intensivo

CICYTEX destaca el alto potencial productivo de la higuera en cultivo superintensivo

Posted on

Logo FEADER-MAPA-PNDR - copia

CALABACITA SECO (5)
Ensayos de recolección con malla en la variedad Calabacita en la Finca La Orden

Texto:
Pérez- Gragera, F.; Domínguez- Yagüe, G; Serradilla, M.J.; Galván, A.I.; López- Corrales, M.  (CICYTEX)

La fruticultura de regadío en Extremadura está centrada en las Vegas del Guadiana, principalmente en los cultivos del melocotón, la nectarina y la ciruela con producciones tempranas y de media estación y con precios muy variables de unos años a otros. Esta situación de ‘crisis de precios’ unida al exceso de producciones en otros países, junto con una ‘crisis de consumo’ por la elevada oferta de otros productos, plantea la necesidad de diversificar las producciones, con diferentes especies y/o variedades que vegeten bien en nuestras condiciones edafoclimáticas y que produzcan frutos de calidad nutricional y sanitaria, así como con buenas perspectivas de consumo y precios en los mercados nacionales e internacionales.

En este contexto se planteó el proyecto sectorial titulado ‘Especies frutales con potencial productivo y económico en Extremadura’, liderado por CICYTEX  y financiado con fondos FEDER y de la Junta de Extremadura. El planteamiento de la higuera en superintensivo para la producción de higos con destino al consumo en seco debe ser con marcos de plantación reducidos y mediante la aplicación de técnicas de cultivo como la poda o el riego localizado acordes a la fruticultura moderna y experiencias previas con esta especie en otros países como EE.UU. o Israel.

Riego por goteo
Con este ensayo CICYTEX aborda el estudio de dos aspectos muy importantes: por un lado, la obtención de producciones más elevadas de higos secos y con calidad. Por otro lado, diseñar y estudiar la viabilidad económica de un sistema de recolección mediante la utilización de redes o mallas para evitar el contacto del higo seco con el suelo, que facilitaría la recolección tradicional realizada desde el suelo, con mejoras de la calidad sanitaria de los higos susceptibles de ser contaminado por hongos productores de micotoxinas.

En consecuencia, en el año 2010 se estableció en el CICYTEX– La Orden, un ensayo con las tres variedades más cultivadas para secado en Extremadura (Calabacita, Cuello Dama Blanco y Picholetera). El marco de plantación es de 5 x 2 metros, con una densidad de 1000 plantas/ha. El sistema de riego es por goteo e inicialmente se colocaron un solo gotero/planta, duplicándose su número a partir del cuarto año de plantación. El volumen anual de agua aplicada durante la campaña de riego se estima unos 3000-3500 m3 dependiendo de la climatología de cada primavera y verano.

En los tres primeros años se realizaron las podas de formación en vaso alto y a partir del 2014 iniciaron la toma de datos de las producciones y el análisis de la calidad de los higos. En cuanto al sistema de recolección, anualmente en el mes de julio se colocan unas estructuras de hierro a lo largo de las filas con una luz de 2 metros y a unos 50 cm del suelo, sobre las cuales se han ensayado tres tipos de mallas de distinta composición y apertura.

A medida que maduran los higos y caen a las mallas, son recolectados una vez a la semana, cuyos contenidos de Humedad oscilan entre el 25 y el 35% en función de la variedad y de la época de recolección. Posteriormente, una vez realizada la selección de los higos sanos y enteros, el secado continúa en mesas en el interior de unos invernaderos durante 3-4 días hasta alcanzar humedades inferiores a 23% para su almacenamiento según la norma de calidad de higos secos.

CALABACITA SECO (18)
Ensayos de recolección con malla en la variedad Calabacita en la Finca La Orden

Producciones potenciales
En relación a los datos preliminares obtenidos de las campañas 2015-2017, ‘Calabacita’ es la variedad más temprana, iniciándose las primeras recolecciones en la primera decena de agosto’, seguidas de ‘Cuello Dama Blanco’ y ‘Picholetera’ a partir de la tercera semana de agosto. Durante este periodo de estudio, las producciones acumuladas de higos secos (Hª<23%), sanos y enteros superaron los 9.2 kg/árbol en ‘Calabacita’, 10.9 kg/árbol en ‘Cuello Dama Blanco’ y 11.8 kg/árbol en ‘Picholetera.

Sin embargo, las producciones potenciales obtenidas han sido muy superiores para cada una de las variedades estudiadas a causa de las pérdidas obtenidas con porcentajes cercanas al 30%. Ello fue debido principalmente a daños por picaduras de pájaros y frutos aguados por un exceso de humedad, bien por excesivo riego o lluvias durante el mes de septiembre. En cuanto a los pesos medios de los frutos, se han obtenidos pesos medios durante las 3 campañas analizadas de 9.3g en ‘Calabacita’, 9.8 g en ‘Cuello Dama Blanco’ y 8.7 en ‘Picholetera’.

Estos resultados preliminares indican el alto potencial productivo de la higuera en este sistema de producción superintensivo, interesante en zonas de regadío con las ventajas de facilidad de recolección y disminución del riesgo de contaminación de los higos secos por diferentes plagas y enfermedades, favoreciendo la obtención de higos de elevada calidad higiénico- sanitaria. En cuanto a los inconvenientes, el principal es el coste asociado principalmente al sistema de recolección (postes y mallas), cuya inversión debe realizarse con las primeras recolecciones.

Desde CICYTEX  se continúa evaluando este sistema de producción, optimizando el manejo del riego, así como el abaratamiento de las estructuras de recolección para poder determinar las posibilidades reales del cultivo de la higuera en superintensivo.

CICYTEX forma parte del Grupo Operativo del Higo Seco, que coordina Adismonta, que ha sido aprobado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

Juan Luis Peñuelas (Centro Nacional de Recursos Genéticos Forestales): “Extremadura tiene un clima y suelo ideales para las plantaciones superintensivas de bellotas”

Posted on

Juan Luis Peñuelas

Entrevista con
Juan Luis Peñuelas
Director del Centro Nacional de Recursos Genéticos Forestales “El Serranillo”

Es uno de los proyectos agroforestales que más interés ha despertado en los últimos tiempos en Extremadura. Por su carácter innovador y por la innovación que supondría para la dehesa y la alimentación del cerdo ibérico en montanera. El desarrollo de plantaciones intensivas de encinas, alcornoques y quejigos para producir bellotas está siendo investigado por el Centro Nacional de Recursos Forestales El Serranillo, dependiente del Ministerio de Agricultura, que ha contado con la colaboración de la Mancomunidad de Campo Arañuelo en Cáceres para testar sobre el terreno su desarrollo.

¿En qué consiste el proyecto de cultivo superintensivo de bellota?

La necesidad de generar rentas en el sector rural es la finalidad última del proyecto que desde hace más de 12 años el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente está desarrollando en el Centro de Recursos Genéticos Forestales de “El Serranillo” en Guadalajara. Hemos comprobado que el sector porcino ibérico en su globalidad tienen unas peculiaridades que le hacen propicio a ser mejorado en sus aspectos cuantitativos pues es evidente que tanto la superficie como la productividad de las dehesas están disminuyendo y que la producción natural de bellotas, al estar sometida al típico clima mediterráneo es escasa e irregular (vecera).

Hoy día, los propietarios de las dehesas y los productores del cerdo ibérico de bellota viven en una permanente inseguridad productiva debido al errático abastecimiento de bellota, lo que limita la generación de rentas y el desarrollo de los sectores agrario, industrial y comercial asociados.

La solución que estamos estudiando para incrementar y regularizar la producción de bellota, se quiere conseguir mediante el establecimiento de plantaciones intensivas de quercíneas mediterráneas en alta densidad orientando su manejo a la consecución de la bellota que, tras su recolección y almacenaje, serían esparcidas en su momento en las dehesas para complementar el alimento natural que la naturaleza proporciona.

¿Y cómo se puede conseguir?

La domesticación de especies de Quercus xerofíticos como son la encina, el alcornoque y los quejigos, es la vía técnico-biológica emprendida. Una domesticación que consiste en identificar buenos ejemplares productores del campo para, después de hacerlos pasar por unos filtros selectivos, reproducirlos vegetativamente y ser la base de las plantaciones futuras que serán manejadas con criterios agrarios en la búsqueda de la máxima producción y calidad del fruto.

¿Dónde interviene la mancomunidad de Campo Arañuelo y por qué se quieren hacer plantaciones es esa Mancomunidad?

Para ver las capacidades productivas y de respuesta al manejo intensivo deben de hacerse obligatoriamente en otros lugares que reúnan mejores condiciones ecológicas y medioambientales y que se encuentren cerca de fuentes permanentes de polen para asegurarnos que la polinización no es un factor de riesgo en los ensayos. Los inquietos rectores de la Mancomunidad de Campo Arañuelo, desde el momento en que tuvieron conocimiento de este proyecto identificaron a estos cultivos de Quercus como una alternativa y una oportunidad de futuro para la zona y se ofrecieron a instalar en sus terrenos parcelas de ensayo complementarias a las del Ministerio. La Mancomnunidad las concibe como parcelas “demostrativas”. Hay que tener en cuenta que esta Mancomunidad ha sido muy negativamente influenciada por la caída del cultivo del tabaco y por tanto dispone de buenos terrenos en regadío en lo que en un futuro pueden instalarse estas plantaciones productoras de bellota.

En los últimos años se ha desarrollado con gran fuerza cultivos intensivos y superintensivos de olivar y almendro en muchos lugares de España ¿Es un modelo similar?

Efectivamente, estas nuevas plantaciones se asemejarían en cuanto a concepción agronómica y logística a las nuevas plantaciones superintensivas de frutos que en los últimos años han aparecido en el mundo agrario y que han revolucionado antiguos y milenarios cultivos tradicionales como son la vid, el olivo, los frutos secos (almendro, pistacho, nogal, etc.) y que hoy día testa su viabilidad en cítricos, melocotón y frutos rojos, como arándanos, grosellas, endrinos, frambuesas, etc. Cada especie tienen sus requerimientos biológicos que evidentemente hay que respetar pero estos sistemas de cultivo confluyen en una potente reducción de costes de producción derivada de una buena base genética de individuos y la fuerte mecanización. Nuestro proyecto intentará aproximarse en lo posible a este modelo y las parcelas experimentales o demostrativas son el mejor modo de conseguir conocimientos prácticos de manejo para estas especies nunca manejadas en plantaciones productivas.

34-35 encinas

¿Extremadura sería un territorio ideal para este tipo de plantaciones?  

Las especies que nos ocupan pueden desarrollarse ecológicamente en casi cualquier lugar de España pero Extremadura por su suave clima, suelos ricos y profundos es quizás una de las zonas interesantes para desarrollar estas iniciativas productoras. No hay que olvidar que en esta región encontramos cientos de miles de hectáreas de masas naturales de quercineas que son la necesaria fuente de polen para fecundar las flores femeninas de nuestros clones. Por añadidura la región cuenta con un sustrato social proclive a la dehesa y a sus productos y una necesidad clara de revalorizarlas y protegerlas del abandono.

La calidad nutricional de una bellota de una dehesa de toda la vida ¿sería igual o diferente a la de un encinar intensivo?

La base del proyecto se encuentra en utilizar lo mejor que tenemos en la naturaleza y no existe por tanto ningún tipo de manipulación genética que altere o modifique en absoluto los contenidos nutricionales ni de ningún tipo en los frutos. Las bellotas que se conseguirán en estas plantaciones tendrán las mismas características.

¿La producción intensiva de bellota, que incluso podría alcanzar los 10,000 kilos por hectárea, podría cambiar en parte la industria del cerdo ibérico?

Si con estas nuevas plantaciones pudiéramos incorporar al sistema de ibérico en montanera un 25% de la superficie potencial disponible en dehesas, es decir, aproximadamente un millón de hectáreas, y si estimamos una carga ganadera media de 0,75 cerdos/ha (admitida para dehesas con fracciones de cabida cubierta superiores al 25%), España podría producir anualmente 750.000 cerdos ibéricos adicionales en montanera.

Pero al mismo tiempo se podría aumentar la productividad de ese millón de hectáreas actuales que tienen España de buenas dehesas, mejorando la carga ganadera para acercarnos al máximo admisible por la norma. Con los dos ejemplos citados, estamos incrementando en 1.000.000 de cerdos ibéricos anuales lo que ahora producimos.

¿Cuántos plantones de encina en intensivo sería lo ideal plantar por hectárea?

No lo sabemos todavía. Las parcelas experimentales nos tienen que decir algo sobre este tema. Por un lado, la distancia entre líneas debe ser suficiente para que una maquina cabalgante de las existentes en el mercado pueda pasar a la hora de la cosecha; lo que nos exigen que las líneas estén como mínimo a 3,5 metros. La distancia entre líneas depende a su vez del vigor de la planta y de la fertilidad del suelo pues lo que se intenta es conseguir un seto continuo. Podemos pensar en una distancia en el entorno de 3 metros entre líneas. Estos dos condicionantes nos llevan a plantaciones en el entorno de 1.000  plantas por hectárea.

Si todo va según lo previsto, ¿cuándo podrían comenzar las primeras plantaciones en Campo Arañuelo?

Queremos iniciar estas parcelas a finales de 2018. Biológicamente, como estamos trabajando con individuos que son el producto de un injerto con materiales adultos, se podrían tener bellotas el primer año. Eso en pura teoría, en la práctica, es decir por condicionantes técnicos, de cultivo o económicos, posiblemente tengamos que esperar 3-4 savias en campo para que sea factible/rentable efectuar una cosecha.

34-35 mas