quesos

Eugenio Manzano (Grupo Laura Otero): “Nuestro proyecto empresarial es fabricar un producto a la altura de la fama de la DOP Torta del Casar”

Posted on

10 laura otero

Entrevista con
Eugenio Manzano
Consejero Delegado del Grupo Laura Otero

El Grupo Laura Otero ha adquirido con Pastovelia las instalaciones de Lácteos Pajuelo en Almoharín, para entrar en el negocio de la D.O.P. Torta del Casar.

Energía eléctrica, telecomunicaciones… y ahora una quesería inscrita en la D.O.P. Torta del Casar ¿Cuál es el proyecto que quieren llevar adelante?

Se trata de una ocasión producida por el azar, una conversación con un buen amigo al que las cuestiones económicas no le estaban siendo favorables y que tenía su empresa en situación preconcursal y que no tuvo más remedio que presentar concurso de acreedores; desde ese momento nace una nueva sociedad mercantil para elaborar quesos de la D.O.P. Torta del Casar, PASTOVELIA, S.L., contratando a este amigo como maestro quesero y comercial de la nueva empresa. Pasado un año supimos de la liquidación de su empresa y presentamos oferta a la administración concursal por la unidad productiva, siéndonos adjudicada el pasado junio al ser la mejor presentada.

Desde el pasado año empezamos a fabricar y a abrir mercado, cerrando el ejercicio con muy buenas sensaciones lo que nos llevó a presentar la oferta por las instalaciones y personal. Nuestro proyecto empresarial es fabricar un producto a la altura del buen nombre y fama de la D.O.P. Torta del Casar.

¿Qué puede aportar la experiencia empresarial de un grupo como Laura Otero en una quesería industrial?

Por supuesto que no es lo mismo distribuir energía eléctrica y realizar instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones que fabricar quesos, pero la administración de una empresa u otra no difiere tanto y tanto el departamento administrativo como el técnico están totalmente involucrados. Además uno de los socios de PASTOVELIA es un gran economista.

Dicha quesería ha sido una de las principales certificadores de torta del Casar durante años ¿cuándo esperan volver a serlo?

El nombre de la quesería era Lácteos Pajuelo, S.L., anteriormente fue Hermanos Pajuelo S.A.T., y el nombre de PASTORALIA procede del Centro de Interpretación de la Torta del Casar que se construyó en sus instalaciones de Almoharín. PASTORALIA es el nombre de nuestro producto estrella, las Tortas del Casar que elaboramos.

Ser uno de los principales certificadores de la D.O.P., va a depender más de los consumidores que nuestro. En nuestras manos está fabricar un gran producto y darlo a conocer, pero la decisión final es de éstos. En la D.O.P. estamos 6 fabricantes, todos con un gran producto. La producción actual no es muy grande por lo que el campo de actuación es amplio. No es una obsesión ser los primeros, es más intentar ser los mejores.

¿La idea es centrarse en la producción  y comercialización de quesos sin ganadería propia? 

Tener ganadería propia no nos aporta un gran valor, cuando en nuestra provincia, e incluso en nuestra región, hay magníficos ganaderos que conocen su oficio. Lo que sí debemos exigir es una calidad de la leche homogénea y para eso ya está la D.O.P.

¿Solo producirán quesos con DOP Torta del Casar o podrán elaborarse otros tipos?

Estamos centrados en la fabricación de quesos con D.O.P. Torta del Casar, si bien también fabricamos otros tipos de quesos con leche de oveja sin D.O.P., pues no son Tortas. Fabricamos quesos de pasta dura y pasta blanda, y cremas de Torta del Casar bajo la marca PASTOVELIA. Son productos extraordinarios pero diferentes a la Torta del Casar. En cuanto a otros tipos y formatos, se irá viendo a lo largo del tiempo. Por lo que se refiere a quesos con otro tipo de leche, distribuimos quesos de cabra en diferentes formatos y sabores que nos fabrican para nuestra empresa.

10 Tortas DO Pastoralia

Isabel Santos (Quesería Monfrag 3R): “Los quesos de cabra en montanera saben completamente diferentes”

Posted on Actualizado enn

12 queseria

Entrevista con
Isabel Santos
Quesería Monfrag 3R

Ubicada en una finca a las afueras de Malpartida de Plasencia, la Quesería Monfrag 3R es el proyecto de la familia Marcos-López que ha logrado elaborar quesos de cabra singulares de forma totalmente artesanal.

¿Cuál fue el origen del proyecto de la quesería?

Llevamos tres años con la quesería, situada en una finca a las afueras de Malpartida de Plasencia camino de Navalmoral de la Mata. Solo hacemos queso con leche de cabra cruda, de pasta semiblanda, sin prensar y de pasta prensada. Son quesos totalmente tradicionales. La gente que los prueba de la zona nos dice que son como los hacían sus abuelos. Hemos querido potenciarlos como los quesos de antaño.

¿La leche procede de vuestra propia ganadería?

Solo elaboramos quesos con leche de nuestras propias cabras, de raza Florida, criadas en libertad en nuestra dehesa. También tenemos gallinas y ovejas merinas negras en peligro de extinción. Incluso se alimentan de las bellotas en montanera que le den un sabor a los quesos muy diferente. Las cabras, criadas como ecológicas, son lo que marca la diferencia con la producción de otras queserías. Solo utilizamos leche de cabra y cuajo de cabrito lechal. No aditivos. Es artesano de verdad.

Otro aspecto clave en la elaboración es la cava de afinado, construida con materiales naturales. Cuando comes la corteza del queso es como si comieras el sabor de la cueva. Por eso potenciamos mucho las visitas a la finca, donde se puede seguir comprando el queso, para que la gente vea como se crían las cabras y el sacrificio y trabajo que significa su elaboración. Ricardo, el encargado del ganado, se levanta a las 4.30 h todos los días y el ordeño se hace a las 5,30 h.

12 QUESERIA MAS

Las queserías de la DO Torta del Casar tienen potencial para certificar 400.000 kilos de queso

Posted on

La Torta del Casar se ha logrado vender al mayorista a un precio medio de 13,40 euros/kilo

la-torta-del-casar

La Denominación de Origen Torta del Casar ha vuelto a superar en el 2017 los 300.000 kilos de quesos certificado, lo que no había conseguido desde el 2014. Con una facturación de la producción certificada que supera los cuatro millones de euros, es el queso extremeño más conocido y también el mejor pagado.

Su precio medio de venta al distribuidor mayorista fue de 13,40 euros el kilo, llegando a los 14,15 euros el kilo en los formatos más pequeños. Precios muy superiores al de los quesos no certificados que también vendieron sus queserías, que se quedaron en los 9,2 euros el kilo. De ahí la importancia de poder certificar más kilos de quesos.

A finales de 2017 había seis queserías y 16 marcas autorizadas para certificar, aunque esta primavera se sumará una nueva quesería ubicada en la localidad de Almoharín. “Las actuales queserías, con sus medios actuales tendrían capacidad para certificar 400.000 kilos de torta y el mercado podría asumirlas. Por tanto es necesario insistir tanto en el aumento de la producción logrando un mayor reparto a lo largo del año y también en la promoción del producto”, asegura Javier Muñoz, director técnico de la DO ubicada en Casar de Cáceres. A los precios actuales de venta, la comercialización de 100.000 kilos más de torta representaría una facturación adicional de 1,32 millones de euros.

Defensa judicial
La Denominación de Origen prosigue su particular cruzada en los tribunales de justicia españoles y europeos para defender el uso de la palabra Torta en exclusiva al referirse a los quesos. Una defensa que va mucho más allá de la pugna que han mantenido en los juzgados con la DO Queso de la Serena y donde el Tribunal General de la Unión Europea le ha dado la razón a finales del pasado año.

“La defensa de la palabra Torta como una denominación tradicional intrínsecamente ligada a la DO Torta del Casar no iba ni mucho menos contra la DO Queso de la Serena. Lo mismo la estamos defendiendo contra la Torta de Galicia que contra otras muchas queserías particulares que la utilizan en toda España. Hasta ahora los tribunales nos han ido dando la razón aunque es un camino largo y costoso en recursos económicos y medios humanos. Pero creemos que valdrá la pena”, asegura Javier Muñoz.

Producción de leche
El Consejo Regulador DOP Torta del Casar cerró el ejercicio 2017 con 29 ganaderías inscritas, 17.600 cabezas de ganado y 6 industrias en producción certificada. Según el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Torta del Casar, Ángel Juan Pacheco, “tras varios años en que los ganaderos han trabajado para desestacionalizar las producciones de las cabañas de ovejas, este año se ha alcanzado un importante equilibrio, con una distribución de la leche mucho más constante a lo largo del año”. En lo que ha habido una diferencia sustancial es entre el queso elaborado y el certificado finalmente, ya que ha pasado del 85% del total en 2014 al 78% el año pasado.

Formato mediano
Por formatos de Torta del Casar comercializados, este último año ha aumentado el consumo del formato mediano (entre 500 y 800 gramos) pasando de 178.232 unidades en 2016 a 235.766 unidades en 2017, en detrimento del pequeño (menos de 500 gramos) que en los últimos años había crecido considerablemente. Para Javier Muñoz, “responde a un ajuste que las queserías han hecho entre sus clientes para primar este tamaño. Si bien el formato pequeño es más comercial, también tiene una vida útil mucho más limitada que los medianos”.

En lo que no hay cambios es en las ventas por mercado de la Torta, ya que el 96% sigue siendo mercado nacional. Y de esta cantidad, entre Extremadura y Madrid concentran el 70% de las ventas.

Jesús Martínez (Quesos Doña Leonor de Alburquerque): “Tenemos la patente nacional del queso de cabra con jamón ibérico”

Posted on

Entrevista con
Jesús Martínez
Gerente de Quesos Doña Leonor de Alburquerque

¿Cuál ha sido el origen y la trayectoria hasta el momento?

Llevamos 10 años elaborando quesos, los cuatro primeros solo con quesos tradicional y después con numerosas presentaciones ya que vimos que la innovación y la diferenciación eran el único camino: quesos semicurados de cabra con jamón ibérico, con boletus edulis, con cebolla caramelizada, con aceitunas, con romero y orégano, con Pimentón de la Vera…También hacemos cremas de queso fundido en siete sabores. Tememos la patente nacional de queso de cabra con jamón ibérico. Tenemos una cuba de producción de 1.000 litros de leche. Estamos elaborando unos 3000 litros semanales. El 40% de la producción se vende en Extremadura, aunque nos gustaría ser más valorados.

¿Cuentan con ganadería propia?

Llevamos cuatro años comprando la leche a la cooperativa Cooprado de Casar de Cáceres, aunque procede de ganaderos de nuestra zona a los que incluso conocemos, por San Vicente de Alcántara, Salorino, Aliseda…Tener un camión propio en carretera nos suponía mayores costes y estar todo el día con temas de legislación  y requisitos. Y de estar forma, lo tenemos resuelto. Y además cuando compras la leche a un tercero sabes al menos que podrás tener vacaciones. Podemos comprar la leche adaptándonos a nuestras necesidades y ventas.

No estar en ninguna de las tres denominaciones de queso de la región ¿qué les supone?

Pues trabajar con más fuerza e imaginación aún para competir en ese mercado. No podemos incorporarnos porque estamos muy alejados de ellas. Hay que hacer quesos de calidad y diferentes.

¿Los precios de los quesos de cabra dan para vivir bien?

Nunca hemos querido entrar en la guerra de precio de muchas queserías, Yo se lo que cuesta hacer y lo que valen mis quesos. Los cabreros a día de hoy están cobrando precios muy bajos por su leche, que nos les da para vivir dignamente. Va a ser un problema porque ningún joven va a querer tener cabras.

José Luis González (Quesería El Acehucheño): “Sin más profesionalización, las cabras acabarán desapareciendo”

Posted on

Entrevista con
José Luis González
Gerente de Quesería El Acehucheño

La quesería El Acehucheño fue elegida como mejor queso de cabra de España en los premios del Ministerio de Agricultura, los más prestigiosos de España.

¿Qué supuso el premio del Ministerio para vosotros?

Fue un empujón vital para una quesería mediana como la nuestra que nos ha permitido entrar en mercados más exigentes para el paladar. Tenemos buena demanda en Andalucía y Canarias, donde son muy cabreros.

¿Estar en la misma comunidad que la Torta del Casar y la de la Serena ha hecho pasar más desapercibidos a los quesos de Acehúche?

Tenemos  en fase de tramitación la DO Acehúche  que nos permitiría darnos a conocer mejor a nivel nacional e internacional. Con ocho o diez queserías, si quieren trabajar en la línea en la que se debe ir con la calidad de los quesos de aquí. Hay una serie de características, alrededor del Pantano de Alcántara, en pastos y clima, que le confieren una mantecosidad única.

¿Hay relevo en las ganaderías y empresas de gente joven?

La verdad es que ni el número de ganaderías ni el volumen de leche están creciendo. De seguir como hasta ahora y no haber mayor profesionalización, las cabras van a desaparecer. Son animales que exigen mucho a nivel de manejo y de sanidad animal.

¿Es rentable la leche de cabra?

A nivel familiar puede ser rentable, pero las guerras de precios en la leche de vaca han pasado factura y ha arrastrado también al precio de la leche de cabra.

Cada vez se demandan quesos de formato pequeño ¿Pasa también en los quesos de Acehúche?

Sí que es una tendencia del mercado. Hemos bajado el peso del molde. El formato de 550 gramos supone ya entre el 30/40% de la producción.

Castrum-Erat, la revolución francesa de los quesos extremeños

Posted on

Césareo Sánchez (con barba) y José María Sánchez. Foto: Javier Ripalda

Cuajadas enzimáticas, lácticas y mixtas, cortezas enmohecidas, lavadas y yogur de oveja en la patria del Queso de la Serena. Dos hermanos, Cesáreo Sánchez y José María Sánchez, abrieron hace poco más de un año una de las queserías más singulares de las que existen en el amplio panorama quesero extremeño. Con sus 300 ovejas, una producción de 60.000 litros de leche al año y unos 10.000 kilos de queso.

“Hacemos quesos de autor. Queremos hacer poco pero hacerlo bien. Y diferente a lo que es habitual en Extremadura. Solo con la leche de nuestro ganado, el cual llevamos seleccionando hace más de 18 años. Con humildad porque no hemos inventado nada. Vimos lo que hacía la gente que sabe hacer excelentes quesos y hemos aplicado su herencia artesana. Hemos reinterpretado la forma de hacer queso, en La Serena”. Han recibido el premio al Proyecto Emprendedor en la V edición de los premios La Besana de Canal Extremadura.

La familia Sánchez lleva varias generaciones dedicándose a la cría de ovejas y a la venta de leche a terceros. José María llevaba 18 años con las ovejas y fue su hermano Cesáreo, ingeniero agrónomo y que había trabajado como técnico en la DO Queso de la Serena, quien le animó a elaborar quesos. “Me formé como  maestro quesero y viajé para ver in situ diferentes queserías, en España y Francia, asegura Cesáreo. En la zona de Castuera hay catorce queserías que elaboran buenos quesos, pero todos muy parecidos. Teníamos claro que queríamos hacer algo diferente, tanto en elaboración como en su presentación”.

Desde hace un año, la Granja Quesería Castrum-Erat elabora ocho tipos de quesos, todos de leche cruda y corteza enmohecida, de influencia francesa, desde formatos de 200 gramos, a algunos de más de dos kilos. Incluso atreverse con el Pata de Mulo. Y con un curioso yogur de leche de oveja único en Extremadura, de pasteurización lenta, muy común en Francia.

Cada uno de sus quesos tiene nombre, destacando el Nacencia, de formato cuadrado, enzimático de cuajo vegetal y cremoso. O el Pacencia, de formato circular, enzimático de cuajo animal de cordero; o el Grus, coagulación mixta de corteza emohecida que recuerda al camembert francés, al igual que el Rulo, coagulación láctica en leche cruda de oveja, afinado en ceniza de carbón vegetal que sorprende por su textura y sabor.

Uno de los aspectos que también diferencia a los quesos de Castrum-Erat, además de su elaboración, es su presentación, apostando por un envoltorio de papel.“No nos gusta el plástico, porque el queso es un alimento que evoluciona y necesita oxigenarse”, asegura el director de Castrum-Erat. Cada queso dispone de etiqueta y contraetiqueta, al igual que las botellas de los grandes vinos, donde se explica qué tipo de queso es y sus características.

La empresa se ha centrado en su distribución en restaurantes y tiendas que sepan apreciar sus quesos. “Aunque no se nos conoce mucho todavía en Extremadura. Queremos cuidar y controlar mucho la distribución porque nuestros quesos no tienen nada que ver con el queso mayorista. La logística es uno de los principales problemas que tenemos al tratarse de un producto delicado”.

Como complemento a la elaboración, Castrum-Erat también apuesta por el “quesoturismo”, estando dentro de la Ruta del Queso puesta en marcha desde la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura. “Solemos recibir visitas para ver la quesería, las ovejas y el entorno donde se alimentan. Que la gente aprecie el queso donde se elabora”, concluye Cesáreo satisfecho.

Antero Manuel Murillo (Finca Pascualete): “Los clientes extranjeros son especialmente exigentes con la seguridad alimentaria y el bienestar animal”

Posted on

Entrevista con
Antero Manuel Murillo
Director Gerente de la Quesería Finca Pascualete

El proyecto de Finca Pascualete, apoyado desde sus inicios por  la propia Condesa de Romanones, se ha convertido en una de las sensaciones del mercado quesero extremeño y español. Con su propia ganadería en la finca de Santa Marta de Magasca y una moderna quesería en Trujillo, el equipo que lidera Antero Manuel Murillo, ha conseguido numerosas galardones internacionales que premian calidad e innovación en formatos y texturas.

Finca Pascualete ha sido en los últimos años una de las queserías extremeñas más premiadas ¿Cuál es su secreto?

Sería muy difícil hablar de un secreto o de algo concreto, es más bien el resultado de mucho esfuerzo, de mucho trabajo de un gran equipo humano que día a día da lo mejor de sí. Si tuviera que decir algo concreto, creo que hemos sido capaces de revolucionar productos muy tradicionales y arraigados a la tierra, escuchando a las personas y adaptando los productos y los formatos a sus necesidades.

¿Cuál es el tipo de queso y presentación que actualmente tiene más demanda comercial de los que fabrica?

La Retorta sin duda, que se presenta en tres formatos de 140g, 300g y 500g. De ellos el pequeño es sin duda la estrella, es ideal para un capricho, como un bombón, un regalo, funciona realmente bien.

¿No estar en una de las tres denominaciones de queso de Extremadura limita o al contrario?

Hay que estar muy orgullosos de que nuestra tierra tenga tres denominaciones de origen de quesos muy diferenciados, de grandísima calidad y reconocidos a nivel europeo. La mini-retorta sin embargo, por sus dimensiones, no encajaría dentro de los pliegos de condiciones de las denominaciones de origen.

Hay queserías extremeñas que han decidido centrarse en la fabricación de queso y prescindir de su cabaña ganadera para comprar la leche ¿Cuál es el modelo que sigue Finca Pascualete y qué ventajas tiene?

Nosotros somos totalmente verticales, creemos que el queso empieza a elaborarse en la ganadería y que solamente así podemos asegurar la calidad y seguridad de nuestro producto. Es un modelo arriesgado y que exige mayor esfuerzo, obviamente, pero también el que mayor seguridad nos ofrece a la hora de posicionar nuestros quesos en el mercado internacional, ya que los clientes extranjeros son especialmente exigentes con la seguridad alimentaria y el bienestar animal. En Finca Pascualete hemos podido combinar todos estos aspectos.

¿El sector del queso permite muchas innovaciones tanto en la elaboración como en la presentación o tiende a ser más tradicional? ¿Prepara nuevos productos Finca Pascualete?

A pesar de que la base de la elaboración del queso lleva siendo la misma 6.000 años, a día de hoy se sigue investigando para que los métodos de coagulación y maduración de los quesos ofrezcan productos muy diferenciados al consumidor, que cada vez tiene mayor conocimiento acerca del mundo quesero. En cuanto a si preparamos nuevos productos, sí, siempre estamos trabajando para poder atender las demandas de las nuevas generaciones de queseros.