alpeorujo

Alfonso Montaño (CTAEX): “El alpeorujo resultante es en torno a un 82% del volumen de aceituna recolectada y hay que darle un aprovechamiento más óptimo”

Posted on

Texto:
Alfonso Montaño
Responsable de Elaiotécnia de CTAEX

Cada campaña olivarera en Extremadura vuelve a poner a prueba la capacidad de gestión de los subproductos de olivar en la región, un tema de gran importancia. Alfonso Montaño analiza sus desafíos y potencialidades.

“En los próximos años, conforme las condiciones climáticas permitan un año “normal” de precipitaciones y temperaturas, tendrá lugar en España el salto productivo que nos llevará a superar los 1,8 millones de toneladas. En 2021 el olivar alcanzaba en España 2,77 millones de ha, de las que 2,57 millones estaban destinadas a aceituna de molino. Entre 2017-2021 se han plantado en Andalucía más de 49 ha al día, frente a las 20,3 ha/día en Castilla la Mancha y 7,3 ha/día en Extremadura. Este olivar, aunque mucho se haya registrado como olivar para aceituna de mesa, alcanzará en los próximos años un potencial productivo máximo. Llegado este día, no solo el problema de la comercialización de este aceite estará sobre la mesa, pues solo representaría en torno al 18% de los kilos de aceitunas recolectados, sino que el alpeorujo resultante, en torno a un 82% del volumen, hay que gestionarlo y dar un aprovechamiento íntegro más óptimo que el que se aplica a día de hoy.

La cuestión o posible problema no es la gestión de este residuo, sino que en poco tiempo se genera un elevado volumen que puede llegar a colapsar alguna industria. A día de hoy, y gracias a las inversiones en ampliar capacidades de almacenamiento, las orujeras pueden hacer frente a este gran reto de gestión. Ello no quita que, bajo condiciones en la que se concatenen varios factores puedan existir dificultades concretas y puntuales.

Fuera aparte de la gestión en la recepción y capacidad de almacenamiento, el sector orujero hace un aprovechamiento integral de todo  el alpeorujo. Antes que se acuñara el término de “Economía Circular”, ya existía en el sector orujero. Junto con la extracción del aceite de orujo crudo (físico y químico), el hueso y la pulpa poseen varios usos interesantes, al menos, para la cogeneración. Pero las aplicaciones y explotaciones son cada día mayores, pues la investigación no se queda satisfecha con estos usos, sino que se están buscando aprovechamiento que doten de un valor añadido al subproducto y, quizás en un futuro, permita a las almazaras incrementar el balance económico con nuevas formas de ingresos.

Compostaje
Por ejemplo, desde CTAEX estamos desarrollando varios proyectos en este sentido, trabajando junto a TROIL Vegas Altas, Complus, así como con otras industrias nacionales. Desde hace años se ha colaborado con la planta de compostaje de Complus, optimizando el proceso de compostaje, homogenización de la producción y demostraciones en el campo dentro del Grupo Operativo Regional VALORIZA.

Con la empresa TROIL Vegas Altas, se está dotando de un valor añadido al alpechín obtenido en tres fases a fin de emplearlo para la obtención de antioxidantes, así como de otros compuestos con un valor nutricional interesante. Además, este alpechín se está estudiando para emplearlo en la nutrición animal. A día de hoy se está participando dentro de Agrupación CERVERA AGROMATTER para el aprovechamiento de los componentes tanto del alpeorujo como de las hojas, a fin de aplicarlos en nutrición, cosmética, en la industria textil y el envasado.

Este proyecto tiene por objetivo la constitución de una red de Centros Tecnológicos de Excelencia científico-técnica en el ámbito de la Economía Circular aplicada al desarrollo de materiales bio-basados para aplicaciones técnicas.

Como otro punto de trabajo de CTAEX es la obtención de biogás a partir de alpeorujo. Nuestro Centro Tecnológico cuenta con una planta piloto en la que hacen simulación de procesos, tratamientos y cepas de bacterias a fin de optimizar el proceso de generación de energía. Los resultados que aquí se obtiene son muy prometedores y podrían servir para mostrar como una de las muchas aplicaciones del subproducto del olivar que pueden ser económicamente viables en un futuro a medio plazo”.

Casas de Hitos, Valdelaseras Oleo y Cooperativa Virgen de la Estrella presentan sus proyectos de tratamientos de alperujo para sus almazaras

Posted on

El sector del olivar y del aceite de oliva ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años en Extremadura, liderado en buena parte por las nuevas plantaciones de olivar superintensivo y en seto, y también en intensivo con regadío, que han permitido aumentar la producción de aceites de oliva de forma considerable. Hasta alcanzar las 103.000 toneladas de la pasada campaña 2021/2022, récord histórico en la región.

La cara menos visible (y bonita) de este auge del aceite de oliva extremeño -que esta campaña 2022/2023 se frenará en seco por las desfavorables condiciones climáticas de los últimos meses- la encontramos en dar salida a los subproductos generados en las almazaras, como el alperujo. Un desafío mayúsculo, para evitar los cuellos de botella en las pocas orujeras existentes en la región o la salida a plantas de otras provincias, y que con la subida de los portes logísticos ha obligado a muchas almazaras a buscar soluciones por su cuenta. Y con ello, cerrar el círculo mediomabiental de aprovechar todos los productos generados desde la entrada en la misma de la aceituna, por ejemplo, apostando por el compostaje natural de los olivares.

En los últimos meses, el Diario Oficial de Extremadura, ha recogido destacados proyectos liderados por importantes almazaras como Casas de Hitos de Madrigalejo, Valdelaseras Óleo en La Codosera o la Cooperativa Virgen de la Estrella en Los Santos de Maimona, o de empresas privadas como Solasa Lentiscal.

Uno de los proyectos más destacados presentados en los últimos meses es el de Explotaciones Agrícolas Montánchez, SL. El terreno en el que se va a ubicar el proyecto se encuentra dentro de la finca de Casas de Hitos en el kilómetro 3 de la carretera de Madrigalejo (Cáceres). El proyecto propuesto es la construcción de una planta de tratamiento de alperujo para la valorización de los deshechos de la almazara que Casas de Hitos, SL. El volumen de alperujo a tratar es de 13.500 m3/año, con un volumen total aguas vegetación de 8.500,00 m3.

Orujo y pulpa
Mientras, en el término municipal de Azuaga (Badajoz), en la carretera hacia Zalamea de la Serena, la empresa Solasa Lentiscal S.L. ha presentado a finales de julio pasado un proyecto de planta de tratamientos físicos de alperujo con una capacidad de transformación de 800 t/día. La actividad consiste en la recepción de los alperujos de las almazaras de la región, para  obtener: aceite de orujo de oliva, fertilizante orgánico apto para uso en agricultura ecológica; orujo graso seco con 6% – 7% de rendimiento graso para posterior extracción de aceite de orujo crudo de oliva en instalaciones de terceros; pulpa de aceituna con 10% -11% de rendimiento graso apta para alimentación animal ecológica y hueso de aceituna como combustible de biomasa para alimentar a los dispositivos del proceso productivo (economía circular) o venta a terceros (excedentes).

Mientras, en la pedanía de La Tojera en el municipio de La Codosera (Badajoz), la almazara Valdelaseras Óleo ha presentado su proyecto de planta de compostado de alperujos y balsa de evaporación de aguas de proceso, para la producción de compost a partir de alperujo y resto de residuos vegetales como hojas y paja. El ciclo productivo anual de la presente actividad se lleva a cabo en un plazo de 4 meses. Cada ciclo consta de una producción total de 357,14 toneladas de compost, el cual partirá de 500  toneladas de alperujo y 214  toneladas de residuo vegetal hojas o paja. El volumen total de la balsa será de 1.372,32 m3.

Por su parte, la Cooperativa Virgen de la Estrella de Los Santos de Maimona (Badajoz), proyecta la instalación de una planta de tratamiento dedicada a la valorización de los alperujos en su almazara. Teniendo en cuenta una capacidad máxima de molturación de unos 15 millones de kilos por campaña, la estimación de producción de alperujo sería de 12 millones de kilos (el 80%), con un previsión de alperujo a tratar para compostaje de 6 millones de kilo.

Una jornada alerta de la necesidad de contar con más orujeras en Extremadura con más I+D ante el fuerte crecimiento de la producción

Posted on

orujo catex

El pasado 24 de mayo se dieron cita en el Centro Tecnológico Nacional Agroalimentario “Extremadura” (CTAEX) representantes del orujero de Extremadura, Andalucía y Portugal junto con almazaras y organizaciones de productores para abordar una previsible situación futura de una elevada producción de aceitunas y, consecuentemente, un elevado volumen de alpeorujo que podrían llegar a colapsar las orujeras extremeñas tal y como ha pasado de forma puntual en algunas zonas de Andalucía esta pasada campaña.

La jornada fue inaugurada por el director de CTAEX, José Luis Llerena quien destacó la necesidad de seguir apostando por la I+D+i para buscar mejores usos de estos subproductos, así como la existencia de diferentes líneas de financiación y subvención que las administraciones públicas ponen a disposición de las industrias que deseen buscar soluciones y mejoras.

La jornada fue conducida por Alfonso Montaño, oleólogo de CTAEX quien introdujo a los más de 50 asistentes provenientes no solo de Extremadura, sino también de Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Portugal, en la rápida evolución del campo extremeño. Destacó que en 2018 ha crecido el olivar en Extremadura, de acuerdo a las cifras oficiales, a un ritmo de 14,6 ha/día, frente a las casi 25 ha/día de Castilla-La Mancha y las 80 ha día de Andalucía. Este aumento se ha dado en gran medida por la disponibilidad de agua en Extremadura que ha favorecido el crecimiento de la superficie regable, así como de la transformación de otros cultivos menos rentables, como el maíz (ha bajado en los últimos 3 años en casi de 17.000 ha), hacia el olivar (ha aumentado casi 14.000 ha).

El olivar se ha convertido en Extremadura en el principal cultivo en riego, superando al maíz por primera vez, alcanzando las 58.617 ha de acuerdo a las cifras oficiales. Estas cifras, según Alfonso Montaño, pueden hacer que Extremadura en un par de campañas la región llegue a producir no solo las 100.000 toneladas de aceites de oliva, sino alcanzar las 500.000 tn de alpeorujo que tienen que ser gestionadas y que, en otras orujeras de regiones colindantes, como Portugal o Castilla-La Mancha, posiblemente tampoco puedan recepcionar al encontrarse dichas zonas con un problema de alta producción de subproductos de sus almazaras cercanas.

La Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo (ANEO) estuvo presente en la jornada con varios representantes, siendo su gerente Joaquín López quien puso en relieve que del alpeorujo se aprovecha todo y que las orujeras son industrias de “residuo 0”. Las orujeras españolas han recepcionado en esta campaña 10,3 millones de toneladas de alpeorujo cuando la media de los últimos 5 años ha sido 5,9 millones de toneladas, de las que tan solo 0,4 millones de toneladas se han recepcionado en Extremadura. Esta cifra viene a demostrar el poder de soportar una campaña récord con las instalaciones existentes a día de hoy, pero eso no lleva a que puntualmente alguna industria haya tenido que dejar de recepcionar. Como dato, El Tejar ha incrementado su producción prevista con la real equivalente al 120% del alpeorujo de Extremadura de esta campaña.

Joaquín López destacó que por cada litro de aceites de oliva se generan 5,78 kg de alpeorujo, la media más elevada de los principales países productores. Además puso en valor que el sector orujero no solo vende todo su aceite de orujo de oliva, sino que además importa mucho y también lo exporta tras dotarle de un mayor valor. El precio es, como está ocurriendo con los aceites de oliva, un punto crítico pues se teme que pueda llegar a valores de 600 €/t lo cual sería muy perjudicial para no solo el sector orujero sino toda la cadena de valor de los aceites de oliva.

Como se ha comentado anteriormente del alpeorujo se aprovecha todo, con múltiples salidas comerciales diferentes a la combustión en calderas, sino de aprovechamiento de antioxidantes, biogás, compost…, alternativas que todas juntas deben hacer sostenible el aprovechamiento del subproducto de la aceituna. Para ello el gerente de ANEO insta a la administración pública a agilizar los temas burocráticos y analizar desde otra perspectiva las necesidades de aumentar capacidades, no solo de almacenamiento sino de secado, no limitar por fechas el funcionamiento de alguna orujera y facilitar el riego controlado con las aguas de las almazaras.

A continuación se presentaron dos proyectos que buscan un aprovechamiento diferente de estos residuos, como la generación de metano a partir de estos residuos. Este tema lo presentó Almudena González de la spin-off de la Universidad de Extremadura “Metanogenia”. La investigadora mostró el alto potencial del alpechín y el alpeorujo de generar biogás, tres veces más potente que los purines. Como punto débil están los fenoles, lo cuales limitan en gran medida los pretratamientos aunque ello no implica que sea infranqueable como se demuestra los estudios realizados junto a Troil Vegas Altas en los que poseen una planta piloto en perfecto funcionamiento.

Además destacó la viabilidad económica de este proyecto en regiones como Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura en la que el producto está cercano y a disponibilidad. Por su parte, la Cooperativa Santa Marta Virgen presentó los primeros resultados del proyecto CDTI “Greenclicex” mediante el cual están fitorremediando aguas de procesos con una planta de la que además están extrayendo aceites esenciales además de favorecerse la evapotranspiración.

No obstante, las opciones que a día de hoy son las que deberán gestionar el aumento de alpeorujo fueron representadas por Troil Vegas Altas, la empresa Complus y el Consorcio Oleícola de Extremadura. Troil Vegas Altas es la industria de gestión de alpeorujos más innovadora de toda España (fertilizantes, electricidad, orujillo, hidroxitirosol…), pues le otorga numerosas y diferentes salidas a las casi 100.000 toneladas de alpeorujo. José Calama, gerente de Troil, afirmó que el sector oleícola tendrá que pagar por la gestión de los subproductos pues la viabilidad de las orujeras con un orujo deshuesado, con menos de un 1,6% de contenido graso sobre húmedo y una elevadísima humedad es inviable, sobre todo cuando se alcancen, según sus cálculos, las 550.000 tn de alpeorujo en Extremadura, cifra aún mayor que la citada anteriormente. Entre las opciones que aporta José Calama está la de “volver” a un sistema de tres fases en las que las almazaras sean las que gestionaran su alpechín transformado en un nutriente líquido tal y como hace Troil a día de hoy. Ello ahorraría en Extremadura 10.000 viajes de camiones, reduciéndose las emisiones contaminantes, deterioro de las carreteras, etc. El alpechín bien gestionado podría aportar 250.000 t de abono que aportaría 3.000 t de K2O y 25-30 mil toneladas de materia orgánica al suelo, elementos todos que escasean en los suelos agrícolas.

Una de las vías de aprovechamiento del alpeorujo es la transformación a compost. Esta actividad posee Complus, la cual mediante su gerente Sebastián Trinidad, pretende devolver la materia orgánica y parte de los nutrientes que la aceituna ha extraído del olivo. El compost final puede llegar a contener el 55% de su composición del alpeorujo, además de necesitar agua de procesos para la preparación del producto final. Sebastián Trinidad puedo en valor que el mundo del compost de alpeorujo también innova, mediante mejoras en su aporte al campo mediante su peletización lo que le permite su aplicación con las abonadoras habituales así como el desarrollo de un “té de compost” que mejoraría la capacidad de defensa del olivo sobre todo contra hongos.

Como ejemplo de la gestión “clásica” (pero moderna) de los alpeorujo participó Juan Ramón Zárate, gerente del Consorcio Oleícola Extremeño S.L., empresa ligada al grupo FJ Sánchez. Esta industria situada en Mérida separa del alpeorujo el agua, el aceite de orujo y las biomasas, teniendo una capacidad de gestionar actualmente 120.000 t al año y secar 500 t al día. Sin embargo en la actualidad tiene limitada su capacidad de trabajo a determinados meses al año, la cual, si no existiera, podría gestionar el crecimiento de alpeorujo que se espera en los próximos años. Juan Ramón Zárate destacó que mientras se subvencionan y se dan ayudas a nuevas plantaciones y a almazaras, no se piensa en la gestión de los residuos, incluso no se favorecen nuevos proyectos. A día de hoy, la limitación actual está en el secado más que por la extracción por disolvente, limitado por las emisiones, renovaciones de la autorización ambiental, las cuales, una vez resueltas, incrementará la capacidad de la empresa. Finalmente también se quiso remarcar que el alpeorujo no es el residuo donde echar todas las aguas de las almazaras, y que tanto almazaras como orujeras deben poder gestionar mejor cada una sus subproductos.

La jornada cerró con una interesante mesa redonda donde se puso en relieve que tanto el sector de los aceites de oliva como el de extractoras deben ir juntas de la mano, desarrollar acuerdos estables en el tiempo que permita cooperar de forma satisfactoria para ambas partes tanto en momentos de precios de mercado buenos o malos como los actuales. La mesa redonda también sirvió para poner en valor las acciones promocionales de ANEO, sobre todo las encaminadas a poner el valor del Aceite de Orujo de Oliva en la cocina, como por ejemplo la fritura frente a otras grasas de semilla, así como los beneficios para la salud que nos puede aportar por su composición rica en ácido oleico y presencia de un elevado conjunto de componentes menores que también hacen muy recomendable su consumo.

Como conclusión final se puede afirmar que poco se ha tenido en cuenta que el fuerte incremento de producción de aceites de oliva lleva consigo una necesidad de gestionar sus residuos, gestión que cada día es menos rentable y más limitada en emisiones. En Extremadura han aumentado en 19 almazaras en las últimas 8 campañas, pero solo ha aparecido una gestora de dichos subproductos en dicho periodo, siendo necesario que las administraciones públicas catalicen soluciones para evitar un colapso futuro en el sector, aspecto que perjudicará tanto al sector productor como a las orujeras.