cultivos

Cómo controlar las plagas en cultivos con las nuevas tecnologías

Posted on

Texto:
Inmaculada Garrido
Profesora Ayudante Doctora de la Universidad de Córdoba

Con el fin de conseguir un uso sostenible de los insecticidas, desde 2014 se exige en la UE la aplicación de técnicas de Gestión Integrada. Este marco de actuación fue el primer paso para que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) comenzase a considerar todos los métodos de control de plagas disponibles, integrándolos de manera adecuada para que su intervención se realice solo cuando tenga una justificación económica y medioambiental.

¿Qué aporta el Control Integrado?
Para comprender su función, se debe tener en cuenta conceptos como el monitoreo de insectos fitófagos mediante métodos y herramientas y la intervención controlada. Gracias a estos, la agricultura de precisión permite la incorporación de la tecnología para el manejo de la variabilidad espacial y temporal de las plagas. Así, por ejemplo, el agricultor puede optimizar la dosis de insecticida a aplicar. Este pequeño paso le permitirá disminuir los costes, así como el riesgo medioambiental, mejorando también la seguridad del aplicador.

Para conseguir implementar la agricultura de precisión con éxito existen herramientas clave como el empleo de sensores y el procesamiento informatizado de datos. De hecho, el acceso rápido o a tiempo real de esta información es vital para un control de plagas en cultivos eficaz.

Los datos obtenidos a través de un dispositivo GPS establecen la ubicación de los objetos, favoreciendo la digitalización y creación de mapas. Un mapeo in situ en el que las variables se detectan mientras se recorre el área y se registran los datos.

Sin embargo, no siempre es posible o viable realizar el mapeo directamente en el campo, bien por dificultades en el desplazamiento en la finca, en la detección o visualización del fitófago, o porque cuando los síntomas son visibles ya está comprometida la producción del cultivo. En este caso, la adquisición remota de datos es una de las maneras más eficientes para mapear la presencia o efectos de una plaga.

Las imágenes pueden obtenerse directamente desde cámaras instaladas en dispositivos aéreos como drones o avionetas, o bien pueden obtenerse desde satélites. Este sistema trabaja en dos etapas: la adquisición de datos con la detección y registro por medio de sensores, y posteriormente el análisis, es decir, su procesamiento e interpretación.

Trampas electrónicas
El monitoreo automático de plagas aporta conocimiento sobre la distribución espacial y temporal de las mismas. Este monitoreo se realiza mediante el empleo de trampas electrónicas, donde un sensor es capaz de detectar la presencia del insecto y puede llevar reconocimiento de imágenes o no.

Las primeras trampas electrónicas llevaban sensores que detectaban al insecto interrumpiendo una luz infrarroja o visible en el momento en el que entraba y permitían su conteo. En estas trampas no había identificación por tipo de insecto, dificultando saber la especificidad requerida y que no entraran insectos distintos a los buscados. Hoy en día existen sensores que analizan la variación de la luz por el aleteo para identificarlo mediante una especie de firma biométrica.

Para poder identificar al insecto, se precisan de trampas con una cámara en su interior. La capacidad de resolución del sensor y el número de imágenes que puede tomar, son los dos elementos más importantes, teniendo en cuenta el consumo de energía y la capacidad de almacenamiento de la cámara.

Una vez tomada la imagen, existen dos opciones: la primera es enviarla automáticamente a un especialista en reconocimiento de plagas para que la identifique visualmente; la segunda, utilizar técnicas de inteligencia artificial, como machine learning a través del dispositivo o la nube.

El grupo de investigación AGR 163 Entomología Agrícola de la Universidad de Córdoba, cuyo responsable es el Prof. Dr. Enrique Quesada Moraga, trabaja en este segundo caso. Trabajan para optimizar y mejorar un sistema de identificación, detección y alerta sanitaria para la mosca del olivo en el proyecto europeo FruitFlyNet-II.

Inteligencia artificial
Este dispositivo puede albergar, además, diversos sensores que recojan otros tipos de datos de dentro de la copa del propio árbol, como temperaturas, humedad, etc. Así, se completa la información sobre la plaga para poder observar cómo evoluciona en función de esas variables. De esta manera, para próximas cosechas, agricultores y técnicos podrán elaborar modelos robustos de predicción de dinámica poblacional del insecto.

Además del empleo de trampas electrónicas, otras aplicaciones de estas nuevas tecnologías para controlar las plagas en los cultivos se basan en la elaboración de mapas que permitan una aplicación espacial adecuada de insecticidas, o la aplicación de sistemas de información geográfica a modelos para desarrollar decisiones más precisas sobre estos tratamientos frente a plagas.

Natalia García-Camacho (Asociación Profesional de Agricultores y Ganaderos de Don Benito y Comarca): “A los agricultores se nos trata como el último eslabón cuando somos el primero de la cadena alimentaria”

Posted on

Entrevista con
Natalia García-Camacho
Presidenta Asociación Profesional de Agricultores y Ganaderos de Don Benito y Comarca


¿Qué experiencia tienes en el sector agroganadero?

El campo me apasiona desde niña, mi abuelo era agricultor y me enseñó el valor del trabajo en el campo. Soy empresaria, la tercera generación de un grupo de empresas familiar muy vinculada al sector agro. Además, gestiono una explotación de frutales y espárrago blanco.

¿Con qué objetivos asumes la presidencia de la Asociación en momentos complicados, por la pandemia y la reforma de la PAC?

Nuestro objetivo principal es apoyar y el luchar por los intereses de los agricultores y ganaderos de nuestra comarca. Empezamos un año complicado, con escasos recursos hídricos y gran incertidumbre por una reforma de la PAC con muchos interrogantes. El sector viene muy lastrado por malos resultados. Los bajos precios que se pagan por nuestros productos y el incremento de costes de producción han hecho mella en el campo. Seguiremos trabajando para intentar que nuestras explotaciones sean rentables y podamos vivir de ellas.

Los agricultores cada vez tienen que trabajar más hectáreas ¿Siguen siendo el último eslabón de la cadena alimentaria?

Es cierto, son necesarios unos precios justos que garanticen la rentabilidad de las explotaciones y supervivencia del sector, pero desafortunadamente es una asignatura pendiente. Una opción para intentar subsistir es trabajar más hectáreas, pero ello supone un riesgo mayor. En el campo uno más uno no es igual a dos, es un sector muy sujeto a agentes externos que no podemos controlar. Se nos trata como el último eslabón, cuando realmente somos el primer eslabón de la cadena alimentaria. En Extremadura, apostamos por la calidad y la trazabilidad de todos nuestros productos alimentarios. 

¿Cómo afrontan vuestros asociados la reforma de la PAC?

Con preocupación, considero que se están tomando medidas de forma muy precipitada. Las ayudas son necesarias para la rentabilidad de muchas explotaciones y la adaptación tiene que ser progresiva y transparente para que el empresario agroganadero pueda tomar sus decisiones. No podemos seguir consintiendo que existan «agricultores de sofá» perceptores de estas ayudas, cuando hay jóvenes agricultores y ganaderos que se quieren incorporar al sector y no cuentan con ayudas o tienes dificultades acceder a ellas.

El cultivo del tomate es clave en vuestra zona ¿Cómo ves el futuro del cultivo?

El tomate es un cultivo estratégico en nuestra región. No tenemos que olvidar que los extremeños somos los mejores haciendo tomate. Hemos luchado esta campaña por lograr un precio justo para garantizar la supervivencia del cultivo pero los resultados no han sido buenos. Si no tenemos un buen año y los precios no cambian, creo que son muchos los tomateros que van a buscar alternativas más rentables y con menos riesgo que el tomate.

El relevo generacional es clave para el futuro del campo extremeño ¿Qué medidas se deben tomar?

No solo es la clave del campo extremeño, es la clave de Extremadura ya que el sector primario es el motor de nuestra región. El talento se tiene que quedar aquí, pero para ello tiene que ser atractivo y poner en valor al sector. Una formación adaptada y actualizada a las necesidades reales y actuales del campo es primordial. Se debería seguir fomentando la formación profesional dual en el sector agroganadero. Hay que seguir potenciando las ayudas dirigidas a la incorporación de jóvenes agricultores, así como la innovación y digitalización de la agricultura y ganadería.

Con la pandemia del Covid, el comercio on line de alimentos de proximidad está creciendo ¿Sería una vía interesante a explorar?

Es una vía interesante, pero a día de hoy al menos en nuestra zona, el comercio on line de alimentos de proximidad no está teniendo un gran éxito. Estamos en una zona de latifundios con explotaciones agrícolas de grandes dimensiones, y los productos terminan en la mayoría de los casos en un proceso industrial. La venta on line de productos perecederos a pequeña escala como son las verduras no es fácil y los costes se elevan bastante. Confío en que siga avanzando.