“FRUTAEXPORTA”: Un grupo operativo regional quiere garantizar el sabor y la seguridad alimentaria de cereza y ciruela en exportaciones a largas distancias

Posted on

76-77 logo grupo

Texto:
Belén Velardo-Micharet1, Miguel Ángel Gómez-Cardoso2, José Manuel Marrero3, Manuel Joaquín Serradilla1
1Instituto Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (INTAEX-CICYTEX), Área de Vegetales, Junta de Extremadura, Avda. Adolfo Suárez s/n, 06007 Badajoz
2Asociación de Fruticultores de Extremadura (AFRUEX), Calle Cánovas Castillo, 16, 06800 Mérida, Badajoz
3 AgroFresh, Avd. Levante U.D., 28 esc A. pta 17 46025 Valencia

El Grupo Operativo (GO) “FRUTAEXPORTA” tiene como objetivo la evaluación y aplicación de tecnologías innovadoras que reduzcan la carga microbiana y mantengan la calidad de cereza y ciruela destinadas a mercados lejanos. El GO está constituido por la Asociación de Fruticultores de Extremadura (AFRUEX), como coordinador del grupo, y AGROFRESH, empresa líder en tecnologías avanzadas para la precosecha y postcosecha en el mercado hortofrutícola. Además, cuenta con el apoyo del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), como centro de investigación, y con la colaboración de empresas especializadas en el manejo postcosecha de frutas, como Decco Ibérica, StePac-Xtend©, Tecnidex, Ambient Care, Transitex, Adecom-Lácara y ADEVAG.

“FRUTAEXPORTA” fue aprobado en la primera convocatoria de ayudas establecidas por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, a través de la Dirección General de Agricultura y Ganadería, para fomentar la creación en Extremadura de Grupos Operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícola (ORDEN de 28 de septiembre de 2016). Actualmente, se encuentra en periodo de ejecución del proyecto innovador “Implementación de tecnologías innovadoras y medioambientalmente sostenibles para la mejora de la seguridad, calidad y aumento de la vida útil de ciruela y cereza destinada a mercados de exportación”, aprobado por resolución el 17 de agosto de 2018 y vigente hasta 2021.

Almacenamiento
“FRUTAEXPORTA” ha centrado sus estudios en el ciruelo japonés (Prunus salicina L.) y el cerezo dulce (Prunus avium L.) por ser las dos especies de frutales de hueso más importantes en Extremadura. Ambas especies presentan una problemática común y es que son productos destinados principalmente a mercados de exportación, caracterizados por requerir de un almacenamiento en cámara prolongado y de ser muy exigentes con la calidad de la fruta en destino, tanto a nivel sanitario como de apariencia, firmeza y sabor. Los principales factores que limitan la vida comercial de ciruelas y cerezas son las podredumbres, la rápida maduración de los frutos una vez recolectados y la aparición de alteraciones fisiológicas debidas a la conservación prolongada bajo condiciones de frío poco adecuadas (daños por frío, punteaduras, magulladuras, etc.).

Ante la necesidad, cada vez mayor, de abarcar nuevos mercados con la finalidad de mantener la competitividad y la sostenibilidad del sector frutícola extremeño, el GO se planteó como objetivo general del proyecto de innovación alargar la vida útil de cultivares de ciruela y cereza con aptitud al almacenamiento postcosecha prolongado, con el fin de mantener al máximo su calidad global, especialmente a nivel de sabor, en los mercados de exportación extracomunitarios mediante la aplicación, combinación y adaptación de las mejores soluciones tecnológicas e innovaciones existentes en el mercado en lo referente a los procesos postcosecha de la fruta producida en Extremadura.

Con la doble finalidad de reducir la carga microbiológica y el consumo de agua de lavado utilizada en las centrales hortofrutícolas, se va a estudiar la implantación de una tecnología basada en la fotocatálisis heterogénea a través de un reactor de dióxido de titanio (H2O.TitaniumTM-AmbientCare, Valencia, España), que en presencia de luz ultravioleta C genera radicales hidroxilo (•OH) que eliminan los microorganismos, así como la materia orgánica presente en el agua mediante la rotura de los enlaces C-C. Dicha tecnología permitiría, además, reutilizar el agua de lavado de fruta, contribuyendo de este modo a una reducción del gasto de agua y de sus vertidos.

Calidad sanitaria
La higienización del agua, junto con la aplicación de fungicidas postcosecha, garantizará la calidad sanitaria de la fruta en destino, evitando uno de los principales reclamos comerciales, la aparición de podredumbres debido a la proliferación de mohos y levaduras. En este sentido, se estudiará la efectividad, tanto en términos de control de las podredumbres fúngicas, como del modo de aplicación (líquido o gas) de los dos únicos fungicidas autorizados en la actualidad para la postcosecha de fruta de hueso: el Scholar® 230 SC, comercializado por Syngenta y cuyo principio activo es el fludioxonil y los formulados Deccopyr POT a base de pirimetanil de Decco Iberica Post Cosecha S.A.U, recientemente autorizados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (13 de marzo de 2017).

Además de las podredumbres, otros aspectos igualmente relevantes en la postcosecha de fruta de hueso son el control de la maduración y la aparición de daños por frío. Para afrontar toda esta problemática, el proyecto contempla el estudio de la aplicación de 1-Metilciclopropeno (1-MCP) y el envasado en atmósferas modificadas pasivas, generadas mediante el empleo de diferentes films plásticos con distintas permeabilidades a los gases O2, CO2 y agua (vapor) y, por tanto, con diferente capacidad de modificar la atmósfera que rodea al fruto. La combinación de ambas tecnologías, 1-MCP y atmósferas modificadas, actúa de forma directa sobre los procesos fisiológicos de la maduración de los frutos mediante la disminución de la síntesis de etileno y de la tasa respiratoria, con el consiguiente efecto sobre las pérdidas de firmeza, acidez y cambio de color de los frutos. Asimismo, el envasado en atmósfera modificada evita las pérdidas de peso durante el almacenamiento, una de las principales causas de pérdida de calidad en postcosecha, reduce la aparición de daños por frío y minimiza el impacto de las podredumbres causadas por contaminación cruzada de unos envases a otros, efecto que se verá potenciado por la aplicación de los tratamientos de higienización del agua de lavado y de control de podredumbres.

En definitiva, se trata de un proyecto de gran interés para el sector de la fruta de hueso en Extremadura, tanto debido a la implementación de soluciones tecnológicas innovadoras que han mostrado una gran eficiencia en el control higiénico-sanitario de agua en otros sectores, como por la aplicación de las últimas innovaciones en tecnologías postcosecha de las empresas líderes en esta materia. La combinación de tecnologías que reducen la carga microbiológica con las que retrasan la senescencia del fruto, permitiendo de este modo alargar la vida útil de la fruta de hueso destinada a exportación a larga distancia, es lo que hace de este estudio un proyecto ambicioso y original.

Agradecimientos. A la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura y al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural por la concesión de la ayuda GO/42/2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s