladas de media. El 75% del aceite de oliva extremeño procede de almazaras ubicadas en la provincia de Badajoz.

Tanto por sus variedades más habituales -verdial, cornezuelo, manzanilla cacereña, morisca- y por su orografía, el olivar extremeño presenta una baja productividad, en torno a los 196 kilos de aceite por hectárea, frente a los 610 kilos de media de Andalucía o los 234 kilos de Castilla-La Mancha.

Extremadura dispone de 119 almazaras de aceite y más de 150 bodegas de vino

Posted on

La región es la segunda productora española de vino y aceituna de mesa, y la tercera de aceite de oliva

almazara

Casi cuando los vendimiadores han recogido sus cajas de uva en Tierra de Barros, Cañamero o Matanegra, las cuadrillas comienzan la recogida de la aceituna de verdeo, este año muy conflictiva por los bajos precios y por la incertidumbre de una corta cosecha de aceite de oliva prevista. Después vendrá, con la entrada del invierno, el trasiego de aceituna en las almazaras.

El olivo y la vid, desde tiempos romanos, han marcado gran parte del paisaje rural de Extremadura, abarcando casi 250.000 hectáreas en el caso del olivar y unas 80.000 en el caso del viñedo. En una campaña media, Extremadura produce unas 50.000 toneladas de aceite de oliva -excepcionalmente fueron 60.146 la anterior- y unos cuatro millones de hectolitros de vino y mosto.

Dos sectores estratégicos para el agro extremeño y su sector agroalimentario que pese a la irrupción de un buen número de bodegas y almazaras privadas con excelentes marcas siguen comercializando gran parte de su producción a granel. Y muy enfocadas a la exportación, donde pueden conseguirse mejores precios en mercados como Italia, Portugal, Francia, Rusia, Países Bajos y China.

Tanto la aceituna, para almazara y verdeo, como el vino siguen teniendo en los bajos precios en origen su principal caballo de batalla. Lo ocurrido en la pasada campaña 2013-2014, con espectaculares producciones en ambos productos, es el mejor ejemplo. Las perspectivas para esta campaña tampoco acompañan.

En el caso de la aceituna de verdeo, los productores de las comarcas del norte de Cáceres se han llegado a plantar y no entregar aceituna a primeros de septiembre ante lo que consideran precios muy bajos. Muchos incluso llevarán sus aceitunas de doble aptitud para moler a las almazaras en busca de mejores precios ante la corta cosecha de aceite de oliva prevista en España y Extremadura, en torno a un 40% menos.

En el caso de la uva, los precios pagados a principios de septiembre en Tierra de Barros estaban entorno a 0,12 euros el kilo, la mitad que en otras zonas vitivinícolas como Valdepeñas en Ciudad Real, y hasta siete veces menos que el dinero que reciben los agricultores de Ribera del Duero y Rioja por su uva tinta.

bodega