rutas senderistas

La mayor agencia de turismo cultural de Reino Unido busca experiencias con historia en Extremadura

Posted on

La ermita de Arroyomolinos
La Ermita de Arroyomolinos desde el camino a Santa Lucía del Trampal ©Gisela Radant Wood

Gisela Radant Wood, afincada en Almoharín, acompaña a una investigadora de Martin Randall Travel por Sierra de Gata, Yuste, Monfragüe y la Sierra de Montánchez

Extremadura es cada vez más conocida fuera de España como un lugar especial para las vacaciones a pie. Las compañías de viajes internacionales están ansiosas por descubrir lo que la zona puede ofrecer a sus clientes. Sophie Wright, que es investigadora de posibles vacaciones para Martin Randall Travel, se puso en contacto conmigo. La empresa ya había descubierto Extremadura y ofrece excursiones culturales e históricas a la zona. Ahora buscan combinar el caminar y la gastronomía con la historia y la cultura.

Sophie había previsto realizar cinco rutas por la provincia de Cáceres para evaluar su idoneidad para clientes potenciales. Mientras hacíamos eso, su colega, Edward, visitaba las ciudades históricas. También tuvo el maravilloso trabajo de visitar bodegas y degustar vinos, comer jamón ibérico y otras carnes locales, observar la elaboración de quesos, degustar tortas, galletas, mermeladas y miel. La agricultura y los productos agrícolas se están convirtiendo en el nuevo turismo. Los aspectos de la vida rural son una parte esencial de las nuevas vacaciones que Martin Randall Travel quiere promover.

Entre Hoyos y Trevejo
Nuestro primer paseo fue por la bonita ruta entre Hoyos y Trevejo en la Sierra de Gata, pero Sophie pensó que era demasiado exigente. A la mañana siguiente recorrimos la preciosa ruta desde la parte posterior del Monasterio de Yuste, subiendo por los bosques de robles caducifolios hasta llegar a una pista que conectaba Aldeanueva de la Vera con Garganta del Olla. El día estaba despejado y teníamos amplias vistas al sur desde el punto más alto de la caminata. Sophie quiso visitar el Monasterio de Yuste. La caminata y la historia era justo el tipo de vínculo que Sophie quería para el potencial creador de vacaciones.

Buitres en Monfragüe
La ruta de la tarde fue desde Villareal de San Carlos en el corazón del Parque Nacional de Monfragüe. Caminamos hasta el Cerro Gimio siguiendo el arroyo Malvecino durante parte del camino. En la cima del Cerro Gimio hay vistas sobre el río Tajo y sobre el castillo histórico situado en el peñón opuesto. La caminata fue un gran éxito y a Sophie le encantaba ver a las águilas y los buitres en el cielo.

A la mañana siguiente nos reunimos en Montánchez, para hacer un recorrido por la cima de la sierra. Los senderos pavimentados de granito atraviesan bosques de castaños y dominan el espectacular valle lleno de antiguos molinos que se extienden hacia Arroyomolinos. Otro éxito para la lista de Sophie.

Nuestra última caminata fue cerca de Arroyomolinos, a lo largo de una cresta alta que nos dio una vista impresionante de la Sierra de Montánchez por donde habíamos caminado esa mañana. El campo estaba lleno de color. Los arbustos de lavanda estaban en flor. Las escobas amarillas y blancas estaban floreciendo por todas partes. Al bajar de la cresta, se divisó Santa Lucía del Trampal, la iglesia visigoda. Visitamos el sitio y Sophie estaba feliz de añadir la caminata y la iglesia a su lista de experiencias con historia.

En sólo dos días y medio recorrimos 45 km y de las cinco rutas que recorrimos, cuatro estaban en la lista de Sophie. Sophie y Edward se trasladaron a la provincia de Badajoz para seguir investigando. El clima era seco, soleado y luminoso.  Muchas flores silvestres y arbustos florecientes estaban en flor. Extremadura se sintió orgullosa.

A finales de mayo también hemos caminado por Sierra de Gata y Sierra de Gredos con el profesor Dirk Hilbers, director de Crossbill Guides. Dirk está actualizando su magnífico libro informativo sobre la flora y la fauna de Extremadura. Estoy encantada de ayudar a Dirk para atraer la atención de un público más amplio hacia Extremadura.

Texto y foto: Gisela Radant Wood