cerveza artesana

Sergio Gordón (Cerveza Artesana Piporra): “La cerveza del Extremadura UD está funcionando muy bien”

Posted on

22 piporra socios
De izd. a dcha, Sergio Gordón, Alfonso Sández y Ángel Luis Becerra, los tres socios de Piporra

Entrevista con
Sergio Gordón
Socio de Cerveza Artesana Piporra

La cervecera artesana Piporra, que crearon tres jóvenes amigos en Aceuchal en 2014, ha lanzado al mercado la cerveza del Extremadura UD para acompañar al equipo extremeño en su paso por la Segunda División del fútbol español. Además de contar con sus propias marcas, una original, una IPA y una Irish Red. Centrados en la parcela comercial, confían la elaboración de sus cervezas a Sevebrau en Villanueva de la Serena.

¿Cómo surgió el proyecto de Piporra?

Muchos amigos míos de estudios se han ido fuera de Extremadura a buscar su carrera profesional. Yo creo que es igual de valiente quedarse aquí en tu tierra e intentar crear riqueza en tu tierra. Y sobre todo con cosas que te gustan. Yo tenía algo de experiencia en Hostelería. A mí desde siempre la cerveza que había gustado. Hicimos un plan de negocio y vimos que meternos en la inversión de una fábrica propia de cerveza no era viable. Así que buscamos al mejor profesional en la región que pudiera fabricárnosla y encontramos a José Severiano, de Sevebrau.

También contamos con una distribuidora de vinos  y una tienda on line (www.acomprarvino.com) con muchas referencias y que es muy activa en la zona de Almendralejo y Zafra entre otras, con vinos de prestigio como Palacio Quemado, lo que nos ha ayudado a entrar en el Canal Horeca con la cerveza.

22 cerveza extremadura

¿Cómo va la comercialización de la cerveza del Extremadura UD?

La verdad es que la demanda ha sido muy buena. Tuvimos la idea antes de los Play Off de ascenso a segunda división. La verdad es que desde el primer momento contamos con el apoyo de Manuel Franganillo, el presidente del equipo. Queríamos una cerveza para todos los públicos, una Pale Ale inglesa de poca graduación, 4,8%, de la que te puedes tomar varias el día del partido. Además de en Extremadura también tiene distribución en Sevilla, Ávila y otras zonas.

¿Se puede innovar en el mundo de la cerveza artesana?

La idea es hacer cosas nuevas. Por ejemplo, estamos trabajando sobre gominolas de cerveza y también con chocolate con una empresa de Ávila. Y hemos lanzado una marca local, Bravía del Casar que va muy bien con la Torta del Casar. La hemos elaborado con infusión del cuajo vegetal que se utiliza para elaborar las Tortas. Está funcionando muy bien en el municipio.

¿Cuesta convencer al consumidor de cervezas artesanas, sobre todo por el precio?

Hay que tener paciencia y acordarse lo que pasaba con el vino hace 10 años cuando solo se distinguía entre tintos y blancos. Y solo hay que ver cómo ha evolucionado el consumidor en estos años y los nuevos clientes que se han incorporado al mundo del vino. Pasará lo mismo al mundo de la cerveza. Se buscan cosas diferentes y auténticas.

22 Cerveza Piporra

José Severiano Fernández de la Cruz (Sevebrau): “Los cerveceros artesanos miramos más la calidad, los industriales más al mercado”

Posted on

sevebrau

Entrevista con
José Severiano Fernández de la Cruz
Director de Sevebrau

José Severiano Fernández de la Cruz es muy conocido en el mundo de las cervezas artesanas de toda España. Y muy respetado y admirado por muchos fabricantes. De carácter autodidacta, ha recorrido ya un camino de años sin atajos siempre primando la calidad, la tradición y el sabor como a él le gusta repetir. Ha abierto hace unos meses en el centro de Villanueva de la Serena, en la Calle Antonio Maura 2, una nueva Taberna,  con 12 grifos. Con una apuesta gastronómica muy interesante que dirige su hijo. También mantiene abierto su primer local en Villanueva, en la calle San Miguel 54. “Ya son cinco años con éste desde que empecé y es casi un empeño personal. Tenemos ya imagen de marca de calidad. Ahora falta crecer”.

¿Desde qué comenzaste ha cambiado mucho el perfil de cliente hasta ahora?

Sí, ha ido cambiando poco a poco. Cuando comenzamos en el primer local solo teníamos dos grifos y comenzamos con una rubia de fermentación tipo Lager para que no fuera muy diferente en gusto a las industriales. La gente ya ha ido probando poco a poco. Ya hay más catas, más charlas, más información. Curiosamente aquellos a los que les gustan las cervezas más fuertes o las IPAS con más lúpulo te dicen que ya no pueden tomar las cervezas industriales después de haberlas probado.

¿Tener un local propio para vender tus propias cervezas es importante?

No es imprescindible, pero ayuda a que los gastos se vayan llevando. Porque el negocio de la cerveza artesana exige reinvertir y no es sencillo conseguir rentabilizarlo. Yo tuve que abrir mi primer local porque resultaba muy complicado vender mis cervezas en los bares de aquí. No se cuidaba el producto ni se intentaba vender, amparándose en el precio.  La idea de abrir una nueva Taberna en el centro de Villanueva de la Serena ha sido para conseguir más volumen y continuidad en las ventas, sobre todo en los fines de semana. Somos una marca ya conocida por su calidad y ahora toca conseguir la rentabilidad.

34 sevebrau tavern

¿La botella resulta más complicado de vender?

La botella sería rentable si la pudieras vender tu mismo, porque encarece el producto. La venta de botellas siempre es más impersonal, sobre todo cuando no hay cultura de cerveza artesana. Con el volumen que nosotros trabajamos, los precios unitarios no se pueden ajustar más. Porque sigue siendo todo muy artesano y manual. Ya hay fábricas de cerveza artesana  con embotellados semiautomáticos y pantallas táctiles donde el maestro cervecero ni ve la malta. Nosotros seguimos siendo artesanos.

Cada vez más los grandes grupos cerveceros lanzan lo que denominan “cervezas especiales” e incluso compran cerveceras artesanas ¿beneficia o perjudica?

No sabría qué decir. Lo que sí transmiten muchos cerveceros es desilusión cuando prueban este tipo de cervezas de las grandes. El objetivo de las cerveceras industriales son los costes y el mercado. Las cerveceras artesanas, como yo lo entiendo, tienen como objetivo esencial la máxima calidad. Las industriales no es que tengan mala calidad, es que lo que elaboran son productos diferentes. En los días de fermentación de la malta malteada y en el tiempo de secado se ve claramente. No es lo mismo un caldo hecho con verduras y pollo a fuego lento que un caldo hecho con una pastilla. Trabajan con grandes inversiones y con estrategias de ventas agresivas que son competencia desleal.

¿Sería deseable que las cerveceras artesanas extremeñas colaboraran más a nivel de compras para abaratar costes?

Hay una Asociación de cerveceros extremeños y se están intentando hacer cosas. Hay un proyecto muy interesante junto al CTAEX para desarrollar una micromalteria, que sería muy bueno para todos nosotros, y que podría abastecer a las cerveceras de la región y a las de Portugal más cercanas.

¿Sigues con nuevas creaciones?

Lo importante es no caer en la rutina. Investigar, recuperar recetas históricas, ver lo que se hace en otros países. Como las cervezas de Navidad, las de Haloween. Seguimos con la cerveza ALE de patata para la Feria de la Tortilla de Patata de Villanueva y con otros proyectos.

34 poem

Sevebrau celebra su 5º aniversario con el lanzamiento de una nueva cerveza elaborada con cinco cereales

Posted on

hoppy five

La colaboración de dos de las cerveceras extremeñas punteras y con mayor presencia en el panorama nacional –Sevebrau desde Villanueva de la Serena y Piporra desde Aceuchal- ha culminado con la creación de Hoppy Five, una cerveza elaborada con cinco cereales. Este nuevo “nacimiento” sirve, además, para celebrar el 5º aniversario de Sevebrau como fábrica de cervezas artesanas.

En esta cerveza se armonizan la cebada, el maíz, el trigo, la avena y el centeno, así como los lúpulos americanos, todo ello cuidadosamente ensamblado para finalmente obtener Hoppy Five mediante un proceso de lagerización muy pausado. El resultado: una cerveza rotunda, equilibrada y llena de sensaciones, fuente de descubrimientos para la nariz y el paladar, con un final lleno de singularidades que parece no tener fin.

Una cerveza que representa lo mejor de ambas cerveceras, una cerveza  dotada de una fuerte personalidad. Según comentan sus creadores: “Esperamos que disfrutéis bebiéndola tanto como nosotros hemos disfrutado creándola”.

José Severiano Fernández de la Cruz, alma mater de Sevebrau y excelente maestro cervecero, nos cuenta que: “En Sevebrau y Piporra somos muy cuidadosos con los pequeños detalles como medio hacia la obtención de la cerveza que imaginamos, la que tenemos en la cabeza cuando observamos la malta y el lúpulo. Esta obsesión por el cuidado del producto responde a nuestro amor por la naturaleza y a la certeza de que de unos ingredientes tratados con cariño, nacen las mejores cervezas.”

Desde Cerveza Piporra añaden: “este proyecto sirve para unir fuerzas; aumentar la presencia en el mercado de cerveza artesana nacional en el que ambas marcas estamos en plena expansión y para reforzar aún más una estrecha relación profesional que comenzó hace años y que hoy día se ha tornado una amistad.”

La presentación a nivel nacional de Hoppy Five comenzará simultáneamente en el Oktoberfest de Colmenar Viejo y en el Cáceres Beer, a las que les seguirá el BeerMad, la Cervezada de Trujillo y una gira por Málaga. Y esto es solo el comienzo.

Salud y cerveza de calidad.

Juan Manuel Zapata (Ballut): “Lo más difícil no es elaborar ni vender cerveza artesana sino cobrarla”

Posted on

36 ballu 2

Entrevista con
Juan Manuel Zapata
Socio y Maestro Cervecero de Ballut

En el año 2012, tres amigos en Badajoz se plantean intentar hacer su propia cerveza. Dos de ellos, Pablo Blázquez en Alemania y Pablo Muñoz en Inglaterra, habían visto otra dimensión del mundo cervecero que se conocía en España. El tercero de los socios, Juan Manuel Zapata, tenía experiencia en bares, aunque trabaja en la Diputación de Badajoz. Dicho y hecho.

Casi seis años después, los tres socios siguen y con familia. “No hemos ganado dinero pero Ballut nos ha cambiado la vida personalmente”, asegura Zapata. Cuentan con su propio local cervecero, La Ballutería, en la calle Godofredo Ortega y Muñoz 52 de Badajoz capital, convertido en punto de reunión y catas de los amantes del lúpulo y la malta. Siguen con fuerza en el mundo de las artesanas, como siguen La Bicha en Cabeza del Buey, Belona en Trujillo, Sevebrau en Villanueva de la Serena o Blomberg en Plasencia.

¿Ballut es un negocio o sigue siendo casi un hobby?

Hay que plantearlo como una empresa, porque exige mucho trabajo, esfuerzo, inversión y tiempo. Pero seis años después de empezar, no podemos decir aún que es negocio porque tenemos que devolver préstamos y lo que sacamos lo reinvertimos. Es verdad que hemos tenido un crecimiento destacado, sobre todo a partir de contar con nuestra propia fábrica en el Polígono El Nevero de Badajoz. Al principio, cuando empezamos, fabricábamos en La Cibeles en Madrid. Contamos con una olla de 2.000 litros de capacidad. Lo más difícil no es elaborar la cerveza ni tan siquiera venderla, sino ¡cobrarla! La cerveza que estoy elaborando hoy, como mínimo se venderá al mes y medio, con lo que hay que disponer de un cash flow en el negocio.

¿Habéis cambiado mucho el tipo de cervezas que elaboráis desde el principio?

Nuestra referencia sigue siendo la cerveza de la etiqueta amarilla, la Ballut inicial. Es la que más se vende. Casi no nos da para hacer barril.  La Azarías, que es la última que hemos lanzado, ya es la segunda en ventas. El resto son más especiales y las piden clientes más entendidos.

¿Disponer de local propio para la venta de vuestras cervezas no es indispensable pero ayuda?

Nos da sobre todo promoción y salida de producto. Aunque son dos empresas diferentes: Ballut y La Ballutería. Ofrecemos nuestras cervezas con un precio muy ajustado porque nos gusta que quien quiere tomar cervezas diferentes en Badajoz tenga su lugar. Contamos con 8 grifos, de los cuatro o cinco son nuestros. Y esto de fuero, de diferentes tipos, trigo, IPA, Brown… Solemos realizar siempre encuentros con cerveceros de otros lugares para que den a probar sus cervezas. Además se ha creado en Badajoz un Club de Cerveceros que siempre ayuda a que este tipo de actividades funcione.

¿Por qué cuesta tanto ver en los bares de siempre cervezas no habituales?

Cuando hay dinero de por medio, resulta muy complicado, por no decir imposible competir con las grandes cerveceras. Aunque las leyes antimonopolio existan, no van a dejar al propietario del bar que venda otras cervezas que sean las suyas. En España no se cuida la cerveza como se cuida por ejemplo el vino. Aunque cada vez más en las grandes capitales hay locales que se están dando cuenta que tener cosas diferentes como cervezas artesanas atrae a un público diferente. Ahora estamos consiguiendo que otros locales de Badajoz, como el Ajonegro, tengan cerveza de grifo de Ballut.

Las grandes cerveceras cada vez lanzan más cervezas especiales ¿Qué les parece su estrategia?

Las lanzan porque no quieren perder cuota de mercado. Además puede hacerlo a precios muy bajos porque ya tienen sus costes amortizados. Y también porque la cantidad de ingredientes que llevan por litro es muchísimo más baja que la de una cerveza artesana. Si yo le hecho 400 gramos, ellos ponen 40 gramos.  Ahora se venden en grandes superficies cervezas que antes eran artesanas a 1,04 euros el tercio, más cerca de lo industrial que de nosotros.

pack-degustacion-cervezas-ballut

José Severiano Fernández de la Cruz (Sevebrau): “Las grandes cerveceras industriales ya no se ríen de las cerveceras artesanas”

Posted on

Entrevista con
José Severiano Fernández de la Cruz
Maestro cervecero de Sevebrau

Para muchos, José Severiano Fernández de la Cruz es el pionero de la cerveza artesana de Extremadura. Y uno de los ocho primeros miembros de la Asociación de Cerveceros Artesanos de España. En cantidad y calidad, su cervecera Sevebrau es un referente en Extremadura. Muy respetado en el mundo craft beer, no deja de innovar y preparar nuevas cervezas que se unen a su larga lista: Castúa Pale Ale, Gusti Export Lager, Weizen, EX 1 IPA Seve-Boris, The Buzzos, Abril –con arroz de las Vegas Altas–, Serona Strong Ale, Colibrí, colaboración con una cervecera alemana, la Vinífera, en colaboración con un laboratorio de Villafranca de los Barros, o sus últimas novedades: una cerveza suave y turbia con patata y una Imperial Stout de 7 grados con crianza en barrica de oloroso de La Palma del Condado: Poema Breve Nº 1.

¿Cómo ves la evolución de las cervezas artesanas en Extremadura?

Evolucionará igual que el mercado español como ha ocurrido también en Estados Unidos donde las artesanas ya tienen una importante cuota de mercado del 15 al 18%. Tardarán años pero llegará. Aunque está resultando muy complicada su venta, también en parte por su despoblamiento. Casi toda nuestra producción va fuera de la región.

¿Es falta de cultura cervecera también entre los profesionales hosteleros o la rutina de tener solo las cervezas industriales?

Falta formación e interés por diferenciarse. El santo grial de la hostelería actual es la diferenciación. Hay que ser atrevidos y valientes y ofrecer cosas que sorprendan al cliente.

¿Tener tu propio punto de venta con la Sevebrau Tavern en Villanueva de la Serena ha sido crucial?

Lo tuve claro desde el principio. Lo había visto desde dentro del mundo de las artesanas y desde que comencé, y en mis viajes para aprender y formarme. La competencia de las cerveceras industriales es brutal en el mundo de la botella. Cualquier cerveza artesana se va al doble que una industrial. Es una forma de coger el pulso al cliente y ver sus gustos, en aromas, grados, amargor… Eso sí, es importe innovar, pero se trata de hacer un producto bebible que tenga rotación. De nada vale hacer la campeona de las cervezas amargas si no se vende. Tendrá muchos premios pero nadie la beberá.

¿Las grandes cerveceras industriales les toman ya en serio?

Hace diez año se reían de nosotros. Ahora ya no, porque ven que es un fenómeno imparable en los grandes países consumidores mundiales y aquí también, aunque con algo más de retraso. Cuando la cuota de mercado de las artesanas llegue al 15%, las propias industriales tendrán una importante cuota de mercado. Grupos como Mahou ya han creado una filial para agrupar sus participaciones en cerveceras independientes en Estados Unidos o España.

Y si alguna vez llamara a la puerta de Sevebrau una gran cervecera ¿que les diría?

Pues no lo sé, porque no sé en el futuro cuál será mi situación personal en el futuro. Pero ahora mismo estoy muy a gusto y centrado en el proyecto y en seguir haciendo cosas nuevas.

Hasta ahora cuenta con un punto de venta propio en Villanueva de la Serena ¿van a abrir más en Extremadura?

Estamos estudiando la posibilidad de abrir más puntos de venta en Extremadura. Tenemos el de Villanueva de la Serena al lado de la fábrica y otro en franquicia en Don Benito que vamos a quedarnos en propiedad. También hay otro punto de venta en Madrid, en el Barrio de Los Ángeles. Tenemos que aprender el oficio de hosteleros porque nosotros somos cerveceros. Aunque todo es ponerse.

¿Hay posibilidad de que Extremadura produzca las materias primas claves para elaborar cervezas artesanas?

Se están haciendo pruebas con el lúpulo en Extremadura, pero tenemos el factor en contra de la climatología. Aunque todo es posible en agricultura. En cuanto a la instalación de malterías, haría falta un gran volumen que con las cerveceras extremeñas no sería suficiente, y para abastecer a otras regiones tenemos el hándicap de la logística.

Hamburguesas de Cordero de Extremadura y cerveza artesana, el maridaje perfecto

Posted on

El Consejo Regulador de la IGP Cordero de Extremadura ‘Corderex’ ha realizado un maridaje-degustación en la Cervecería Madriz Hop Republic con el objetivo de acercar la carne de cordero a los consumidores más jóvenes.

El director técnico de Corderex, Raúl Muñiz, ha hablado de las posibilidades de la carne de la IGP Corderex y de la perfecta relación con la cerveza artesana “Por sus características: tierna, suave y baja en grasa, la carne de cordero Corderex marida con cualquier tipo de bebida y dependiendo de la preparación también combina con las cervezas artesanas, tan de moda hoy en día”.

Para la ocasión, el chef Walter Schirra ha elaborado dos recetas de hamburguesas gourmet de Cordero de Extremadura maridadas con cerveza artesana. “Hemos creado la hamburguesa ‘Arapiles’ con queso de cabra y brotes verdes para maridar con una cerveza suave y la ‘Chamberi’, una hamburguesa con cebolla caramelizada maridada con una cerveza tostada con matices dulces o acaramelados”. Schirra ha destacado la versatilidad de la carne de cordero, Corderex, y “perfecto equilibrio de contenido graso que hace que su sabor perdure en la memoria del comensal”.

El maestro cervecero, Jaime O’Connor, ha explicado el maridaje de cada receta con dos de sus variedades de cerveza teniendo en cuenta las propiedades de la carne y el dulzor y la acidez de las dos creaciones “Ha sido una elección muy acertada porque hemos maridado la hamburguesa con queso de cabra, con una cerveza lager tipo Helles de tradición alemana y con poco amargor y para la de cebolla caramelizada una lager tostada tipo Landbier con toque de sabor a mil y nueces”.

“Creemos que tenemos que estar siempre a la vanguardia gastronómica y eventos como el de hoy, nos permite seguir promocionando la carne de Corderex para acercarnos al consumidor más activo” ha concluido Raúl Muñiz.

La carne de Cordero de Extremadura se caracteriza por cualidades organolépticas muy apreciadas entre cocineros y consumidores, como su terneza, su exquisita sapidez, el inigualable aroma o su jugosidad, características que hacen que una receta ya sea tradicional o de vanguardia, destaque por su materia prima.

Ver video maridaje de hamburguesas de cordero Corderex con cerveza artesana

Blas Cernuda y Jana Montero (Cerveza Monteña): “La cerveza artesana nunca competirá en precio con la cerveza industrial, son productos diferentes”

Posted on

Entrevista con
Blas Cernuda y Jana Montero
fundadores de Cerveza del Jerte (Monteña)

¿Cómo y cuàndo surgió el proyecto de elaborar cerveza artesanal en el norte de Cáceres y porqué en Extremadura?

Jana es de Cabrero, en el Valle del Jerte. Aunque ahora no vivimos allí, toda su familia es del Valle y nos gustaba la idea de hacer algo del Valle y para el Valle. La idea de elaborar cerveza fue casual. Por un lado estaba la familia de Jana, los huertos y la Cooperativa, y por otro lado tenemos amigos cerveceros con mucha maña y experiencia. Cuando vimos que se podía hacer cerveza con castañas, les propusimos desarrollar una receta de cerveza con las castañas del Jerte. La idea empezó a madurar en otoño de 2013, y la primera Monteña salió en 2014.

¿Contáis con fábrica propia o tenéis intención de tenerla?

No tenemos fábrica. Nuestra idea fue desde un principio diseñar una buena cerveza (por dentro y por fuera) y encontrar a los mejores para hacerla. Sabíamos lo que queríamos para la receta pero nos pusimos en manos de expertos para sacarla adelante. Con el nombre y el diseño pasó algo similar, la idea estaba clara pero queríamos a una profesional para desarrollarla. Las últimas dos ediciones de Monteña se han fabricado en Plasencia, en la fábrica de Blomberg. Ellos tienen la capacidad de producir y vender a mucha mayor escala de lo que nosotros podríamos, por lo que tenemos un acuerdo de colaboración para utilizar nuestra receta e incorporarla a sus otras cervezas.

La castaña es uno de los ingredientes claves de vuestra cerveza, muy del norte de Cáceres, ¿el resto de elementos también procede en su mayoría de Extremadura?

Las castañas son del Valle del Jerte, de la cooperativa. Y esa es la principal razón de ser de Monteña. ¿Sabían que el abuelo de Jana fue uno de los fundadores? El resto de ingredientes (aparte del agua del Jerte) es muy complicado conseguirlos de origen local. Para hacer una receta tan específica se necesitan maltas y lúpulos concretos. De momento no hay proveedores cercanos. Blomberg ya utiliza ingredientes con certificación ecológica en algunas de sus recetas, pero aun no hemos encontrado proveedores locales. Esperemos que la cerveza artesanal siga avanzando y podamos resolver pronto esta limitación.

¿Vuestra idea es elaborar más tipos de cerveza en el futuro o concretaros en una sola marca y tipo?

De momento las otras recetas se las dejamos a Blomberg. Nosotros nos quedamos con Monteña y las castañas, aunque no nos cerramos ninguna puerta.

Por la experiencia que lleváis, ¿cuál ha sido la comercialización hasta ahora de la cerveza, más en Extremadura que fuera de ella?

Sin duda ha sido mayor en Extremadura, incluso en el propio Valle. Monteña es un producto muy nuevo y aunque los que la prueban repiten, la mayor parte de nuevos clientes compran un producto de la tierra, sean vecinos o viajeros.

Elaborar cerveza artesana es mucho más caro que la convencional  ¿Hay consumidores en Extremadura dispuestos a pagar esos tres ó cuatro euros por una de ellas?

Es caro, sí. Y más aun con una cerveza como la nuestra. Hay que tener en cuenta que se trata de un producto de edición muy limitada, con ingredientes de temporada, y que el procesado de la castaña no puede mecanizarse a tan pequeña escala, por lo que el precio final es alto, aunque acorde a la calidad. En Extremadura, y en el resto de España, cada vez más gente aprecia la cerveza artesana. Nunca competirá en precio con la cerveza industrial, pero tampoco en calidad. Son productos diferentes. Prueba de este interés y cultura cervecera es ABEX, la asociación de birrifactores de Extremadura, de la que formamos parte y que sigue creciendo en actividad y socios.