seguros agrarios

Agroseguro cumple 40 años proporcionando protección al campo español con más de 397.000 pólizas anuales

Posted on

agroseguro

La Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados, S.A. celebra su 40º aniversario. Desde el 17 de abril de 1980, Agroseguro gestiona el pool de coaseguro que opera en España para facilitar a los productores la protección del seguro agropecuario. Por aquellas fechas, más concretamente el 30 de mayo de 1980, el Consejo de Ministros aprobó el primer Plan de Seguros Agrarios Combinados, que ofrecía coberturas contra los riesgos de pedrisco e incendio, fundamentalmente, y para un número limitado de producciones: cereales de invierno en secano, uva de vinificación, manzana, tabaco y cítricos.

Desde entonces, el seguro agrario no ha dejado de evolucionar en España para adaptarse a las demandas de los productores, así como a las cambiantes circunstancias socioeconómicas que el país ha ido experimentando. Progresivamente, el sistema ha ido ampliándose a nuevas producciones vegetales y animales e introduciendo de forma gradual nuevos riesgos y coberturas, lo que llevó a que en 2010 el sistema contara con más de 140 líneas de seguros.

En la segunda década de este siglo, se implantó un nuevo sistema de gestión que agrupó por sectores productivos a los diferentes seguros, primero agrícolas y después pecuarios, de forma que, en la actualidad, la práctica totalidad de las producciones agropecuarias pueden asegurarse contra la mayoría de los riesgos que pueden afectarles. La cartera de seguros agropecuarios comprende en la actualidad 44 líneas de seguro diferentes (28 para cultivos, 12 para producciones pecuarias, 3 para producciones acuícolas y 1 para forestales), dentro de cada una de las cuales es posible elegir entre varios niveles (módulos) de cobertura y entre varias opciones de condiciones.

A lo largo de sus 40 años de funcionamiento, el seguro agrario, gestionado por Agroseguro, ha contribuido a la protección efectiva de los productores frente a eventos climáticos de carácter catastrófico caracterizados por un elevado volumen de pérdidas.

La evolución en capitales asegurados, primas netas, número de pólizas y tambièn en siniestralidad ha sido muy destacada en estos años. En el año 2019, los capitales asegurados superaron los 14.167 millones de euros, con 718 millones de euros en primas netas, más de 397.000 pólizas y una siniestralidad de 640 millones de euros.

Tanto los capitales asegurados como el volumen de primas se han ido prácticamente doblando en cada década, aunque el crecimiento porcentual se ha ralentizado en la última, tanto por el volumen ya alcanzado como por la propia desaceleración económica de los últimos años.

La base fundacional del sistema español de seguros agrarios, clave de su éxito, es un esquema legal de colaboración público-privada en el que la Administración Pública, personificada en la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), promueve un diseño de las coberturas que se ajuste específicamente a las necesidades sectoriales –mediante  su discusión en foros multilaterales con participación de aseguradoras, de representantes de agricultores y ganaderos y de las comunidades autónomas–, y, por añadidura, subvenciona de forma muy importante –como adicionalmente hacen también las comunidades autónomas– el coste del seguro que ha de afrontar el productor; y las entidades aseguradoras, por su parte, desarrollan y comercializan las coberturas y aportan la técnica y la solvencia que les son propias, garantizando las siniestralidades potencialmente extremas con el apoyo, además, de una protección de reaseguro público a cargo del Consorcio de Compensación de Seguros.

Este sistema ofrece grandes ventajas tanto para el sector público, que puede presupuestar y limitar sus aportaciones –la valoración profesional de los daños permite ajustarlos mejor, y las desviaciones son asumidas por el coaseguro– como para el sector productor, que disfruta de una garantía que se ajusta a las pérdidas reales y que no depende de inciertas ayudas públicas ad hoc.

 

Las tormentas de pedrisco vuelven a provocar daños en parcelas de fruta de hueso de Extremadura

Posted on

agrosegruo

La noche del pasado 12 de abril se volvieron a registrar intensas precipitaciones acompañadas de fuertes tormentas de pedrisco en extensas áreas del campo extremeño, que han afectado fundamentalmente a las producciones de fruta de hueso (en especial melocotón, nectarina y ciruela).

Estas nuevas tormentas, cuya característica principal ha sido su virulencia, se unen a las caídas en las últimas semanas, que también afectaron sobre todo a la producción de fruta. Si bien es pronto para hacer valoraciones, el estado avanzado en el que se encuentra actualmente el cultivo hace pensar que los daños serán elevados, y aún se prevé que continúen las precipitaciones.

Recordamos que Agroseguro sigue trabajando por procedimientos telemáticos y conserva intacta su capacidad para la atención a los clientes, tanto en la gestión de la contratación como en la tramitación de los siniestros y el pago de las indemnizaciones. Por ello, de cara a la planificación de las tasaciones es importante que los agricultores remitan los partes de siniestros tan pronto como constaten los daños en sus parcelas; no obstante, se tiene previsto realizar las primeras visitas a parcelas afectadas a lo largo de esta semana.

El sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza. Las condiciones climáticas extremas y cambiantes y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas ponen de manifiesto la conveniencia de proteger las explotaciones con un seguro agrario que permita hacer frente a estas situaciones.

El seguro agrario, una herramienta fundamental para el desarrollo rural

Posted on

63 foto anagan

La situación geográfica de nuestro país hace que tenga una elevada variabilidad climática. Esta variabilidad también implica que sequías e inundaciones afectarán cada vez más a las explotaciones españolas. De ahí que los dos últimos ejercicios hayan tenido una extraordinaria siniestralidad. Entre 2017 y 2018 las indemnizaciones abonadas a los asegurados afectados superaron los 700 millones de euros.

Todo ello ha convertido al seguro agrario en una herramienta clave para agricultores y ganaderos. Y en Anagan, somos una entidad de referencia en la gestión de Seguros Agropecuarios. Nuestra correduría cuenta con más de 25 años de especialización en el sector agrícola y ganadero. Contamos con una amplia experiencia asesorando y acompañando a los profesionales de dichos sectores. Poniéndonos a su disposición para ofrecerles los seguros que más se adecúen a sus necesidades, al precio más competitivo del mercado.

En Anagan tenemos una premisa muy clara, la defensa de los intereses de nuestros clientes. Las explotaciones agrícolas se encuentran en una posición de debilidad ya que están potencialmente expuestas a los riesgos medioambientales no controlables por el agricultor. Ahí entra nuestra correduría protegiendo las rentas de agricultores y ganaderos, con las mejores condiciones del mercado. Si quieres más información puedes llamarnos al 900 133 133 o entrar en www.anagan.com.

Ten en cuenta que el mejor mecanismo de gestión del riesgo para garantizar la viabilidad de las explotaciones agropecuarias es el seguro agrario. Un sistema fruto de la colaboración entre entidades públicas y entidades privadas, en la que cada uno asume diferentes competencias. Un sistema que cada año vienen a estudiar expertos de todo el mundo. El modelo español de seguro agrario está entre los mejores del mundo.

Agroseguro presenta en Mérida las novedades de los seguros de frutales, uva de vino y frutos secos

Posted on

agroseguro

Agroseguro ha celebrado en Mérida una jornada informativa sobre las novedades del seguro agrario, coincidiendo con el inicio de esta campaña. El acto, al que han asistido representantes de entidades aseguradoras, mediadores y agricultores de Extremadura, se ha centrado en las líneas de seguros de frutales, uva de vinificación y frutos secos.

Introducida por el director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura, Antonio Cabezas, la jornada ha contado con la participación del director territorial de Agroseguro en esta comunidad, Jesús Cano, así como de expertos de las áreas Técnica y de Siniestros que expusieron los datos de contratación e implantación de estos seguros y las novedades para este año, tanto en la gestión de la contratación como en el producto. Posteriormente, se resumieron los fenómenos meteorológicos adversos que más han afectado esta campaña a las producciones de frutales, uva de vinificación y frutos secos. Además, se aprovechó para presentar el nuevo Área Clientes de la entidad.

Las indemnizaciones previstas en 2018 para frutales se elevan, hasta el momento, a alrededor de 183 millones de euros por una superficie siniestrada de casi 70.000 hectáreas (el 66% de la superficie asegurada). En el caso de la uva de vino se estima una indemnización de más de 54 millones.

El porcentaje de implantación del seguro de frutales en Extremadura supera el 82%. En esta comunidad también destaca el nivel de aseguramiento de frutos secos, con una implantación del 21% (a nivel nacional se sitúa en un 6%)

El sistema español de seguros agrarios combinados, creado por Ley en 1978, auspiciado por la Administración (áreas de Agricultura y de Economía) y coordinado por ENESA –que además subvenciona las primas–, ofrece coberturas para todas las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza desarrolladas en coaseguro por AGROSEGURO, una agrupación que cuenta con la experiencia y la solvencia de las 21 entidades que la forman.

Agropueyo recomienda asegurar la cosecha ante los efectos de la sequía

Posted on

vacas

El año hidrológico ha finalizado con déficit de lluvias. Entre el 1 de octubre de 2016 y el 30 de septiembre de 2017 se han registrado un 14% menos de lluvia de lo normal, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Y las previsiones de Aemet para los próximos meses son poco alentadoras. Un mes de octubre escaso en lluvias y más cálido de lo habitual, lo que no deja de ser preocupante para el campo.

Según Agroseguro, el sistema español de seguros agrarios, los 425 siniestros declarados en el campo extremeño supondrán en 2017, más de un millón de euros en indemnizaciones para cultivos de cereales de invierno y leguminosas.

Por eso los seguros agrarios, no son ya una opción, sino una necesidad imperiosa para el agricultor, que “le permiten estar cubierto ante las inclemencias climáticas y algunas enfermedades, manteniendo su nivel de renta en caso de que se produzcan”, señala Alicia Ramos, directora de Agropueyo.

En este sentido, Agropueyo, la oficina especializada de Banca Pueyo en materia agrícola ganadera, ofrece una amplia gama de productos que cubren los riesgos ante cualquier agente climático como sequía, exceso de lluvias, heladas, entre otros. Además la entidad financia las primas en condiciones muy ventajosas.

Entre los cultivos asegurables en este último trimestre se encuentran los cereales de secano, el olivar, la vid, las especies frutales, hortícolas como ajo, patata, brócoli, etc.

El seguro para explotaciones frutícolas cubre los daños por helada, pedrisco y otros eventos climáticos no controlables por el agricultor, a través de cinco módulos. En este sentido, se aconseja tener especial cuidado con el Módulo 2 de esta línea, cuya contratación comienza en noviembre y finaliza en enero.

Las producciones aseguradas en estas opciones están sujetas a tablas, por comarcas, por DNI o incluso, en algunos casos, por parcelas y variedades. “En muchos casos, se podrán pedir revisiones de las producciones máximas asignadas, por lo que recomendamos, no esperar la última hora para tener información de las líneas”, precisa Ramos.

Así mismo, Agropueyo recuerda que, ante cualquier catástrofe natural como el acontecido el año pasado, con las tormentas de julio, sólo  podrán ser beneficiarias de determinadas subvenciones a financiación de préstamos y otras ayudas aprobadas por la administración de carácter excepcional, aquellas explotaciones que hayan contratado el correspondiente seguro agrario, según se recoge en el Decreto 98/2017 de ayudas extraordinarias recientemente publicado.