remolacha

Órdago de la azucarera de Mérida a British Sugar y Acor

Posted on

La factoría del grupo árabe Al- Khaleej Sugar quiere producir hasta 900.000 toneladas de azúcar al año, más que las plantas de Olmedo, Toro, Miranda de Ebro, La Bañeza y Guadalete juntas

6 azucarera
Planta azucarera en Castilla y León (Foto: Asaja CyL)

La firma del acuerdo de intenciones entre la Junta de Extremadura y los dueños de Ibérica Sugar Company, la familia Al-Ghurair, suscrito a primeros de Diciembre pasado para la apertura de una planta industrial de obtención de azúcar en Mérida se produce en un momento de grandes cambios en el sector remolachero español y europeo. La eliminación de las cuotas a la producción abrió de nuevo las puertas al cultivo remolachero en Extremadura. Y muchos agricultores y cooperativas se preguntan ya cuánta superficie sería necesaria para abastecer a la futura planta de Mérida y a qué precios sería rentable el cultivo.

Producción anual
Las cifras de la futura planta del grupo árabe Al- Khaleej Sugar son gigantescas en un sector que actualmente cuanta con otras cinco fábricas en España: las de Toro, Miranda y La Bañeza de la multinacional británica AB Sugar (la antigua Azucarera Española) en Castilla y León; la de Olmedo en Valladolid de la cooperativa Acor; y la de Guadalete, en Cádiz, propiedad de AB Sugar también.

Entre todas ellas cuenta con una producción anual cercana a las 500.000 toneladas anuales de azúcar para un consumo nacional de 1,3 millones de toneladas, cuando la factoría que se ubicaría en el Polígono de Expacio Mérida podría alcanzar una producción de hasta 900.000 toneladas. Para lo que necesitarías adquirir en torno a 5,4 millones de toneladas de remolacha. Es decir, mucho más que todo el resto juntas. Podría procesar hasta 36.000 toneladas por día cuando la factoría de Acor en Olmedo por ejemplo lo hace en 9.800 por día. La inversión prevista sería de 436 millones de euros.

Cultivo
Para abastecer la fábrica extremeña, el cultivo debería coger fuerza en la región y en otras zonas cercanas, incluida Andalucía y Portugal. Las organizaciones agrarias han estimado unas 36.000 hectáreas de nuevo cultivo, que es justo lo que actualmente se planta de remolacha en el resto de España: 24.552 hectáreas en Castilla y León, sobre todo en Valladolid y León; 7.400 en Andalucía, sobre todo en el Bajo Guadalquivir con rotación al tomate y algodón; 1.500 hectáreas en Alava y 1.350 en La Rioja. En España se llegaron a plantar 45.000 hectáreas en el 2011.

La irrupción del proyecto extremeño, que cuenta con el apoyo inicial de las organizaciones agrarias y de Cooperativas Agroalimentarias Extremadura, no ha sentado nada bien al resto de las industrias. Especialmente a la antigua Azucarera, ante la compleja coyuntura internacional del azúcar y los problemas de cara al futuro que puede tener con los productores de Castilla y León ante la ruptura del Acuerdo Marco Interprofesional. Sin ir más lejos, en la última campaña se han retirado del cultivo 300 productores en Castilla y León que suman 1.500 hectáreas.

Precios
Si hablamos de un rendimiento medio de 100 toneladas/hectáreas, que se ha logrado en algunas zonas, el pago de 26 euros/tn garantiza unos 2.600 euros. A los que habría que añadir otros 1.000 euros de ayuda asociada a la PAC. En total, 3.600 euros por hectárea a los que habría que restar unos 2.000 euros por hectárea en costes más 500 euros si es regadío. En total, unos 1.100 euros/hectárea.

Según el Ministerio de Agricultura, en la zona Sur  se realiza una siembra otoñal   entre el 25 de septiembre y el 30 de octubre en el caso del cultivo de secano y entre el 15 de octubre y el 30 de noviembre en el caso del cultivo de regadío. La densidad de siembra oscila entre 100.000 y 120.000 plantas/ha

La otra variable clave para el futuro de la industria de Mérida es el mercado internacional del azúcar, muy cambiante como otras commodities alimentarias, que espera el tirón del consumo en Asia y África sobre todo. El precio del azúcar ha caído a la mitad en los últimos cinco años, desde 501 euros/tn hasta 361 tn, muy lejos de los 722 euros/tn a los que llegó a cotizar.

Avila remolacha asaja
Recolección de remolacha en Ávila (Foto: Asaja CyL)

Los remolacheros de Castilla y León apoyan la futura industria azucarera de Mérida

Posted on

Según Donaciano Dujo, presidente de Asaja Castilla y León, España tiene margen para producir 800.000 toneladas más tras la retirada de las cuotas por países

La tonelada de remolacha se paga a 31 euros, más 11 de ayudas

El proyecto en estudio liderado por el grupo de Emiratos Árabes Unidos Al Khaleej Sugar para abrir una gran industria azucarera a las afueras de Mérida ha vuelto a poner de actualidad el cultivo remolachero en la región. Un cultivo abandonado tras el cierre de la fábrica de La Garrovilla, situada a pocos kilómetros de la ubicación analizada por el grupo árabe.

La posible llegada de esta fábrica, cuya decisión final se tomará en 2018 en pugna con una ubicación en Reino Unido, viene acompañada de una gran noticia para el cultivo de la remolacha: la  retirada de los cupos europeos por país que abre la puerta a nuevas plantaciones. España tiene plantadas en torno a las 35.000 hectáreas de remolacha, de las que unas 26.000 se concentran en Castilla y León y el resto en Andalucía. Si tenemos en cuenta que España consume en torno a los 1,3 millones de toneladas anuales y sólo produce 500.000 toneladas, el margen de aumento del cultivo es muy importante.

Así lo cree Donaciano Dujo, remolachero y presidente de Asaja Castilla y León, la organización que agrupa a más remolacheros en España. “Todo proyecto industrial que sea serio y viable en el sector nos parece positivo, ya que la competencia siempre debe suponer mejores precios para los agricultores para que las industrias no se rían de nosotros. España, tras la retirada de las cuotas por países, debe conseguir ser autosuficiente en el mercado del azúcar para lo que harían falta 800.000 toneladas más. España es un país que tiene agricultores, terreno e industrias para conseguir ser autosuficiente en el mercado azucarero”. Además, se trata de un cultivo muy social que aporta empleo y actividad donde está implantado. También es una alternativa interesante para la rotación de cultivos. Aunque el responsable de Asaja Castilla y León avisa: “Si no se tiene la cultura de la remolacha, como la hay desde hace muchos años en pueblos de Castilla y León, hay que estudiar muy bien los costes y su rentabilidad”.

Actualmente, el negocio del azúcar en España está en manos de dos grandes grupos: el británico AB Sugar, que compró en 2009 la antigua Azucarera a Ebro, y la cooperativa vallisoletana Acor. Esta última no ha querido manifestarse sobre la posible apertura de una gran industria azucarera en Mérida.

Un tema importante para los remolacheros es el futuro de las ayudas europeas al cultivo, clave en su rentabilidad. A los 31 euros por toneladas que pueden llegarse a cobrar por el producto hay que añadirle en torno a 11 euros de ayudas. “Habrá que ver cómo van a quedar en 2020 estas ayudas, porque sin ellas la rentabilidad del cultivo es muy complicada. El precio a cobrar también depende mucho de los mercados internacionales del azúcar”.