sommelier

Piedad Fernández (Escuela Internacional de Sommelier de Badajoz): “El sommelier no solo controla el mundo del vino, también sobre bebidas espirituosas, tés, cafés, vermús, sidras…”

Posted on

38 piedad

Entrevista con
Piedad Fernández
Directora de la Escuela Internacional de Sommelier de Badajoz

¿En qué momento se encuentra el proyecto de la Escuela Internacional y cuáles han sido sus principales novedades en el último año?

Se encuentra en un momento de expansión, tanto a nivel regional, nacional e internacional. La edición de nuestro curso 2018-2019 tiene lugar en Cáceres,  también continuamos nuestra colaboración con la Universidad de Enología y Gastronomía de Baja California (México). Así como diversos cursos de expertos en Madrid y en las Islas Canarias.

La formación en el mundo de los enólogos está muy desarrollada pero en el caso de los Sommeliers todavía queda mucho por hacer ¿Tiene gran futuro laboral como profesión?

Encontramos el Sommelier en el ámbito de la hostelería y restauración, así como en el sector de ventas, ya sea desde la bodega o desde una distribuidora, sin olvidar las tiendas especializadas.  Actualmente todas las profesiones relacionadas con el ámbito de la hostelería, restauración unida al turismo enogastronómico, están consideradas entre las 20 profesiones más influyentes del futuro en nuestro país. No olvidemos que nuestra principal fuente de ingresos se encuentra en el turismo, el cuál demanda, cada vez más profesionales. Estamos ayudando a profesionalizar el sector.

Una cosa es saber elaborar vinos y otra, saber de vinos ¿Un buen enólogo no tiene por qué ser un buen sommelier?

De hecho, muchos enólogos estudian con nosotros el curso de Sommelier, si bien un enólogo está cualificado para elaborar vino, no aprende desde la carrera, dónde y cómo se puede posicionar el vino que elabora. Por ello, nosotros le proporcionamos una amplia formación sobre las diferentes producciones de vino en el mundo, marketing sobre posicionamiento, estrategias de venta, todo sobre armonías-maridajes pero sobre todo enseñamos a saber defender la singularidad, el origen, su saber hacer, que puedan crear y defender su seña de identidad. Para todo ello necesitan una preparación previa y hacer un viaje global (teórico-práctico en clase) por todas las zonas de producción de España y del mundo.

¿Cuál sería el perfil de personas que acuden a los cursos de la Escuela? ¿Hay más mujeres que hombres?

Tanto hombres como mujeres, ni más ni menos de cada uno, afortunadamente es una profesión que suscita el interés de ambos. Es un perfil muy amplio el que abarcamos en este curso, comenzando por los enólogos, comerciales de bodegas y de distribuidoras de bebidas y alimentos, profesores de hostelería que quieren ampliar sus conocimientos, periodistas y comunicadores que quieren especializarse en este sector, camareros, propietarios hosteleros y restauradores para ellos poder formar a su equipo y entusiastas, profesionales del turismo para especializarse en turismo enogastronómico. En definitiva, abarcamos un amplio espectro de actividades profesionales.

Por tu experiencia personal, ¿cuál es el nivel medio de los sommelier en los restaurantes extremeños?, ¿hay muy pocos para ser una tierra de gran producción de vinos?

El consumidor está muy preparado, sabe lo que quiere del restaurante o bar elegido  quiere disfrutar de una experiencia, vivir emociones; las redes sociales están constantemente recomendando productos y lugares y la única forma de responder a esta demanda cada vez más especializada es con la profesionalización del sector. Extremadura necesita invertir en la figura del experto en su equipo.

El Sommelier no solamente controla el mundo del vino, además incluye conocimientos sobre bebidas espirituosas, tés, cafés, vermús, sidras…Es un experto en gastronomía en armonizarlas-maridarlas y sobre todo es el enlace entre cocina y sala, por lo cual se convierte en un gran representante de la filosofía del restaurante y un gran vendedor muy rentable para la empresa.

Hay muy pocos sommeliers en Extremadura, y su nivel va en aumento. El turismo y viajero de calidad que nos visita demanda mayor atención y profesionalidad. Ojalá en los próximos años los propietarios reconozcan a esta figura como una pieza fundamental de su negocio.