La certificación agroalimentaria abre las puertas de los grandes mercados mundiales de consumo

Posted on

Crece con fuerza el número de empresas y cooperativas extremeñas que disponen de protocolos o normas como ISO, BRC, IFS, GlobalGap, ecológicas o para la Norma de Calidad del Ibérico

certificaciones

La certificación agroalimentaria, tanto de procesos como de gestión y productos, se ha convertido en una herramienta clave para el funcionamiento de empresas y cooperativas, tanto para comercializar en el mercado nacional como para hacerlo en los mercados internacionales de gran consumo y poder trabajar como proveedor de grandes grupos de distribución.

Extremadura ha dado un gran salto en la demanda de todo tipo de normas y protocolos de certificación en los últimos años ante el fuerte empuje exportador del sector agroalimentario regional, en áreas como el tomate para conservas y salsas, fruta de hueso, hortalizas, vino y aceites de oliva, etiquetado facultativo de carnes de vacuno, ovino y caprino, cerdo ibérico, arroz y un largo etcétera de alimentos.

Protocolos
Cualquier empresa o cooperativa agroalimentaria debería disponer en toda su cadena de valor de certificaciones de conformidad con los principales protocolos como BRC, IFS, BRC-Envases, GlobalGAP, ISO 9000, ISO 22000, JAS, o si necesitan las de certificación ecológica, como NOP, KRAV o Biosuisse entre otras, además de normas específicas como la de Calidad del Ibérico, tan importantes en Extremadura. A las que hay que añadir las que están orientadas a colectivos específicos por salud, procedencia geográfica o criterios religiosos como las de celíacos, Halal o Kosher.

Sin olvidar otras muchas que tienen que ver con la seguridad alimentaria, la verificación medioambiental o los puntos críticos de control en los procesos de producción y envasado. Decenas de entidades, acreditadas por ENAC, ofrecen estos servicios entre las que destacan empresas como EQA-Itaca, SAI Global Assurance Services o Calicer, entre otras.

Proveedor
La certificación de productos, procesos y servicios tiene como finalidad demostrar al mercado y a los organismos reguladores que un proveedor produce productos, desarrolla procesos o presta servicios que cumplen unos requisitos de calidad definidos según unos estándares internacionales.

La acreditación de las entidades de certificación de producto que conceden distintivos o marcas de calidad es el sistema más aceptado para generar confianza en dichas marcas, y por tanto en la calidad que representan. Entre las certificaciones más comunes a nivel internacional destacan la BRC  (desarrollada por la British Reatil Consortium), la IFS (International Food Standard),  promovido por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia y la Global GAP, muy enfocada a cultivos de hortalizas y frutas, y explotaciones agrarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s