historia

Mérida, Badajoz, Guareña y Zalamea de la Serena acogerán en noviembre el II Congreso Internacional sobre Tarteso

Posted on

La provincia de Badajoz acogerá, del 17 al 19 de noviembre, la celebración del II Congreso Internacional sobre Tarteso, que hoy se ha presentado bajo el título ‘Nuevas fronteras’ en un acto celebrado en el edificio Siglo XXI de Badajoz.

Al acto de presentación ha asistido el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, que no ha dudado en señalar que esta cita abrirá “nuevas oportunidades” para otro tipo de turismo en donde la cultura tiene cada vez más peso, al tiempo que supone una herramienta más para lucha contra la despoblación.

La institución provincial es uno de los patrocinadores de este congreso que promueve Tierra Creativa, aunque en este caso ha destacado el hecho de que el mismo sea posible gracias a la “colaboración público-privada”. Inquiba, Ibercaja o Cristian Lay son otras de las firmas que han hecho posible que esta segunda edición recale en Extremadura.

El histórico encuentro, que tendrá lugar entre los días 17 y 19 de noviembre en Mérida, con actividades paralelas en localidades como Badajoz, Guareña o Zalamea de la Serena, profundizará sobre los hallazgos y expansión que esta civilización tuvo en Extremadura, convertida en una referencia clave en el estudio y conocimiento de Tarteso.

El congreso, que se programa diez años después del primero, celebrado en Huelva en diciembre de 2011, conmemorará también la apertura del yacimiento de Cancho Roano en 2001, los 100 años del descubrimiento del tesoro de Aliseda así como el recién nombramiento como Bien de Interés Cultural del Turuñuelo de Guareña, cuya excavación de sus vestigios tartesos se retomará en este año.

De esta manera, Extremadura se convertirá en el centro de estudio de la protohistoria de la península ibérica y, en concreto, de Tarteso, su expansión y apogeo, además de atraer a un buen número asistentes, ponentes destacados a nivel mundial, miles de visitas en la página web y centenares de apariciones en prensa local, nacional e internacional.
Miguel Ángel Gallardo ha afirmado que con este congreso “jugamos en casa”. Y más contando con dos expertos de primer nivel como coordinadores académicos, como son Sebastián Celestino y la villanovense Esther Rodríguez, a la postre arqueólogos que han dirigido los trabajos en Cancho Roano y el Turuñelo, respectivamente. “Son dos enamorados de su profesión, que pusieron vocación en un proyecto en el que creían y sabían que daría que hablar”.

Papel del Guadiana
Además, el presidente provincial ha reivindicado el papel del Guadiana, que “llenó de vida esta civilización tan misteriosa como la tartésica, donde hay tanto por descubrir, y que sigue dando vida a los campos de su entorno”.
Precisamente, Sebastián Celestino ha asegurado que este congreso servirá para reivindicar con firmeza y base científica las nuevas fronteras de Tarteso consolidando su vinculación con Extremadura, donde tuvo su mayor florecimiento en el curso del Guadiana. Como ha dicho se trata de un “congreso, académicamente, bastante solvente”.

En nombre de Inquiba ha intervenido Ángela Soto, que ha señalado que esta cita suponía “una gran oportunidad para Guareña”, en donde se sitúa el Turuñuelo “uno de los yacimientos más sorprendentes” de esta cultura tartésica. Por su parte, en representación de Cristian Lay ha estado Alejandra Pérez, que ha no ha dudado en afirmar que “este congreso marcará un antes y un después en una cultura que tanto ha marcado a nuestra empresa”.

El jardín arqueológico diseñado por el III duque de Alba en su palacio de Sotofermoso, en el municipio cacereño de Abadía, en un grave y lamentable estado de abandono

Posted on

duque de alba

Hoy se ha presentado en la Universidad Autónoma de Madrid una Tesis Doctoral de Cristina Muñoz-Delgado de Mata que estudia y reconstruye gráficamente el que fuera el mejor jardín renacentista de España

La Tesis Doctoral de Cristina Muñoz-Delgado de Mata, que ha defendido hoy en la Universidad Autónoma de Madrid, es un estudio del jardín arqueológico diseñado por don Fernando Álvarez de Toledo, III duque de Alba, en su palacio de Sotofermoso, en el municipio cacereño de La Abadía, así como una reconstrucción gráfica de cómo pudo ser a partir de las fuentes documentales, las descripciones de Bartolomé de Villalva, Lope de Vega y Antonio Ponz en los siglos XVI y XVIII, las evidencias conservadas y algunos estudios modernos. Para ello se han empleado métodos innovadores de sistemas de libre diseño 3D Blender v.2.79b. Se trata, por tanto, de un novedoso estudio que aúna diferentes perspectivas desde la Historia, el Arte, la Literatura y la Arqueología.

Con esta investigación se pretende, por un lado, poner de relieve la importante labor de mecenazgo artístico y de coleccionismo de antigüedades llevada a cabo por el III Duque, generalmente relegada por la historiografía a un segundo plano en favor de su actividad política y militar. Así, se estudia en profundidad el jardín de La Abadía, atendiendo a su historia, a los artistas italianos, flamencos y españoles que trabajaron en él, y a los escasos testimonios que han llegado hasta nosotros, para explicar el origen y devenir del palacio y de los elementos que lo decoran, como los escudos de los Reyes Católicos de la Puerta de los Puños, acceso principal a la emblemática Plaza de Nápoles o las inscripciones romanas procedentes del yacimiento de Caparra situadas en la Puerta de la Corona.

Se concluye del estudio que el diseño de los jardines de La Abadía responde a la moda de los jardines all’ antica característicos del siglo XVI en Italia, algunos de los cuales sin duda conoció el Duque. Se trataba de un medio muy eficaz de construir y proyectar una imagen de poder y erudición mediante la exposición de antigüedades o de copias y recreaciones de estatuas, relieves e inscripciones, convirtiendo la propiedad en un verdadero locus amoenus al modo de los antiguos.

Además, la tesis pretende poner en valor este Bien de Interés Cultural y joya del patrimonio español del siglo XVI, que pese a ser declarado Monumento Histórico-Artístico por decreto de 31 de junio de 1931 se encuentra actualmente en un grave y lamentable estado de abandono, con la intención de impulsar su conocimiento, restauración, conservación y disfrute por la sociedad.

En 1444, con la llegada de Fernán Álvarez de Toledo, III duque de Alba, la abadía cisterciense se amplió pasando a ser el actual Palacio de Sotofermoso o de Soto Fermoso construido originalmente como fortaleza templaria, pasó a ser sobre el siglo XII o XIII la abadía cisterciense que le dio nombre al pueblo y, por último, palacio de la Casa de Alba. El edificio es de planta cuadrada, patio mudéjar, de dos plantas, y está formado por una doble galería de cinco arcos en cada lado, siendo los arcos inferiores de herradura apuntados y mudéjares del siglo XVI y los superiores escarzanos o caídos, del mismo siglo, con los escudos heráldicos de la Casa de Alba en las esquinas. El conde mandó construir allí el que fuera posiblemente mejor jardín renacentista de España.