“Hay una gran demanda de vinos blancos con baja graduación alcohólica”

Posted on

juliaEntrevista con
Julia Marín Expósito
Presidenta de la Asociación Extremeña de Enólogos

¿Cuál ha sido la trayectoria de la Asociación Extremeña de Enólogos y a cuántos profesionales representa?

La Asociación Extremeña de Enólogos se constituye el 29 de noviembre de 1.990. No obstante, con anterioridad a esa fecha, existía como una delegación regional de la entonces Asociación Nacional de Enólogos. En el momento de la constitución como Asociación Extremeña de Enólogos, estaban contabilizados 55 socios. En aquellas fechas no existían estudios superiores específicos de Enología. Con la impartición de los estudios de la Licenciatura de Enología a partir del año 1996, que dio como resultado la existencia de enólogos de titulación, se hizo necesario regular la profesión. En la Asociación Extremeña de Enólogos se encuentran asociados a fecha de octubre de 2015, un total de 90 enólogos, tanto Licenciados en Enología, como habilitados para ejercer la profesión de enólogos.

¿La figura del enólogo está suficientemente valorada en las bodegas extremeñas?  

Categóricamente sí. No hay nada más que ver el salto cualitativo que se ha producido en los vinos extremeños elaborados en bodegas y cooperativas, para darse cuenta que el papel desempeñado por los enólogos ha sido crucial en la consecución de la calidad y el posicionamiento de los vinos extremeños. Además, las empresas se han dado cuenta, y aprovechan esta situación, que el enólogo es capaz de desarrollar labores en temas como adecuación y diseño de nuevas infraestructuras, material  y equipamiento para las bodegas, desarrollo de nuevos productos que el mercado demanda, diseño de nueva imagen para los vinos adaptados a las tendencias actuales. La mayoría de las empresas extremeñas cuenten con un enólogo propio.

En Extremadura se ha producido un importante cambio varietal pero sigue siendo muy importante la producción de vino blanco. ¿Se ha explotado suficientemente todo el potencial de estas variedades?

Los primeros planes de reestructuración de viñedo estaban encaminados a plantaciones de uva tinta, porque el mercado demandaba mayoritariamente vinos tintos. Ahora se mantiene cierto margen de flexibilidad en estos planes, para poder reconvertir viñedo con variedades blancas, y atender las necesidades del mercado. Es éste quien va a orientar las producciones que la viticultura extremeña tenga que plantearse. Hay una gran demanda de vinos blancos con baja graduación alcohólica, cierto grado de dulzor, y gasificados muchas veces, que hace que en todas las empresas vitivinícolas extremeñas, se estén elaborando esta gama. Ello ha propiciado que determinadas partidas de uva blanca de variedades tradicionalmente cultivadas en Extremadura (Cayetana, Macabeo, Pardina), tengan cada vez más presencia en este tipo de vino blanco joven. También han aprovechado esta circunstancia variedades minoritarias como Eva o Beba de los Santos.  Desconocemos cuál será el nuevo rumbo que nos marque el mercado, pero los enólogos estarán ahí para elaborar los productos más demandados.

¿Por sus características, el vino extremeño tiene más salida como vino joven que crianza o reserva?

Las características de un vino, también de un vino extremeño, han de estar definidas desde el propio viñedo. No todas las partidas de uva son adecuadas para elaborar un vino de crianza o reserva. El viñedo extremeño  cuenta con suficiente extensión, diversidad varietal, diferente edad de plantación, características edafoclimáticas distintas, etc., para producir uva con características apropiadas para elaborar vinos jóvenes o para vinos que va a ser sometidos a un proceso de envejecimiento en barrica. Elaborar un vino de crianza o de reserva no es “mantener el vino en una barrica un tiempo más o menos prolongado”. Este hecho lo conoce muy bien el enólogo, responsable de dirigir la crianza. Lo que el enólogo debe conseguir es elaborar un vino que sea fácil de beber. El consumidor ya encontrará el momento de disfrutar con un vino tinto joven o con un vino de crianza o reserva, por supuesto extremeño.

En los últimos años se ha producido un boom del cava en la región, pero falta uva para elaborarlo. ¿Tienen gran futuro estas variedades?

El cava sólo puede elaborarse en Almendralejo, al ser el único municipio de la región extremeña que tiene derecho a ello. Y por tanto, el viñedo para elaborar este producto así como las bodegas deben estar en esta población. Hay que tener en consideración las variedades de uva que autoriza la D.O. Cava, y considerar aquellas cuya aptitud enológica sea la más adecuada para las condiciones edafoclimáticas de Almendralejo. De continuar con este aumento de producción (y ¡ojalá año tras año se sigan incrementado las ventas!), es probable que haya necesidad de plantar nuevas hectáreas de las variedades de partida para elaborar estos vinos, y atender a la demanda de cava extremeño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s